Usamos cookies para mejorar tu experiencia

Stryper: Las rayas negras y amarillas en España

Ian Scott del grupo neoyorquino Anthrax recuerda claramente la primera vez que tocó en Los Angeles en 1984. La sala era pequeña y el bajista encontró a los cuatro miembros de Stryper dados de la mano en círculo. Stryper abrió el espectáculo aquella noche y Ian Scott cuenta todavía emocionado que cuando empezaron a arrojar sus biblias, "el público empezó a lanzarlas de vuelta a toda velocidad contra ellos". "¿Qué tienen que ver las rayas negras y amarillas con el cristianismo?", se pregunta todavía sorprendido el famoso bajista en el mismo documental. A continuación trataremos de resolver algunos de esos misterios.

Artículo escrito por Pablo Fernández en Barcelona el 22 de Enero de 2020 ·.·★ Lectura de 14 minutos o 2844 palabras.


Stryper no fue el primer grupo de heavy metal en tratar temas del cristianismo en sus letras. El propio Michael Sweet ha reconocido recientemente que lo hicieron mucho antes que ellos los mismísimos Black Sabbath (1968). También lo hicieron otros como Resurrection Band (1972), Jerusalem (1975), Barnabas (1977), Daniel Band (1979) o 100% Proof (1981), pero ninguno de ellos tendría el alcance que tuvo Stryper (1983).

El particular origen de Stryper

Stryper surge alrededor de las actividades propias de la iglesia Calvary Chapel en el Sur de California. Esta particular iglesia ya había sido clave en el avivamiento que llevó el nombre de Jesus Movement y uno de los pastores que estuvieron activos alrededor de las actuaciones de Larry Norman llamado Bob Beeman. Bob Beeman fue clave también en la promoción de los primeros conciertos de Stryper que poco después diversificará a muchos otros grupos relacionados con la iglesia Sanctuary Church en San Diego.

Los hermanos Michael y Robert Sweet procedían del acomodado barrio Orange County de Los Angeles. Asistían a la iglesia con sus padres desde que eran unos niños y como muchos otros de sus vecinos llegada la adolescencia mostraron interés en toda la nueva ola de grupos de música procedentes de la New Wave of British Heavy Metal. Ambos hermanos sin embargo aseguran haber entendido el Evangelio de Jesucristo no con sus padres sino a través de una predicación televisada de Jimmy Swaggart.

Robert Sweet fue clave en la definición de la estética del grupo. Musicalmente el sonido se forjaba en aquella misma época también de los brazos de otros grupos como Motley Crüe, Poison o Ratt. Robert Sweet entendió claramente que necesitaba elementos diferenciadores. La parte más llamativa de la estética ya estaba definida antes de incorporar el elemento cristiano. La definió Robert Sweet cuando todavía se llamaban Roxx Regime. El posterior énfasis en la oposición al satanismo fue si cabe todavía más oportuno.

Stryper no sólo se mostraría como un grupo cristiano de los que ya había muchos sino particularmente un grupo cristiano en oposición a todos los valores que entonces se asociaban con el satanismo. Este énfasis fue clave en ese momento particular de los Estados Unidos de América, ya que gracias al gobierno de Ronald Reagan los músicos como Ozzy Osbourne de Black Sabbath, Rob Halford de Judas Priest o Blackie Lawless de W.A.S.P. eran perseguidos por el PMRC y literalmente llevados a juicio por asesinato cuando por ejemplo sus canciones daban expresión a temas como el suicidio.

Ian Scott asegura en el mencionado documental que aquel público era de Anthrax pero según los registros el cartel de aquella noche en el 6 de julio de 1984 en The Country Club, Reseda, CA, USA, el grupo que protagonizaba el evento no era Anthrax. Anthrax era otro acompañante del grupo inglés Raven en su gira titulada "The Inferno Tour". Volviendo a su pregunta sobre las rayas negras y amarillas hay que decir que originalmente las rayas no estaban relacionadas con el cristianismo. Tal y como explicó Robert Sweet a su Club de Fans el objetivo al principio era llamar la atención del público sobre ellos, con colores indicadores de alerta propios de las calles de los Estados Unidos de América. Es posteriormente, cuando se introduce el elemento cristiano en la estrategia del grupo, que las rayas negras y amarillas son reinterpretadas de forma que encajan con las heridas de Cristo mencionadas en el famoso texto de Isaías 53:5.

