Cabeza de Jericó (Anónimo, -6000)
Cabeza de Jericó (Anónimo, -6000) | Máquina del Tiempo (Beta)
: ‹‹ 17 ››

Jueces [17/19] La imagen de talla

Libro de los Jueces. Capítulo 17-18
por José de Segovia

Escuchar


¿No puedes escucharlo? Prueba el Reproductor #2 o el Reproductor #3. También puedes descargar el podcast para oirlo en otro momento o dispositivo

Al llegar al final del Libro de los Jueces llegamos también a lo más bajo que puede llegar el pueblo de Dios:

Nos acercamos al final de una larga serie sobre este libro, un libro oscuro, un libro que muchos prefieren simplemente no pensar en él. Muchos cristianos pasan sus hojas buscando algo aparentemente más edificante. Sin embargo toda la escritura es útil, toda la palabra de Dios tiene un provecho para nosotros aunque muchas veces no sea fácil de descubrir y de percibir. Y al final del Libro de los Jueces llegamos a uno de los momentos más oscuros de la historia de Israel. El Libro de los Jueces comenzaba con una introducción más o menos gloriosa de la presencia de Dios, de la entrada de su pueblo en la tierra prometida tras la muerte de Josué, de cómo llegan a ocupar aquella tierra que el Señor había dado a su pueblo. Pero luego hay una descripción de 12 jueces, que con detalle van pasando hasta Sansón. Es el último que hemos visto, con en el cual hemos visto también que aparentemente los defectos se aumentan; cada vez las debilidades de esos jueces proliferan hasta ese extremo de Sansón, que parece incluso inconsciente del poder que actúa en él, de su origen en Dios mismo. Y vemos como a lo largo de toda esta historia del Libro de los Jueces encontramos mucho más que un ciclo que se repite. Muchas veces se explica este libro en base a estas 4 ideas: la idea de la rebelión, la idea del castigo, la idea del arrepentimiento y finalmente la idea del rescate de Dios. Sin embargo hemos tratado de explicar en esta serie que esto no es así exactamente, que es un libro lleno de sorpresas, y encontramos que lejos de haber un ciclo que se repite, lo que hay es más bien una espiral en la que vamos descendiendo cada vez más bajo, cada vez más lejos. Estas dos últimas historias ilustran por tanto cuán bajo y lejos se puede llegar en el pueblo de Dios, y lo lejos que puede estar aparentemente Dios de su pueblo.

Selección de apuntes:

  1. La descendencia de Moisés protagoniza esta oscura historia de idolatría
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  2. La inconsciencia de su idolatría no era mucho mayor para ellos que para nosotros hoy
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  3. Nos volvemos ciegos y sordos cuando dejamos a un lado la palabra de Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  4. La verdad no es necesariamente aquello que nosotros queramos imaginar
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  5. Dios no ha dejado a nuestra elección cómo debemos servirle y adorarle
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  6. No podemos manipular al Creador para ponerlo a nuestro servicio
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  7. Tenemos que decidirnos entre los ídolos y Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+

¡Compártelo!



Exposición utilizada con permiso de y grabada en Madrid, el 26 de Febrero de 2002. Consulta los titulares de ese día en El País, El Mundo o ABC.

Texto en el que se basa la exposición:

