Usamos cookies para mejorar tu experiencia

Pete Steele: El memorial de un superhombre (1962-2010)

Debo reconocer que cuando conocí a Petrus T. Ratajczyk, alias Pete Steele, tuve la impresión de que era lo más parecido que podía encontrar a un superhombre. Sus más de dos metros de voluminosos músculos cubiertos de una larguísima cabellera no impresionaban tanto como la profunda y siniestra mirada. Cuando insultaba al público acompañado de su grupo Type O′ Negative, tres de sus amigos del suburbio de Nueva York donde se había criado, la visión era sobrecogedora.

Artículo escrito por Pablo Fernández en Barcelona el 22 de Enero de 2020 / Lectura de 6 minutos o 1108 palabras.


La música de Type O′ Negative, a medio camino entre Black Sabbath y The Sisters of Mercy, podía haber sido perfectamente el hilo musical del viaje de Dante por los infiernos: campanas, órganos de iglesia y coros de monjes se combinaban con facilidad con lamentos, gritos, orgasmos y cristales rotos. "¡No tengáis miedo a la muerte!" -les gritaba Pete Steele a sus seguidores desde el escenario.

Con su pretendido amor a la muerte, su famoso reportaje para la revista Playgirl o sus rotundas aseveraciones sobre la inexistencia de Dios, daba la impresión de ser la persona más segura sobre la tierra. Con el tiempo, sin embargo, todos hemos podido descubrir que en la intimidad, él mismo conocía una realidad muy distinta.

El hundimiento del mundo

En 1999, coincidiendo con la edición de World Coming Down, su quinto disco con Type O′ Negative, Pete Steele comienza a hacer un énfasis más humano en la muerte con temas como "Everyone I Love is Dead" o "Everything Dies": "Estoy buscando algo que no puede encontrarse, pero tengo esperanza / Sigo soñando con mi padre -aunque murió / Mi madre está muy enferma -quizá muera / Aunque mi pequeña está bien -ella morirá / Sigo buscando a alguien que ya se fue - apenas puedo continuar / Ahora me odio a mi mismo -ojalá muriese / ¿Por qué? -oh Dios te echo de menos / Te echo de menos de veras. / Todo muere -todo muere / No, no, no, no."

A principios del 2005 se hacía pública la muerte de Pete Steele en la página web oficial de Type O′ Negative donde se incluía directamente una fotografía de su tumba. Era, en realidad, una macabra forma en la que su compañía discográfica disimulaba que Pete Steele estaba completamente desaparecido.

A Pete Steele le habían diagnosticado trastorno bipolar y llevaba años combatiendo sus miedos con el uso abusivo de alcohol y cocaína. Sus regulares internados en centros de rehabilitación, sanatorios e instituciones penitenciarias no habían mejorado su estado emocional.

En medio de una terrible angustia vital, empeorada tras la muerte de sus padres, Pete Steele comenzó a reconsiderar toda su escala de valores. Durante una entrevista que concedió a la revista de extreme metal Decibel, en abril de 2007, Pete Steele hizo pública su conversión al cristianismo: "Dicen que no hay ateos en los malos momentos, y yo fui ateo durante mucho tiempo. Pero al pasar por la crisis de mediana edad y ver como cambiaban las cosas tan rápidamente me hizo considerar mi mortalidad. Y cuando tú empiezas a pensar en la muerte, también empiezas a pensar en qué es lo que hay después. Y entonces empiezas a desear que haya un Dios. Para mí, ese es un pensamiento aterrador que me paraliza."

En otra revista especializada, KNAC, Peter Steele añadía: "Cuando decía que había tocado fondo, no lo decía en el mal sentido, sino el buen sentido. He encontrado la paz en algo sólido y ahora sé cuál es el sentido de la vida. Siempre había creído que el sentido de la vida era intentar encontrar una razón para vivir. Ahora entiendo que todo este tiempo he estado buscando una razón para morir. Ha estado ahí todo el tiempo, moriré por mi fe, lo haré, lo sé". "No puedo creer -decía él- que gente como Stalin y Hitler van a estar en el mismo sitio que Santa Teresa".

Sus torpes palabras, propias de una persona que acaba de acercarse al cristianismo por primera vez, eran emitidas incluso por televisión. Con sus palabras, sin embargo, no deja de recordarme el relato bíblico donde el poderoso rey de Babilonia Nabucodonosor, tras años de locura y exilio, recupera la razón justo cuando reconoce el dominio de Dios no sólo sobre todo el universo sino también y especialmente sobre sí mismo: "Su poder durará siempre; su reino permanecerá de generación en generación. Ante él nada son los habitantes de la tierra. Él actúa según su voluntad, tanto en el cielo como en la tierra. No hay nadie que pueda oponerse a su poder, ni preguntarle por qué actúa como actúa."

Sobra decir que esta decisión fue recibida con absoluta perplejidad entre los amigos, compañeros y aficionados a Type O′ Negative. Su nombre figura ahora en excomunión para www.celebatheists.com -un directorio de ateos famosos. Justificando la decisión se incluye la siguiente declaración: "Lo creas o no, voy a la iglesia los domingos y leo bastante la Biblia".

Morir de nuevo

El 14 de abril de 2010, día de su muerte clínica por un paro cardiaco, como la calma que precede a la tormenta, una notable mejoría había sorprendido y animado tanto a él como sus amigos. Tenía 48 años, planeaba grabar un nuevo disco y curiosamente había descubierto en la fe un refugio a sus miedos a la muerte y a la ausencia de justicia.

Jesús dijo al despedirse de sus discípulos, poco antes de ser entregado por uno de ellos: "Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo" (Jn.16,33). ¿Vencer?, ¿en una cruz?. Vender al mundo en una cruz no es tan paradójico como puede parecer en un primer momento. En realidad era una forma sublime de hacerlo confirmando aquellas otras palabras que había dicho primero: que él abomina lo que le agrada al hombre, y le agrada aquello que abomina el hombre. "Yo soy la resurrección y la vida," -decía Jesús en otro momento, junto al cadáver de uno de sus más queridos amigos- "el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente" (Jn. 11,25-26)

Pete Steele creyó esto en medio de una profunda oscuridad. Quiera el Señor de la misericordia, que no es como nosotros, darle en su muerte la paz y el descanso a esta preciosa criatura suya que, en la aflicción de su vida, clamó a él como salvador.


Esta es la versión resumida del artículo Pete Steele: El memorial de un superhombre (1962-2010)


Buenas noticias de un Dios que se relaciona con su creación:

Escuchar más podcasts sobre la Biblia de José de Segovia