Estudio

El infierno de Branwell Bronte

Sexo, drogas y literatura, no parece el tema de la exposición que uno espera encontrar en la casa pastoral de las hermanas Bronte. Se refiere en realidad

El infierno de Branwell Bronte

Modificado el 2010/05/17

Sexo, drogas y literatura, no parece el tema de la exposición que uno espera encontrar en la casa pastoral de las hermanas Bronte. Se refiere en realidad a su desgraciado hermano, cuyo nombre da subtitulo a esta exhibición: El mundo infernal de Branwell Bronte. He pensado sobre él esta mañana, que he visto la cama donde murió a los treinta años, consumido por el alcohol, el opio y el desamor. Hacía bastante frío en los páramos de Yorkshire, pero quería ver la casa que tenía el pastor Bronte en el pueblecito de Haworth, aprovechando que tenía que hablar en una iglesia evangélica de Bradford.

Suelen decir que en todas las familias hay una "oveja negra", pero cuesta sin embargo imaginar qué es lo que atrajo al hijo del pastor Bronte al lado oscuro de la vida. Orgullo de su padre y sus hermanas en la infancia, Branwell (1817-1848) tomó sin embargo el camino equivocado en su juventud, que le llevarí­a a la más tremenda desesperación"

Después de intentar hacerse una carrera como poeta y pintor, Branwell fue expulsado de uno y otro trabajo, como tutor de varias familias, hasta caer locamente enamorado de la esposa del último pastor que le habí­a contratado. La señora se llamaba Robinson -como las otras dos, que se han hecho famosas posteriormente en el cine y la polí­tica de Irlanda del Norte, por el escándalo que protagonizaron con jóvenes adolescentes-. A Branwell, le costó el empleo, pero también la vida, ya que volvió a casa alcohólico y adicto al opio, hasta caer en un delirium tremens, que encubrió la tuberculosis de la que murió poco después -como sus hermanas-, con apenas treinta años.

Viendo el sofá donde acabó su vida Emily -ese mismo año-, imagino que el dolor que le produjo su hermano, le sirvió de algo más que de inspiración para el personaje de Heathcliff en Cumbres borrascosas. Anne, que era muy creyente y escribió muchas cosas inspiradas por su fe, falleció también unos meses después. Las dos escribí­an en la mesa que ahora tengo delante, con una letra minúscula -incapaz de descifrar sin lupa-, aquellos increí­bles libros que tanto nos fascinan.

DESENGAñO AMOROSO

Branwell entró en una profunda depresión, a raí­z de su relación con la señora Robinson. Estaba ya de vuelta en casa de su padre, cuando murió su marido -el pastor Robinson-, en 1846. El joven vio entonces la oportunidad de casarse con la madura viuda -que era también hija de pastor-, pero ella lo rechazó. El problema no eran tanto los diecisiete años que habí­a de diferencia, como el hecho de que Branwell no tení­a un penique. Ella apeló a la voluntad de su marido, y a cambio le mandó dinero de vez en cuando, que gastaba en bebida y opio...

En El arrendatario de Wilfeld Hall, Anne Bronte convierte los sentimientos de su hermano en el enamoramiento de su personaje por una viuda, que resulta estar separada de un marido de vida disipada, al que intenta redimir antes de su muerte. Mientras que aquí­ es un hombre soltero, el que no puede casarse con una mujer oficialmente unida a un marido inmoral, en Jane Eyre -la novela de su hermana Charlotte-, es la mujer quien no puede casarse con un hombre, que está en secreto, oficialmente unido a una mujer enferma mental.

Las penas de amor de Branwell, le llevaron en su locura, no sólo a la adicción, sino al delirium tremens, por el que llegó a incendiar su propia cama, siendo salvado por su hermana Emily. Sus últimos dí­as fueron extrañamente tranquilos. Su padre -el pastor-, buscó su arrepentimiento. Parece que murió en paz, pero sus últimas palabras fueron: "En toda mi vida no he hecho nada, ni grande, ni bueno".

¿ES AMOR TODO LO QUE NECESITAMOS?

El anhelo humano por un amor verdadero, ha sido siempre celebrado en canciones e historias. Sin una relación romántica, nuestras vidas parecen carecer de sentido. No hay nada malo en tener esos sentimientos -aunque como Branwell podemos tenerlos por la persona equivocada-, pero se pueden convertir fácilmente en un í­dolo, que exige todo de nosotros. Sólo así­ se puede explicar las relaciones abusivas que algunos sufren y nos llevan a romper cualquier promesa, racionalizar toda indiscreción o traicionar la confianza de otros. Puesto que la idolatrí­a es una esclavitud.

