Usamos cookies para mejorar tu experiencia

Entrevista con Nina Llopis y la pequeña luz a través del valle del hardcore

Había muy pocas posibilidades de que aquella chica judía, que había nacido en New York y trabajaba en una agencia de publicidad, acabara tocando el bajo con un latino y predicando a Cristo en las salas de hardcore más underground de Miami. Los medios de comunicación habían sido tomados por el pánico al satanismo y en las calles pequeños grupos marginales encontraban la excusa perfecta para exagerar sus posturas. La audiencia de grupos como Suicidal Tendencies, DRI o MDC en 1984 estaba lejos de ser particularmente inclusiva pero allí estaba ella; en medio de ellos, con su figura fina, joven e inocente, como recién salida de una aparición.

Artículo escrito por Pablo Fernández en Barcelona el 31 de Mayo de 2021 ·.·★ Lectura de 10 minutos o 2062 palabras.


La vida está llena de sorpresas desde el principio hasta el final. Lo que nos parece razonable se convierte muchas veces en imposible y lo que es imposible se convierte en cotidiano. Para muchas personas esa falta de control sobre la vida se convierte en una amenaza y prefieren echarle tierra encima. Para otras personas como Nina Llopis, sin embargo, esa misma falta de control se convierte en una razón más para arrodillarse y dar gracias a Dios.

Nina, ¿cómo te sientes habiendo superado el COVID-19?

Todavía me estoy recuperando. El virus me golpeó muy fuerte. No me lo esperaba, especialmente porque soy ese tipo de persona que disfruta haciendo ejercicio y comiendo de manera saludable ... y sigo orando para que pueda volver a mi estado normal y saludable.

Tengo entendido que naciste en una familia judía afincada en New York el 31 de julio de 1956 como Nina Fatow Llopis.... ¿Es eso correcto?

Si eso es correcto.

¿Cómo fue tu infancia?

Sí, mis padres eran judíos, ¡pero yo realmente no me crié en nada! Hubo muchas cosas buenas y malas en mi infancia, mi papá tenía muchos problemas de ira y problemas de salud mental que afectaron a toda nuestra familia.

"Abrimos para algunas bandas de hardcore bastante grandes para ese momento"

Nina Llopis trabajaba en 1983 en una agencia de publicidad llamada Beber Silverstein Group. Ayudaba en el desarrollo de campañas de marketing para empresas como McDonald. Julio Rey era en ese momento su compañero de trabajo y también estaba terminando la misma carrera de Arte y Diseño de la Universidad de Miami.

Terminaste tus estudios en 1984, justo el mismo verano que empezaste a tocar con la banda de hardcore The Lead. ¿Cómo conociste a Julio y Robbie?

Bueno, Julio Rey y yo estábamos en la Universidad de Miami estudiando arte, ahí es donde nos conocimos y luego comencé a trabajar donde él estaba trabajando en el estudio de arte. Fue el año en que me convertí al cristianismo. Julio también me hablaba mucho de Jesús y finalmente me preguntó si estaba interesada en comenzar un grupo ... fue entonces cuando realmente buscamos a alguien para la batería y conocimos a Robbie Christie.

No hay grandes nombres de la historia del punk o el hardcore relacionados con la ciudad de Miami, tal vez exceptuando los años que Johnny Depp pasó con una banda local menor llamada The Kids. Me cuesta imaginar la escena hardcore en Miami en 1984. Mi conocimiento de esa ciudad es básicamente el que obtuve viendo la serie “Miami Vice", que curiosamente comenzó también ese mismo verano.

¿Cuántos lugares había para que un joven punk se pudiera divertir en ese entonces?

En realidad, había una gran escena hardcore punk en Miami durante ese tiempo con muchos lugares para tocar. Abrimos para algunas bandas de hardcore bastante grandes para ese momento. Cuando pienso en ello me sorprende que ¡fue un momento increíble para hablar de Jesús con todos!

