Usamos cookies para mejorar tu experiencia

El redescubierto del gran escritor C.S. Lewis

Hace ya cincuenta años que murió C.S. Lewis, pero su figura parece haber sido ahora redescubierta por una nueva generación. Muchos niños le han conocido por sus Crónicas de Narnia, pero sus títulos más populares se continúan reeditando e incluso han aparecido traducciones de material que estaba todavía inédito en castellano. Al celebrar su aniversario, es un buen momento para volver a preguntarse quién fue realmente Lewis y cuál era su teología.

Artículo escrito por José de Segovia en Madrid el 22 de Enero de 2020 ·.·★ Lectura de 8 minutos o 1587 palabras.


La publicación de sus libros, estos últimos años, por editoriales católicas españolas -últimamente Rialp, vinculada al Opus Dei-, hace que muchos hispanos crean que Lewis es católico. Los norteamericanos le tienen sin embargo como el santo patrón del cristianismo evangélico. Lo que está claro -como dijo el filósofo católico español Julián Marí­as-, es que Lewis es ′uno de los autores más inteligentes que ha producido Inglaterra, con las virtudes del paí­s y sin sus defectos′. ¡Qué extraño poder tienen sus libros para provocar tal entusiasmo en todo tipo de lectores!

No hay duda que su literatura -tanto apologética como fantástica- refleja la mano maestra de un gran escritor. En palabras de uno de los crí­ticos más importantes que ha habido en España, Rafael Conte -que fue el principal colaborador de los suplementos culturales, tanto de El Paí­s, como del ABC-, Lewis ′es una de las más vigorosas personalidades de la literatura universal del siglo XX, que goza de un respeto y prestigio incuestionable entre los cí­rculos especializados y minorí­as lectoras′. Su obra, para él, ′constituye una meditación humana y religiosa de primera magnitud′.

¿CATóLICO O PROTESTANTE?

El nombre de Lewis aparece siempre al lado de los más grandes conversos a la fe cristiana. Ya que no debemos olvidar que, antes de llegar a ser uno de los mayores defensores del cristianismo histórico, el autor de Mero cristianismo fue un ateo convencido. Su conversión se relaciona a menudo con la de otros muchos escritores que llegaron al catolicismo-romano en Inglaterra a principios del siglo pasado, como Chesterton o Waugh, aunque él era anglicano como T. S. Eliot o Dorothy Sayers. Lo curioso es que nunca se identificó con ninguno de los dos sectores conservadores que hay en su iglesia: el anglo-católico y el evangélico. Lo reconoce, en su biografí­a, hasta el controvertido secretario que tuvo en la última época, Walter Hooper -un sacerdote episcopal, convertido al catolicismo-romano, que ha hecho grandes esfuerzos desde su posición de albacea suyo, para abrir su proceso de beatificación en el Vaticano-.

Según un teólogo evangélico como Packer, el cristianismo de Lewis serí­a ′un anglicanismo conservador de tendencias catolizantes′ ( ¡que no romanistas!). Algo difí­cil de imaginar en alguien con un trasfondo tan protestante como él. Nacido en el Ulster, en la familia de un ingeniero evangélico galés y un pastor episcopal, a cuya iglesia asistí­a desde niño. Su carácter irlandés hací­a que, a pesar de estar establecido en el ambiente académico inglés, mostrara una pasión poco habitual en un profesor de Oxford. Amaba por eso las discusiones, hasta llegar a la brutalidad, en su agresividad verbal. Aunque tení­a también una punzante ironí­a, que recorre tanto sus escritos de crí­tica literaria como sus tratados apologéticos sobre la fe cristiana.

HISTORIA DE UNA CONVERSIóN

Lewis vivió una infancia solitaria, desde que su único hermano es internado en un colegio. Recluido en sus lecturas, se sumerge en un mundo de fantasí­a, ante la dura realidad de la muerte de su madre cuando tení­a diez años. Su pérdida parece que aniquila todas sus esperanzas. Su ateí­smo se muestra entonces con toda su dureza, desde la primera época escolar: ′No creo en ninguna religión -dice-; no hay absolutamente ninguna prueba para ninguna de ellas, y desde el punto de vista filosófico, el cristianismo no es ni siquiera la mejor′ -escribí­a entonces Lewis-. Todas las religiones, o sea todas las mitologí­as, para darle su nombre correcto, son simplemente un invento del hombre′ -creí­a él-.

