CERRAR LA GALERÍA

Estudio

La verdadera relación entre el rock y el satanismo

La contracultura en una sociedad de tradición cristiana no podía evitar simpatizar con el satanismo pero la industria de la música es primeramente un negocio

La verdadera relación entre el rock y el satanismo

Modificado el 2020/01/23

La contracultura en una sociedad de tradición cristiana tenía necesariamente que simpatizar con el satanismo. Lo que pasa es que la música de la contracultura es una iniciativa que se sostiene gracias a los mismos principios que cualquier otro negocio en la industria del entretenimiento. Es por esa razón que esta historia se compone de una sucesión incansable de intereses, envidias y accidentes más que de objetivos planeados. ¡Aquí nada es lo que parece! El éxito comercial por medio de la diferenciación que ofrece la polémica o la recurrente capacidad para imitar las fórmulas del cine de terror son claves particularmente recurrentes en el heavy metal. Sus episodios cautivan fácilmente nuestra atención cuando son considerados aisladamente, pero agrupados todos uno detrás de otro, producen un cansancio de dimensiones bíblicas.





Screamin’ Jay Hawkins no recordaba nada de lo que había pasado la noche anterior. Lo entendió poco a poco a medida que iba escuchando las grabaciones. La tarde anterior había ido a los estudios a grabar una agradable balada pero había cambiado de planes debido a la enorme cantidad de gente y alcohol que había allí. El resultado en la grabación estaba en cualquier caso muy lejos de ser una balada. Los gruñidos, los gritos y los sonidos obscenos que adornaban la grabación, le habían dado un giro inesperado a la canción y a los planes que reconstruirán sus inversores para “I put a spell on you” (1956).

Embrujos al alcance de la mano en 1956

Hawkins tenía como Nina Simone una formación clásica interpretando el piano y había soñado desde que era un niño en convertirse en cantante de ópera; pero con veintisiete años ya se había dado cuenta de que necesitaba un plan alternativo. Según cuenta él mismo en el documental titulado “Screamin′ Jay Hawkins: I Put a Spell on Me” (2001), había ya en aquella temprana época tanta competencia en el negocio de la música que necesitaba un elemento diferenciador para poder encontrar un sitio dentro.

La mayor parte de los músicos negros de su época como Fats Domino, Chuck Berry o Little Richard habían adoptado ya una pose amable y hasta un peinado más propio de blancos. El nuevo plan de Screamin’ Jay Hawkins sería por lo tanto interpretar justo el papel contrario, el de un salvaje africano. Durante sus actuaciones interpretará por eso el papel de caníbal, hechicero y mujeriego con el que se le conocerá hasta el final de sus días - y eso muy a pesar de que lo que realmente le emocionaba era la ópera. El famoso disc jockey Alan Freed le ofreció trescientos dólares para añadir un ataúd en su puesta en escena y “I put a spell on you” logró convertirse en un auténtico éxito con más de un millón de discos vendidos.

Screamin’ Jay Hawkins fue identificado no en vano como el Vincent Price negro porque el cine de terror ya era entonces una fuente inagotable de dinero. El fin de la Segunda Guerra Mundial había traído un confort a la sociedad que permitía entonces a un americano de clase media comprar más entradas de cine de lo que la mayoría se puede permitir ahora y muchas de aquellas películas ya utilizaban al Diablo en el papel del villano, como "The City of the Dead" (1960), "The Devil′s Messenger" (1961) o "Diary of a Madman" (1963). Boris Karloff por ejemplo ya había actuado en la friolera de ciento cuarenta y seis películas - incluida la que hizo ese mismo año con el título de "Black Sabbath" (1963).

Los efectos colaterales de los alborotos religiosos en 1966

John Lennon no era un niño cuando empezó a consumir drogas en 1965. Tenía entonces veinticinco años. La contracultura de su época utilizaba a Aleister Crowley como ariete contra la sociedad, sobre todo por las defensas que el mago inglés había hecho del consumo de drogas. John Lennon incluyó un año después a Crowley en una de las portadas de The Beatles, grabó las primeras melodías hacia atrás de la historia del rock y aseguró en una rueda de prensa que su grupo era más famoso que Jesucristo. John Lennon lamentó haber hecho ese comentario varias veces ese mismo año, durante una gira que parecía arruinarse bajo sus pies; lo que pasa es que para entonces las hordas de americanos que habían ocupado las calles ya no tenían interés en su arrepentimiento.

