Usamos cookies para mejorar tu experiencia

Hay secretos que matan: Serie de televisión The Secret

Estos días en Irlanda del Norte aprovecho para ver la serie que ha hecho ahora la televisión británica sobre el hombre que tocaba la guitarra en la Iglesia Bautista de Coleraine, cuando asesinó en 1991 a su esposa y al marido de una maestra de escuela dominical con la que tenía relaciones íntimas, cuando estaban en esta congregación en una zona que es lo más parecido al "cinturón bíblico" que hay en Gran Bretaña.

Artículo escrito por José de Segovia en Madrid el 22 de Enero de 2020 ·.·★ Lectura de 7 minutos o 1421 palabras.


Ese fue el año que prediqué por primera vez aquí­. Era un domingo por la mañana en una iglesia presbiteriana de Belfast, que esa misma semana voló por los aires con una bomba del IRA, ya que habí­a un laboratorio de la policí­a al lado. Entonces vehí­culos blindados como tanquetas recorrí­an la ciudad, como se ve en la serie. La escena en la que el marido asesinado, agente de policí­a, para de repente el coche del criminal en una carretera aislada en medio del campo, mientras le apunta con un arma, la viví­ yo aquellos dí­as, volviendo de hablar en una iglesia. El tono amenazador y ambiente de sospecha era algo caracterí­stico, aquel tiempo en el Ulster.

Me alojo estas semanas en una casa cerca del lugar de los crí­menes, que llaman Los Doce Apóstoles. Aquí­ todo tiene referencias religiosas. Hay iglesias por todas partes y donde vayas suena música evangélica de fondo, como en el ′cinturón bí­blico′ americano. No sé si será por la educación que he recibido, pero me pongo nervioso en estos sitios. No puedo soportar hacer cola en un supermercado, rodeado de libros cristianos y música de alabanza. Es algo superior al mí­. Al poco tiempo estoy deseando escapar a la gran ciudad, para respirar ambiente pagano...

Aquellos que hemos tenido el privilegio o la desventaja -según cómo se mire- de haber crecido en un medio evangélico, en mi caso hasta soy hijo de pastor -que al principio tení­a además un ministerio interdenominacional-, hemos visto de todo. Si les parece increí­ble la historia que les voy a contar, es que tal vez no conozcan todaví­a demasiado el mundillo evangélico... ¡les queda todaví­a mucho por ver!

DOBLE VIDA

Habí­a una vez un dentista en Coleraine (Irlanda del norte), conocido por su fe evangélica. Colin Howell no sólo era miembro de la iglesia bautista, sino que participaba en todas las actividades de la congregación. Tocaba la guitarra en los cultos y tení­a un grupo de estudio bí­blico en su casa. Estaba casado y con cuatro hijos. Era alguien afable y popular. Tení­a tal moralidad que condenaba cualquier forma de indecencia. Desde luego, nadie que pudieras sospechar que su esposa habí­a abortado tres veces, él tuviera relaciones sexuales con otra mujer de la congregación, la pudiera inducir a abortar y matara tanto a su marido, como a su propia esposa, además de abusar regularmente de las mujeres que tení­a como pacientes"

Esta es la historia real que contó en un libro, Deric Henderson. Ahora ha sido llevada a la televisión en una miniserie de cuatro episodios, que desvela el falso suicidio de sus respectivos conyugues en Castlerock. El caso es conocido en todo el Reino Unido, porque fue juzgado en 2010, cuando fue sentenciado Howell a prisión de por vida -lo que en la práctica significa un mí­nimo de veintiún años-. O"Reilly fue condenada también por su complicidad en los crí­menes, a un mí­nimo de dieciocho años de cárcel, aunque decí­a ser inocente.

Los dos no estuvieron unidos más que cinco años, ya que se volvieron a casar con otras personas, ella con un policí­a -por lo que ya no se llama Buchanan, sino Stewart- y él con una mujer divorciada que conoció en la iglesia y tuvo un hijo con ella. Howell fue luego acusado en el 2011 de abusar de nueve pacientes femeninas en su clí­nica dental. El confesó estos delitos, así­ como los crí­menes anteriores, tanto a los ancianos de su iglesia como a la policí­a, así­ como a su segunda esposa, que dice que la obligó a mantener el secreto de los asesinatos durante diez años.

