Nashville: Premios y Fracasos de la Música Cristiana

Barcelona, 08 de mayo de 2018. La moderna ciudad de Nashville está de moda y no paran de mudarse allí jóvenes estrellas como Jack White, Taylor Swift o Ed Sheeran. Además ¡sigue siendo sin duda la capital de la Música Cristiana Contemporánea! Allí los artistas cristianos no sólo pueden verse en estadios para 20.000 espectadores. También pueden verse entre semana mientras te tomas unos aritos de cebolla en 3rd & Lindsley, das unas clases de skate en Rocketown o alquilas el Blackbird Studio - el estudio de grabación del casi omnipresente Dann Huff. Una mirada más detallada podría descubrirte, sin embargo, una ciudad y una industria con mucho menos atractivo... por no decir ¡terribles!

El imperio que se levantó en la década de los 50 alrededor de las oficinas de Word Records no inventó la música religiosa, como ya vimos en el artículo sobre Jerry Lee Lewis. La empresa secular RCA Records ya producía discos de música religiosa 30 años antes desde New Jersey. La novedad que introduce la denominada industria de la Música Cristiana Contemporánea es el separatismo y el hermetismo, por medio de los cuales supuestamente todo es mejor - porque claro ¡está hecho desde dentro! Es esa idea la que sostienen también por ejemplo el salón permanente de la fama de GMA o los premios anuales Dove Award que se celebran cada año en Nashville, Tennessee.

El famoso productor Dann Huff es en realidad el hijo mayor de Ronn Huff, una todavía-más-vieja gloria de la industria musical de la ciudad que murió este 18 de marzo con 80 años. A los 6 años Dann ya estaba grabando y formando grupos con su hermano David. El más importante sin duda fue en 1982, al que dieron el nombre de Whiteheart y que le ha costado la misma vida hacer desaparecer de su curriculum. Diez años después de haber formado ese grupo de rock cristiano ya aseguraba a la prensa que lo había utilizado exclusivamente como un trampolín, como una lanzadera para introducirse profesionalmente en la industria de la música. ¡Y así lo hizo! En 1989 Dann Huff había abandonado Whiteheart y ya había grabado éxitos del tamaño de "Man in the Mirror" de Michael Jackson, "Like a Prayer" de Madonna o "Here I go again" de Whitesnake

Los accidentados primeros pasos de Whiteheart

En 1982 un jovencísimo Steve Green y los hermanos Huff se habían mudado a California buscando fortuna, pero entonces desprendían ese tufillo provinciano del cinturón bíblico. Steve Green trató sin éxito de liderar el grupo con su voz pomposa, arreglado con su típica camisa y una Biblia en la mano. Mientras grupos cristianos locales como Altar Boys, Adam Again o 77′s llamaban a la audiencia de Hollywood a la rebelión, Whiteheart insistía una y otra vez en que teníamos que "leer el libro, y no esperar a la película".

Scott Douglas, que había sustituido a Dann Huff como tercer vocalista de Whiteheart, fue encerrado en prisión por abuso a menores precisamente en marzo de 1986. Ni el corazón blanco al que siempre hacía referencia el nombre del grupo, ni el arrepentimiento del acusado fueron suficientes y toda la prensa de Nashville recibió la noticia de que el cantante de Whiteheart pasaría allí los próximos 15 años. David, vuelve entonces a unirse a su hermano Dann Huff en un proyecto común, esta vez secular: el grupo de hard rock Giant.

A mediados de los 80 había grupos de hard rock ganando mucho dinero como Van Halen, Bon Jovi o los mismos Whitesnake de Dave Coverdale, para quien Dann Huff había trabajado ya. Su primer disco como Giant titulado "Last of the Runaways" se posicionó como uno de los US Hot 20 del momento y hasta hoy como uno de los principales trabajos de AOR de todos los tiempos. El problema es que tardó 4 años en ponerse a la venta y en 1990 la audiencia de los Estados Unidos de América ya se había volcado totalmente en otro mercado. Dann Huff no tardó en comprender que su futuro profesional no estaba en los escenarios, se cortó el pelo y volvió a reactivar los servicios desde sus estudios en Nashville.

Dann Huff y el trono del Rey Midas

Dann Huff es a día de hoy como el Rey Midas de Nashville. Trabaja indistintamente para músicos de cualquier estilo o religión desde Megadeth a Amy Grant pero no hay año que no colabore en cuatro o cinco canciones de éxito. En la entrevista que Brian Jarrett le hizo en 1997 y que en parte publicaría después la revista especializada EQ Magazine, Dann Huff es arrinconado con muchas preguntas que muchos habríamos querido hacerle sobre su relación con la fe.

