Estudio

Resurrection Band: Lamentos, protestas y llamadas a las armas de Glenn Kaiser

Prácticamente todas las comunidades de hippies cristianos han desaparecido desde los 70 y muchos se preguntan con razón ¿por qué ha sobrevivido JPUSA?

Resurrection Band: Lamentos, protestas y llamadas a las armas de Glenn Kaiser

Modificado el 2020/10/17

Glenn Kaiser acaba de lanzar su incendiario "Swamp Gas Messiahs" (Grrr, 2020). Lleva 50 años viajando y haciendo música pero parece que necesitaba que le encerraran en casa para que sacara lo mejor de él. Ahora construye sus propias guitarras con cajas de cigarros como hacía Blind Willie Johnson y prepara una versión gratuita de su clásico libro “The Responsibility of the Christian Musician” (Cornerstone, 1994), de la que asegura estará disponible también una versión en castellano. Muchos no tendréis el privilegio de haberle conocido y eso me lleva inevitablemente a dedicar todo este artículo a su trabajo.






Toda Europa en general estaba conmocionada en 1848 y sus calles tomadas por la más grande de las olas de protestas jamás registrada en la historia. El momento se ha registrado no en vano con el evocador nombre de la “Primavera de los Pueblos” y Alemania en particular tenía su propio movimiento llamado “Achtundvierziger”. El movimiento se había iniciado precisamente un día programado para la celebración de la democracia. Más conocidos en inglés como los “Forty-Eighters” este grupo de pensadores y activistas revolucionarios reclamaban a través también de disturbios una mayor unidad, democracia y justicia social. A partir de 1850 sin embargo iban todos llegando a la conclusión de que no había esperanza para ellos en el viejo continente.

Muchos de aquellos alemanes como Carl Schurz emigraron a los Estados Unidos de América en general y en particular a la fría ciudad de Milwaukee - dos horas en coche más al norte de Chicago. El nombre de la ciudad se lo habían dado los nativos probablemente procedentes de Canadá y significa algo así como tierra de agua bella o agradable. En 1900 los alemanes constituían ya el 30% de la población. Aquellos que fueron llegando aprovecharon para potenciar su cultura, sus negocios y como no su Oktoberfest, todo de tal forma que llegaron a denominar a esta ciudad como la “Atenas alemana de América”. Muchos de ellos pusieron obviamente todo su empeño en fomentar el periodismo, la democracia y la justicia social que se les había negado - ahora también para ayudar en la lucha contra la segregación.

La continuación de la lucha por la justicia social

Muchos alemanes conservaron la asistencia a la iglesia luterana como una de sus muchas tradiciones y ese además fue el caso de los padres de Glenn Kaiser. Cuando sus padres decidieron poner fin a su matrimonio Glenn Kaiser tenía nueve años y se hundió en una espiral de insatisfacción que trató de llenar con salidas, drogas y varios grupos de rock como Brimstone. La música blues, soul y rock influenciada por grupos como Jimi Hendrix, Led Zeppelin o Black Sabbath seguía dejándole insatisfecho una noche del sábado que sintonizó una emisora donde alternaban música jazz con llamamientos al arrepentimiento y a entregar la vida a Cristo. Aquellas palabras estuvieron toda la noche atormentando a Glenn Kaiser hasta que llegó a su puerta la versión dominical del Milwaukee Journal la mañana del 3 de enero de 1971 ¡Fue esa lluviosa mañana cuando tomó la decisión de entregar su vida a Jesús!

Jim Palosaari tenía catorce años más que Glen Kaiser. Había nacido en New York de emigrantes finlandeses y conoció el evangelio en Seattle bajo la tutoría de Linda Meissner. Linda Meissner había trabajado para el predicador David Wilkerson y acabaría uniéndose a la secta de los Niños de Dios pero antes de que todo eso ocurriese fundó con ayuda de Jim Palosaari una multitud de comunidades hippies en lo que se ha acabado conociendo como “Jesus Movement”. Fundaron también por supuesto la comunidad que mantenía la cafetería de Milwaukee llamada "The Jesus Christ Power House". Glenn Kaiser empezó a frecuentar aquellas reuniones y a aceptar de buen grado las invitaciones que le hacían como buen músico experimentado que ya era.

