<
Estudio

La predicación de Stott

Stott predicaba con esa extraña combinación de convicción y apertura por la que enseñaba la verdad con autoridad dejando a las personas la libertad para pensar por sí mismas

La predicación de Stott

Modificado el 2021/10/17

“La predicación debe ser con autoridad, al exponer los principios bíblicos, pero tentativa al aplicarlos a los complejos temas del momento”, dice John Stott (1921-2021) en su libro “La predicación, puente entre dos mundos” (Libros Desafío, 2000). Esa extraña combinación de convicción y apertura, dogmatismo y agnosticismo, por la que Stott enseñaba la verdad con autoridad, pero dejaba a las personas la libertad para pensar por sí mismas, sigue siendo bastante inusual en un medio que suele tender al fundamentalismo o al liberalismo. No hay mucho entre medio. Ese es, sin embargo, el cristianismo evangélico clásico que creo que tendríamos que recuperar entre tanto predicador americano de moda.





Decía el predicador evangélico anglicano Charles Simeon, que llevaba predicando en 1827 cuarenta y cinco años, pero que los primeros siete años, sus sermones no tenían ni pies ni cabeza. A él le ayudó mucho el “Ensayo sobre la composición de un sermón” de John Claude. En el 150 aniversario de Simeon, Stott escribió “Una apreciación personal” para una antología americana de sus sermones. El predicó a menudo en su púlpito de la iglesia de la Santa Trinidad de Cambridge, bastión de la fe evangélica que sufrió el desprecio de sus contemporáneos, pero vivió también la conversión de estudiantes como Henry Martyn, que fue pionero de la misión en India y Persia.

En “Mansfield Park” (1814) un personaje de Jane Austen, Mr. Crawford define un buen sermón como aquel que produce la “gratificación de la elocuencia del púlpito sin ofender el buen gusto, ni acabar con la paciencia de sus oyentes”. Ese era el ideal del XIX. Tras el Gran Despertar del Avivamiento del siglo XVIII con la predicación de Wesley y Whitefield, la predicación entra en una crisis de la que no había salido todavía en el periodo de entre guerras del siglo XX, cuando nace Stott. Muchos pensaban que había pasado ya la época de los sermones.

DE CHARLAS Y ESTUDIOS BÍBLICOS

El evangelista de la Unión Bíblica con el que Stott se convierte cuando estudia la secundaria en el elitista colegio privado de Rugby, E. J. H. Nash, da enseguida oportunidades a este adolescente para hablar de Cristo en las reuniones que hacen en la escuela. En los retiros que organizaba, Stott llega a dominar ese peculiar género que es la “charla de campamento”. Se trataba de conferencias temáticas, más que expositivas, que parten de un texto bíblico, pero que buscan la respuesta práctica de ir a Cristo o dar los primeros pasos del discipulado.

Ya antes de llegar al ministerio en la iglesia de All Souls, Stott se da cuenta que la predicación expositiva no es tampoco un estudio bíblico en que se sigue verso a verso, un libro de la Biblia. Este es uno de los errores más extendidos sobre lo que es la predicación expositiva, ya que sobre todo en Estados Unidos, hay iglesias conservadoras que practican lo que en Gran Bretaña llaman un “running commentary” –o sea recorrer de pasada un pasaje, verso a verso, añadiendo algún comentario a lo que es poco más o menos, una paráfrasis del texto–, que los americanos llaman predicación expositiva.

Este era el modelo de predicación que se enseñaba en Ridley Hall y se hacía en los estudios bíblicos de los grupos evangélicos universitarios en Cambridge. Es así como predicaba también Stott, los primeros años, que iba en bicicleta, los domingos a los cultos de pequeñas iglesias rurales en pueblos como Little Shelford o Six Mile Bottom. Es en la revista de la Comunidad de Estudiantes Evangélicos, donde Stott comienza a publicar “Algunos pensamientos sobre la predicación expositiva”:

PREDICACIÓN EXPOSITIVA

“Exponer la Palabra de Dios no es tratar un versículo o un pasaje de la Biblia, sino mostrar su significado, su aplicación y desafío. La exposición es todo lo contrario a la imposición. El predicador expositivo no va al texto con la mente dispuesta a imponer el sentido al texto, sino con una mente abierta a recibir un mensaje que comunicar a otros. El deseo más profundo del predicador expositivo es que las Escrituras hablen por sí mismas, y predicar de tal manera que el brillante esplendor del texto eclipse el sermón que han escuchado.”

