<
Estudio

John Stott y la teología del infierno

John Stott no habla de inmortalidad condicional porque no cree que sea bíblico hablar de la inmortalidad del alma

John Stott y la teología del infierno

Modificado el 2021/11/21

La experiencia que tenemos de la vida es tan ambigua, que no conocemos bien sin mal. No hay bondad pura. Siempre está mezclada con intereses mezquinos. Incluso el mal que hay en este mundo, no es sin restricciones, sea por la conciencia, el gobierno, o la Providencia misma. Es casi imposible para nosotros, imaginar una bondad como la del cielo y una maldad como la del infierno. No sabemos de qué estamos hablando.





No hay doctrina cristiana tan impopular como la del infierno. Por muchos intentos que se hagan de desmantelar esta “bomba” teológica, es difícil escapar de la claridad con la que Jesús habla de ello. No es el Dios del Antiguo Testamento, como la gente cree, quien lo enseña, sino Jesús. Es difícil pasar por alto, palabras como las de Mateo 5:24-30, Marcos 9:42-48, o Lucas 16:19-31. Algunos dirán que son parábolas, metáforas, o lenguaje que no podemos tomar literalmente, pero son expresiones que nos molestan tanto, que preferiríamos que estuvieran en otros labios. Nuestros patéticos esfuerzos porque digan otra cosa de lo que dicen, coinciden sospechosamente con nuestro natural rechazo a ellas.

Para alguien con tanta conciencia del consenso histórico, como fue John Stott (1921-2011), sería impensable decir que negara el infierno. Cuando se resumen así, los comentarios que hizo sobre el tema al final de su vida, no se puede hacer mayor injusticia a lo poco que dijo y escribió sobre esta cuestión. Cualquiera de los que tratamos con él en aquella época, como pudiera ser Pablo Martínez Vila o yo mismo, somos testigos de que cuando se le preguntaba, nunca dijo que no creyera en el infierno. De hecho, no escribió ningún artículo o libro sobre el tema.

Las únicas referencias que todavía hoy se pueden encontrar en Internet o en cualquier sitio, son a un diálogo con un teólogo liberal llamado David Edwards en 1988, publicadas con el título de “Essentials”. Fuera de ello, no hay más que unas declaraciones para decir que se trataba de una mera hipótesis sobre la forma que el fuego de la condenación eterna pudiera tener de destrucción o aniquilación. Su nombre aparece, sin embargo, siempre el primero en los listados de teólogos evangélicos que hubieran cuestionado la doctrina tradicional del infierno… ¿cómo es esto posible?

“CAZA DE HEREJES”

La influencia que adquirió Stott, tanto en Gran Bretaña como en el resto del mundo, hizo que muchos se sintieran eclipsados por la importancia que tenía en el medio evangélico. En cierto sentido, hasta James I. Packer (1926-2020) se tiene que marchar a Estados Unidos, al verse convertido en una figura secundaria en el propio anglicanismo evangélico británico. El único predicador que tuvo una influencia semejante a Stott, el siglo pasado, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo, fue Billy Graham (1928-2018).

El evangelista americano fue el centro de todos los ataques doctrinales del neo-fundamentalismo de la posguerra, al no poder hacer ninguna acusación de inmoralidad sexual contra él. Le calificaron de ecuménico, universalista y todo lo que hiciera falta, pero con Stott, la cosa no era tan fácil. No sólo era de una integridad ética libre de toda sospecha, sino que era además, un ejemplo de humildad y vida sencilla, que avergonzaba a cualquier predicador estadounidense, por la simplicidad con la que vivía. Le acusaban de compromiso eclesial por su anglicanismo, pero no encontraban ninguna desviación doctrinal en su extensa obra –que va desde la teología sistemática a los comentarios bíblicos, pasando por la ética y las cuestiones pastorales–, hasta llegar a la controversia sobre el infierno en los años 90.