Los alborotos, las amenazas o las hogueras para quemar los discos de The Beatles que protagonizaron entonces miles de cristianos fundamentalistas evocaban momentos históricos realmente tristes y de hecho produjeron en la sociedad justo el efecto contrario al deseado. Vincent Furnier por ejemplo, conocido ahora como Alice Cooper, era la tercera generación de una familia estrechamente relacionada con el liderazgo en la iglesia The Church of Jesus Christ, había empezado su carrera haciendo cómicas versiones de The Beatles y se había instalado ya cerca de Hollywood con sus compañeros de arte dramático.

Hoy los expertos recomiendan a los profesionales del marketing a que usen cierta dosis de controversia en su propio beneficio a través de las redes sociales. La polémica vende ¡y mucho! Vincent Furnier llegó al mismo convencimiento de Screamin’ Jay Hawkins: si quería encontrar un lugar en la industria de la música necesitaban un factor diferenciador y polémico. Dándole vueltas a los buenos recuerdos que le había dejado la reciente película "What happened to baby Jane?" (1962), Vincent Furnier llegó a la conclusión de que no existía en el mundo del rock la equivalencia de un villano de la categoría de aquel personaje de Bette Davis alias Baby Jane Hudson. No en vano Bette Davis ha interpretado a dos de los 100 mejores villanos según American Film Institute.

La bruja quemada que vuelve a la vida en 1967

El nuevo plan de Vincent Furnier no está claro si fue realmente una idea original de su novia Christine del grupo GTO. En cualquier caso fue él mismo quien divulgó su propia leyenda. Aseguró que el sobrenombre de Alice Cooper era realmente el nombre de una bruja quemada en la hoguera que había vuelto a la vida y consiguió con esta historia una audición con el entonces aclamado Frank Zappa de The Mothers of Invention. Frank accedió a escucharles y el manager Shep Gordon los citó en su casa a las siete pero algo falló en la comunicación. Los jóvenes entendieron que la cita era a las siete de la mañana. Cuando llegaron a las siete de la mañana con todo su equipo a aquella puerta, Frank Zappa entendió automáticamente que si eran capaces de estar listos a esa hora definitivamente tenía que contratarlos.

Las protestas de los fundamentalistas cristianos en Estados Unidos tuvieron sobre la contracultura el efecto del alcohol arrojado sobre el fuego. La película "Incubus" de Leslie Stevens se estrenó el 26 de octubre de 1966 en el San Francisco Film Festival. Precisamente el mismo año que Anton Lavey aprovechaba para abrir las puertas de su iglesia Church of Satan y el director de cine Kenneth Anger comenzaba los preparativos para su película “Lucifer Rising”. Kenneth planeaba asignar en ella el papel protagonista de Lucifer a su amante Bobby Beausoleil. Este joven músico había tocado con muchos miembros de otros grupos como Love, pero buscando dinero acabará poco después participando en los asesinatos de la familia de Charles Manson. Bobby todavía permanece encerrado en la prisión del estado de California.

The Rolling Stones empezaron a grabar el disco “Their Satanic Majesties Request” a principios de 1967 y su canción “Sympathy for the Devil” estaba entre los 10 primeros singles más escuchados a finales de 1968. Led Zeppelin sacó a la venta su primer disco el 12 de enero de 1969 pero donde realmente había crecido la estética ocultista era en el cine. Sólo en 1968 se proyectaron en los cine películas como “Spider Baby” de Jack Hill, “The Hour of the Wolf” de Ingmar Bergman, “Witchfinder General" con Vincent Price, "Night of the Living Dead" de George A. Romero o "The Devil Rides Out” con Christopher Lee - que inspirará poco después a los músicos de Black Sabbath. Hasta Federico Fellini dirigió su propia película de terror en 1968 titulada “Spirits of the Dead”. Sharon Tate había trabajado entonces para tres películas de terror casi consecutivas: "Eye of the Devil" (1966), "The Fearless Vampire Killers" (1967) y "Rosemary′s Baby" (1968). "Las Noches del Hombre Lobo" fue dirigida también en 1968 por el español Paul Naschy, que aseguraba haber visto a Boris Karloff, llorando después de un duro y lluvioso día de trabajo.