Glenn Kaiser no tardó por eso en liderar entre ellos un grupo llamado Charity. Jim Palosaari tenía especial interés en la formación de grupos musicales y quiso promocionar a Glenn Kaiser pero le aseguró que para ello antes tenía que cambiar el nombre del grupo. Fue así que nació Resurrection Band. Muchos grupos de jóvenes salieron entonces de Milwaukee con el objetivo de predicar el evangelio también en varios países de Europa como Suecia - donde Ulf Christiansson fundó poco después Jerusalem. Glenn Kaiser, sin embargo, fue enviado con otra veintena de jóvenes dentro de un viejo autobús pintado con vivos colores y explícitas llamadas a la acción con dirección a Florida. Florida no les dio una memorable bienvenida y para colmo cuando volvían el motor del autobús se estropeó al llegar a la altura de Chicago.

La oportunidad de nuestros planes alternativos

Alojados provisionalmente en el sótano de una iglesia de Chicago en 1972, difícilmente podrían aquellos hippies imaginar a dónde les llevaría precisamente aquella avería. Netflix ha vuelto a poner en los titulares aquel agitado momento de la historia de la ciudad con la película “El juicio de los 7 de Chicago” (Aaron Sorkin, 2020). Hay al menos otras doce producciones en pantalla sobre aquellas marchas, disturbios y juicios iniciados precisamente un día programado para la celebración de la democracia. Chicago, la ciudad de paso de tantos músicos de blues en el pasado, sería también la ciudad donde se levantaría gracias a ellos la que es todavía hoy una de las más grandes comunidades de su país según el académico Timothy Miller.

Jesus People USA abrió inicialmente una serie de empresas de construcción y mantenimiento de edificios para cubrir sus gastos y se ha hecho particularmente conocida en Chicago por lo desigual que es la cultura de sus miembros. “La mañana del domingo es seguramente la hora más segregada de la semana en nuestra cultura americana” - aseguraba recientemente a la prensa Glenn Kaiser. Esa realidad triste y su deseo de integración les llevó desde el principio a favorecer la diversidad singular que les caracteriza pero también a ofrecer ayuda a los más necesitados como una única comunidad.

Sus actividades están especialmente accesibles desde 1990, cuando compraron y reformaron el Chelsea Hotel, uno de sus más antiguos edificios del centro en 920 W Wilson. El edificio tiene unas 400 habitaciones dobles con aseo particular y muchos cientos de personas han pasado por allí para curiosear. Esa apertura a las visitas que ellos promocionan es clave para evitar la desinformación; si tienes alguna duda de lo que se cuece dentro sólo tienes que acercarte a comprobarlo por ti mismo. No todos los miembros tienen que vivir en el edificio siguiendo sus particulares condiciones pero los que lo hacen lo hacen con la convicción de que es la mejor opción.

Tienen todavía hoy una organización muy transparente y varias empresas que pagan religiosamente sus impuestos y que dan empleo incluso a 60 personas que no son de la comunidad. Cori Carl, una de esas personas no creyentes que les visitó recientemente, puntualiza ahora en su blog: “¡Buena suerte si quieres escandalizarles. Yo lo intenté y ni siquiera pesteñeaban”. Glenn Kaiser es uno de los ocho pastores del consejo de ancianos pero cuando no está en ruta es fácil encontrarlo fregando platos o haciendo alguna otra tarea doméstica. Pone todo lo que gana como músico en un fondo común, al igual que hacen muchos otros miembros de la comunidad.

Glenn kaiser sigue todavía sin tener ni coche particular, ni seguro de vida, ni una casa adosada en las afueras, pero se le ve feliz ocupando una de esas habitaciones del Chelsea Hotel con su esposa Wendi. John Wiley Herrin fue no sólo uno de los fundadores de la comunidad sino también el padre de dos de sus amigos de juventud llamados John y Wendi. Wendi se convirtió poco después en la esposa de Glenn Kaiser y la segunda voz más habitual en sus conciertos como Resurrection Band.

Las ventajas de tomar decisiones informadas en 1974

REZ, que es como se darán luego a conocer Resurrection Band, no era un grupo de rock cristiano como otros muchos lo serán después de ellos. Por un lado sus canciones tenían un muy alto contenido de protesta y llamada a la justicia social que no tenían muchos grupos como Stryper. Robert y Michael Sweet de hecho estaban influenciados por la teología de la prosperidad y procedían realmente de barrios acomodados de Los Angeles, California. Por otro lado Glenn Kaiser, a diferencia de grupos como White Heart que tratamos en el artículo sobre Nashville, no estaba interesado en una audiencia fácil de conseguir en las iglesias y prefería tocar para audiencias más pequeñas si así conseguía una audiencia mayormente no creyente.