Sobra decir que no hay predicador, por muy conservador que sea, al que no hayan acusado de errores doctrinales. Basta un ejemplo de paradigma de la “sana doctrina”, como puede ser para algunos, John MacArthur, para recordar que ha sido cuestionado por enseñanzas tan fundamentales como negar la filiación eterna del Hijo. Repetidamente, tanto de palabra como por escrito, aseguraba en base a Romanos 1:4, que Jesucristo no es Hijo de Dios hasta su resurrección. Esta especulación, que fue objeto de muchas controversias al principio de las Asambleas de Hermanos, fue abandonada ante el consenso de la cristiandad sobre el carácter eterno de la filiación del Hijo. MacArhur insistió en ello, sin embargo, hasta que no tuvo más remedio que eliminar estas afirmaciones de sus libros. ¿Quiere decir eso que MacArthur es un hereje? ¡Por supuesto que no! Lo que quiero decir es que no hay nadie que esté libre de errores teológicos… ¡Sólo la Biblia es infalible!

“EL FUEGO QUE NUNCA SE APAGA”

Stott creía en el diálogo y tal como era su costumbre, no rehusó hablar con un teólogo que se calificaba a sí mismo de “liberal”, como David Edwards, para aclarar “lo esencial” de sus diferencias con los “evangélicos”. En el último apartado del libro que publicó Hodder & Stoughton, Stott expone “El Evangelio para el mundo”. En la página 287, Edwards se pregunta qué lugar tiene “el fuego del infierno” en el mensaje evangélico, para ser fieles a las palabras de Jesús. Cita el Pacto de Lausana, que Stott redactó en 1974, para desechar “toda forma de sincretismo y diálogo que implique que Cristo habla en cualquier religión o ideología”, afirmando que “todos los que rechazan a Cristo se condenan a la separación eterna de Dios”. Edwards observa que para Stott, el conocimiento natural de Romanos 1 nos condena. Le pregunta entonces, si su preferencia por el término “separación” a “castigo”, significa que el “perecer” del que habla Jesús en Mateo 18:14 o Lucas 13:3-5 podría suponer una “inmortalidad condicional”.

Stott no habla de “inmortalidad condicional”, porque no cree que sea bíblico hablar de la “inmortalidad del alma”. Ese es un concepto filosófico griego, pero desarrolla en detalle el sentido que puede tener “el fuego eterno” como “aniquilación”. El argumento es básicamente filológico. No es el planteamiento adventista o de los Testigos de Jehová del aniquilacionismo, sino que refleja la argumentación del abogado y teólogo de las Iglesias de Cristo, Edward Fudge, sobre “El fuego que nunca se apaga” –publicado en 1982 con un prólogo del profesor de las Asambleas de Hermanos, F. F. Bruce–. Muestra los problemas que esa hipótesis tiene: al hablar de “el gusano que no muere” junto al “fuego que nunca se apaga” (Marcos 9:48); el contraste del “castigo eterno” con la “vida eterna” (Mateo 25:46); la agonía del rico en Lucas 16; y “el tormento día y noche por los siglos de los siglos” de Apocalipsis (20:10). Sin embargo, concluye que es “justa” y legitima, esa alternativa de interpretación bíblica al “tormento consciente eterno”.

El problema para muchos, empezando por Packer, es que su problema es fundamentalmente, sentimental. Me recuerda la argumentación de otro predicador conservador tan fiel a la Biblia como es David Burt, que también cuestiona la interpretación tradicional del infierno en su librito “En el umbral de la muerte”. Ambos desarrollan un argumento filológico, pero parten del mismo presupuesto que Stott: una objeción sentimental. Stott dice: “Emocionalmente, encuentro el concepto intolerable y no entiendo cómo puede la gente vivir con ello, sin cauterizar sus sentimientos, o romperse bajo la tensión” (p, 314). No obstante, reconoce que “nuestras emociones son una guía fluctuante y poco fiable, para la verdad, que no se puede poner por encima de la autoridad suprema de la Palabra de Dios”. Aunque al considerarla de nuevo, se abre a la “posibilidad” de que la Escritura apunte a una “aniquilación”, en vez del “tormento consciente eterno” tradicional.