El nombre artístico de Paul Naschy aseguraba él haberlo elegido en honor del papa en un gesto que parecía más una simulación para comprar el silencio de los censores. No en vano los enfrentamientos entre conservadores y liberales durante la Guerra Civil Española se habían cobrado ya más de 500.000 víctimas. El general militar Francisco Franco había impuesto finalmente una dictadura donde las tradiciones católicas ocupaban a su gusto la categoría de leyes y muchos artistas se vieron obligados a emigrar. Antonio Machado había muerto en la frontera con Francia mientras huía pero otros como Pablo Picasso, Luis Buñuel o Salvador Dalí pudieron expresarse con libertad en el extranjero. Dalí en particular era muy estimado en el club de bebedores “The Hollywood Vampires”, que se reunía entonces en el bar Rainbow del Sunset Boulevard en Hollywood. Alice Cooper había creado este club con otros ilustres miembros de la categoría de John Lennon de The Beatles, Keith Moon de The Who o Joe Walsh de Eagles.

Los gustos musicales de Charles Manson en 1968

El músico inglés David Sutch imitaba a Screaming Jay Hawkins en su espectáculo sobre Jack el Destripador en 1963. Sutch sufría trastornos maníaco depresivos y de hecho acabó ahorcándose poco después de la muerte de su madre. Arthur Brown por su lado venía en realidad de estudiar arte dramático en París cuando ideó su espectáculo “The Crazy World of Arthur Brown” en 1967. Arthur Brown asumía entonces el título de “El Dios del Fuego Infernal”, se pintaba la cara y se rodeaba de llamas en los escenarios, gracias a lo que sufrió graves quemaduras. Su actuación en el célebre programa de televisión Top of the Pops fue todo un éxito y según los registros que han quedado fue la sensación también en la primera edición del festival Isle of Wight de 1968. No es sorprendente que le salieran imitadores en poco tiempo como fue el caso de Black Widow. Las festivas canciones “Come to the Sabbath” y la recurrente celebración de una misa negra en el escenario de Black Widow no serán tan fáciles de asimilar después de los asesinatos de la familia de Charles Manson. Naturalmente no consiguieron entonces el permiso en la aduana para llevar su espectáculo a los Estados Unidos de América.

Charles Manson era también un declarado aficionado a The Beatles. La mente y el pensamiento de Charles Manson siguen siendo un misterio porque estamos acostumbrados a analizar usando como referencia patrones habituales de comportamiento. Cuando un comportamiento se sale de ese patrón o norma, no tenemos suficiente información para usarla de referencia y es entonces cuando, si somos honestos, tenemos que reconocer nuestra ignorancia. ¿Qué diremos cuando varias personas así crean interdependencias? La vida es maravillosa precisamente porque la posee una enorme cantidad de misterio pero dentro de ese misterio se encuentra también la parte más oscura del ser humano.

La joven actriz Sharon Tate y cuatro personas más fueron cruelmente asesinadas seis días antes de los "3 días de paz y música" programados para el festival Woodstock. Alice Cooper, Arthur Brown y Coven coincidieron en el mismo escenario de Detroit precisamente el 31 de Octubre de 1969, celebrando el día de Halloween bajo el significativo nombre de “Black Magic & Rock & Roll Festival”. Habían pasado apenas dos meses desde que se habían producido los asesinatos de la familia de Charles Manson. Algunos grupos del cartel como Pink Floyd no llegaron a aparecer y otros fueron directamente obligados a no participar. El año que pretendía traer la paz y la libertad a los hombres culminaba con el brutal asesinato de un joven que asistía en primera fila a la actuación de Rolling Stones en el The Altamont Festival el 6 de diciembre de 1969, a manos precisamente de uno de los motoristas encargados de seguridad.

