Las campanas de la mañana
Las campanas de la mañana (Carlos Schwabe, 1891) / Máquina del Tiempo
Entrelíneas Palabra Iglesia

Iglesia [39] La importancia de saber lo que crees

Capítulo 19 de Libro de los Jueces explicado por José de Segovia


Escuchar:

¿No puedes escucharlo? Prueba el Reproductor #2 o el Reproductor #3. También puedes descargar el podcast para oirlo en otro momento o dispositivo



: Podcast 39/59

La falsa religión y su vacío contenido pueden llegar a hacer enfermar a la sociedad:

Cuando la religión se convierte en lo que estamos viendo en el Libro de Jueces, el vacío que deja en la sociedad tiene grandes consecuencias. El vacío tiene aparentemente una superficie que permanece visible pero su contenido ahora evidencia un culto vacío de cualquier tipo de valor. George Steiner, el intelectual judío de origen vienés, que ha resididio y enseñado durante mucho tiempo en los Estados Unidos, es también considerado uno de los principales humanistas y recibió reciéntemente el premio Principe de Asturias. Bajo el sugerente título de “Nostalgia de los Absoluto” Steiner describe su particular visión de la contemporaneidad con textos como el siguiente: “Las iglesias y corrientes cristianas organizaron en gran medida la visión occidental de la identidad humana y de nuestra función en el mundo. Sus prácticas y simbolismos impregnaron significativamente nuestra cotidianidad desde el final del imperio romano y helenístico en adelante. Pero gradualmente fueron perdiendo el control sobre la sensibilidad y la existencia cotidiana. En mayor o menor grado el núcleo religioso del individuo y de la comunidad degeneró en convención social y se convirtió en una especie de cortesía o en un conjunto ocasional y superficial de actos reflejos. Ese decaimiento, ese agotamiento, que hasta tal punto llegó a afectar al centro mismo de la existencia existencial y moral de occidente, dejó un inmenso vacío. La historia política y filosófica de occidente durante los últimos 150 años puede ser entendida como una serie de intentos más o menos conscientes, más o menos sistemáticos, más o menos violentos, de llenar ese vacío general dejado por la desaparición de la teología”.

Selección de apuntes:


  1. El relativismo tiene graves consecuencias
  2. Lo que hay en nuestra cabeza condiciona lo que hacemos
  3. Este texto muestra el extremo al que lleva el abandono de la ley de Dios
  4. La brutalidad puede sorprender como resultado de la libertad
  5. El hombre pierde el control cuando se deja gobernar por su propios deseos
  6. La perversión de los hombres religiosos también será juzgada
  7. Dios no siempre hace caer fuego del cielo
  8. La ira de Dios se manifiesta cuando no somos cambiados por su palabra
  9. Nuestra actitud frente a la autoridad de Cristo tiene graves consecuencias
  10. La moral no puede solucionar nuestros problemas
  11. La reforma moral es incapaz de cambiar el corazón de los hombres
  12. Reconocer tu problema ante el Creador es un indicador de buenas noticias
  13. Debemos pedir a Dios la intervención de su poder sobrenatural
  14. Dios sí puede transformarnos realmente

Esta exposición bíblica de fue grabada en Barcelona el 27 de Septiembre de 2003. Consulta los titulares de ese día en El País, El Mundo o ABC.

Texto en el que se basa la exposición:

En aquellos días, cuando no había rey en Israel, hubo un levita que moraba como forastero en la parte más remota del monte de Efraín, el cual había tomado para sí mujer concubina de Belén de Judá. Y su concubina le fue infiel, y se fue de él a casa de su padre, a Belén de Judá, y estuvo allá durante cuatro meses. Y se levantó su marido y la siguió, para hablarle amorosamente y hacerla volver; y llevaba consigo un criado, y un par de asnos; y ella le hizo entrar en la casa de su padre. Y viéndole el padre de la joven, salió a recibirle gozoso; y le detuvo su suegro, el padre de la joven, y quedó en su casa tres días, comiendo y bebiendo y alojándose allí. Al cuarto día, cuando se levantaron de mañana, se levantó también el levita para irse; y el padre de la joven dijo a su yerno: Conforta tu corazón con un bocado de pan, y después os iréis. Y se sentaron ellos dos juntos, y comieron y bebieron. Y el padre de la joven dijo al varón: Yo te ruego que quieras pasar aquí la noche, y se alegrará tu corazón. Y se levantó el varón para irse, pero insistió su suegro, y volvió a pasar allí la noche. Al quinto día, levantándose de mañana para irse, le dijo el padre de la joven: Conforta ahora tu corazón, y aguarda hasta que decline el día. Y comieron ambos juntos. Luego se levantó el varón para irse, él y su concubina y su criado. Entonces su suegro, el padre de la joven, le dijo: He aquí ya el día declina para anochecer, te ruego que paséis aquí la noche; he aquí que el día se acaba, duerme aquí, para que se alegre tu corazón; y mañana os levantaréis temprano a vuestro camino y te irás a tu casa. Mas el hombre no quiso pasar allí la noche, sino que se levantó y se fue, y llegó hasta enfrente de Jebús, que es Jerusalén, con su par de asnos ensillados, y su concubina. Y estando ya junto a Jebús, el día había declinado mucho; y dijo el criado a su señor: Ven ahora, y vámonos a esta ciudad de los jebuseos, para que pasemos en ella la noche. Y su señor le respondió: No iremos a ninguna ciudad de extranjeros, que no sea de los hijos de Israel, sino que pasaremos hasta Gabaa. Y dijo a su criado: Ven, sigamos hasta uno de esos lugares, para pasar la noche en Gabaa o en Ramá. Pasando, pues, caminaron, y se les puso el sol junto a Gabaa que era de Benjamín. Y se apartaron del camino para entrar a pasar allí la noche en Gabaa; y entrando, se sentaron en la plaza de la ciudad, porque no hubo quien los acogiese en casa para pasar la noche. Y he aquí un hombre viejo que venía de su trabajo del campo al anochecer, el cual era del monte de Efraín, y moraba como forastero en Gabaa; pero los moradores de aquel lugar eran hijos de Benjamín. Y alzando el viejo los ojos, vio a aquel caminante en la plaza de la ciudad, y le dijo: ¿A dónde vas, y de dónde vienes? Y él respondió: Pasamos de Belén de Judá a la parte más remota del monte de Efraín, de donde soy; y había ido a Belén de Judá; mas ahora voy a la casa de Jehová, y no hay quien me reciba en casa. Nosotros tenemos paja y forraje para nuestros asnos, y también tenemos pan y vino para mí y para tu sierva, y para el criado que está con tu siervo; no nos hace falta nada. Y el hombre anciano dijo: Paz sea contigo; tu necesidad toda quede solamente a mi cargo, con tal que no pases la noche en la plaza. Y los trajo a su casa, y dio de comer a sus asnos; y se lavaron los pies, y comieron y bebieron. Pero cuando estaban gozosos, he aquí que los hombres de aquella ciudad, hombres perversos, rodearon la casa, golpeando a la puerta; y hablaron al anciano, dueño de la casa, diciendo: Saca al hombre que ha entrado en tu casa, para que lo conozcamos. Y salió a ellos el dueño de la casa y les dijo: No, hermanos míos, os ruego que no cometáis este mal; ya que este hombre ha entrado en mi casa, no hagáis esta maldad. He aquí mi hija virgen, y la concubina de él; yo os las sacaré ahora; humilladlas y haced con ellas como os parezca, y no hagáis a este hombre cosa tan infame. Mas aquellos hombres no le quisieron oír; por lo que tomando aquel hombre a su concubina, la sacó; y entraron a ella, y abusaron de ella toda la noche hasta la mañana, y la dejaron cuando apuntaba el alba. Y cuando ya amanecía, vino la mujer, y cayó delante de la puerta de la casa de aquel hombre donde su señor estaba, hasta que fue de día. Y se levantó por la mañana su señor, y abrió las puertas de la casa, y salió para seguir su camino; y he aquí la mujer su concubina estaba tendida delante de la puerta de la casa, con las manos sobre el umbral. El le dijo: Levántate, y vámonos; pero ella no respondió. Entonces la levantó el varón, y echándola sobre su asno, se levantó y se fue a su lugar. Y llegando a su casa, tomó un cuchillo, y echó mano de su concubina, y la partió por sus huesos en doce partes, y la envió por todo el territorio de Israel. Y todo el que veía aquello, decía: Jamás se ha hecho ni visto tal cosa, desde el tiempo en que los hijos de Israel subieron de la tierra de Egipto hasta hoy. Considerad esto, tomad consejo, y hablad.

Libro de los Jueces. Capítulo 19

Traducción de Reina-Valera (Revisión de 1960) | Compáralo con otras versiones

: Podcast 39/59


Series sobre textos específicos:


Series sobre libros completos:


PODCASTS MÁS COMPARTIDOS ›

La serie Iglesia tiene 59 podcasts:

Colosenses [01] La vida está escondida en CristoVivimos inmersos en nosotros mismos pero nuestra verdadera vida está en Cristo

[Imagen | Podcast]


Segunda epístola a los Corintios [02] Tesoro en vasos de barroLa gloria de Dios y su poder se perfecciona en nuestra debilidad

[Imagen | Podcast]


Primera epístola a Timoteo [03] ¿Qué es un anciano?Obispo o anciano son diferentes nombres para un mismo ministerio de supervisión en la iglesia

[Imagen | Podcast]


Epístola a los Romanos [04] Somos un cuerpo en CristoQue triste que nuestra mayor fuerza sea también nuestra mayor debilidad

[Imagen | Podcast]


I Epístola de Pedro [05] Esperanza (Funeral de José Grau)Somos levantados con él de entre los muertos cuando creemos en Cristo

[Imagen | Podcast]


Serie completa de Iglesia | Todas las series

¡Suscríbete!

Algunos de nuestros usuarios reconocen escuchar estos PODCAST en familia durante las veladas de la noche, o durante el tiempo que pasan encerrados en el coche, o durante el tiempo que pasan en su habitación a la hora del café,... En cualquier caso reconocen así que apartar un tiempo específico del día o de la semana para reflexionar en la palabra de Dios es una decisión que puede reportar mucho beneficio a sus vidas. Si quieres unirte a ellos rellena este formulario para recibir notificaciones siempre el día antes y un enlace desde el que podrás editar o cancelar tu suscripción siempre que quieras.


Deseas recibir notificación de actualizaciones:

/ No


Usando este formulario aceptas las condiciones



¿Otros canales de suscripción?


Esta selección de PODCASTS no habría sido posible sin la valiosa ayuda de David Casado, Antonio Pedro Campos, Natán de Segovia, Daniela Céspedes, Gerson Mariño, Gabriel Penalva o Luís González entre otros muchos miembros de Grupos Bíblicos Universitarios, Iglesia Evangélica de la Gracia en Barcelona, Iglesia Evangélica Betania en Sevilla y por supuesto Iglesia Cristiana Reformada en Madrid. A todos, ¡gracias!

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA
Calle General Aranaz, 49
28027 Madrid (Spain)
Síguela en Facebook, Wordpress, YouTube (1) y YouTube (2)




ENVIAR ↷