“DEPRAVACIÓN TOTAL”

Si hay una doctrina de la Reforma sobre la que Stott insistía continuamente, esa es la “depravación total del hombre”. Bien entendida, como solía decir, todo cristiano tiene que aceptarla. No significa ni más ni menos, que no hay aspecto de la vida humana que esté libre de pecado, ¡incluida la mente! La pretensión por la que algunos se enorgullecen de su “sana doctrina” es una completa contradicción con la enseñanza bíblica de que no entendemos como debiéramos. Nadie tiene un conocimiento perfecto de la verdad de Dios. El Espíritu Santo nos ayuda a entender la Biblia, pero nuestra compresión de ella no es infalible, como la Escritura.

Su razonamiento sobre este tema me parece que está en contradicción con algo que él siempre repetía. Cuando llegamos a una conclusión diferente a lo que el cristianismo histórico ha estado enseñando durante siglos, debemos dudar si es eso realmente lo que dice el texto. Ya que como él solía decir, durante más de veinte siglos cada generación ha estado leyendo el mismo Libro en todo lugar, ¿cómo es que yo ahora descubro “el verdadero sentido” de estas palabras? La tradición no es una autoridad independiente de la Escritura, pero te muestra cuando puedes tener una interpretación equivocada.

A decir verdad, Stott insistió siempre que habló sobre el tema, que era una “mera hipótesis”. Lo único que decía es que estaba abierto a esta “posible interpretación”. No es justo, por lo tanto, poner su nombre para encabezar una lista de teólogos que sí, que han escrito extensamente sobre la cuestión y han rechazado abiertamente la postura tradicional – ¡menos aún, resumir todo esto diciendo que él niega el infierno! –. Lo que está claro es que ha habido una redefinición en la teología evangélica del “castigo eterno”, frente al consenso de la Iglesia antigua, cuando como Packer dice, tanto el catolicismo-romano como la ortodoxia oriental y el protestantismo histórico han rechazado tanto el universalismo como el aniquilacionismo. Lo que no se puede es juntar las dos cosas. Stott dijo claramente: “No soy, ni puedo ser universalista”.

“DESCENDIÓ A LOS INFIERNOS”

Si la defensa de Bruce de la tesis de Fudge sorprendió a muchos en las Asambleas de Hermanos, John Wenham tomó esa posición en el anglicanismo evangélico junto al episcopal reformado Philip Hughes en Estados Unidos. Lo que a Stott más le molestó es que Packer usara su nombre en una conferencia en Australia, por rechazar “el obvio sentido de la Escritura”, algo que repitió luego en Trinity, el año 89. Lo que provocó un extenso reportaje en la revista Christianity Today –fundada por Billy Graham y que en esa época tenía a Packer como su principal asesor teológico–, junto a multitud de libelos de autores como John Gerstner –profesor y colaborador de Sproul–, que tiene un lenguaje tan agresivo, que te dan ganas de tomar la postura opuesta. Todo llevó a unos excesos, que el biógrafo de Stott, Dudley-Smith llega a calificar de “calumnia”, la afirmación de que Stott “negaba el infierno”.

El año 2000 la Alianza Evangélica encargó “Un informe sobre la naturaleza del infierno” a la comisión para la unidad y verdad entre los evangélicos. Constata la división de opiniones, pero llama al diálogo y al respeto a los que llama “tradicionalistas” y “condicionalistas”. La verdad es que ahora el infierno se ve más como una “decisión” personal, al estilo de C.S. Lewis, o una “separación” en los términos del Pacto Lausana. Yo creo en la realidad del infierno porque como Stott, creo que la Cruz es central a la fe cristiana. Como él, rechazo el universalismo, porque ¿cómo puedo decir que Dios no va a castigar a nadie, si llevó a su Hijo al Calvario?

Creo con el Símbolo Apostólico, a diferencia de Grudem, que Cristo “descendió a los infiernos”. Ya que conoció el horror de la separación del Padre y el tormento de la ira divina, para que yo no tenga que pasar por ella. Si la salvación me asombra, es porque creo que merezco el juicio y la condenación de Dios. Es sólo por la fe, que creo que “no hay condenación para los que están en Cristo Jesús” (Romanos 8:1). Y tiemblo ante “el horror de caer en manos del Dios vivo” (Hebreos 10:31). Es por eso que no puedo hablar de ello sin lágrimas, como decía M´Cheyne. No hay otro refugio de la ira venidera que la Cruz del Calvario. Y esa supone un tormento eterno.