Tras haber tratado de salir con dignidad a unas diez de esas preguntas, cuando el periodista finalmente le pregunta sin tapujos si es cristiano, Dan Huff asegura que por supuesto que lo es. Claro que añade que a efectos prácticos daría exactamente igual que fuese hindú. Asegura que no tiene intención de cambiar de religión y que de hecho le ha enseñado el cristianismo a sus hijos porque en su opinión, cambiar de religión no aporta ninguna diferencia a nadie. Cuando le pregunta por sus lecturas Dann Huff cita como una de sus lecturas favoritas a Nikos Kazantzakis, el autor de “La última tentación de Cristo”.

“Soy muy amigo de TobyMac y jugamos juntos al béisbol… ellos son todos muy buenos músicos y me parece genial que compartan así su fe” - insistía para dejar bien clara su relación con esa industria. Una de las últimas colaboraciones que ha hecho para la industria de la Música Cristiana Contemporánea es precisamente el disco “The Union of Sinners & Saints”, con las canciones de John Schlitt, el último vocalista de Petra, y Billy Smiley, el guitarrista original de Whiteheart, además de las participaciones de muchos otros músicos cristianos como Michael W. Smith, Jon Knox o el fundador de Petra: Bob Hartman.

Petra y las altas aspiraciones de Bob Hartman

Bob Hartman había nacido en New York y no conoció el Evangelio hasta que había cumplido los 20 años. En 1969 todo el país estaba entregado a los ideales de paz, amor y salvación del mundo que caracterizarían sus primeros trabajos como “Washes Whiter Than” -que significa algo así como “Limpia más blanco”: “Nuestro deseo es ser más que un entretenimiento” -decía él a menudo. “Petra se fundó como un ministerio, para hablar a la gente acerca de Jesús y de quién es el más importante en nuestras vidas”.

Su música llegó a España sobre todo a través de Vicente García de Master Visión, la distribuidora de Barcelona que proveía de este tipo de música a Carlos Pina. Carlos era el excelente locutor del programa dominical Rompehielos en RNE3 y le gustó tanto la música de Petra que utilizó canciones como “This Means War!” como sintonía durante mucho tiempo. Petra de hecho ha recibido 12 nominaciones de los premios Grammy, aunque esa clase de distinciones y creación de marca no aporta grandes ingresos. Financieramente hablando digamos que el proyecto Petra estaba ya arruinado en 1980.

El proyecto de Bob Hartman pudo levantar cabeza entonces gracias al rescate de dos ejecutivos de Word Records, el enorme complejo discográfico de Nashville. Fueron Darrell A. Harris y Wayne Donowho quienes, por su cuenta y riesgo, iniciaron desde la vecina ciudad de Houston, Texas, un pequeño nuevo proyecto llamado Star Song Communications, que apoyó también a otros grupos entonces innovadores como Resurrection Band o Jerusalem. En el proyecto de Petra entraron por ello nuevos fondos y nuevos nombres como el de Greg X. Volz al micrófono y un ingeniero de sonido nominado dos veces a los premios Grammy, Jonathan David Brown.

La ingeniería de sonido de Jonathan David Brown

Jonathan David Brown se había criado en Oklahoma, el estado que linda por el norte con Texas. El abuelo de Jonathan era el dueño de la tienda de música Oval Brown, en la ciudad de Oklahoma. Según su propio testimonio, el abuelo se pasaba allí el día afinando pianos y enseñando a interpretar música a sus hijos y nietos. Justo al lado de la tienda había hecho construir también una iglesia, donde había ejercido primero como pastor bautista y luego como ministro de la Pentecostal Holiness Church. Según contó a Jon Trott, el periodista de JPUSA que ya había destapado el fraude de Mike Warnke, fue en esa iglesia donde aprendió las enseñanzas sobre la supremacía blanca y recibió la capacitación espiritual para hacer todo lo que haría después.

En 1978 un jovencito Jonathan David Brown se había mudado también a California, donde ocupó el piano de Calvary Chapel en Costa Mesa y aprendió la ingeniería de sonido de un maestro como Alan Parson. Antes de ser contratado en Star Songs Communications, Brown ya había trabajado con él en su debut basado en Edgar Allan Poe, titulado “Tales of Mystery and Imagination” y considerado hoy día por la revista Classic Rock como uno de los 50 discos de rock progresivo más importantes de todos los tiempos. Desde entonces asume la ingeniería y las mezclas del sonido para decenas de artistas cristianos como Steve Taylor, Twila Paris y especialmente Petra, donde encontró como amigo y aliado al recién incorporado Greg X. Volz.