Stryper en España durante la década de los 80

A pesar de que Stryper no llegó a actuar en España la huella que dejaron a finales de los años 80 en el público aficionado al heavy metal fue más que significativa. Tan sorprendidos estaban en los medios de comunicación de que un grupo cristiano cosechase tanto éxito popular que la cuestión más debatida por ellos era si lo de su cristianismo no sería un mero montaje publicitario -el famoso locutor Carlos Pina llegó incluso a organizar un concurso sobre esa pregunta en su programa dominical de Radio 3 Rompe Hielos.

En 1988 su single Always There for You podía verse en las máquinas de vídeo-clips de los bares a todo lo largo de nuestro país e incluso oírse en los 40 Principales. El nombre de Stryper era mencionado en al menos cinco portadas de diferentes revistas de prestigio como Full Metal, Metal Hammer o Heavy Rock en menos de dos años. El Club Oficial de Fans Español, con base en Barcelona y con la ayuda de 4 responsables regionales no evangélicos, con una cuota de 4.800 de las antiguas pesetas, fue premiado a nivel mundial en junio de 1989 por el alto número de socios reclutados.

Para alcanzar este singular nivel de popularidad Stryper no contó en España tanto con el apoyo publicitario de su discográfica Enigma como con el de la piratería y la de los miles de puestos desde donde se distribuían copias baratas e ilegales de sus tres primeras grabaciones The Yellow and Black Attack, Soldiers under Command y To Hell with the Devil, además de toda una serie de complementos que incluía parches, chapas o camisetas, y todo ello vendido en las gasolineras, en las calles, en los mercadillos de barrio, en los catálogos por correspondencia.

La vida privada de Stryper

1990 fue un año clave para Stryper. Según las propias declaraciones de los músicos durante los últimos años habían estado en sus vidas privadas muy lejos de la piedad de la que presumían en sus canciones como "In God We Trust". El grupo había sido presentado como una propuesta para luchar contra el suicidio pero el bajista Tim Gaines estaba continuamente rehabilitándose de su adicción al alcóhol. Tanto elogio a uno mismo como soldado obediente y confiado siervo no podía tener otro desenlace en ningún ser humano realmente. Nadie habría sido capaz de mantener la credibilidad de algo así mucho más tiempo pero desde el punto de vista de estrategia comercial un cambio tan grande en un producto tiene muchos riesgos.

La falta de honestidad en su vida pública trataron primero de arreglarla cambiando la orientación de sus letras por unas mucho menos relacionadas con el cristianismo y reconociendo a la prensa que, por ejemplo, ellos también eran malos y que podían llegar incluso a insultar a la policía. Durante las entrevistas del último disco recordaban a aquellos personajes de Dostoievski que, estando reunidos y en parte forzados a un juego de contar sus peores crímenes, uno a uno salían del paso contando pequeñas travesuras justificables.

Against the Law fue apoyado en 1991 por Hispavox con una millonaria campaña, disco recopilatorio incluido, que promocionaba conjuntamente hasta en los anuncios del metro los discos de Stryper, Poison o Black Sabbath. Sin embargo un año después Michael Sweet, vocalista y fundador-, cargado con el peso de la culpa que le producía la mencionada falta de honestidad, ponía fin a la carrera de Stryper anunciando su decisión de abandonar el grupo en plena gira.

Durante los siguientes diez años los músicos de Stryper siguen su propio camino. Oz Fox empezó a trabajar como mozo de almacén y Michael Sweet a cuidar del mantenimiento de una finca dedicada a alojar campamentos de verano. Internet se convierte entonces en canal para los reproches entre unos y otros. Oz Fox y Tim Gaines lamentan no haber sido más involucrados en la toma de decisiones. Robert Sweet protagoniza escándalos como cuando es acusado de mentir a su familia en relación a una boda fraudulenta. La misma basura que esconde la vida de cada ser humano. Nada realmente interesante de recordar.