Los oscuros orígenes del heavy metal en 1969

Esther "Jinx" Dawson asegura que ella tampoco tenía ningún interés en la música rock en particular cuando fue contratada para cantar en Coven. La joven Dawson había recibido una estricta educación en una familia con una profunda afiliación a la magia negra de Left Hand Path. Su particular educación le obligaba a permanecer lejos de la música rock y también de la publicidad que ella a pesar de todo le daba siempre a esa forma de pensamiento religioso tan exclusivista llamada Left Hand Path. Dawson se enfrentó a su familia y se dedicó entonces a interpretar misas negras en el escenario y hacer apología del satanismo con música rock hasta que la revista Esquire publicó una foto de Charles Manson comprando precisamente su disco. Esa foto naturalmente obligó a la discográfica Mercury a retirar del mercado su disco "Witchcraft Destroys Minds & Reaps Souls" (1969).

La fama de provocador de Alice Cooper fue planificada. Lo que pasa es que el éxito de cada una de sus campañas se producían casi siempre de forma accidental. Alice Cooper confirmó que, por ejemplo, todo el famoso escándalo del pollo en particular fue un accidente y que empezó en el concierto de Toronto en septiembre de 1969. El plan era que un pollo saldría al escenario con las plumas de una almohada en forma de alas abiertas. Alice Cooper no tenía idea de animales de granja y presumió que, debido a que tenía alas también podría volar. Lo recogió y lo arrojó sobre la multitud confiado en que saldría volando pero en cambio el pollo cayó en picado en las primeras filas ocupadas por usuarios de sillas de ruedas. Aquellos espectadores de movilidad reducida fueron quienes, según los informes, aplastaron accidentalmente al animal. Al día siguiente una versión exagerada del incidente apareció en la portada de muchos periódicos nacionales. Su mentor Frank Zappa le llamó entonces por teléfono y le preguntó si era cierta aquella historia de que había mordido la cabeza del pollo y había bebido su sangre en el escenario. Alice Cooper negó el rumor pero Zappa le dijo: "Bueno, hagas lo que hagas, ¡no le digas a nadie que no lo hiciste!".

Los músicos del grupo inglés Satan no tenían una opinión especialmente elaborada sobre la religión y cambiaron su nombre al observar los primeros síntomas de oposición. Nombres como Black Widow, Arthur Brown o Coven debieron necesariamente inspirar a Black Sabbath. Ozzy Osbourne y Geezer Butler eran también aficionados a The Beatles y en aquella época sobrevivían como un grupo de rock de corte psicodélico bastante poco original llamado Earth. Los músicos de Black Sabbath buscaban entonces un nuevo enfoque para su música que tuviese una mayor audiencia y aseguran que encontraron su inspiración observando las largas colas de espectadores esperando poder comprar entradas para ver películas de terror. El 1 de junio de 1970 los músicos de Black Sabbath entran en los estudios para grabar su primer disco, el disco que cumple precisamente ahora cincuenta años.

"Todos los músicos de Black Sabbath éramos cristianos", ha dicho recientemente Geezer Butler. "Pero no estábamos interesados en hablar de las cosas buenas del mundo, que era justo lo que hacía todo el mundo". "Nosotros queríamos introducir un poco de realidad en la música". Esto pasaba totalmente desapercibido por sus fans pero sobre todo para muchos cristianos: "En casa debo tener veinticinco biblias que me mandaban con versículos subrayados que tenía que leer", decía Ozzy Osbourne. Cuando otro medio de comunicación le preguntó a Geezer Butler si conserva alguna creencia espiritual todavía hoy, él aseguró que en absoluto: "vives y mueres y eso es todo".