En la primera mitad de la década de los 80 crecieron los reconocimientos y las ganancias de Petra pero también sus gastos claro. Durante la enorme gira de “Beat The System” en 1985, de la que ha quedado como registro el disco doble titulado “Captured in Time and Space” creció la tensión. Las diferencias sobre cómo enfocar el negocio enfrentaron a Bob y Greg lo suficientemente como para que Greg X. Volz abandonara el grupo y Jonathan David Brown, que estaba muy unido al vocalista, le acompañase. Juntos siguieron trabajando para los discos que sacaría en solitario Greg X. Volz hasta 1989.

Los no-tan-caballeros White Knights del Ku Klux Klan

Pasada la madrugada del 10 de junio de 1990, Damion Patton condujo su coche hasta la sinagoga de West End Synagogue en Nashville, Tennessee. Su acompañante Leonard William Armstrong, que era entonces el Grand Dragon, el más alto cargo de los White Knights del Ku Klux Klan, disparó 6 ó 7 veces una pistola de asalto TEC-9 contra la ventana justo antes de que huyeran juntos hasta la granja de Jonathan David Brown en Pleasantville. Brown les escondió de la policía en esta zona rural, rodeada exclusivamente de bosques e iglesias, y finalmente les ayudó pintando su coche, cambiando la matrícula y dándoles dinero para que pudiesen seguir huyendo desde otro escondite.

Cuando las autoridades le preguntaron qué había hecho en la reunión de supremacía blanca celebrada el día antes del atentado por Aryan Nation en Nashville, Jonathan David Brown les aseguró que estaba predicando el Evangelio a los skinheads. Aseguró además que en las fotos donde él aparecía junto a una bandera Nazi, en realidad estaba levantando el brazo en forma de saludo al Rey de Reyes - y no al Führer. Cuando la policía registró su casa encontraron todo tipo de pruebas que le relacionaban no sólo al Ku-Klux-Klan sino también a “otros grupos de supremacía blanca” y en 1992 fue condenado a 27 meses de prisión. Cuando salió de la cárcel siguió escribiendo y grabando en la misma línea común a muchos grupos racistas del “Judaísmo Mesiánico” o “Identidad Cristiana”, escondido detrás de citas a predicadores como Spurgeon.

Jonathan David Brown tenía 60 años cuando murió recientemente en su casa, aparentemente de un ataque al corazón. Su cadáver fue despedido por algunos de los amigos que le han sobrevivido, mientras Greg X. Volz cantaba el clásico himno “Great is Thy Faithfulness”. Casos como este han hecho a muchos reflexionar en hasta qué punto la industria de la Música Cristiana Contemporánea cubre en exceso este tipo de delitos. Gracias a Dios hoy hay hasta teléfonos públicos donde se puede obtener fácilmente ayuda profesional para todos los implicados en casos como estos.

El 1 de marzo de 2001 el grupo cristiano de hip-hop Raze había grabado ya dos números 1 para la radio cristiana CHR e iniciaba su gira “Amazing Pop Invasion Tour” precísamentre en Tulsa, Oklahoma. La policía esperaba ese día a Ja Marc Davis junto al escenario por varios cargos de abusos a menores que ya habían sido identificados por ejecutivos de la empresa para la que trabajaba. Cuando los ejecutivos aseguraron que habían tomado medidas para prevenir el abuso dándole al artista 6 meses de descanso, las autoridades respondieron que las medidas no habían sido suficientes.

Las cifras de la industria de la Música Cristiana Contemporánea

Según Statista el consumo de música grabada por esta industria cristiana sigue bajando en 2017, a pesar de que por 3 años consecutivos los beneficios de la música siguen creciendo a nivel general. Habiendo alcanzado un mínimo histórico del 3%, la industria de la música religiosa sigue sin embargo siendo más demandada en los Estados Unidos de América que la música Jazz, Clásica e Infantil juntas. El portal llamado Indeed, por ejemplo, identifica ahora 572 ofertas de empleo abiertas sólo en la industria de la Música Cristiana Contemporánea de Nashville, que cubren por supuesto desde la gestión de las redes sociales hasta la seguridad de los edificios.

