<
Derrota de los asirios y muerte de Senaquerib
Derrota de los asirios y muerte de Senaquerib (Ilustrador de Bible Historiale, 1372) / Máquina del Tiempo
Entrelíneas Palabra Isaías

Isaías [45/45] Lo que me rogaste

Versículo 21-38 del Capítulo 37 de Libro de Isaías explicado por José de Segovia


Escuchar:

¿No puedes escucharlo? Prueba el Reproductor #2 o el Reproductor #3. También puedes descargar el podcast para oirlo en otro momento o dispositivo



: Podcast 45/44

La salvación no se encuentra en el dinero, la diplomacia o las armas:

¿Para qué sirve la oración? Para muchos es desde luego un ejercicio absurdo. Otros lo ven más bien como un ejercicio de auto-reflexión, para pensar en voz alta más o menos. Hay también quien ve la oración más de una manera supersticiosa, como una especie de ritual mágico, que despierta poderes desde lo alto y que tenemos a nuestra disposición, como una especie de técnica para poder contar con recursos que no tenemos. Pero como estamos viendo en esta experiencia de Isaías y Ezequías la oración está verdaderamente centrada en Dios. Nos muestra que no había nada más práctico que Ezequías pudiera hacer en ese momento que orar, ya que ni los esfuerzos diplomáticos, ni los sobornos, ni las armas habían logrado lo que deseaban. La oración va a hacer lo que ninguna de estas lograron.

Esta exposición bíblica de fue grabada en Madrid el 2 de Abril de 2009. Consulta los titulares de ese día en El País, El Mundo o ABC.

Texto en el que se basa la exposición:

Entonces Isaías hijo de Amoz envió a decir a Ezequías: Así ha dicho Jehová Dios de Israel: Acerca de lo que me rogaste sobre Senaquerib rey de Asiria, estas son las palabras que Jehová habló contra él: La virgen hija de Sion te menosprecia, te escarnece; detrás de ti mueve su cabeza la hija de Jerusalén. ¿A quién vituperaste, y a quién blasfemaste? ¿Contra quién has alzado tu voz, y levantado tus ojos en alto? Contra el Santo de Israel. Por mano de tus siervos has vituperado al Señor, y dijiste: Con la multitud de mis carros subiré a las alturas de los montes, a las laderas del Líbano; cortaré sus altos cedros, sus cipreses escogidos; llegaré hasta sus más elevadas cumbres, al bosque de sus feraces campos. Yo cavé, y bebí las aguas, y con las pisadas de mis pies secaré todos los ríos de Egipto. ¿No has oído decir que desde tiempos antiguos yo lo hice, que desde los días de la antigüedad lo tengo ideado? Y ahora lo he hecho venir, y tú serás para reducir las ciudades fortificadas a montones de escombros. Sus moradores fueron de corto poder; fueron acobardados y confusos, fueron como hierba del campo y hortaliza verde, como heno de los terrados, que antes de sazón se seca. He conocido tu condición, tu salida y tu entrada, y tu furor contra mí. Porque contra mí te airaste, y tu arrogancia ha subido a mis oídos; pondré, pues, mi garfio en tu nariz, y mi freno en tus labios, y te haré volver por el camino por donde viniste. Y esto te será por señal: Comeréis este año lo que nace de suyo, y el año segundo lo que nace de suyo; y el año tercero sembraréis y segaréis, y plantaréis viñas, y comeréis su fruto. Y lo que hubiere quedado de la casa de Judá y lo que hubiere escapado, volverá a echar raíz abajo, y dará fruto arriba. Porque de Jerusalén saldrá un remanente, y del monte de Sion los que se salven. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto. Por tanto, así dice Jehová acerca del rey de Asiria: No entrará en esta ciudad, ni arrojará saeta en ella; no vendrá delante de ella con escudo, ni levantará contra ella baluarte. Por el camino que vino, volverá, y no entrará en esta ciudad, dice Jehová. Porque yo ampararé a esta ciudad para salvarla, por amor de mí mismo, y por amor de David mi siervo. Y salió el ángel de Jehová y mató a ciento ochenta y cinco mil en el campamento de los asirios; y cuando se levantaron por la mañana, he aquí que todo era cuerpos de muertos. Entonces Senaquerib rey de Asiria se fue, e hizo su morada en Nínive. Y aconteció que mientras adoraba en el templo de Nisroc su dios, sus hijos Adramelec y Sarezer le mataron a espada, y huyeron a la tierra de Ararat; y reinó en su lugar Esar-hadón su hijo.

Libro de Isaías. Capítulo 37, Versículo 21-38

Traducción de Reina-Valera (Revisión de 1960) | Compáralo con otras versiones

: Podcast 45/44


Series sobre textos específicos:


Series sobre libros completos:


PODCASTS MÁS COMPARTIDOS ›

La serie Isaías tiene 44 podcasts:

Libro de Isaías [01/45] Mi pueblo no tiene conocimientoLo que sabemos del profeta Isaías por medio de la tradición y las escrituras

[Imagen | Podcast]


Libro de Isaías [02/45] Son iniquidad vuestras fiestasHay infinidad de celebraciones religiosas detrás de las que podemos ocultar nuestra realidad

[Imagen | Podcast]


Libro de Isaías [03/45] Ciudad de justicia¿Cual es la relación que mantiene Dios con el pecador?

[Imagen | Podcast]


Libro de Isaías [04/45] Nos enseñará sus caminosEl sueño de nuestra sociedad por la paz no tiene mucha relación con la realidad

[Imagen | Podcast]


Libro de Isaías [05/45] Su tierra está llena de ídolos¿De qué sirven esas constumbres que el pueblo de Dios ha traído de Oriente?

[Imagen | Podcast]


Serie completa de Isaías | Todas las series

¡Suscríbete!

Algunos de nuestros usuarios reconocen escuchar estos PODCAST en familia durante las veladas de la noche, o durante el tiempo que pasan encerrados en el coche, o durante el tiempo que pasan en su habitación a la hora del café,... En cualquier caso reconocen así que apartar un tiempo específico del día o de la semana para reflexionar en la palabra de Dios es una decisión que puede reportar mucho beneficio a sus vidas. Si quieres unirte a ellos rellena este formulario para recibir notificaciones siempre el día antes y un enlace desde el que podrás editar o cancelar tu suscripción siempre que quieras.


Deseas recibir notificación de actualizaciones:

/ No


Usando este formulario aceptas las condiciones



¿Otros canales de suscripción?


Esta selección de PODCASTS no habría sido posible sin la valiosa ayuda de David Casado, Antonio Pedro Campos, Natán de Segovia, Daniela Céspedes, Gerson Mariño, Gabriel Penalva o Luís González entre otros muchos miembros de Grupos Bíblicos Universitarios, Iglesia Evangélica de la Gracia en Barcelona, Iglesia Evangélica Betania en Sevilla y por supuesto Iglesia Cristiana Reformada en Madrid. A todos, ¡gracias!

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA
Calle General Aranaz, 49
28027 Madrid (Spain)
Síguela en Facebook, Wordpress, YouTube (1) y YouTube (2)




ENVIAR ↷