<
Estudio

El mal y la buena batalla de la fe de Robert y Michele King

El mal es el título de la serie pero también la idea que está en la base de los pensamientos que impulsaron a Robert King

El mal y la buena batalla de la fe de Robert y Michele King

Modificado el 2021/10/05

El matrimonio Robert King y Michele King acaba de firmar un nuevo contrato de cinco años con CBS. Su trilogía de series sobre abogados tituladas “inJustice”, “The Good Wife” y “The Good Fight” no deja de recibir premios pero ¿qué hay detrás de ese éxito? Según Robert King el ser humano es malo por naturaleza y es precisamente ese mal lo que sirve de materia prima a su propio equipo de escritores.





Robert King nació en 1959. Sus padres eran de ascendencia italiana e irlandesa y le matricularon a él en un colegio católico a cuarenta y cinco minutos de San Francisco. La institución que eligen luego para sus estudios superiores sin embargo es Westmont College. Westmont College había sido fundado cerca de Los Angeles en 1937 por una intrépida protestante y mujer de negocios llamada Ruth Kerr.

El poder de pensar mejor

Alexander H. Kerr se había casado con Ruth y logrado una gran fortuna, gracias a la patente de una jarra de cristal, cuando se cruzó con el evangelista D. L. Moody. El entonces nuevo e ilusionado hombre de negocios estaba entregado a la difusión de su nueva fe y la recogida de fondos de ayuda humanitaria cuando contrajo la neumonía que le quitó la vida. Ruth no se dejó impresionar, exactamente igual que muchas de las mujeres de las series de Robert King. Ruth Kerr no sólo sacó adelante la educación de sus seis hijos sino también el negocio y las tareas filantrópicas de su difunto esposo, de entre las cuales hemos ya mencionado la institución educativa Westmont College en Los Angeles.

El lema de Westmont College es “Think Deeper. Impact Wider” y anima a los estudiantes a pensar e impactar ofreciendo programas sobre cine para cristianos pero también muchas otras carreras más comunes como Matemáticas, Biología o Psicología. Robert King escogió sin embargo una carrera difícil de explicar en castellano llamada “Liberal Arts” y que consiste en pocas palabras en la formación de habilidades en la resolución de problemas y la efectiva defensa de las ideas. ¡Justamente lo que hace la mayor parte de los personajes de sus series!

Robert King asegura que fue en Westmont College donde conoció por primera vez a otro tipo de cristianos como los calvinistas de Christian Reformed Church, a los que mencionó muchos años después, en su episodio “Parenting Made Easy” de “The Good Wife”. Robert King, cuando todavía no encontraba trabajo como guionista en 1984, trabajaba en la tienda deportiva FrontRunners de Brentwood. Fue allí donde conoció a la que llegaría a ser su buena esposa.

Michele cursaba entonces el último año en la universidad de UCLA en el centro de Los Angeles y reponía calcetines en la misma tienda, el mismo turno y el mismo expositor cuando cruzó sus dedos con los de Robert King. Michele King es de tradición judía y agnóstica de convicción pero todavía acompaña a menudo a Robert en sus visitas a la misa de los domingos. Cabe imaginar que aprovechan sus propias discusiones personales para esbozar guiones para la serie “Evil”.

El matrimonio entre el cielo y el infierno

La serie “Evil” ha encontrado en SyFy Channel un canal apropiado. “Evil” no cuenta ya con la habitual producción ejecutiva de Ridley Scott, el director de Alien, Blade Runner o Prometheus, pero el matrimonio tiene ahora su propia credibilidad y ha renovado gracias a ella un acuerdo para una tercera temporada. Sus protagonistas diseccionan los casos paranormales desde el punto de vista religioso y científico al más puro estilo de “The X-Files”. El mal es el título de la serie pero también la idea que está en la base de los pensamientos que impulsaron a Robert King e incluye un memorable guiño a la película del católico William Friedkintit titulada “The Exorcist” (1979).

En un juicio como cualquiera de los muchos que se suceden en una serie como “The Good Wife” no cabe hablar del bien y el mal porque estos no son términos que se utilizan en la legislación moderna. Lo que pasa es que el concepto de fondo está igualmente implícito en lo que conocemos más popularmente como crimen y castigo. Un espectador que no conozca bien la Biblia será incapaz de percibirlo; pero de hecho, especialmente en los guiones de “The Good Fight”, se disparan como ametralladoras infinidad de citas de la Biblia. Los personajes de Robert y Michelle son capaces de resolver un caso al poder diferenciar una traducción de la Biblia católica de otra protestante, como ocurre específicamente en el episodio “Unprepared” de “The Good Wife”.