Muchos han creído equivocadamente que sería el hermetismo lo que podría ayudarles pero la promesa bíblica de que todo lo que se hace en oculto será sacado a la luz se levanta contra esa idea. En un país en el que alrededor del 40% de la población asegura asistir a la iglesia, esa cifra de ventas no deja de ser sorprendente y confirma no sólo que son muy pocas sino también que, como apuntaban las sospechas del editor de la prestigiosa revista CCM, “prácticamente todas se realizan a través de librerías cristianas”.

La pregunta entonces es inevitable: ¿qué aportaba a los objetivos evangelísticos de grupos como Petra, vender desde una gran discográfica cristiana millones de copias, si al final todas las han vendido entre los aficionados que ya son cristianos? Si su intención era evangelística, más les habría valido vender menos copias desde una pequeña discográfica normal -aunque no hubiesen ganado tantas nominaciones al Grammy-, pero haberlas vendido todas a quienes realmente tenían que oirlas.

Las ventajas de estar fuera del espacio de confort

El hecho de que ningún grupo de blancos de esta industria contrató a un músico negro hasta 1972 es inquietante. El Rock n′ Roll ya se había usado en las calles durante 20 años como una forma de luchar contra la segregación, por no mencionar que ¡hacía 50 años que ya lo hacían los músicos de Jazz! Es falso que Jesús “lava más blanco”, ya que una piel negra es más negra si cabe cuando está limpia. “Tan cierto como que Dios hizo al negro y al blanco, es que lo que se hace en la oscuridad será sacado a la luz” -decía Johnny Cash. “Yo vestía de negro porque me gustaba. Todavía me gusta y hacerlo tiene un significado para mi. Todavía es un símbolo de rebelión - enfrentado al estancado status quo, enfrentado a nuestras hipócritas casas de Dios, enfrentado a las personas cuyas mentalidades están cerradas a las ideas de los demás”.

Johnny Cash aseguraba que no hacía música cristiana y se consideraba el más grande de todos los pecadores. Su disco favorito de entre los 96 que grabó, sin embargo, es “My Mother s Hymn Book”, una colección de canciones religiosas que su madre le había enseñado cuando con cinco años trabajaba duramente en los campos de algodón. “Una audiencia de un centenar de punkis satanistas y una decena de cristianos” - escribe el músico Charlie Peacock, describiendo la audiencia del grupo holandés No Longer Music de JCUM - “no genera demasiadas ganancias a la Música Cristiana Contemporánea. La economía de Dios que pone en peligro la comodidad de las noventa y nueve para atender a la que se ha perdido está directamente enfrentada con la economía del mundo”.

En el polo opuesto de esta industria está justamente Jesús, que oraba pidiendo a su Padre literalmente: “no ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal”. Lo hacía alineado con la promesa de que “la tierra será llena del conocimiento de la gloria de Jehová, como las aguas cubren el mar”. Puedes encontrar una Biblia hasta debajo de las piedras. Están por todos lados llamando igualmente a cristianos, judíos o hindús, blancos y negros, ricos y pobres, listos y tontos, niños y viejos, hombres, mujeres y todo ese largo etcétera, pidiéndole a todos exactamente lo mismo: “Venid a mí todos los que estéis trabajados y cargados, que yo os haré descansar”.

Al oír estas palabras, como si un monstruo espantoso hubiese gruñido justamente todo lo contrario, una enorme multitud se aleja cada día escandalizada de Jesús. Pero otros, sólo unos pocos dirían algunos, se han quedado a escuchar y a poner su carga en los hombros de aquel Hombre. “He pagado con mi vida ese derecho para vosotros, ¿no habría de ser suficiente?” - les dice para tranquilizarlos, mientras ellos descubren que sus ojos brillan y que de su boca salen realmente melodías y canciones. En la segunda parte de este artículo nos centraremos en la que es probablemente la más popular de esas canciones contenidas en la Biblia, que lleva el título de Salmo 23.

Pablo Fernández
Escrito por Pablo Fernández:

Ver sus 66 artículos

VIDEO RELACIONADO:



Entrelíneas: Página principal
Entrelíneas Música Nashville

Escrito en Barcelona por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 1107 visitas. Puedes seguirle también en .

SELECCIÓN: +RECIENTES +VISITADOS +COMENTADOS +COMPARTIDOS


Escucha y descarga cientos de PODCASTS





¿Tienes algo que decir?



Por favor escribe las letras y los números de este código en el siguiente recuadro:

¿Deseas recibir notificación de otros comentarios al mismo artículo?
No


¿VER LOS ARTÍCULOS MÁS COMENTADOS?