Según Beach Choice, en realidad había más de 10 lugares donde una banda de punk podría tocar en el sur de Florida y, de hecho, The Lead tuvo su primer concierto en Flynn ′s Ocean 71. The Lead tocaría pronto en el singular The Outhouse en Kansas, Cameo Theatre en Miami y CBGB en New York con radicales y nuevas bandas de la época como Suicidal Tendencies, DRI o MDC.

¿Qué tipo de recuerdos guardas de esa época?

Sí, ese momento fue tan especial. Cameo Theatre era donde tocarían todas las grandes bandas de hardcore y pudimos abrir para algunas de ellas. Mi recuerdo favorito es estar en los cuartos traseros hablando personalmente del Señor con la gente. ¡Me encantó ese tiempo! ¡Por supuesto la CBGB siempre se destacó como uno de los lugares especiales en los que tocamos! Siempre me asombran las puertas que el Señor nos abría.

Recuerdo bien mis primeras impresiones cuando recibí mi primera cinta de The Lead. Fue “Burn this Record” (REX Records, 1989), con su inolvidable cierre “Defiance”. Las reseñas hablaban de su sonido como del más rápido y pesado que era posible en ese momento y, bueno, era cierto. El sonido de canciones como “Defiance” es el muro perfecto de ira, angustia y caos que puedes esperar del fin del mundo. También me sorprendió felizmente la creatividad. Muchos de nosotros dentro de la audiencia no le dábamos crédito a ningún mensaje que usara publicidad. Teníamos la idea de que no se puede confiar en algo demasiado elaborado y The Lead estaban alineados con esas expectativas de la audiencia.

¿Crees que la falta de belleza en la creatividad y la música de The Lead fue algo intencionado de vuestro lado?

Sí, de todo corazón la verdad. El objetivo era hablar de Jesús con nuestra música y sin lujos.

"Todo el mundo está expresando un mensaje de una forma u otra"

Había mucha gente que esperaba que las playas de Florida se convirtieran en un segundo Huntington Beach en Los Ángeles. Doug Pinnick de King′s X estuvo de gira por Florida durante los años 60. También el mismo equipo que luego se conoció como JPUSA en Chicago se fue de Gainesville en 1972 porque no había interés en el evangelio que estaban predicando. Parece que allí había más interés en el “Shepherding movement” en ese entonces, ¿correcto? ¿Cuándo y cómo conociste a JPUSA?

En realidad, estaban sucediendo muchas cosas alrededor de la predicación del evangelio y la gente que se salvaba y las iglesias crecían. El “Shepherding movement” estuvo allí, pero muchos otros movimientos de Jesús también estuvieron aquí. Pudimos conocer a la gente de JPUSA cuando hicimos una versión de una de las canciones de Resurrection Band, "Alienated" (1986), y tocamos en su Cornerstone Festival cerca de Chicago un par de veces.

Había bandas punk similares como Undercover, Altar Boys o The Crucified, muy activas en la predicación del evangelio en las calles de Los Ángeles. El pastor Bob Beeman ha estado promocionando conciertos cristianos allí desde los años 60 y fue clave en la explosión del metal durante los 80 con Sanctuary. Él reconoció en una entrevista para el documental “Bleed into one” que podrían haber estar equivocados al tratar de usar el arte de la forma en que lo hicieron, es decir más como propaganda que como expresión artística. ¿Tienes tu una opinión similar?

Bueno yo como artista visual y musical, siento que puedes expresarte de diferentes maneras. Cada artista expresa algo que está muy dentro de ellos, ya sea arte, música, diseño o cualquier forma de arte. Todo el mundo está expresando un mensaje de una forma o otra.

¿Por qué dejaste The Lead?

Bueno nos separamos por varias razones. Yo misma estaba interesada en explorar otros tipos de música, y ese también fue el momento en el que comencé a dirigir música en la iglesia.

Nina Llopis grabó “No Shadow of Turning” (R.E.X. Records, 1991) y comenzó a organizar eventos en iglesias en torno a la adoración después de dejar The Lead. “You Hold Your Heart in Your Hands” aparece también en “Argh!!! The official R.E.X. Sample ” (R.E.X. Records, 1991) junto a otras bandas similares como The Throes o No Laughing Matter. Tim Keller, el pastor de Nueva York que fue invitado por Google Talks, dice que al final siempre tenemos exclusivamente la adoración. No importa si estás pasando por lo mejor o lo peor, no importa si la gente nos considera ángeles o demonios, al final no estamos nosotros sino Dios y esa necesidad irresistible de adorarlo.