SEXO Y RELIGIÓN

El inquietante actor de Ballymena, James Nesbitt, no se parece mucho a Colin -excepto quizás en lo barbilampiño-, comparado con la atractiva rubia dublinesa Geneveive O"Reilly -que recuerda a la verdadera Hazel-, pero la hermana de Nesbitt asistí­a a las reuniones que habí­a en casa de Buchanan. No hay duda que conoce este medio. Aunque la iglesia en la ficción tiene un aire demasiado carismático, para ser la verdadera congregación bautista de Coleraine, que es más conservadora.

El ambiente tradicional del Ulster no tiene mucho que ver con el resto de Gran Bretaña. Aquí­ todaví­a se va en traje a la iglesia en muchos sitios. La imagen del pastor Biblia en mano no es un estereotipo. En cualquier esquina te encuentras un predicador callejero advirtiendo de ′las llamas del infierno′. Es un ambiente evangélico marcado por el fundamentalismo del siglo pasado. Detrás de tanto lenguaje piadoso, uno no imaginarí­a semejantes engaños, asesinatos, abortos y adulterios. A veces las apariencias engañan"

Siempre me ha llamado la atención que cuánto más moralista es una iglesia, mayor parece ser la perversión que oculta. Es como si hubiera una proporción directa entre la obsesión por la pureza sexual y la atracción por aquello que se está intentando combatir. Sexo y religión siempre han sido una fuente de tensión para la espiritualidad. Es como si la represión produjera una mayor sensualidad. Lo que está claro es que lo que brilla por su ausencia es la honestidad.

GRACIA BARATA

Cuando el hijo mayor de Colin Howell muere misteriosamente caí­do por el hueco de una escalera en Moscú, él no tiene ninguna duda que es el castigo de Dios. Se confirma para él la analogí­a que mantiene constantemente con el rey David. Igual que el monarca perdió a su hijo por su adulterio con Betsabé y el asesinato de su marido Urí­as (2 Samuel 11-12), así­ Colin piensa que tiene que pagar por su pecado, para tener paz con Dios. Hasta ahora la lectura que ha hecho de su pecado, es que lo justificaba la Providencia de Dios, pero ahora cree que tiene que sufrir un sacrificio, para poder conseguir el perdón de Dios.

El problema es que no hay forma en que nosotros podamos expiar por nuestro pecado, por muy grande que sea el sacrificio que hagamos. La muerte del hijo sin nombre de David (2 S. 12:14-23) nos habla del Hijo mayor de David, cuya sangre es derramada en propiciación por todos nuestros pecados (1 Juan 4:10). Ahora bien, esto no es una gracia barata -como dice Bonhoeffer-, que como ′un velo barato′ sirve ′para cubrir unos pecados de los que no nos arrepentimos y de los que no deseamos liberarnos′. Esa es ′la gracia que tenemos con nosotros mismos′, como dice el predicador luterano ejecutado por los nazis.

Debemos tener por lo tanto el valor de llamar al pecado, pecado, porque ¿qué arrepentimiento hay si no vemos el mal más que en los demás? ′El que piensa estar firme, mire que no caiga′ (1 Corintios 10:10). La raí­z de todos los pecados está en nuestro propio corazón. No debemos ser hipócritas, sino reconocer que el mal está en nosotros, pero entender que ′la gracia sin seguimiento de Cristo y sin cruz es una gracia sin Jesucristo′. Como dice Bonhoeffer, ′la gracia es cara porque ha costado cara a Dios, le ha costado la vida de su Hijo′.


Esta es la versión resumida del artículo Hay secretos que matan: Serie de televisión The Secret


Buenas noticias de un Dios que se relaciona con su creación:

Escuchar o descargar podcasts sobre la Biblia de José de Segovia



ENVIAR ↷