En 1947 el evangelista Charles Fuller, conocido por su programa de radio “La Hora del Avivamiento Estilo Antiguo” había fundado un seminario con su nombre en Pasadena (California). Como muchos predicadores tenía complejo de no haber estudiado y su sueño era formar un centro de educación teológica superior que llevará su propio nombre. Para ello contrató a algunos de los profesores de seminario más conocidos, ofreciéndoles el doble de sueldo, tres meses de vacaciones de verano y el sol de California, a cambio de escribir un libro cada año que fuera tan comentado, que hiciera pronto famoso el seminario. Lo logró y tras del debate interno de “la batalla por la Biblia” entre varios de sus profesores, Donald McGavran lanza el movimiento del “iglecrecimiento” en 1961, cuando invitan a Stott ese año, a dar las primeras conferencias con el nombre de los padres de la esposa de Fuller, Payton, sobre un tema homilético.

Stott decide hacer para las Conferencias Payton, una serie de estudios sobre las palabras del Nuevo Testamento que constituyen “El Cuadro Bíblico del Predicador”. Los mensajes se publican luego en un libro que traduce en 1987 el médico psiquiatra evangélico de Barcelona, Pablo Martínez Vila, amigo íntimo y colaborador de Stott, publicado por Clie en Terrassa –ahora lo edita Libros Desafío en Grand Rapids (Michigan, Estados Unidos) con el título de “Facetas del Predicador” desde el año 2000–. La obra es un estudio magistral sobre las imágenes bíblicas del predicador como mayordomo, heraldo, testigo, siervo y padre.

En 1971 Martyn Lloyd-Jones publica también las conferencias sobre “La predicación y los predicadores”, que hace en el Seminario Teológico de Westminster (Filadelfia, Estados Unidos) –traducido por la editorial Peregrino de Ciudad Real en el 2003–. El enfoque de Lloyd-Jones no es tan sistemático y contemporáneo como el de Stott, pero se basa en la tradición galesa de “la unción” que llega de los puritanos a los Avivamientos del siglo XVIII.

PUENTE ENTRE DOS MUNDOS

El profesor y evangelista anglicano evangélico carismático Michael Green publicaba en los años 70 una colección de libros para la prestigiosa editorial de Londres, Hodder & Stoughton, que encabezaba cada título con las palabras de “Yo creo”. La editorial Caribe publicó en Miami algunas traducciones de la serie –como fueron los volúmenes dedicados a la Revelación del australiano Leon Morris, la Resurección del profesor americano de Fuller, George Eldon Ladd, la Gran Comisión por Max Warren, o el Espíritu Santo del propio Michael Green–, pero el dedicado a la predicación de John Stott no se publicó en castellano hasta el año 2000 con el título que tiene en Estados Unidos, “Puente entre dos mundos”, en vez del original de “Creo en la predicación”.

Stott firmó el contrato para el libro en 1977, pero se molestó cuando la editorial publicó el libro del miembro británico de la comisión de Qumrán, John Allegro, que perdió la cabeza y empezó a especular en la época psicodélica que Jesús podía ser un alucinógeno que usara la comunidad de supuestos esenios que tenía los manuscritos de los rollos del Mar Muerto. “El hongo sagrado y la cruz” es uno de esos libros que demuestran cómo se puede ser un científico reconocido y no decir más que tonterías –una advertencia para tantos “conspiranoicos” que citan para sus teorías delirantes, individuos que fueron autoridades académicas, pero que en algún momento perdieron la cabeza– como Allegro o su colega Strugnell –otro miembro de la comisión de Qumrán, que acabó alcoholizado con su divorcio–. Ser científico no te libra de la excentricidad, el sensacionalismo, o la enfermedad mental.