La segunda generación de jóvenes ocultos en 1973

Los componentes de KISS también eran aficionados a The Beatles. La especialidad de estos jóvenes hijos de migrantes en New York no era exactamente la música sino el diseño y la publicidad de forma que el resultado estético del grupo fue más que premeditado. El objetivo en su primera actuación el 30 de enero de 1973 era intencionadamente provocativo e incendiario, como lo eran entonces los de Arthur Brown, The New York Dolls o Alice Cooper pero con el factor diferenciador de que su espectáculo pretendía ser bastante más seductor, brillante y festivo. No tardaron por ello más de cinco años en publicar su propia película de fantasía y terror apto para audiencia de Hanna-Barbera Productions titulada “Kiss Meets the Phantom of the Park” (1978).

El rock duro se había convertido a esa altura en una vergüenza para la contracultura y hasta el propio Alice Cooper había abandonado el alcohol al recuperar su fe cristiana. El pop de Michael Jackson con la ayuda de Vincent Price en “Thriller” daba más miedo que cualquiera de aquellos grupos. Conrad "Cronos" Lant estaba aburrido también de su propia carrera como músico de versiones, cuando pensó que podía llevar un paso más allá el espectáculo de Alice Cooper, Black Sabbath o KISS. Cronos era precisamente uno de los que menos soportaba esa inclinación al cristianismo que tenía Black Sabbath. Su nuevo plan fue por eso hacer la interpretación más creíble y presumiblemente generar en la audiencia un sentimiento de terror más impactante. Las guturales voces de ultratumba que servirán de referencia para cientos de otros grupos de metal extremo están claramente inspirados en las voces de actores en películas como "The Exorcist" (1973).

El grupo Possessed empezaba su primer disco precisamente con la banda sonora de la película “The Exorcist” (1973), a cargo de Mike Oldfield. "Estábamos en el mundo del espectáculo y usábamos temas como el satanismo y el paganismo para entretener al público”, decía Cronos al periódico The Guardian. “Escuchar un disco de Venom es como ver la película "Evil Dead". ¡No me dedico a matar vírgenes en mi tiempo libre! Es frustrante cuando la gente no puede hacer esa distinción; quiero decir, a nadie se le ocurre pensar que David Bowie sea de Marte ¿verdad? Pero la prensa siempre lo confundía". Mark David Chapman tampoco demostraba haber entendido demasiado bien su papel en el mundo cuando el 8 de diciembre de 1980 disparó cuatro veces sobre el cuerpo de John Lennon.

Influencias del cine y la Biblia en el heavy metal en 1980

Cuatro meses antes, también en la ciudad de New York, el grupo KISS había empezado la gira que compartiría en Europa con Iron Maiden. Iron Maiden presentaba entonces su primer disco lleno también de referencias al cine de terror. Steve Harris no ha dejado desde entonces de imprimir en las canciones la huella de su afición a los libros y películas de terror, mitología, historia y ciencia ficción. Orgulloso de no haber escrito nunca una canción de amor afirma que el propio nombre del grupo lo tomó de un instrumento de tortura que vió en la película "The Man in the Iron Mask" (1977). Bruce Dickinson había estudiado en una escuela católica local llamada Catholic Comprehensive School, cursaba Historia Antigua en el Queen Mary and Westfield College de la Universidad de Londres y antes de formar parte de Iron Maiden había participado en la producción de la inquietante película de terror de John Cassavetes titulada "Incubus" (1982).

La afición de Bruce Dickinson a Aleister Crowley le inspiró también durante la composición de la canción “The Number of the Beast” (1982) Steve Harris por su lado insistía en que la canción había sido compuesta en base a una pesadilla que había tenido él mismo después de haber visto la película "Damien: Omen II" (1978). Las dos partes podrían ser ciertas si tenemos en cuenta que hablamos siempre de trabajos colaborativos pero de lo que no quedó duda es de la reacción de los cristianos fundamentalistas de los Estados Unidos de América. Hordas de manifestantes se arrojaban otra vez a las calles tratando de boicotear las actuaciones como si nunca hubiese pasado nada parecido.