Escrito en Madrid por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 556 visitas y 1 comentarios.


Galería permanente de imágenes sobre ′John Stott y la teología del infierno′


John Stott y la teología del infierno



Forum: Lista de las proyecciones temporales en Entrelíneas

′Zérkalo y el espejo de Andrei Tarkovski′ de Andrei Tarkovski (1975)
¡Ya disponible! ·.·★ Faltan 17 horas para que terminen las proyecciones relacionadas
ADELANTE

′Sam Taylor y la escuela del grunge de Wilde Silas Tomkyn′ de Pablo Fernández (2020)
¡Ya disponible! ·.·★ Tienes 25 días para ver las proyecciones relacionadas
ADELANTE

′La espiritualidad cristiana de Bob Marley′ de Kevin Macdonald (2012)
Faltan 17 horas para que empiecen las proyecciones relacionadas
ADELANTE

Ver todas las proyecciones ›



Buenas noticias de un Dios que se relaciona con su creación:


Escuchar más podcasts sobre la Biblia de José de Segovia




Comentario de IVAN

"No puedo estar más en desacuerdo... lo siento pero cada argumento que expone es refutable, desde los tres ñasajes citados al comienzo (hay claramente otra forma de leerlo, sin forzarlos a nada, al contrario, más natural), siguiendo por la tradición histórica que menciona (ni que hubiera consenso históricamente sobre este tema...no es nuevo precisamente), y por mencionar otra contradicciones en sus palabras (no hay interpretación quebsea infalibe dice... le falta añadir salvo la mia jeje). Siento mucho que tenga esa visión, espero que algún día pueda verlo de otra forma, no solo por él, que también, sino por la cantidad de personas que creen estas palabras. Aún así mi mas sincero cariño y un abrazo fuerte. No estamos de acuerdo pero le deseo lo mejor." (2021-11-23 14:14:27)



¿Quieres responder al comentario de IVAN ?
Responde aquí a IVAN


Por favor escribe las letras y los números de este código en el siguiente recuadro:

¿Deseas recibir notificación de otros comentarios al mismo artículo?
No






¿Tienes algo que decir?



Por favor escribe las letras y los números de este código en el siguiente recuadro:

¿Deseas recibir notificación de otros comentarios al mismo artículo?
No


¿VER LOS ARTÍCULOS MÁS COMENTADOS?

John R. W. Stott [0] Introducción

Stott creía en la verdad del Evangelio, pero supo mostrarla con gracia y confianza a un mundo que veía perdido

LEER ARTÍCULO #0

John R. W. Stott [1] Infancia

La humildad de Stott no era fingida y su amabilidad era conmovedora, pero cuando tenía que decir algo, lo hacía con convicción y sin afán de controversia

LEER ARTÍCULO #1

John R. W. Stott [2] Conversión

La escuela de Rugby es conocida por ser algo más que el lugar donde nació el deporte que lleva ese nombre, sino que es también el centro de educación privada más elitista que hay en Inglaterra

LEER ARTÍCULO #2

John R. W. Stott [3] Pacifismo

John Stott solía decir que era un pacifista instintivo en la Segunda Guerra Mundial y en un mundo que no había conocido el movimiento por la paz de los años 60

LEER ARTÍCULO #3

John R. W. Stott [4] Campamentos

La visión de Bash era alcanzar con el Evangelio las elitistas escuelas privadas, conocidas como públicas en Gran Bretaña

LEER ARTÍCULO #4

John R. W. Stott [5] Facultad

El cristianismo evangélico se ha distinguido siempre por su ignorancia de la teología moderna pero cuando alguno se acerca a ella suele hacerlo de forma acrítica