Stott trabaja en su libro sobre la predicación desde finales de los años 70, pero no lo publica hasta 1982 en la editorial con la que había firmado el contrato, Hodder. Es un libro que conozco bien, porque coincide con la época en que me dio clase en el Instituto de Londres para el Cristianismo Contemporáneo, que fundó ese mismo año para difundir el concepto de “doble escucha”. La primera parte tiene un bosquejo histórico como el de Lloyd-Jones, pero más sistemático. Luego contesta a las objeciones que consideran la predicación como algo ya desfasado. Y a continuación desarrolla su visión de ella como “puente entre dos mundos”. La segunda parte es eminentemente práctica. Es un llamado a estudiar y preparar bien el sermón, pero también se centra en la persona del predicador, destacando la necesidad de sinceridad, seriedad, valor y humildad.

PROCLAMANDO LA VERDAD

El libro recibió mucha atención desde el principio. El arzobispo de Canterbury, Donald Coggan, escribió un comentario elogioso diciendo que “eso es de lo que trata realmente la predicación”. Animó a los consejos parroquiales a comprar a sus clérigos un ejemplar de la obra, que en alguna diócesis regaló el obispo mismo. El periódico oficial anglicano Church Times le dedicó una página entera con extractos durante varias semanas, así como un largo comentario de Michael Hocking.

La crítica que recibió es que era demasiado idealista. Se basan en la conocida excusa de que no hay tiempo para dedicar tantas horas al estudio, cuando es en realidad una cuestión de prioridades. Eso lo entendió claramente su amigo Dick Lucas, que junto a Jonathan Fletcher comienza en 1981 una pequeña conferencia sobre predicación expositiva para los jóvenes que estaban entrando en el ministerio. Sus mensajes al mediodía en el centro comercial de Londres en plena City, habían llenado su iglesia de St. Helen´s en Bishopsgate con breves predicaciones expositivas con el Evangelio como centro.

La centralidad de la predicación en el ministerio de Dick Lucas inspira una Asamblea de Ministerio Evangélico que vuelve a unir a los evangélicos anglicanos más jóvenes con pastores de “iglesias libres” –independientes de la Iglesia de Inglaterra, muchos incluso en la línea reformada de Lloyd-Jones– en el mismo lugar donde se produjo la división en la Alianza Evangélica con Stott de moderador en el Salón Central metodista de Westminster en 1966. De ahí nace la Fundación para la Proclamación que organiza un curso de formación para predicadores de un año, Cornhill, bajo la dirección del pastor de la Federación de Iglesia Evangélicas Independiente, David Jackman.

LA BIBLIA HABLA

La Fundación de Stott, Langham, promueve ahora también cursos para predicadores en países como España, bajo la dirección para Europa y el Caribe de Mark Meynell, que estuvo en el equipo del ministerio de All Souls y se encarga ahora de una página web con un podcast por el centenario de Stott. El primer estudio sobre su predicación lo hizo un americano que era “asistente de estudio” suyo, a principios de los años 80, Mark Labberton. Participó en la preparación de la última etapa de la redacción del libro y le acompañó en un viaje a la India y Bangladesh. Escuchó centenares de sermones suyos del archivo de All Souls –disponibles ahora en Internet por la magnífica página web que tiene la iglesia, donde me ha sorprendido escuchar la fuerza de la voz del joven Stott, que no conocí más que en su edad madura–.

Labberton dice que los rasgos principales de la predicación de Stott son: su base bíblica, el equilibrio con el que trata los temas, la forma intelectual en que lo hace y la manera cómo evita toda teatralidad. El editor en los años 80 de la revista estadounidense que fundó Billy Graham y dirigió Carl Henry, Christianity Today, Kenneth Kantzer, se sorprende que “su mensaje es siempre el mismo, pero siempre resulta nuevo y fresco”. Se da cuenta que “simplemente enseña la Biblia”. Su método es buscar –como observa Labberton– “el pensamiento que domina” un pasaje de la Escritura y presentarlo con la mayor claridad posible.