Hubo un hombre del monte de Efraín, que se llamaba Micaía, el cual dijo a su madre: Los mil cien siclos de plata que te fueron hurtados, acerca de los cuales maldijiste, y de los cuales me hablaste, he aquí el dinero está en mi poder; yo lo tomé. Entonces la madre dijo: Bendito seas de Jehová, hijo mío. Y él devolvió los mil cien siclos de plata a su madre; y su madre dijo: En verdad he dedicado el dinero a Jehová por mi hijo, para hacer una imagen de talla y una de fundición; ahora, pues, yo te lo devuelvo. Mas él devolvió el dinero a su madre, y tomó su madre doscientos siclos de plata y los dio al fundidor, quien hizo de ellos una imagen de talla y una de fundición, la cual fue puesta en la casa de Micaía. Y este hombre Micaía tuvo casa de dioses, e hizo efod y terafines, y consagró a uno de sus hijos para que fuera su sacerdote. En aquellos días no había rey en Israel; cada uno hacía lo que bien le parecía. Y había un joven de Belén de Judá, de la tribu de Judá, el cual era levita, y forastero allí. Este hombre partió de la ciudad de Belén de Judá para ir a vivir donde pudiera encontrar lugar; y llegando en su camino al monte de Efraín, vino a casa de Micaía. Y Micaía le dijo: ¿De dónde vienes? Y el levita le respondió: Soy de Belén de Judá, y voy a vivir donde pueda encontrar lugar. Entonces Micaía le dijo: Quédate en mi casa, y serás para mí padre y sacerdote; y yo te daré diez siclos de plata por año, vestidos y comida. Y el levita se quedó. Agradó, pues, al levita morar con aquel hombre, y fue para él como uno de sus hijos. Y Micaía consagró al levita, y aquel joven le servía de sacerdote, y permaneció en casa de Micaía. Y Micaía dijo: Ahora sé que Jehová me prosperará, porque tengo un levita por sacerdote. En aquellos días no había rey en Israel. Y en aquellos días la tribu de Dan buscaba posesión para sí donde habitar, porque hasta entonces no había tenido posesión entre las tribus de Israel. Y los hijos de Dan enviaron de su tribu cinco hombres de entre ellos, hombres valientes, de Zora y Estaol, para que reconociesen y explorasen bien la tierra; y les dijeron: Id y reconoced la tierra. Estos vinieron al monte de Efraín, hasta la casa de Micaía, y allí posaron. Cuando estaban cerca de la casa de Micaía, reconocieron la voz del joven levita; y llegando allá, le dijeron: ¿Quién te ha traído acá? ¿y qué haces aquí? ¿y qué tienes tú por aquí? El les respondió: De esta y de esta manera ha hecho conmigo Micaía, y me ha tomado para que sea su sacerdote. Y ellos le dijeron: Pregunta, pues, ahora a Dios, para que sepamos si ha de prosperar este viaje que hacemos. Y el sacerdote les respondió: Id en paz; delante de Jehová está vuestro camino en que andáis. Entonces aquellos cinco hombres salieron, y vinieron a Lais; y vieron que el pueblo que habitaba en ella estaba seguro, ocioso y confiado, conforme a la costumbre de los de Sidón, sin que nadie en aquella región les perturbase en cosa alguna, ni había quien poseyese el reino. Y estaban lejos de los sidonios, y no tenían negocios con nadie. Volviendo, pues, ellos a sus hermanos en Zora y Estaol, sus hermanos les dijeron: ¿Qué hay? Y ellos respondieron: Levantaos, subamos contra ellos; porque nosotros hemos explorado la región, y hemos visto que es muy buena; ¿y vosotros no haréis nada? No seáis perezosos en poneros en marcha para ir a tomar posesión de la tierra. Cuando vayáis, llegaréis a un pueblo confiado y a una tierra muy espaciosa, pues Dios la ha entregado en vuestras manos; lugar donde no hay falta de cosa alguna que haya en la tierra. Entonces salieron de allí, de Zora y de Estaol, seiscientos hombres de la familia de Dan, armados de armas de guerra. Fueron y acamparon en Quiriat-jearim en Judá, por lo cual llamaron a aquel lugar el campamento de Dan, hasta hoy; está al occidente de Quiriat-jearim. Y de allí pasaron al monte de Efraín, y vinieron hasta la casa de Micaía. Entonces aquellos cinco hombres que habían ido a reconocer la tierra de Lais dijeron a sus hermanos: ¿No sabéis que en estas casas hay efod y terafines, y una imagen de talla y una de fundición? Mirad, por tanto, lo que habéis de hacer. Cuando llegaron allá, vinieron a la casa del joven levita, en casa de Micaía, y le preguntaron cómo estaba. Y los seiscientos hombres, que eran de los hijos de Dan, estaban armados de sus armas de guerra a la entrada de la puerta. Y subiendo los cinco hombres que habían ido a reconocer la tierra, entraron allá y tomaron la imagen de talla, el efod, los terafines y la imagen de fundición, mientras estaba el sacerdote a la entrada de la puerta con los seiscientos hombres armados de armas de guerra. Entrando, pues, aquéllos en la casa de Micaía, tomaron la imagen de talla, el efod, los terafines y la imagen de fundición. Y el sacerdote les dijo: ¿Qué hacéis vosotros? Y ellos le respondieron: Calla, pon la mano sobre tu boca, y vente con nosotros, para que seas nuestro padre y sacerdote. ¿Es mejor que seas tú sacerdote en casa de un solo hombre, que de una tribu y familia de Israel? Y se alegró el corazón del sacerdote, el cual tomó el efod y los terafines y la imagen, y se fue en medio del pueblo. Y ellos se volvieron y partieron, y pusieron los niños, el ganado y el bagaje por delante. Cuando ya se habían alejado de la casa de Micaía, los hombres que habitaban en las casas cercanas a la casa de Micaía se juntaron y siguieron a los hijos de Dan. Y dando voces a los de Dan, éstos volvieron sus rostros, y dijeron a Micaía: ¿Qué tienes, que has juntado gente? El respondió: Tomasteis mis dioses que yo hice y al sacerdote, y os vais; ¿qué más me queda? ¿Por qué, pues, me decís: ¿Qué tienes? Y los hijos de Dan le dijeron: No des voces tras nosotros, no sea que los de ánimo colérico os acometan, y pierdas también tu vida y la vida de los tuyos. Y prosiguieron los hijos de Dan su camino, y Micaía, viendo que eran más fuertes que él, volvió y regresó a su casa. Y ellos, llevando las cosas que había hecho Micaía, juntamente con el sacerdote que tenía, llegaron a Lais, al pueblo tranquilo y confiado; y los hirieron a filo de espada, y quemaron la ciudad. Y no hubo quien los defendiese, porque estaban lejos de Sidón, y no tenían negocios con nadie. Y la ciudad estaba en el valle que hay junto a Bet-rehob. Luego reedificaron la ciudad, y habitaron en ella. Y llamaron el nombre de aquella ciudad Dan, conforme al nombre de Dan su padre, hijo de Israel, bien que antes se llamaba la ciudad Lais. Y los hijos de Dan levantaron para sí la imagen de talla; y Jonatán hijo de Gersón, hijo de Moisés, él y sus hijos fueron sacerdotes en la tribu de Dan, hasta el día del cautiverio de la tierra. Así tuvieron levantada entre ellos la imagen de talla que Micaía había hecho, todo el tiempo que la casa de Dios estuvo en Silo.