La Biblia nos cuenta una historia que muestra cómo la búsqueda de amor, se puede convertir en una forma de idolatrí­a. Al engañar a su padre Isaac, haciéndose pasar por su hermano Esaú, Jacob tiene que dejar su familia y su herencia. Lleno de cinismo y amargura, trabaja para su tí­o Labán, cuando se enamora de su prima Raquel. Amaba su cuerpo y su belleza. Así­ que se ofrece a trabajar siete años para su tí­o, para poder casarse con ella (Génesis 29:16-20). Un enorme precio -para lo que era habitual entonces-, pero le parecieron como unos dí­as, porque la amaba (v. 21). La expresión tiene en hebreo un sentido erótico: la deseaba, tanto sexual como emocionalmente.

Jacob se sentí­a vací­o. Nunca tuvo el amor de su padre, que preferí­a a su hermano Esaú; habí­a perdido el cariño de su madre; y desde luego no sentí­a el cuidado de Dios. Buscaba en el sexo y el amor romántico, transcendencia y significado. La persona amada se convierte así­ en un ideal divino que puede satisfacer tu vida -"no eres nadie, hasta que alguien te ama", dice una canción popular-. Mantenemos por eso la fantasí­a de que si encontramos a nuestro "hermano del alma", todo lo que está mal en nosotros será curado. El objeto amado se convierte entonces en un dios, que no puede sino desilusionarnos...

LA DEVASTACIÓN DE LA IDOLATRIA

El vací­o de Jacob le hizo especialmente vulnerable. Al verle tan enamorado, su tí­o se aprovechó de él. Cuando le preguntó si podí­a casarse con Raquel, le contestó vagamente. Jacob querí­a que dijera sí­, y por eso le pareció oí­r que decí­a que sí­, aunque no dijo que sí­. Al pasar los siete años, reclamó a la novia, y en medio de la fiesta, la recibió embriagado, estando ella cubierta con un velo. A la mañana siguiente, descubrió que era su hermana Lea (v. 25)...

Las decepciones sentimentales suelen ser muy grandes, porque el amor romántico tiene un enorme poder en el corazón y la imaginación humana. Llega a dominar de tal forma nuestra vida, que se convierte en una droga, para intentar escapar de la realidad -como sin duda querí­a hacer Branwell-. Nuestros temores y vacio interior, lo convierten en un narcótico, que nos lleva a tomar decisiones necias y destructivas.

Después de haber sido engañado por su tí­o, Jacob acepta sin embargo trabajar otros siete años para tener a Raquel. Ya que no querí­a simplemente una esposa, sino alguien que le salvara. La querí­a y necesitaba tanto, que oí­a y veí­a, lo que querí­a oí­r y ver. Su idolatrí­a produjo una inmensa miseria en la familia. Adoró y favoreció a los hijos de Raquel -frente a los de Lea-, amargando a todos sus hijos.

La Biblia dice que Lea tení­a un problema en los ojos. Al contrastarlo con la belleza de Raquel, entendemos que era algo que la hací­a poco atractiva. Viví­a bajo la sombra de su hermana, y su propio padre parece querer deshacerse de ella, entregándola a Jacob. Y aunque "Jacob amaba a Raquel más que a Lea" (v. 30), ella desea conseguir el amor de su marido. Lo intentaba teniendo hijos (vv. 31-35), pero cada nuevo nacimiento la hundí­a en una mayor soledad"

PROFUNDA DESILUSIÓN

¿Qué sentido tiene toda esta historia? Muchos intentan encontrar en estos relatos una moraleja, pero no es ese el sentido de la Historia del Antiguo Testamento, al que apuntan todas estas historias. La Biblia nos muestra continuamente a hombres débiles, que no merecen la gracia de Dios, ya que no la buscan, ni aprecian, incluso después de haberla recibido.

No importa en quién pongas tus esperanzas, a la mañana siguiente siempre estará Lea, nunca Raquel. Ninguna persona, por muy buena que sea, puede darte lo que tú necesitas. ¿Por qué? "La mayor parte de la gente, si realmente ha aprendido a examinar su propio corazón -dice C. S. Lewis en Mero cristianismo-, sabrá que lo que quiere y desea intensamente, no es algo que podamos tener en este mundo". Porque aunque "hay todo tipo de cosas en esta vida que te lo ofrecen, ninguna puede mantener su promesa".