En una entrevista del año 95, Stott lo explica muy bien: “Queremos que la congregación descubra el secreto de cómo llegamos a las conclusiones de lo que dice la Biblia”. Así que “lo que haces gradualmente desde el púlpito, es formar a la congregación, no sólo en lo que la Biblia enseña, sino como llegamos a la conclusión de lo que dice”. La hermenéutica deja de ser así, la especialidad de los eruditos, para convertirse en la herramienta con la que todo creyente puede leer la Escritura, por sí mismo.

Es “el libre examen” de la “Sola Escritura”, por la que se trata en definitiva de dejar que la Biblia hable por sí misma. Y ella es “viva y eficaz” (Hebreos 4:12). Al “discernir los pensamientos y las intenciones del corazón”, ya no leemos nosotros, el Libro, el Libro nos lee a nosotros.

Escrito en Madrid por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 523 visitas.


Galería permanente de imágenes sobre ′La predicación de Stott′


La predicación de Stott



Forum: Lista de las proyecciones temporales en Entrelíneas

′Zérkalo y el espejo de Andrei Tarkovski′ de Andrei Tarkovski (1975)
¡Ya disponible! ·.·★ Tienes 3 días para ver las proyecciones relacionadas
ADELANTE

′Sam Taylor y la escuela del grunge de Wilde Silas Tomkyn′ de Pablo Fernández (2020)
¡Ya disponible! ·.·★ Tienes 27 días para ver las proyecciones relacionadas
ADELANTE

′La espiritualidad cristiana de Bob Marley′ de Kevin Macdonald (2012)
Faltan 3 días para que empiecen las proyecciones relacionadas
ADELANTE

Ver todas las proyecciones ›



Buenas noticias de un Dios que se relaciona con su creación:


Escuchar más podcasts sobre la Biblia de José de Segovia






¿Tienes algo que decir?



Por favor escribe las letras y los números de este código en el siguiente recuadro:

¿Deseas recibir notificación de otros comentarios al mismo artículo?
No


¿VER LOS ARTÍCULOS MÁS COMENTADOS?

John R. W. Stott [0] John Stott

La noticia de la partida de John Stott me ha llenado de recuerdos del tiempo que pasé en el Instituto de Londres para el Cristianismo Contemporáne

LEER ARTÍCULO #0

John R. W. Stott [1] La vida de Stott hace cien años

La humildad de Stott no era fingida y su amabilidad era conmovedora, pero cuando tenía que decir algo, lo hacía con convicción y sin afán de controversia

LEER ARTÍCULO #1

John R. W. Stott [2] La conversión de Stott

La escuela de Rugby es conocida por ser algo más que el lugar donde nació el deporte que lleva ese nombre, sino que es también el centro de educación privada más elitista que hay en Inglaterra

LEER ARTÍCULO #2

John R. W. Stott [3] El pacifismo instintivo de Stott

John Stott solía decir que era un pacifista instintivo en la Segunda Guerra Mundial y en un mundo que no había conocido el movimiento por la paz de los años 60

LEER ARTÍCULO #3

John R. W. Stott [4] Stott y los campamentos evangélicos

La visión de Bash era alcanzar con el Evangelio las elitistas escuelas privadas, conocidas como públicas en Gran Bretaña

LEER ARTÍCULO #4

John R. W. Stott [5] La teología que estudió Stott

El cristianismo evangélico se ha distinguido siempre por su ignorancia de la teología moderna pero cuando alguno se acerca a ella suele hacerlo de forma acrítica

LEER ARTÍCULO #5

John R. W. Stott [6] La iglesia de Stott

La iglesia All Souls fue dedicada por el obispo Howley en 1824 y su tradición evangélica viene de su segundo rector, Charles Baring, amigo del reformador social evangélico Lord Shaftersbury

