El levita de Efraín y su esposa muerta (Jean Jacques Henner, 1898)
El levita de Efraín y su esposa muerta (Jean Jacques Henner, 1898) | Máquina del Tiempo (Beta)
: ‹‹ 18 ››

Jueces [18/19] Hombres perversos

Libro de los Jueces. Capítulo 19
por José de Segovia

Escuchar


¿No puedes escucharlo? Prueba el Reproductor #2, Reproductor #3 o el Reproductor #4. También puedes descargar el podcast para oirlo en otro momento o dispositivo

El problema de Israel no era tanto que no tuviesen rey como que ya no reconociesen el gobierno de Dios:

Hay historias de la Biblia que a mucha gente le avergüenza. Sin duda yo creo que en el ranking que haríamos con ellas, ésta ocuparía uno de los primero lugares. Pocos textos hay que sean tan truculentos como éste en la Biblia y muchos creyentes podrían pensar ′Bueno, mejor podríamos meditar en un versículo de Filipenses… tal vez sería más edificante′. No obstante, si como cristianos creemos que nuestra fe es una fe bíblica, toda la Biblia, nos dice el apóstol Pablo, ′toda la escritura es útil′, tiene un consejo dispuesto para que nosotros podamos aprovecharnos de él. Y es por esto que haríamos mal al pasar por alto esta historia. Vamos a ver algo acerca del contexto de esta terrible historia. Estamos en un libro, el Libro de los Jueces, que se marca por esta declaración del principio: ′En aquellos días no había rey′. En un sentido no había rey, bueno Dios era su rey como le dice Samuel luego al principio del Libro de Samuel. Dios había formado un pueblo en el cual él mismo gobernaba. El problema no es que no había rey, es que ellos ya no reconocían ningún reinado o soberanía de Dios.

Selección de apuntes:

  1. Nuestro corazón debe ser denunciado cuando leemos estas palabras
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  2. Dios no se adapta a nuestra propia medida
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  3. Las soluciones que ofrece el mundo no funcionan porque atacan los síntomas
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  4. Nuestra forma de pensar marca al final nuestra forma de actuar
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  5. No podemos conformarnos dejando el culto a Dios como un adorno superficial
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  6. No hemos sido creados para vivir conforme a nuestros propios deseos
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  7. Perdemos la dirección en la vida cuando ocupamos el lugar de Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  8. Cristo es el único verdadero juez y rey capaz de dar sentido a nuestras vidas
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  9. El pecado en nuestra vida debe ser dominado por el reino de Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  10. No hay verdadera salvación y libración si seguimos siendo esclavos del pecado
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+

¡Compártelo!



Exposición utilizada con permiso de y grabada en Madrid, el 31 de Febrero de 2002. Consulta los titulares de ese día en El País, El Mundo o ABC.

Texto en el que se basa la exposición:

En aquellos días, cuando no había rey en Israel, hubo un levita que moraba como forastero en la parte más remota del monte de Efraín, el cual había tomado para sí mujer concubina de Belén de Judá. Y su concubina le fue infiel, y se fue de él a casa de su padre, a Belén de Judá, y estuvo allá durante cuatro meses. Y se levantó su marido y la siguió, para hablarle amorosamente y hacerla volver; y llevaba consigo un criado, y un par de asnos; y ella le hizo entrar en la casa de su padre. Y viéndole el padre de la joven, salió a recibirle gozoso; y le detuvo su suegro, el padre de la joven, y quedó en su casa tres días, comiendo y bebiendo y alojándose allí. Al cuarto día, cuando se levantaron de mañana, se levantó también el levita para irse; y el padre de la joven dijo a su yerno: Conforta tu corazón con un bocado de pan, y después os iréis. Y se sentaron ellos dos juntos, y comieron y bebieron. Y el padre de la joven dijo al varón: Yo te ruego que quieras pasar aquí la noche, y se alegrará tu corazón. Y se levantó el varón para irse, pero insistió su suegro, y volvió a pasar allí la noche. Al quinto día, levantándose de mañana para irse, le dijo el padre de la joven: Conforta ahora tu corazón, y aguarda hasta que decline el día. Y comieron ambos juntos. Luego se levantó el varón para irse, él y su concubina y su criado. Entonces su suegro, el padre de la joven, le dijo: He aquí ya el día declina para anochecer, te ruego que paséis aquí la noche; he aquí que el día se acaba, duerme aquí, para que se alegre tu corazón; y mañana os levantaréis temprano a vuestro camino y te irás a tu casa. Mas el hombre no quiso pasar allí la noche, sino que se levantó y se fue, y llegó hasta enfrente de Jebús, que es Jerusalén, con su par de asnos ensillados, y su concubina. Y estando ya junto a Jebús, el día había declinado mucho; y dijo el criado a su señor: Ven ahora, y vámonos a esta ciudad de los jebuseos, para que pasemos en ella la noche. Y su señor le respondió: No iremos a ninguna ciudad de extranjeros, que no sea de los hijos de Israel, sino que pasaremos hasta Gabaa. Y dijo a su criado: Ven, sigamos hasta uno de esos lugares, para pasar la noche en Gabaa o en Ramá. Pasando, pues, caminaron, y se les puso el sol junto a Gabaa que era de Benjamín. Y se apartaron del camino para entrar a pasar allí la noche en Gabaa; y entrando, se sentaron en la plaza de la ciudad, porque no hubo quien los acogiese en casa para pasar la noche. Y he aquí un hombre viejo que venía de su trabajo del campo al anochecer, el cual era del monte de Efraín, y moraba como forastero en Gabaa; pero los moradores de aquel lugar eran hijos de Benjamín. Y alzando el viejo los ojos, vio a aquel caminante en la plaza de la ciudad, y le dijo: ¿A dónde vas, y de dónde vienes? Y él respondió: Pasamos de Belén de Judá a la parte más remota del monte de Efraín, de donde soy; y había ido a Belén de Judá; mas ahora voy a la casa de Jehová, y no hay quien me reciba en casa. Nosotros tenemos paja y forraje para nuestros asnos, y también tenemos pan y vino para mí y para tu sierva, y para el criado que está con tu siervo; no nos hace falta nada. Y el hombre anciano dijo: Paz sea contigo; tu necesidad toda quede solamente a mi cargo, con tal que no pases la noche en la plaza. Y los trajo a su casa, y dio de comer a sus asnos; y se lavaron los pies, y comieron y bebieron. Pero cuando estaban gozosos, he aquí que los hombres de aquella ciudad, hombres perversos, rodearon la casa, golpeando a la puerta; y hablaron al anciano, dueño de la casa, diciendo: Saca al hombre que ha entrado en tu casa, para que lo conozcamos. Y salió a ellos el dueño de la casa y les dijo: No, hermanos míos, os ruego que no cometáis este mal; ya que este hombre ha entrado en mi casa, no hagáis esta maldad. He aquí mi hija virgen, y la concubina de él; yo os las sacaré ahora; humilladlas y haced con ellas como os parezca, y no hagáis a este hombre cosa tan infame. Mas aquellos hombres no le quisieron oír; por lo que tomando aquel hombre a su concubina, la sacó; y entraron a ella, y abusaron de ella toda la noche hasta la mañana, y la dejaron cuando apuntaba el alba. Y cuando ya amanecía, vino la mujer, y cayó delante de la puerta de la casa de aquel hombre donde su señor estaba, hasta que fue de día. Y se levantó por la mañana su señor, y abrió las puertas de la casa, y salió para seguir su camino; y he aquí la mujer su concubina estaba tendida delante de la puerta de la casa, con las manos sobre el umbral. El le dijo: Levántate, y vámonos; pero ella no respondió. Entonces la levantó el varón, y echándola sobre su asno, se levantó y se fue a su lugar. Y llegando a su casa, tomó un cuchillo, y echó mano de su concubina, y la partió por sus huesos en doce partes, y la envió por todo el territorio de Israel. Y todo el que veía aquello, decía: Jamás se ha hecho ni visto tal cosa, desde el tiempo en que los hijos de Israel subieron de la tierra de Egipto hasta hoy. Considerad esto, tomad consejo, y hablad. Entonces salieron todos los hijos de Israel, y se reunió la congregación como un solo hombre, desde Dan hasta Beerseba y la tierra de Galaad, a Jehová en Mizpa.Y los jefes de todo el pueblo, de todas las tribus de Israel, se hallaron presentes en la reunión del pueblo de Dios, cuatrocientos mil hombres de a pie que sacaban espada. Y los hijos de Benjamín oyeron que los hijos de Israel habían subido a Mizpa. Y dijeron los hijos de Israel: Decid cómo fue esta maldad. Entonces el varón levita, marido de la mujer muerta, respondió y dijo: Yo llegué a Gabaa de Benjamín con mi concubina, para pasar allí la noche. Y levantándose contra mí los de Gabaa, rodearon contra mí la casa por la noche, con idea de matarme, y a mi concubina la humillaron de tal manera que murió. Entonces tomando yo mi concubina, la corté en pedazos, y la envié por todo el territorio de la posesión de Israel, por cuanto han hecho maldad y crimen en Israel. He aquí todos vosotros sois hijos de Israel; dad aquí vuestro parecer y consejo. Entonces todo el pueblo, como un solo hombre, se levantó, y dijeron: Ninguno de nosotros irá a su tienda, ni volverá ninguno de nosotros a su casa. Mas esto es ahora lo que haremos a Gabaa: contra ella subiremos por sorteo. Tomaremos diez hombres de cada ciento por todas las tribus de Israel, y ciento de cada mil, y mil de cada diez mil, que lleven víveres para el pueblo, para que yendo a Gabaa de Benjamín le hagan conforme a toda la abominación que ha cometido en Israel. Y se juntaron todos los hombres de Israel contra la ciudad, ligados como un solo hombre.