LEER ARTÍCULO #5

John R. W. Stott [6] All Souls

La iglesia All Souls fue dedicada por el obispo Howley en 1824 y su tradición evangélica viene de su segundo rector, Charles Baring, amigo del reformador social evangélico Lord Shaftersbury

LEER ARTÍCULO #6

John R. W. Stott [7] Pobreza

John Stott quería sentir lo que es ser rechazado por la sociedad y se acercó por eso a los transeúntes indigentes junto al río Támesis en la zona de Embankment

LEER ARTÍCULO #7

John R. W. Stott [8] Evangelio

John Stott fue uno de los principales representantes del cristianismo evangélico el siglo pasado por su pasión por el Evangelio

LEER ARTÍCULO #8

John R. W. Stott [9] Soltería

Ha habido siempre ministros anglicanos evangélicos solteros pero sufren todavía la desconfianza que esta costumbre produce en círculos conservadores

LEER ARTÍCULO #9

John R. W. Stott [10] Fundamentalismo

Las palabras pueden ser un arma de guerra arrojadiza que actúe devastadoramente contra el enemigo y la religión no es ninguna excepción en ese sentido

LEER ARTÍCULO #10

John R. W. Stott [11] Misión

Stott recorrió Inglaterra, América, Australia y África anunciando el Evangelio en reuniones organizadas por iglesias y universidades donde los estudiantes querían compartir su fe

LEER ARTÍCULO #11

John R. W. Stott [12] Hookses

John Stott encontró un lugar en los años 50 donde retirarse a leer, meditar y escribir, o simplemente mirar los pájaros, el resto de su vida en la costa noroeste de Galés

LEER ARTÍCULO #12

John R. W. Stott [13] Cristianismo básico

Pocas cosas le molestaban tanto a Stott como el llamado odium theologicum, la violencia verbal de las discrepancias doctrinales sobre religión

LEER ARTÍCULO #13

John R. W. Stott [14] Revolución de los 60

Durante la década de 1960 varios de los miembros del equipo de All Souls como Ted Schroder o Roger Simpson llevan las melenas y patillas propias de su tiempo

LEER ARTÍCULO #14

John R. W. Stott [15] Experiencia carismática

El movimiento carismático crecía con fuerza en la iglesia anglicana durante 1962 y John Stott tenía su propia opinión

LEER ARTÍCULO #15

John R. W. Stott [16] Anglicanismo

Dirigentes como el Dr. Martyn Lloyd-Jones consideraron en 1967 imposible seguir colaborando con hombres del movimiento evangélico anglicano como J. I. Packer

LEER ARTÍCULO #16

John R. W. Stott [17] Cultura

John Stott se lamentaba ya en 1967 de la reputación partisana que tenían los evangélicos siempre a la defensiva de una postura específica

LEER ARTÍCULO #17

John R. W. Stott [18] Predicación

Stott predicaba con esa extraña combinación de convicción y apertura por la que enseñaba la verdad con autoridad dejando a las personas la libertad para pensar por sí mismas

LEER ARTÍCULO #18

John R. W. Stott [19] Cruz

John Stott creía que la cruz de Cristo transforma todo y nos da una relación con Dios de adoración, amor por los enemigos y valor para enfrentar la perplejidad del sufrimiento

LEER ARTÍCULO #19

John R. W. Stott [20] Latinoamérica

El primer contacto del teólogo peruano con su obra fue cuando se publicó Cristianismo básico en inglés en 1959, que su amigo y mentor Roberto Young le regaló un ejemplar

LEER ARTÍCULO #20

John R. W. Stott [21] Infierno

John Stott no habla de inmortalidad condicional porque no cree que sea bíblico hablar de la inmortalidad del alma

LEER ARTÍCULO #21

John R. W. Stott [22] Diálogo

El teólogo John Stott buscaba lo que le unía pero también aclarar sus diferencias al hablar con otras personas

LEER ARTÍCULO #22

John R. W. Stott [23] Legado

John Stott unía la urgencia del evangelista con la convicción del teólogo dogmático y la gracia del pastor con la amplitud de la generosidad del que ve más allá de la capilla

LEER ARTÍCULO #23

Todas las series de podcasts disponibles para escuchar y descargar