Varias generaciones de músicos de heavy metal tomaban sus nombres directamente de las películas como “Witchfinder General” (1968). Alice Cooper ha actuado para infinidad de películas asumiendo el papel de villanos como el padrastro de Freddy Krueger. Pero también ha ocurrido en la dirección contraria cuando por ejemplo Christopher Lee grabó sus propias canciones de heavy metal. Rob Zombie ha adoptado su sobrenombre de la película "White Zombie" (1932) e incluso produce sus propias películas de terror. Los músicos también buscaban inspiración en conceptos originales de la Biblia como Nazareth, Judas Priest o Mercyful Fate. El vocalista del grupo inglés Hell es un actor profesional y su escenario se transforma todavía hoy en una auténtico altar cristiano para sus actuaciones. Lo que pasa es que muchos de ellos tenían exclusivamente el conocimiento de la Biblia que da la visualización de una buena cantidad de películas de terror. Nombres de grupos como Morbid Angel, Megadeth o Slayer apuntan precisamente a episodios del fin de los tiempos más frecuentes en el cine que en la Biblia.

Los dudosos orígenes del black metal en 1984

Kerry King y Jeff Hanneman del grupo Slayer consultaron también “La Biblia Satánica” de Anton LaVey para documentar las historias de terror que ya escribían pero llegaron a la conclusión de que no había una gran diferencia entre el cristianismo y el satanismo. Slayer por eso se mostró desde el principio especialmente en contra de cualquier institucionalización religiosa incluyendo el culto religioso a Satanás. Tom Araya por su lado ha dejado recientemente el grupo pero durante muchos años ha conservado una fe cristiana. Esa fe que aprendió realmente de su padre, un emigrante chileno voluntario en una de las parroquias católicas de Los Angeles, le enfrentaba especialmente con su compañero Kerry King.

El músico danés King Diamond no tuvo ninguna infancia relacionada con la religión pero cuando era adolescente descubrió los encantos de Led Zeppelin, Black Sabbath y Alice Cooper. Fue viendo en primera fila una de las actuaciones de Alice Cooper que decidió dedicarse al mundo del espectáculo en 1975; pero fue gracias a las referencias de Jimmy Page acerca del mago Aleister Crowley que King Diamond incorporó las ideas satanistas a su forma de vida y por supuesto a su propio espectáculo. La pista de Aleister Crowley le llevó automáticamente a Anton LaVey, a quien asegura haber llegado a conocer personalmente y de quien conserva todavía una carta manuscrita. Anton LaVey en realidad detestaba la música rock y “La Biblia Satánica” ha sido a menudo denunciada como fraudulenta especialmente en la veracidad de los hechos supuestamente autobiográficos que describe su autor Anton LaVey. King Diamond asegura sin embargo estar más interesado en las experiencias sobrenaturales que en las teorías escritas sobre satanismo.

La mayor parte de la historias que cuenta él mismo parecen más ataques de pánico que otra cosa pero ¿quién sabe? Las experiencias tienen siempre ese elemento subjetivo. Ahora King Diamond tiene más de sesenta años y protege su débil corazón con una vida tranquila en un suburbio de Dallas, Texas. En la década de 1980s sin embargo tenía el claro objetivo de ser el grupo de música más controvertido del planeta y hoy confiesa que sus iniciativas anticlericales tenían un claro objetivo comercial. Claro que algo comercial no tiene que ser necesariamente falso. Cuando un sacerdote se enfrentó a él públicamente por haber incluido a una monja crucificada en la ilustración de su disco “Nuns have no fun” (1982), la respuesta de King Diamond no podía ser más oportuna: “vosotros lo hicisteis a personas de carne y hueso”.

King Diamond aprovechaba entonces cualquier oportunidad para invitar a conocidos y periodistas a su apartamento de Copenhagen. Le encantaba ganarles en la mesa de pimpón, hacerles dormir junto a su particular altar satánico y luego pasar años contando historias sobre supuestas actividades paranormales, algunas de las cuales asegura haber vivido con Lars Ulrich y James Hetfield de Metallica. Los guitarristas Hank Shermann y Michael Denner con los que empezó el grupo Mercyful Fate son ahora cristianos pero los tres entierran el hacha que les ha enfrentado tanto en el pasado para colaborar a menudo en el escenario. King Diamond se escandaliza hoy de lo que han hecho los jóvenes en nombre del black metal.