Libro de los Jueces. Capítulo 19

Traducción de Reina-Valera (Revisión de 1960) | Compáralo con otras versiones

Serie: Jueces

‹ Anterior | Índice | Siguiente ›


Series de podcasts para descargar:

Series sobre textos específicos

Series sobre libros completos


Suscríbete:

Algunos de nuestros usuarios reconocen escuchar estos PODCAST en familia durante las veladas de la noche, o durante el tiempo que pasan encerrados en el coche, o durante el tiempo que pasan en su habitación a la hora del café,... En cualquier caso reconocen así que apartar un tiempo específico del día o de la semana para reflexionar en la palabra de Dios es una decisión que puede reportar mucho beneficio a sus vidas. Si quieres unirte a ellos rellena este formulario para recibir notificaciones siempre el día antes y un enlace desde el que podrás editar o cancelar tu suscripción siempre que quieras.

Email

Contraseña

Personaliza el tema y la regularidad de tu suscripción

Deseo recibir notificación de actualizaciones de nuevas series: No

Usando este formulario acepto las condiciones


¿Otros canales de suscripción?



Esta selección no habría sido posible sin la valiosa ayuda de Gerson Mariño, Antonio Pedro Campos, Natán de Segovia, Daniela Céspedes, Gabriel Penalva o Luís González entre otros muchos miembros de Grupos Bíblicos Universitarios, Iglesia Evangélica de la Gracia en Barcelona, Iglesia Evangélica Betania en Sevilla y por supuesto Iglesia Cristiana Reformada en Madrid. A todos, ¡gracias!

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA
Calle Cesar González Ruano, 25
28027 Madrid (Spain)
Síguela en Web y YouTube

Serie: Jueces

Libro de los Jueces [01/19] El pueblo alzó su voz y lloró

Los jueces descritos en este libro tenían una función próxima a la de los libertadores
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [02/19] Y sirvieron a sus dioses

Hay alguien fuera de nosotros que puede hacer nuevas todas las cosas
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [03/19] Jehová levantó un libertador

Nos engañamos si pensamos que las noticias no pueden sorprendernos una vez más
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [05/19] Yo estaré contigo

No podemos tener la misma misión que tenía Gedeón, pero su Dios es también el nuestro
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [06/19] Quien tema y se estremezca

Mucho de lo que el mundo sufre está relacionado con la propia maldad de los hombres
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [07/19] Cada uno contra su compañero

La vida no es solamente aquello que podamos hacer nosotros con nuestro esfuerzo
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [08/19] El bien que él había hecho

La última parte de la historia de Gedeón está llena de grandes contradicciones
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [09/19] Que no se diga de mí

El autor del Libro de los Jueces intenta explicar aquí cual era la situación de Israel en ese momento
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [10/19] Angustiado

El ser humano tiene interminables excusas para casi todo
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [11/19] Todo lo que desposeyó Jehová

Israel se enfrenta en esta batalla a 18 años de derrotas continuas
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [12/19] Ofreceré en holocausto

Los hombres se llenan la boca de bonitas palabras pero no siempre aciertan al elegirlas
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [13/19] Admirable

Sansón representa la decadencia del pueblo de Israel
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [14/19] Mi enigma

La historia de Sansón está llena de contradicciones y enigmas
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [15/19] El Espíritu de Jehová

En Sansón vemos muy pocos rasgos de lo que esperaríamos de un juez
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [16/19] Acuérdate ahora de mí

Sansón sigue sus propios caprichos utilizando para su propio beneficio la fuerza sobrenatural que recibe de Dios
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [17/19] La imagen de talla

Al llegar al final del Libro de los Jueces llegamos también a lo más bajo que puede llegar el pueblo de Dios
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [18/19] Hombres perversos

El problema de Israel no era tanto que no tuviesen rey como que ya no reconociesen el gobierno de Dios
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [19/19] Una brecha entre las tribus

Las soluciones que el mundo ofrece contra el mal son muy superficiales
Imagen | Podcast


Serie completa de Jueces | Todas las series