Finalmente y creo que como el rasgo diferenciador más importante habría que destacar que Glenn Kaiser no consideraba sus canciones como el objetivo final. Glenn Kaiser las consideraba como un medio de atraer audiencia para luego hacer una predicación más formal, un discurso hablado que podría ocupar perfectamente los últimos veinte minutos de actuación. Ese enfoque heredado realmente de predicadores y músicos de blues como Washington Philips, Reverend Gary Davis o Sister Rosetta Tharpe no sólo ayudaba a que el evangelio fuese entendido más claramente por su audiencia sino que además ayudaba a mantener en sus canciones un nivel poético o estético mucho más interesante. Muchas letras de grupos como Petra como las de su canción "Come and Join Us" (1977), desgraciadamente parecían más apropiadas para la publicidad menos elaborada.

Puede darte bastante vértigo comparar sus fotos de entonces con las de ahora. Además, como en todas las historias largas, las suyas tampoco han estado exentas de obstáculos. Varios predicadores trajeron a la comunidad enseñanzas que fueron un escándalo y dañaron mucho las bases de la comunidad en 1972. El predicador carismático Jack White, por ejemplo, se basaba en teorías psicológicas sobre la regresión para enseñar que debían corregir con golpes el mal comportamiento de los adultos. Glenn Kaiser no observaba estos desvaríos con indiferencia y entendió que le ayudaría tener una buena base de conocimiento de la Biblia cuando decidió estudiar en el vecino North Park Seminary de la alianza Evangelical Covenant Church.

El peligro de las decisiones desinformadas

La alianza y la escuela de Evangelical Covenant Church fueron fundadas por emigrantes suecos de tradición luterana y está integrada ahora por más de 800 congregaciones de enfoque fundamentalmente evangélico - incluida la comunidad de JPUSA desde 1989. Entendieron en sus propias carnes que la desinformación es clave y muchas veces causa de errores en la toma de decisiones. Buscando también servir a la comunidad con una base más sólida en términos de información y de buenas prácticas, la comunidad fundó también una plataforma ahora ya desaparecida por falta de presupuesto llamada Cornerstone.

John Trot, otro de los más antiguos responsables, dirigió este proyecto que se materializó en la forma de programación y producción de una revista mensual, un festival anual y periodismo de investigación que luego era sistemáticamente publicado también en forma de libros como el que hemos reseñado aquí sobre Mike Warnke. Cornerstone aportaba un elemento de credibilidad que no tenían entonces los medios de comunicación dirigidos por cristianos y definitivamente dio el golpe de gracia que acabaría con lo peor de la industria de la música cristiana contemporánea en la década de los 90. Gracias a sus énfasis Cornerstone posicionó a JPUSA como una referencia y fuente de información fiable hasta el día de hoy.

El filósofo y teólogo danés Sören Kierkegaard decía en el Siglo XIX que la piedad humana, en el mejor de los casos, puede llegar a hacernos llegar a querer compartir parte de nuestro dinero con los necesitados. Y eso es, dentro de lo que cabe, relativamente fácil también hoy. Lo realmente difícil para la piedad humana según Kierkegaard, es lo que hace Cristo con nosotros: que es compartir también su casa con nosotros. No soportamos que invadan nuestra pequeña y reservada área de comodidad y eso es justo lo que han estado haciendo JPUSA los últimos 50 años. Dejar pasar por una comunidad a miles de personas, con traumas especialmente graves además, no podría haberse hecho sin sufrir y ver sufrir a otros por ello. Si haces alguna búsqueda relacionada en Google podrás comprobarlo fácilmente.

Los abusos llevados a juicio en 2014

El joven Jaime Prater por ejemplo ha producido, dirigido y publicado en Internet un documental titulado “No place to call home” (2014), donde recoge la voz de una buena cantidad de personas que sufrieron abuso sexual estando en la comunidad. Él asegura en las entrevistas haberlos sufrido cuando sus padres decidieron entrar a formar parte de la comunidad. Asegura no desear el cierre de la comunidad pero sí que destituyan a todas las personas que tienen autoridad en ella. El caso fue llevado por él mismo a los tribunales en enero de 2014 con el número 2014-L-003364 y desestimado finalmente el 3 de marzo de 2015 por la misma institución judicial Clerk of the Circuit Court de Cook County.

La comunidad de JPUSA ha sido al mismo tiempo acusada de ejercer excesiva autoridad sobre los miembros que conviven en el mismo edificio por ejemplo en Chicago Tribune en 2001 pero ¿cómo no ejercer autoridad para prevenir abusos? ¿no es acaso el abuso sexual un abuso de autoridad en su origen? No es un secreto que en algunos países la falsa denuncia de abusos ha hecho todavía más difícil detectar y prevenir los verdaderos casos de abusos sexuales. La comunidad JPUSA no parece estar especialmente interesada en defenderse de este tipo de acusaciones más allá de tener sus puertas abiertas y de lo que hizo formalmente en los tribunales en 2015.