El tema religioso en cualquier caso se trata de forma más explícita con la aparición de la serie “Evil”. Parte de su equipo trabaja ahora en un polígono de Brooklyn simultáneamente para “Evil” y “The Good Fight” como asegura Mike Colter. Colter, más conocido por su papel de superhéroe para la serie de “Luke Cage”, ahora hace de un apuesto aspirante al sacerdocio y comedido buscador de milagros llamado David Acosta. Justo en el extremo opuesto del bien que persigue el escéptico equipo de David Acosta está el diabólico Dr. Leland Townsend, un personaje inspirado según Robert en el protagonista del relato del escritor anglicano C.S. Lewis titulado “Cartas del diablo a su sobrino” (1942).

Robert King ya había trabajado contenido de terror. Su primer guión de hecho fue para una película de terror titulada “The Nest” (1988), donde las cucarachas sufren una mutación que les permite atacar y comerse a los seres humanos. El simplismo a la hora de hacer juicios es un recurso muy útil para ahorrarnos tiempo pero a largo plazo nos evita realmente conocer la verdad. Las historias de Robert King y Michele King disfrutan llevando al espectador justamente al entendimiento de que nada es lo que parece y que hay mucho en juego que podemos perder al no prestar atención.

La buena batalla de la fe

"Fight the good fight of faith" es una frase que le escribe el apóstol Pablo a su joven amigo Timoteo según la traducción de la Biblia al inglés de King James. La serie “The Good Fight” es especialmente atrevida al menos en relación a “The Good Wife”. El entonces presidente Donald Trump se lleva sin duda el premio al personaje más ridículo de la serie pero también sufren de ser caricaturizados muchos jueces y los agentes que favorecen la comercialización de la justicia. Los demás protagonistas se muestran contradictorios y erráticos en general. Fornican, se drogan y mienten con una naturalidad que les ha posicionado claramente lejos de la mojigatería de la que muchas veces se acusa a los cristianos.

Robert y Michelle trabajan en lo que hoy se conoce como el cuarto de escritores, un concepto colaborativo de trabajo claramente estructurado y jerarquizado, donde curiosamente las reglas más básicas giran alrededor de principios bastante humanistas. ¡Si quieres llegar lejos en este tipo de equipos, más te vale ayudar a tu prójimo! “El pecado original es un tema perfectamente dramático para la televisión” asegura Robert King en la línea de lo que ciertamente caracteriza buena parte de la obra de Alfred Hitchcock, Martin Scorsese o Paul Schrader.

¿Se puede creer en el pecado original en el Siglo XXI? La idea no es irracional precisamente. Podemos creer más fácilmente que miles de años de experiencias se transmiten a través de nuestro ADN porque eso nos permite aprovechar la misma verdad dejando a un lado a Dios. Ocurre lo mismo con el destino del Universo. Podemos creer fácilmente que toda materia conocida desaparecerá finalmente bajo los efectos del BIG RIP, pero no podemos aceptar que ocurra lo mismo en un juicio final de Dios. Muchos creyentes tampoco lo hacen especialmente mejor cuando fundamentan su fe en los ritos y en ese sentido la sensatez viene de los labios de la agnóstica Michelle King.

Los ritos y el perdón de una buena esposa

Michelle King también está muy interesada en conocer el origen del mal. Ella asegura que la idea original de “The Good Wife” nació a partir de una serie de escándalos políticos como el del entonces presidente Bill Clinton y su esposa Hillary. Varios casos simultáneos de mujeres emprendedoras y profesionales en el área de las leyes cubrieron los escándalos públicos de sus maridos. Michelle King no podía entenderlo y eso le empujó a hacerse muchas preguntas que pensó podría resolver por medio de su próxima serie de televisión.

Siete temporadas de “The Good Wife” no parecían ser suficientes para resolver el enigma en 2015. Habían pasado ya siete años, los espectadores necesitaban algo nuevo y el matrimonio King es plenamente consciente de esa irracional e inmisericorde sed por lo nuevo que tiene la audiencia. “The Good Fight” es por eso en realidad un reinicio de “The Good Wife”. El primer caso de la nueva serie es de hecho un delito ocultado premeditadamente por la propia familia del acusado y hasta las plaquetas durante el rodaje son las mismas, con la diferencia de una pegatina que sustituye “Wife” por “Fight”.

Michele King asegura creer realmente que sería ideal encontrar un rito que pudiese sanar a las personas del mal pero duda de que ese rito sea realmente conocido. Las leyes y los jueces tienen todas las ventajas y sin embargo están puestos al servicio de intereses egoístas: “No nos pagan por descubrir la verdad” asegura el bueno de Will Gardner. Michelle asegura que para ella la alternativa de la psicología o el exorcismo sería ideal si funcionase pero tal y como realmente sabemos estos ritos no siempre funcionan. Hay prácticas exorcistas en el hinduismo, el islam, el judaismo, el taoismo y el budismo pero lo habitual de hecho es que los ritos se sucedan una y otra vez sin sanar realmente a las personas. La referencia más evidente en este caso sería "The Devil and Father Amorth", el reciente documental sobre un caso real de exorcismo de William Friedkintit - que curiosamente empezó su carrera con una película titulada “Good Times” (1967).