Cuando te das cuenta de eso, puedes hacer varias cosas. Puedes echarle en primer lugar la culpa a aquello que te ha fallado y buscar otra cosa, pero en ese caso, continuaras en la idolatrí­a y la adicción espiritual. O puedes culparte a ti mismo y verte como un fracaso -como parece que hizo Branwell-.

Algunos prefieren simplemente culpar al mundo, o al sexo opuesto, y se vuelven duros, cí­nicos y vací­os. Pero puedes también volverte a Dios. Ya que como decí­a Lewis: "Si encuentro en mi un deseo, que ninguna experiencia en este mundo puede satisfacer, la explicación más probable es que hemos sido hechos para otro mundo (algo sobrenatural y eterno)".

EL PODER DEL AMOR

Se suele decir que "los hombres usan el amor, para conseguir el sexo, pero las mujeres usan el sexo, para conseguir amor". Lo cierto es que cualquiera de los dos í­dolos nos va a decepcionar. Ambos son una forma de esclavitud.

Dios sin embargo hizo algo en la vida de Lea. A pesar de sus luchas y confusión, busca al Dios de gracia, que conoce su miseria (v. 32). Jacob y Labán le habí­an robado la vida, pero cuando ella da su corazón al Señor, recibe de nuevo la vida. Dios la hace así­ antecesora de Jesús, por medio de Judá, a través de quien vendrí­a el verdadero Rey, el Mesí­as. Ya que la salvación no viene por la hermosa Raquel, sino por la despreciada Lea.

La que nadie querí­a, Dios ama tanto, que se ofrece como su Esposo. En su gracia nos salva por el poder de un amor, que vence a la idolatrí­a. Sólo hay unos brazos que pueden darte lo que tu corazón desea...

Cuando Dios vino a este mundo por medio de Jesucristo, lo hizo como hijo de Lea. Nacido en un pesebre, sin hermosura alguna para que le deseáramos (Isaí­as 53:2). A los suyos vino, pero los suyos no le recibieron (Juan 1:11). Al final todos le abandonaron. Hasta a su Padre gritó: "¿Por qué me has desamparado?" ¿Por qué? ¡Por ti y por mí­! ¡Dejemos de buscar en otros nuestra salvación! Porque tenemos un Salvador"

Escrito en Madrid por el / Hasta el día de hoy esta página ha tenido 13866 visitas y 2 comentarios.


Galería permanente de imágenes sobre ′Branwell Bronte′


El infierno de Branwell Bronte



Forum: Lista de las proyecciones temporales en Entrelíneas

′Stranger Things y el pánico al satanismo en el cine de los 80′ de Pablo Fernández (2020)
¡Ya disponible! ❤ Faltan 5 horas para que terminen las proyecciones relacionadas
DETALLES

′La historia de Stryper entre bastidores′ de Pablo Fernández (2020)
¡Ya disponible! ❤ Faltan 5 horas para que terminen las proyecciones relacionadas
DETALLES

′La espiritualidad en el cine de los hermanos Dardenne′ de Pablo (2020)
★ Faltan 5 horas para que empiecen las proyecciones relacionadas
DETALLES

Ver todas las proyecciones ›



Buenas noticias de un Dios que se relaciona con su creación:


Escuchar más podcasts sobre la Biblia de José de Segovia




Comentario de Anonimo

"Buen relato." (2019-05-21 23:48:10)



¿Quieres responder al comentario de Anonimo ?
Responde aquí a Anonimo


Por favor escribe las letras y los números de este código en el siguiente recuadro:

¿Deseas recibir notificación de otros comentarios al mismo artículo?
No




Comentario de José Pablo Fernández

"¡Excelente reflexión!" (2018-02-17 17:37:39)



¿Quieres responder al comentario de José Pablo Fernández ?
Responde aquí a José Pablo Fernández


Por favor escribe las letras y los números de este código en el siguiente recuadro:

¿Deseas recibir notificación de otros comentarios al mismo artículo?
No






¿Tienes algo que decir?



Por favor escribe las letras y los números de este código en el siguiente recuadro:

¿Deseas recibir notificación de otros comentarios al mismo artículo?
No


¿VER LOS ARTÍCULOS MÁS COMENTADOS?

Todas las series de podcasts disponibles para escuchar y descargar




ENVIAR ↷