Stryper en Lorca 2005

Stryper fue definido por el periodista Jordi Sierra i Fabra como de "pura bisutería" en los 80 y en la época en la que deciden regresar a los escenarios el grupo es acusado todavía por gran parte del público aficionado al heavy metal de cristianos, de afeminados y de no interpretar música suficientemente agresiva. Se enfrentaban a más de 11.000 asistentes tras más de diez años de silencio, sin campaña publicitaria alguna, sin su bajista habitual y habiendo perdido recientemente su vestuario y parte del equipo. No son pocas desventajas teniendo en cuenta el grupo que les precedía: los intachables Iron Maiden.

Iron Maiden precedidos a su vez desde las 12 de la mañana por otros grupos de más reciente formación como Legen Beltza, Dragonforce, Angra, Lacuna Coil o Dream Theater, ofrecieron al numeroso público un impresionante despliegue de medios audiovisuales que incluyen fuegos artificiales, proyecciones sobre pantallas, telones de fondo pintados, andamios para permitir correr a los músicos. Durante la actuación del cabeza de cartel no faltaron las inevitables y torpes carreras del monstruo mascota del grupo, Eddie y, con ocasión de su alabado tema The Number of the Beast, la exposición de una especie de descomunal dios cornudo que trataba de intimidar al público con sus ojos brillantes y su lento movimiento de cabeza.

Poco del espectáculo hacía previsible que menos de una hora más tarde comenzase a oírse en ese mismo volumen un auténtico y atronador himno cristiano: "Mis ojos han visto la gloria de la venida del Señor... Gloria, gloria, Aleluya". A diferencia de Iron Maiden, Stryper, a nivel técnico, no pudo haber ofrecido espectáculo más desastroso. Esto hizo todavía más sorprendente que el público se volcase en la actuación la manera en la que lo hizo. Los mismos músicos exclamaron ocasionalmente "impresionante!" o "increíble!", antes de pedir al equipo de luces que iluminase al público. ¡Esa noche pudo verse cantar hasta a los guardias de seguridad que asistían al concierto de espaldas al escenario!. Pero no era verles cantar a ellos, o ver cantar a los otros miles de personas, tan impresionante como lo era el saber que lo que estaban cantando todos, desgañitándose a menudo, fuese: "Dios, te sigo porque moriste por mí. Me diste vida para hacerme libre. Todo el que lo pida lo recibirá. Jesús en tu corazón. Dando a Dios toda la gloria".

Es importante recordar que el público aficionado a Stryper en España, a diferencia de lo que ocurre en los Estados Unidos o en Inglaterra con el público de cualquier otro grupo cristiano, no es ni ha sido especialmente religioso. En realidad el público de Stryper en España ha tenido que hacer siempre un esfuerzo para perdonar las alusiones al cristianismo, y este esfuerzo lo hace sola y exclusivamente debido al nivel de profesionalidad de su trabajo como músicos. Tras un set de canciones que entre otros se incluían siete temas de su disco To Hell with the Devil, una versión del single In God We Trust y varios temas nuevos, la acalorada audiencia guardó drásticamente silencio ante una petición que le hizo Michael Sweet. Quería dedicar los últimos minutos del festival a una oración -durante la cual pidió a Dios que los asistentes "abrieran sus corazones".

Las biblias de Stryper

El siguiente año los organizadores del festival Atarfe Rock 2006 en Granada contratan a Stryper pocos meses antes del evento en sustitución del previsto cabeza de cartel de ese año Twisted Sister. Permitían así que, por un aparentemente inoportuno accidente, este peculiar grupo pudiese clausurar con su apología del cristianismo un festival con grupos visiblemente opuestos al cristianismo como Impaled Nazareth o Behemoth. Había ocurrido algo similar en la edición de 1987 del Dynamo Open Air. La oposición del público fue sin embargo mucho más discreta que aquel concierto en Holanda y a pesar de las dificultades acústicas del pabellón Stryper ofreció un mejorado espectáculo donde pudimos ver la popular escena de lanzamiento de biblias -aunque afortunadamente para la integridad física de los espectadores son Nuevos Testamentos.