Iglesias quemadas en una nueva era del paganismo en 1991

El noruego Øystein ‘Eurynomos‘ Aarseth, conocido en 1984 como el Destructor, dedicó cuatro años de su vida a hacer versiones de Motörhead, Black Sabbath y Venom bajo el nombre de Mayhem. Para conseguir arraigar el black metal en Noruega abrió paralelamente una tienda y un sello discográfico en Oslo que fueron definitivamente cruciales en esa tarea. Todavía sigue abierta. Cuando cumplió veinte años se unió al vocalista Per Yngve Ohlin, alias Dead, y comenzó también a componer sus propias canciones. Las visiones de su propia muerte y el dramatismo que aportaba Dead a las actuaciones de Mayhem sólo fueron superados por su propio suicidio en 1991.

El emprendedor guitarrista encontró el cadáver de Dead al volver al piso que compartían. Automáticamente Eurynomos fue corriendo a comprar una cámara con la que hizo una serie de fotografías que pretendía utilizar en su plan de promoción del grupo. Su plan incluía también la idea de que Dead se había suicidado debido a que el movimiento se había vuelto demasiado comercial pero el mensaje que había dejado antes de morir era bastante elocuente: "Perdonad la sangre, saludos", decía la nota de Dead. Para distanciarse de grupos como Metallica, Eurynomos decía en las entrevistas que el "verdadero metal debía ser algo temido por la gente normal, no algo que pueda escuchar hasta tu propia madre". En su empeño por hacerse oír participó en la popular quema de iglesias históricas en Escandinavia: "Los cristianos tienen que sentir que hay un poder oscuro, malvado con el que tienen que luchar", aseguraba Eurynomos. "Esto les hará ser más consecuentes".

Tras la muerte de Dead, Eurynomos adoptó como discípulo al joven Varg Vikernes. Varg ya tenía experiencia en la industria como Burzum y una serie de diferencias que incluían por supuesto los beneficios económicos les hizo enfrentarse desde el principio. Una discusión la noche del 10 de agosto de 1993, tras la visita de Varg, acabó con el cuerpo de Eurynomos tendido en las escaleras de su apartamento con veintitrés cortes de cuchillo en la espalda, el cuello y la cabeza. Después de quince años en prisión durante los cuales le estaba permitido solamente el uso del sintetizador, Varg Vikernes tuvo tiempo de profundizar en las ideologías racistas que compartía con otros músicos como Jon Nödtveidt y en nuevas formas de música más próximas a la música ambiente. A día de hoy vive con su mujer y sus hijos en Francia, donde sus movimientos son seguidos con sumo interés por la policía.

Experiencias cercanas a la muerte en 2016

Si crees que la estética satanista ha dejado de atraer la atención de los espectadores te sugiero que prestes atención a las carreras de grupos como Marilyn Manson, Zeal & Ardor o Ghost. El grupo sueco Ghost en particular ha sido galardonado con tres premios Grammys consecutivos de la categoría Best Hard Rock/Metal Album desde 2014. Todas sus canciones, su estética y sus entrevistas giran alrededor del valor que tiene la oposición al cristianismo, A pesar de que aseguraban a SF Weekly no tener un plan militante y estar haciendo lo que hacen para entretener a su público, su elaborado y brillante espectáculo sigue poniendo todavía hoy sobre la mesa viejas cuentas impagadas de la iglesia.

Behemoth es otro buen ejemplo. Después de varios años luchando contra la leucemia, Nergal de Behemoth volvió a las escenarios en 2016 aparentemente más emocionado y fuerte que nunca: "No podríamos haber creado el último disco si no hubiese tenido la experiencia cercana a la muerte", aseguraba a la revista Metal Hammer. "Esa experiencia ha tenido un profundo efecto en la música que compongo y la forma en la que pienso de todo. Superar la leucemia me ha hecho comprender que hay mucho que tengo que hacer". "Satanás es la figura más malinterpretada del mundo", decía también recientemente este músico polaco. "Él representa la verdad y el espíritu del hombre, la libertad y la honestidad de quiénes somos. Crecí siendo católico y había oído mucho sobre Satanás, pero no era la verdad. El satanismo tiene que ver con la vida y con la liberación y con el amor a la libertad. Tengo a Satanás en mi, fluyendo por mis venas y por mi música".