En la Primera Guerra Mundial, Lewis vuelve a Oxford, tras ser herido y perder a un amigo, al que promete cuidar de su madre. Se traslada entonces a vivir con ella, manteniendo, según algunos biógrafos, una extraña relación sentimental. Después de unos brillantes estudios, entra en el Magdalen College, donde empieza a enseñar en 1925. Allí­ conoce al filólogo J.R.R. Tolkien, convertido al catolicismo-romano y apasionado por la fantasí­a que desarrollará en El Señor de los Anillos. Ambos tienen mucho en común, pero les separa la fe. Sus conversaciones con él y la lectura de Chesterton, empiezan a despertar en él ciertas inquietudes espirituales.

En su autobiografí­a, Lewis cuenta que ′a principios de 1927 era el más convencido de los ateos′. Hasta que un dí­a se encontró que ′las pruebas de la historicidad de los Evangelios eran sorprendentemente buenas′. Es entonces cuando ′Aquel a quien temí­a profundamente, cayó al final sobre mí­′ -dice Lewis, cautivado por la alegrí­a-. La verdad es que ′nunca tuve la experiencia de buscar a Dios′ -escribió en su libro sobre los Milagros-, ya que ′fue exactamente a la inversa, Él fue el cazador (o eso me pareció) y yo el venado′. Se sintió como ′acechado′ por ′un piel roja′, que ′apuntó infaliblemente y disparó′. Por lo que ′hacia la festividad de la Trinidad de 1929 cedí­ y admití­ que Dios era Dios y, de rodillas oré′. Por eso cree que ′quizá fuera, aquella noche, el converso más desalentado y remiso de toda Inglaterra′.

Sorprende que estas emocionantes palabras correspondan a su conversión al teí­smo, no al cristianismo. Ya que Lewis creí­a que no era cristiano todaví­a. El veí­a el Evangelio como el mito del ′Dios que morí­a′ y no podí­a creer en una vida futura. Pero dos años después se encontró con la Persona de Cristo de una forma tan real, como poco dramática. Cuando iba en un autobús al zoo de Whipsnade una mañana (Lewis era un gran amante de los animales), ′al salir no creí­a que Jesucristo fuera el Hijo de Dios, y cuando llegó al zoológico, sí­′′

EXCéNTRICO ACADéMICO

Lewis era toda una autoridad en el campo de la literatura medieval y renacentista. Como profesor escribió mucho, pero esos libros tienen hoy poco interés para el público cristiano, aunque son todo un modelo de crí­tica literaria. Como académico, Lewis sufrió mucho sin embargo a causa de su fe cristiana. Ya que su conversión no le hizo muy popular en la Universidad. Su valiente defensa del carácter sobrenatural del Evangelio provocó mucho rechazo en cí­rculos académicos. Sus libros de ficción, como Las Crónicas de Narnia o Ransom, tampoco ayudaron a que se le tomara más en serio.

Muchos le veí­an como uno de esos eruditos excéntricos, capaz de acciones tan quijotescas como mantener esa extraña relación con la madre de un amigo muerto por treinta años, y luego casarse con una judí­a comunista norteamericana, divorciada de un alcoholizado guionista de Hollywood, cuando estaba ya a punto de morir en la cama de un hospital. Lo vemos en la pelí­cula Tierras de penumbra, en la que Anthony Hopkins interpreta al escritor en su corta relación con Joy Davidman, convertida también como él al cristianismo, pero enferma de cáncer y madre de dos hijos, adoptados luego por Lewis. Uno de ellos es uno de los productores de la pelí­cula de Narnia.

Pero no debemos olvidar que si Lewis pasó tanto tiempo dedicado a la apologética, es porque no quiso hacer de la literatura un í­dolo. ′El cristiano sabe desde el principio, que la salvación de una sola alma es más importante que la producción o preservación de todas las épicas y tragedias del mundo′ -escribió en una de sus Reflexiones cristiana-. Hasta tal punto era así­, que el poeta T. S. Eliot se preguntaba si ′¿exige realmente el Todopoderoso tales arduos esfuerzos del Dr. Lewis por devolverle el trono?′. Por lo que, si la conversión y la evangelización son dos de los principales distintivos del movimiento evangélico, no hay duda que Lewis era evangélico. Pero nos queda algo muy importante, su teologí­a. De ello hablaremos la semana que viene...

Esta es la versión resumida del artículo El redescubierto del gran escritor C.S. Lewis


Buenas noticias de un Dios que se relaciona con su creación:

Escuchar o descargar podcasts sobre la Biblia de José de Segovia



ENVIAR ↷