¿Cuáles eran las creencias religiosas de Frank Capra?

Frank Capra recibió una educación católica no estricta en su infancia y su relación con el cristianismo se limitaba a una visita anual a la iglesia coincidiendo con la Navidad hasta 1934. Ese año sufrió una crisis emocional e inspirado entonces por las palabras de un anónimo que le animaba a entregar sus talentos a Dios y a la humanidad, Frank Capra experimentó una conversión similar a la de muchos de sus personajes. Posteriormente acompañaba a su esposa Lucille Reyburn cuando visitaban la iglesia y decía de sí mismo que era “un católico en espíritu, alquien que cree firmemente que los inmorales, los sabiondos y los mafiosos podrán destruir la religión pero nunca podrán conquistar la cruz”. "El mundo no es exclusivamente malo, escribe en su autobiografía titulada "The man above the title" (1971). “Sí, claro que sufrimos pesadillas, pero también tenemos sueños. Experimentamos acosos pero también una gran compasión. En el mundo también hay cosas buenas y estas son maravillosas". "Mis películas exploran el corazón no a través de la lógica sino de la compasión". "Trato las pequeñas dudas de los hombres, sus dificultades, su pérdida de confianza en sí mismos, sus vecinos, su Dios. Y también la superación de las dudas, el valor para renovar la fe y la convicción final de que debe sobrevivir y permanecer siendo libre".