El siguiente año, durante la segunda semana de noviembre, a falta de su presencia en los festivales, Stryper hizo su propia gira actuando consecutivamente en salas de Santiago de Compostela, Palencia, Madrid, Bilbao y Barcelona. Las crónicas de los conciertos hacían justicia cuando presentaban a un grupo de "sonido cristalino y actitud inmejorable". Los siguientes dos conciertos ofrecidos en Madrid y Barcelona durante el mes de enero del 2010 presentaron ya a un grupo plenamente en forma, con una estética a la que apenas se les puede echar en cara el paso de los 25 años que celebran. "Stryper están en muy buena forma musical y lo de su frontman es impresionante" -escribían desde la revista especializada de Rafa Basa, comentando las actuaciones en Barakaldo, Madrid y Barcelona en junio del 2011 donde incluyeron una sorprendente versión del "Heaven and Hell" de Black Sabbath con Ronnie James Dio. Decenas de grupos de los 80 han regresado para demostrar que ésta no es una tarea fácil.

El bajista Tim Gaines seguía siendo incapaz de seguir el ritmo del resto del grupo y es finalmente sustituido por otra vieja gloria de los 80. Perry Richardson, antes de tocar el bajo en Firehouse, había grabado ya un disco para el sello alemán U.S. Metal Records en 1985. Este sello distribuía muy bien en Europa a grupos como Sepultura y otros peludos grupos cristianos de Estados Unidos como el suyo, Maxx Warrior. Algunos todavía podréis encontrar del vinilo no pocas copias de segunda mano. Perry recorrió con ellos muchas salas algunas de las cuales compartió con cierta veneración y envidia con los californianos Stryper. Leer los agradecimientos a Dios en los créditos de los discos de todos estos grupos como Firehouse, Trixter o Bad English era realmente confuso para todos aquellos que habíamos crecido siguiendo la imaginería diabólica de la New Wave of British Heavy Metal - pero no le ocurría así a la audiencia en Estados Unidos.

Stryper en España en 2018

Perry Richardson recibió de Stryper una llamada para una audición en 2017 y apenas si se lo podía creer. El pasado sábado el bajista del pueblecito Conway, South Carolina, celebró su 55 aniversario compartiendo en Barcelona el escenario con ellos, para una audiencia de 75.000 asistentes al RockFest. Una audiencia que ya no se sorprendía al recibir bibliazos desde el escenario. Los tiempos parece que han limado un poco las diferencias y la crítica especializada ha sido unánime: "Stryper hizo una lectura sensacional de lo que es un festival" Metal Journal (….) "Stryper son una máquina perfectamente engrasada y suenan más netamente heavy metal que nunca." The Metal Circus (….) "Para mí, sin esperarlo, STRYPER fueron uno de los triunfadores, por actitud, sonido, entrega, pasión y gloria absoluta. Final con la gente en pie (ya se que no había sillas, es un comentario simbólico), absorta y entregada, mientras Robert Sweet repartía cuatro biblias al personal. Grandes STRYPER, muy grandes!!!!!!" escribía Rafa Basa

Ni el público, ni el grupo, ni nosotros mismos somos exactamente iguales después de 30 años. No obstante, a través de las penas y las glorias propias y ajenas, hay personas que permanecen firmes en aquello que permanecerá aun cuando no estemos. La Biblia nos enfrenta a la realidad de que hasta nuestras mejores obras son por sí mismas para Dios como trapos de inmundicia. Es improbable que permanezca nuestra memoria y desde luego si permanece no permanecerá tal y como nosotros lo deseamos. Cuando no quede rastro siquiera de las personas que nos han conocido el contenido de eso que han lanzado sobre el público los últimos 25 años, seguramente sin demasiada inteligencia, el contenido de esos libros, sin embargo, permanecerá para siempre.

Seguramente el paso del tiempo estaba también en la mente de aquel antiguo que escribió aquello de: "Toda carne es como hierba, Y toda la gloria del hombre como flor de la hierba. La hierba se seca, y la flor se cae; Mas la palabra del Señor permanece para siempre. Y esta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada" (I Pe.1:24-25)


Esta es la versión resumida del artículo Stryper: Las rayas negras y amarillas en España


Buenas noticias de un Dios que se relaciona con su creación:

Escuchar o descargar podcasts sobre la Biblia de José de Segovia