Para mí, la adoración lo es todo. El creador del universo nos creó para adorarlo, no hay nada en el mundo como estar en la presencia de Dios.

Nina Llopis es la principal compositora de bandas sonoras de películas dramáticas en torno a la justicia social como "Loving the Bad Man" (2010) y "Equal Strength" (2011); pero también la principal artista detrás de muchas canciones que con frecuencia se agrupan en álbumes como “Unveiled Pt. 1 & Pt.2 ”(Roxx Records, 2020). Grabó estas canciones con la ayuda de James Paul Wisner, el mismo productor de muchas bandas emo y hardcore como Dashboard Confessional, Further Seems Forever o 36 Crazyfists.

De hecho yo conocí a James Wisner en 2007. Hizo un CD increíble para mí llamado "More than a song". Nos presentó un amigo que tenemos en común y he trabajado con él desde entonces. ¡Es un productor increíble y también una persona increíble! Yo escribo y arreglo todas las canciones. Por lo general termino tocando algo de guitarra y piano y, por supuesto, todas las voces y luego arreglo todas las partes de cuerda y todas las demás cosas para que suene exactamente como a mi me gusta. Me encanta trabajar con James porque él sabe prácticamente a dónde voy a ir en todo, por lo general también tocará la guitarra y algo de piano e incluso un poco de bajo, dependiendo de lo que estemos haciendo. He grabado con él también yendo al estudio con una banda completa y ¡también ha sido una gran experiencia!

"El creador del universo nos creó para adorarlo"

Nina Llopis grabó “I′m Your Child” (Light Records, 1997) pero es de hecho diez años después junto a James Paul Wisner que empieza a marcar la diferencia. Su música ahora recuerda la oscura adoración de músicos como Bono de U2, Michael Knott de L.S.U. o Michael J. Pritzl de The Violet Burning. A veces su voz me recuerda a Leslie Ann Phillips bajo la producción de T Bone Burnett.

¿Por qué crees que es tan importante reconocer la grandeza y fortaleza de Dios?

¡Dios es grande! ¡¡Y él es nuestro castillo fuerte!! ¡Él es nuestro libertador! La mayoría de mis recuerdos anteriores de la música de adoración provienen de Vineyard Worship Music. Ahora hay tantos artistas y bandas de adoración increíbles que ni siquiera podría comenzar a nombrarlos a todos, Hillsong, Bethel, solo por nombrar algunos.

“This little light of mine” (1920) es una de las canciones de adoración más interpretadas por cantantes como Bruce Springsteen, Thelonious Monk o Sam Cooke y forma de hecho parte de nuestro particular HIMNARIO. Sister Rosetta Tharpe solía tocarla como una canción de jazz y blues. ¿Qué recuerdos tienes de canciones como “This little light of mine” que compartiste también recientemente a través de Bandcamp?

Había escuchado mucho una versión punk de esa canción, así que me alegré de poder grabarla a pesar de que todavía suena más como una demo. Nos divertimos mucho tocándola con el grupo que tenía en ese momento llamado con la banda "Nina means Grace"!

¡Gracias Nina! Realmente apreciamos que hayas dedicado este tiempo a responder nuestras preguntas, tal vez inútiles, durante estos tiempos difíciles para ti, mientras te recuperas de COVID-19. ¿Tienes planes para un futuro próximo que quieras compartir con nosotros?

Bueno tengo la bendición de poder escribir la música que el Señor me da y de adorarlo aquí y por siempre ... ¡Que así sea!

Puedes encontrar canciones suyas gratuitas y de pago en Bandscamp


Esta es la versión resumida del artículo Entrevista con Nina Llopis y la pequeña luz a través del valle del hardcore


Buenas noticias de un Dios que se relaciona con su creación:

Escuchar o descargar podcasts sobre la Biblia de José de Segovia