Gedeón quemando el campamento de los madianitas
Gedeón quemando el campamento de los madianitas (Jérémie Le Pilleur, 1630) / Máquina del Tiempo
Entrelíneas Palabra Jueces

Jueces [07/19] Cada uno contra su compañero

Versículo 9-25 del Capítulo 7 de Libro de los Jueces explicado por José de Segovia


Escuchar:

¿No puedes escucharlo? Prueba el Reproductor #2 o el Reproductor #3. También puedes descargar el podcast para oirlo en otro momento o dispositivo



: Podcast 7/19

La vida no es solamente aquello que podamos hacer nosotros con nuestro esfuerzo:

En nuestra sociedad, tan tecnológica, tan sofisticada en muchos sentidos, sin duda disfrutamos de muchos beneficios. La vida es mucho más fácil tal vez para nosotros que para nuestros antepasados. Y la revolución científica que hemos vivido en estos últimos tiempos, no hay duda de que ha transformado totalmente la realidad tal y como la conocemos. Sin embargo tenemos que darnos cuenta de algunas cosas. Sabemos mucho acerca de cómo funcionan las cosas, somos capaces con nuestra ciencia y nuestra técnica de poder explicar mecanismos, pero no sabemos mucho más acerca del significado de las cosas y de la vida que aquellos que nos precedieron, que aquellos que han vivido antes que nosotros. Y eso hace que inevitablemente nuestra época traiga un enorme vacío, un profundo vacío espiritual que muchos están dispuestos a llenar. Por eso hay tantos que se interesan en filosofías esotéricas o el ocultismo, que buscan claves ocultas para el sentido de la vida. Porque al fin y al cabo, aunque conocemos mucho acerca de cómo funcionan las cosas, sabemos muy poco de cual es su sentido, para qué vivimos, qué es en el fondo la realidad última de la vida. Y desgraciadamente muchas veces cerramos los ojos ante una realidad espiritual, una realidad que no vemos, una realidad invisible. El problema de Gedeón en este texto que tenemos aquí es el problema precisamente de cada uno de nosotros, el problema de pensar que la vida, que lo que nos rodea, que lo que palpamos y experimentamos con nuestros sentidos es lo único que hay. Que realmente la vida es lo único que podemos hacer nosotros y nada más. Que lo que podemos conseguir y obtener depende exclusivamente de nuestros esfuerzos.

Selección de apuntes:


  1. Escuchamos la palabra de Dios pero no acabamos de creérnosla
  2. Dios no se deja reducir al interior de una caja
  3. Dios ha puesto un deseo de eternidad en el interior de cada persona
  4. Lo que nos acerca a Dios no es nuestra disposición sino su condescendencia
  5. Dios tiene su propia forma de hacer las cosas
  6. Hay esperanza para el hombre cuando suena la palabra de Dios
  7. Dios ha querido utilizar precisamente aquellos que no cuentan para este mundo
  8. La victoria sólo se puede conseguir de la mano de Dios
  9. No hay nada más terrible que dejar de oír a Dios
  10. Dios comienza una obra misteriosa en nosotros cuando confiamos en él

Esta exposición bíblica de fue grabada en Madrid el 1 de Noviembre de 2001. Consulta los titulares de ese día en El País, El Mundo o ABC.

Texto en el que se basa la exposición:

Aconteció que aquella noche Jehová le dijo: Levántate, y desciende al campamento; porque yo lo he entregado en tus manos. Y si tienes temor de descender, baja tú con Fura tu criado al campamento, y oirás lo que hablan; y entonces tus manos se esforzarán, y descenderás al campamento. Y él descendió con Fura su criado hasta los puestos avanzados de la gente armada que estaba en el campamento. Y los madianitas, los amalecitas y los hijos del oriente estaban tendidos en el valle como langostas en multitud, y sus camellos eran innumerables como la arena que está a la ribera del mar en multitud. Cuando llegó Gedeón, he aquí que un hombre estaba contando a su compañero un sueño, diciendo: He aquí yo soñé un sueño: Veía un pan de cebada que rodaba hasta el campamento de Madián, y llegó a la tienda, y la golpeó de tal manera que cayó, y la trastornó de arriba abajo, y la tienda cayó. Y su compañero respondió y dijo: Esto no es otra cosa sino la espada de Gedeón hijo de Joás, varón de Israel. Dios ha entregado en sus manos a los madianitas con todo el campamento. Cuando Gedeón oyó el relato del sueño y su interpretación, adoró; y vuelto al campamento de Israel, dijo: Levantaos, porque Jehová ha entregado el campamento de Madián en vuestras manos. Y repartiendo los trescientos hombres en tres escuadrones, dio a todos ellos trompetas en sus manos, y cántaros vacíos con teas ardiendo dentro de los cántaros. Y les dijo: Miradme a mí, y haced como hago yo; he aquí que cuando yo llegue al extremo del campamento, haréis vosotros como hago yo. Yo tocaré la trompeta, y todos los que estarán conmigo; y vosotros tocaréis entonces las trompetas alrededor de todo el campamento, y diréis: !!Por Jehová y por Gedeón!Llegaron, pues, Gedeón y los cien hombres que llevaba consigo, al extremo del campamento, al principio de la guardia de la medianoche, cuando acababan de renovar los centinelas; y tocaron las trompetas, y quebraron los cántaros que llevaban en sus manos. Y los tres escuadrones tocaron las trompetas, y quebrando los cántaros tomaron en la mano izquierda las teas, y en la derecha las trompetas con que tocaban, y gritaron: !!Por la espada de Jehová y de Gedeón! Y se estuvieron firmes cada uno en su puesto en derredor del campamento; entonces todo el ejército echó a correr dando gritos y huyendo. Y los trescientos tocaban las trompetas; y Jehová puso la espada de cada uno contra su compañero en todo el campamento. Y el ejército huyó hasta Bet-sita, en dirección de Zerera, y hasta la frontera de Abel-mehola en Tabat. Y juntándose los de Israel, de Neftalí, de Aser y de todo Manasés, siguieron a los madianitas. Gedeón también envió mensajeros por todo el monte de Efraín, diciendo: Descended al encuentro de los madianitas, y tomad los vados de Bet-bara y del Jordán antes que ellos lleguen. Y juntos todos los hombres de Efraín, tomaron los vados de Bet-bara y del Jordán. Y tomaron a dos príncipes de los madianitas, Oreb y Zeeb; y mataron a Oreb en la peña de Oreb, y a Zeeb lo mataron en el lagar de Zeeb; y después que siguieron a los madianitas, trajeron las cabezas de Oreb y de Zeeb a Gedeón al otro lado del Jordán.

Libro de los Jueces. Capítulo 7, Versículo 9-25

Traducción de Reina-Valera (Revisión de 1960) | Compáralo con otras versiones

: Podcast 7/19


Series sobre textos específicos:


Series sobre libros completos:


PODCASTS MÁS COMPARTIDOS ›

La serie Jueces tiene 19 podcasts:

Libro de los Jueces [01/19] El pueblo alzó su voz y lloróLos jueces descritos en este libro tenían una función próxima a la de los libertadores

[Imagen | Podcast]


Libro de los Jueces [02/19] Y sirvieron a sus diosesHay alguien fuera de nosotros que puede hacer nuevas todas las cosas

[Imagen | Podcast]


Libro de los Jueces [03/19] Jehová levantó un libertadorNos engañamos si pensamos que las noticias no pueden sorprendernos una vez más

[Imagen | Podcast]


Libro de los Jueces [05/19] Yo estaré contigoNo podemos tener la misma misión que tenía Gedeón, pero su Dios es también el nuestro

[Imagen | Podcast]


Serie completa de Jueces | Todas las series

¡Suscríbete!

Algunos de nuestros usuarios reconocen escuchar estos PODCAST en familia durante las veladas de la noche, o durante el tiempo que pasan encerrados en el coche, o durante el tiempo que pasan en su habitación a la hora del café,... En cualquier caso reconocen así que apartar un tiempo específico del día o de la semana para reflexionar en la palabra de Dios es una decisión que puede reportar mucho beneficio a sus vidas. Si quieres unirte a ellos rellena este formulario para recibir notificaciones siempre el día antes y un enlace desde el que podrás editar o cancelar tu suscripción siempre que quieras.


Deseas recibir notificación de actualizaciones:

/ No


Usando este formulario aceptas las condiciones



¿Otros canales de suscripción?


Esta selección de PODCASTS no habría sido posible sin la valiosa ayuda de David Casado, Antonio Pedro Campos, Natán de Segovia, Daniela Céspedes, Gerson Mariño, Gabriel Penalva o Luís González entre otros muchos miembros de Grupos Bíblicos Universitarios, Iglesia Evangélica de la Gracia en Barcelona, Iglesia Evangélica Betania en Sevilla y por supuesto Iglesia Cristiana Reformada en Madrid. A todos, ¡gracias!

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA
Calle General Aranaz, 49
28027 Madrid (Spain)
Síguela en Facebook, Wordpress, YouTube (1) y YouTube (2)




ENVIAR ↷