No cuesta demasiado dinero pagar a un experto en SEO que oculte esos resultados en Google. Probablemente, en parte, no lo hacen porque no han encontrado la mejor manera todavía de prevenir esos abusos. En muchos casos somos, como ellos mismos dicen de sí mismos, un “trabajo en construcción”. Había al menos una comunidad hippie predicando a Jesús en cada ciudad de los Estados Unidos de América durante la década de los 70. Muchos se preguntan con razón ¿por qué ha sobrevivido JPUSA? La clave creo que está en haber sido capaces de resistir la tentación de usar la desinformación, el hermetismo y el aislamiento como forma de protegerse. No en vano decía Jesús mismo que “no hay nada oculto que no haya de ser manifestado”. JPUSA por eso abría sus puertas todavía más ante la adversidad.

El futuro de una comunidad en construcción

También pasó por la comunidad el productor Anthony Cox. Yoko Ono estaba casada con él cuando ella le abandonó a él y a su propia hija para empezar su famosa relación con John Lennon en 1966. En parte eso le hizo precipitarse a él y a su hija primero en la secta Church of the Living Word y luego en JPUSA el año 1978. Hay tantos ejemplos. El músico independiente Daniel Smith, reconocido especialmente por su proyecto Danielson, se crió en la comunidad y guarda buenos recuerdos de ella - a pesar de que durante su adolescencia quiso desvincularse totalmente.

Cientos de personas han dejado realmente su impresión sobre JPUSA en Internet donde puedes encontrar infinidad de datos sobre apellidos, normas, horarios o tendencias en una comunidad que se sigue distinguiendo por ser más de izquierdas que de derechas. Ahora una nueva serie de negocios más sofisticados siguen manteniendo a flote la contabilidad entre los que se encuentran diferentes tiendas de skate, camisetas, grabación o sonido y una nueva generación de jóvenes mantendrán la comunidad nadie sabe durante cuánto tiempo más.

Glenn Kaiser no tiene muchas oportunidades para viajar y tocar en público últimamente gracias a la irrupción del COVID-19. Ha fortalecido por eso la comunicación remota o telemática. Mientras presenta su último disco "Swamp Gas Messiahs" (Grrr, 2020) en los medios de comunicación y en sus propias cuentas de redes sociales insiste una y otra vez que no hay nada más natural para un cristiano que lamentarse y protestar contra las injusticias de la vida. Que a él naturalmente le gusta el blues pero que igualmente encuentra también apoyo para hacerlo especialmente en la Biblia en general y en los Salmos en particular. Según asegura él la visión de la vida en la Biblia es transparente y precisamente por serlo es capaz de mostrarla en toda su crudeza.

“La vida real”, escribe el músico y predicador Glenn Kaiser, en una de las últimas publicaciones de su blog, “no es la euforia emocional simplista y el gozo de nuestra juventud. El amor de Dios que muere y resucita en lugar de robar, matar y destruir es lo que nos llevó a seguir a Jesucristo. Y sí, necesitamos realmente un nuevo “Jesus Movement”. Porque, al igual que Adán y Eva, nosotros mismos somos propensos a escuchar a las serpientes, que siempre disfrutan con que nos salgamos con la nuestra. Nuestras armas no son carnales, dejemos por eso de luchar entre nosotros. Jesús es quien dijo ser: "¡El camino, la verdad y la vida!".

Escrito en Barcelona por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 387 visitas.

Galería permanente de imágenes sobre ′Resurrection Band′





Forum: Lista de las proyecciones temporales en Entrelíneas

′JPUSA: El último bastión de la Gente de Jesús′ de Pablo (2020)
¡Ya disponible! ·.·★ Tienes 31 días para ver las proyecciones relacionadas
ADELANTE

′Hijas que heredan el desamparo′ de Pablo Fernández (2020)
¡Ya disponible! ·.·★ Faltan 24 horas para que terminen las proyecciones relacionadas
ADELANTE

′Black Sabbath y la herencia religiosa de Ozzy Osbourne′ de Pablo Fernández (2020)
¡Ya disponible! ·.·★ Faltan 24 horas para que terminen las proyecciones relacionadas
ADELANTE

Ver todas las proyecciones ›






¿Tienes algo que decir?



Por favor escribe las letras y los números de este código en el siguiente recuadro:

¿Deseas recibir notificación de otros comentarios al mismo artículo?
No


¿VER LOS ARTÍCULOS MÁS COMENTADOS?

Todas las series de podcasts disponibles para escuchar y descargar