La verdadera armadura de la fe

Robert King reconoce a Patheos que durante un tiempo se había excedido llevando el tema religioso demasiado a su terreno personal, dejando poco lugar para la imaginación para beneficiar su propia argumentación. La serie “Evil” comienza siendo por esa razón poco creíble, demasiado predecible y algo aburrida pero a mitad de la primera temporada ya ha dejado atrás ese lastre. El protagonista Mike Colter asegura que no aceptó ese papel por algún tipo de afinidad religiosa y el resultado es francamente interesante una vez aplicada esa corrección y superado el malentendido.

Luchar sí pero ¿con qué armas? Tienes que estar muy mal para no desear luchar contra el mal pero la cuestión es ¿qué podemos hacer realmente en esa batalla? Cuando somos jóvenes estamos llenos de optimismo y creemos que podremos marcar la diferencia, ignorando así la desoladora realidad de que no ha dejado de haber jóvenes desde la fundación de las primeras civilizaciones hace más de 6500 años. Se conservan leyes escritas desde hace más de 3700 años pero desde entonces ha bastado un pequeño desaire para que los ejércitos se levanten en armas y arrasen etnias enteras.

Sabemos que hasta las Fuerzas de Paz de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) han sido juzgadas por más de 2000 abusos sexuales en los últimos 12 años. La pregunta de quién podrá ayudarnos es todavía más inquietante a medida que adquirimos conocimiento histórico y hace poco creíble la idea de que el mal pueda solucionarse con educación, derecho, psicología o exorcismos. El apóstol Pablo que animaba al joven Timoteo a luchar la batalla de la fe en el Siglo I, identificaba también cuáles sí eran exactamente las armas para esa lucha en otra carta a los creyentes de la mediterránea ciudad de Éfeso.

La serpiente levantada en el desierto

El apóstol Pablo aseguraba ya en el génesis del cristianismo que las armas contra el mal no son ritos más o menos recurrentes o acertados sino atributos eternos y propios de Cristo: la verdad, la justicia, la paz, la fe, la salvación y la palabra de Dios. ¿Queremos hacerlos nuestros? ¿queremos realmente hacer de sus atributos nuestras armas? La mera idea de que el objetivo lo haya logrado alguien mejor que tú hace 2000 años ya resulta para muchos insoportable. Preferimos como en muchas otras áreas de la vida decidir cuáles son las armas con las que vamos a luchar pero que nadie se sorprenda si al final hemos perdido el tiempo en el intento.

La Biblia no está llena de acontecimientos sobrenaturales como muchos se imaginan sin haberla leído. La mayor concentración de milagros ocurren casi al final, durante la corta vida de Jesús. Los exorcismos en particular aparecen como una forma de curación de entre las muchas sobre las cuales actuaba Jesús. No hay nada que parezca apuntar a que Cristo creyera que aquellos milagros fueran a cambiar sustancialmente el mal o la opinión que tendrían de él. El evangelista Juan escribe que cuando las multitudes venían a él impresionados, “no se fiaba de ellos... porque sabía lo que había en el hombre”.

Luchemos sí pero dejemos también lo que no nos corresponde en las manos de Dios. Nicodemo, el famoso líder judío que visitó a Jesús de noche y creía así ponerlo de su lado, se llevó a casa más preguntas que respuestas “¿Cómo puede alguien nacer de nuevo? ¿Puede acaso entrar otra vez en el vientre de su madre?”. Jesús entonces se identifica a sí mismo como la serpiente de Moisés que se levantaba en el desierto y a la que sólo mirando fijamente podías evitar la muerte. “Para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna”, continúa escribiendo exactamente en el versículo 15 del capítulo 3 del Evangelio de Juan según la traducción de Reina Valera.

Escrito en Barcelona por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 282 visitas.


Galería permanente de imágenes sobre ′Robert King′


El mal y la buena batalla de la fe de Robert y Michele King

Video especial sobre ′Robert King′





Forum: Lista de las proyecciones temporales en Entrelíneas

′JPUSA: El último bastión de la Gente de Jesús′ de Pablo (2020)
¡Ya disponible! ·.·★ Tienes 13 días para ver las proyecciones relacionadas
ADELANTE

′Hijas que heredan el desamparo′ de Pablo Fernández (2020)
¡Ya disponible! ·.·★ Tienes 13 días para ver las proyecciones relacionadas
ADELANTE

′Black Sabbath y la herencia religiosa de Ozzy Osbourne′ de Pablo Fernández (2020)
Faltan 13 días para que empiecen las proyecciones relacionadas
ADELANTE

Ver todas las proyecciones ›



Buenas noticias de un Dios que se relaciona con su creación:


Escuchar más podcasts sobre la Biblia de José de Segovia






¿Tienes algo que decir?



Por favor escribe las letras y los números de este código en el siguiente recuadro:

¿Deseas recibir notificación de otros comentarios al mismo artículo?
No


¿VER LOS ARTÍCULOS MÁS COMENTADOS?

Todas las series de podcasts disponibles para escuchar y descargar