LEER ARTÍCULO #6

John R. W. Stott [7] Cuando Stott se hizo vagabundo

John Stott quería sentir lo que es ser rechazado por la sociedad y se acercó por eso a los transeúntes indigentes junto al río Támesis en la zona de Embankment

LEER ARTÍCULO #7

John R. W. Stott [8] La pasión de Stott por el Evangelio

John Stott fue uno de los principales representantes del cristianismo evangélico el siglo pasado por su pasión por el Evangelio

LEER ARTÍCULO #8

John R. W. Stott [9] La soltería de Stott

Ha habido siempre ministros anglicanos evangélicos solteros pero sufren todavía la desconfianza que esta costumbre produce en círculos conservadores

LEER ARTÍCULO #9

John R. W. Stott [10] Stott y el fundamentalismo

Las palabras pueden ser un arma de guerra arrojadiza que actúe devastadoramente contra el enemigo y la religión no es ninguna excepción en ese sentido

LEER ARTÍCULO #10

John R. W. Stott [11] John Stott, el evangelista

Stott recorrió Inglaterra, América, Australia y África anunciando el Evangelio en reuniones organizadas por iglesias y universidades donde los estudiantes querían compartir su fe

LEER ARTÍCULO #11

John R. W. Stott [12] Los retiros de Stott

John Stott encontró un lugar en los años 50 donde retirarse a leer, meditar y escribir, o simplemente mirar los pájaros, el resto de su vida en la costa noroeste de Galés

LEER ARTÍCULO #12

John R. W. Stott [13] El cristianismo básico de Stott

Pocas cosas le molestaban tanto a Stott como el llamado odium theologicum, la violencia verbal de las discrepancias doctrinales sobre religión

LEER ARTÍCULO #13

John R. W. Stott [14] Stott y la revolución de los 60

Durante la década de 1960 varios de los miembros del equipo de All Souls como Ted Schroder o Roger Simpson llevan las melenas y patillas propias de su tiempo

LEER ARTÍCULO #14

John R. W. Stott [15] Stott y la experiencia carismática

El movimiento carismático crecía con fuerza en la iglesia anglicana durante 1962 y John Stott tenía su propia opinión

LEER ARTÍCULO #15

John R. W. Stott [16] El anglicanismo de Stott

Dirigentes como el Dr. Martyn Lloyd-Jones consideraron en 1967 imposible seguir colaborando con hombres del movimiento evangélico anglicano como J. I. Packer

LEER ARTÍCULO #16

John R. W. Stott [17] La influencia social del cristiano

John Stott se lamentaba ya en 1967 de la reputación partisana que tenían los evangélicos siempre a la defensiva de una postura específica

LEER ARTÍCULO #17

John R. W. Stott [18] La predicación de Stott

Stott predicaba con esa extraña combinación de convicción y apertura por la que enseñaba la verdad con autoridad dejando a las personas la libertad para pensar por sí mismas

LEER ARTÍCULO #18

John R. W. Stott [19] Stott y La Cruz de Cristo

John Stott creía que la cruz de Cristo transforma todo y nos da una relación con Dios de adoración, amor por los enemigos y valor para enfrentar la perplejidad del sufrimiento

LEER ARTÍCULO #19

John R. W. Stott [20] Stott en Latinoamérica

El primer contacto del teólogo peruano con su obra fue cuando se publicó Cristianismo básico en inglés en 1959, que su amigo y mentor Roberto Young le regaló un ejemplar

LEER ARTÍCULO #20

John R. W. Stott [21] John Stott y la teología del infierno

John Stott no habla de inmortalidad condicional porque no cree que sea bíblico hablar de la inmortalidad del alma

LEER ARTÍCULO #21

John R. W. Stott [22] El diálogo de Stott

El teólogo John Stott buscaba lo que le unía pero también aclarar sus diferencias al hablar con otras personas

LEER ARTÍCULO #22

Todas las series de podcasts disponibles para escuchar y descargar