No deja de llamar la atención que precisamente estas revistas especializadas, se ocuparan entonces también de otro caso de experiencia cercana a la muerte. La misma experiencia sin embargo había producido la reacción contraria: "Estuve clínicamente muerto durante 3 horas", asegura Austin Carlile, líder del grupo Of Mice & Men. "Finalmente me bauticé este último domingo, después de tomarme 28 años para comprender el lugar que ocupaba Dios en mi vida, quitarme del medio y seguirle realmente a él". "Intentar hacer las cosas por mí mismo me había dejado incapaz de seguir", decía también Austin en otro momento. "Descansar en mi propia capacidad de perseverar y esforzarse no era suficiente. Su gracia ha sido arrolladora y en cada obstáculo que he enfrentado, estoy orgulloso de decir que ha sido la esperanza que tengo en él lo que me ha empujado a seguir adelante y luchar. Por su gracia, ya estoy completo".

Algo nuevo bajo el Sol

“Todas las cosas son fatigosas más de lo que el hombre puede expresar”, escribe con demoledora razón el desconocido autor del Eclesiastés en la Biblia. “¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo bajo el Sol”. “El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay”, escribe por su lado el autor el Libro de los Hechos, “siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas. Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación; para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros.”

El apóstol Pablo entonces cita literalmente a los poetas de su tiempo al escribir: “Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas también han dicho: Porque linaje suyo somos. Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la Divinidad sea semejante a oro, o plata, o piedra, escultura de arte y de imaginación de hombres. Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos.”

Tiene sentido que los más jóvenes sean más optimistas en relación a las posibilidades que tenemos al oponernos a Dios. Todavía no han tenido la oportunidad de aburrirse del pecado. Dios sin embargo provee de lluvia y sol a jóvenes y viejos, justos e injustos de cualquier edad, raza o religión. Una mirada honesta a la historia nos enseña que no podemos hacer lo que queremos. Dios tuerce o endereza los caminos según su voluntad como decía el propio Homero. Dios no hace acepción de personas: “por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia mediante la redención que es en Cristo Jesús”. El deseo y la intención del creador es que nos volvamos a él, no recorriendo un largo y complicado camino precisamente: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dió a su Hijo unigénito para que todo aquel que en él crea no se pierda mas tenga vida eterna”, escribe también en la Biblia el apóstol Juan.

Escrito en Barcelona por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 5939 visitas.


Galería permanente de imágenes sobre ′Rock y Satanismo′



′Películas de terror en 1968′ de Pablo Fernández (2020)


Películas de terror en 1968

Faltan 305 días para que empiecen las proyecciones relacionadas


ADELANTE


Forum: Lista de las proyecciones temporales en Entrelíneas

′El fin del verano y la eterna adolescencia′ de Pablo Fernández (2020)
¡Ya disponible! ·.·★ Faltan 30 horas para que terminen las proyecciones relacionadas
ADELANTE

′La religión y el desencanto de Whitney Houston′ de Pablo Fernández (2020)
¡Ya disponible! ·.·★ Faltan 30 horas para que terminen las proyecciones relacionadas
ADELANTE

′Hijas que heredan el desamparo′ de Pablo Fernández (2020)
Faltan 30 horas para que empiecen las proyecciones relacionadas
ADELANTE

Ver todas las proyecciones ›






¿Tienes algo que decir?



Por favor escribe las letras y los números de este código en el siguiente recuadro:

¿Deseas recibir notificación de otros comentarios al mismo artículo?
No


¿VER LOS ARTÍCULOS MÁS COMENTADOS?

Todas las series de podcasts disponibles para escuchar y descargar