Libro de los Jueces. Capítulo 17-18

Traducción de Reina-Valera (Revisión de 1960) | Compáralo con otras versiones

Serie: Jueces

‹ Anterior | Índice | Siguiente ›


Series de podcasts para descargar:

Series sobre textos específicos

Series sobre libros completos


Suscríbete:

Algunos de nuestros usuarios reconocen escuchar estos PODCAST en familia durante las veladas de la noche, o durante el tiempo que pasan encerrados en el coche, o durante el tiempo que pasan en su habitación a la hora del café,... En cualquier caso reconocen así que apartar un tiempo específico del día o de la semana para reflexionar en la palabra de Dios es una decisión que puede reportar mucho beneficio a sus vidas. Si quieres unirte a ellos rellena este formulario para recibir notificaciones siempre el día antes y un enlace desde el que podrás editar o cancelar tu suscripción siempre que quieras.

Email

Contraseña

Personaliza el tema y la regularidad de tu suscripción

Deseo recibir notificación de actualizaciones de nuevas series: No

Usando este formulario acepto las condiciones


¿Otros canales de suscripción?



Esta selección no habría sido posible sin la valiosa ayuda de Antonio Pedro Campos, Natán de Segovia, Daniela Céspedes, Gabriel Penalva o Luís González entre otros muchos miembros de Grupos Bíblicos Universitarios, Iglesia Evangélica de la Gracia en Barcelona, Iglesia Evangélica Betania en Sevilla y por supuesto Iglesia Cristiana Reformada en Madrid. A todos, ¡gracias!

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA
Calle Cesar González Ruano, 25
28027 Madrid (Spain)
Síguela en Web y YouTube

Serie: Jueces

Libro de los Jueces [01/19] El pueblo alzó su voz y lloró

Los jueces descritos en este libro tenían una función próxima a la de los libertadores
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [02/19] Y sirvieron a sus dioses

Hay alguien fuera de nosotros que puede hacer nuevas todas las cosas
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [03/19] Jehová levantó un libertador

Nos engañamos si pensamos que las noticias no pueden sorprendernos una vez más
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [05/19] Yo estaré contigo

No podemos tener la misma misión que tenía Gedeón, pero su Dios es también el nuestro
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [06/19] Quien tema y se estremezca

Mucho de lo que el mundo sufre está relacionado con la propia maldad de los hombres
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [07/19] Cada uno contra su compañero

La vida no es solamente aquello que podamos hacer nosotros con nuestro esfuerzo
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [08/19] El bien que él había hecho

La última parte de la historia de Gedeón está llena de grandes contradicciones
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [09/19] Que no se diga de mí

El autor del Libro de los Jueces intenta explicar aquí cual era la situación de Israel en ese momento
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [10/19] Angustiado

El ser humano tiene interminables excusas para casi todo
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [11/19] Todo lo que desposeyó Jehová

Israel se enfrenta en esta batalla a 18 años de derrotas continuas
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [12/19] Ofreceré en holocausto

Los hombres se llenan la boca de bonitas palabras pero no siempre aciertan al elegirlas
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [13/19] Admirable

Sansón representa la decadencia del pueblo de Israel
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [14/19] Mi enigma

La historia de Sansón está llena de contradicciones y enigmas
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [15/19] El Espíritu de Jehová

En Sansón vemos muy pocos rasgos de lo que esperaríamos de un juez
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [16/19] Acuérdate ahora de mí

Sansón sigue sus propios caprichos utilizando para su propio beneficio la fuerza sobrenatural que recibe de Dios
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [17/19] La imagen de talla

Al llegar al final del Libro de los Jueces llegamos también a lo más bajo que puede llegar el pueblo de Dios
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [18/19] Hombres perversos

El problema de Israel no era tanto que no tuviesen rey como que ya no reconociesen el gobierno de Dios
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [19/19] Una brecha entre las tribus

Las soluciones que el mundo ofrece contra el mal son muy superficiales
Imagen | Podcast


Serie completa de Jueces | Todas las series