Abimelec, rey de Siquem, es golpeado en la cabeza por una piedra de molino arrojada por una mujer (Ilustrador de Speculum humanae salvationis, 1450)
Abimelec, rey de Siquem, es golpeado en la cabeza por una piedra de molino arrojada por una mujer (Ilustrador de Speculum humanae salvationis, 1450) | Máquina del Tiempo (Beta)
: ‹‹ 9 ››

Jueces [09/19] Que no se diga de mí

Libro de los Jueces. Capítulo 9, Versículo 1ss
por José de Segovia

Escuchar


¿No puedes escucharlo? Prueba el Reproductor #2 o el Reproductor #3. También puedes descargar el podcast para oirlo en otro momento o dispositivo

El autor del Libro de los Jueces intenta explicar aquí cual era la situación de Israel en ese momento:

Este Libro de los Jueces es un libro que nunca deja de sorprendernos. Para la mentalidad de muchos de nosotros siguen siendo incomprensibles muchas cosas del Libro de los Jueces y una de las cosas que no entendemos es la forma tan extraña que tiene de dividir su historia. Si lo que pretende su autor es contarnos la historia de estos 12 jueces, ¿por qué dedica tan poco espacio a unos y tanto a otros? Pero al llegar aquí a la mitad de este libro vemos que el colmo es que dedica un largo capítulo 9, el que hemos leído, a alguien que ni siquiera era juez, y ni siquiera vivía en una de las ciudades más importantes de Israel. Era simplemente un punto en el cual había habido presencia judía y que parece que no ha tenido una especial significación -a no ser en un pasado. Pero ni Abimelec fue juez ni aparentemente vemos qué relación tiene esto con ello. Y los verdaderos jueces, que es de quienes leemos en el capítulo 10, apenas nos dedica 4 palabras sobre ellos y la mayor parte de esas palabras nos hacen referencia a cosas muy poco características de cada uno de ellos y que podemos encontrar en otros jueces anteriores a él. Sin embargo, a medida que entramos en este Libro de los Jueces encontramos que hay una lógica interna. Y que el problema es que la estructura que tiene este libro y su propósito tal vez no es el propósito y la estructura que nosotros queramos darle. Y este libro, al llegar aquí a la mitad, hace como un respiro, al igual que hace al principio y al final, con historias que no son exactamente sobre jueces. Parece como si quisiera el autor, aquí a la mitad del libro, hacer una pausa y contemplar por un microscopio, como un microcosmos, lo que ocurre en este pequeño lugar. Con un personaje, que si bien no fue juez, representa en sí mismo gran parte de la situación del pueblo de Israel entonces. El propósito entonces de este capítulo 9 es hacer entender cual es la situación en este momento, ¿qué es lo que realmente se respira aquí? Y así mismo enseñarnos ciertas verdades profundas que nos van a ayudar a sacar conclusiones de lo que estamos viendo en este Libro de los Jueces.

Selección de apuntes:

  1. El deseo de poder es una tentación a la que no podemos sucumbir en la iglesia
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  2. La providencia de Dios se muestra a menudo de formas misteriosas
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  3. Dios recompensa o castiga nuestros actos aunque no queramos darnos cuenta
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  4. El juicio de Dios se muestra especialmente cuando uno recibe lo que busca fuera de él
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  5. Es por su gracia que Dios quiere atraer a su pueblo a sí mismo a pesar de todo
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  6. Cristo ha abierto un nuevo camino de paz para volvernos a aquel que puede salvarnos
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+

¡Compártelo!



Exposición utilizada con permiso de y grabada en Madrid, el 25 de Noviembre de 2001. Consulta los titulares de ese día en El País, El Mundo o ABC.

Texto en el que se basa la exposición:

Abimelec hijo de Jerobaal fue a Siquem, a los hermanos de su madre, y habló con ellos, y con toda la familia de la casa del padre de su madre, diciendo: Yo os ruego que digáis en oídos de todos los de Siquem: ¿Qué os parece mejor, que os gobiernen setenta hombres, todos los hijos de Jerobaal, o que os gobierne un solo hombre? Acordaos que yo soy hueso vuestro, y carne vuestra. Y hablaron por él los hermanos de su madre en oídos de todos los de Siquem todas estas palabras; y el corazón de ellos se inclinó a favor de Abimelec, porque decían: Nuestro hermano es. Y le dieron setenta siclos de plata del templo de Baal-berit, con los cuales Abimelec alquiló hombres ociosos y vagabundos, que le siguieron. Y viniendo a la casa de su padre en Ofra, mató a sus hermanos los hijos de Jerobaal, setenta varones, sobre una misma piedra; pero quedó Jotam el hijo menor de Jerobaal, que se escondió. Entonces se juntaron todos los de Siquem con toda la casa de Milo, y fueron y eligieron a Abimelec por rey, cerca de la llanura del pilar que estaba en Siquem. Cuando se lo dijeron a Jotam, fue y se puso en la cumbre del monte de Gerizim, y alzando su voz clamó y les dijo: Oídme, varones de Siquem, y así os oiga Dios. Fueron una vez los árboles a elegir rey sobre sí, y dijeron al olivo: Reina sobre nosotros. Mas el olivo respondió: ¿He de dejar mi aceite, con el cual en mí se honra a Dios y a los hombres, para ir a ser grande sobre los árboles? Y dijeron los árboles a la higuera: Anda tú, reina sobre nosotros. Y respondió la higuera: ¿He de dejar mi dulzura y mi buen fruto, para ir a ser grande sobre los árboles? Dijeron luego los árboles a la vid: Pues ven tú, reina sobre nosotros. Y la vid les respondió: ¿He de dejar mi mosto, que alegra a Dios y a los hombres, para ir a ser grande sobre los árboles? Dijeron entonces todos los árboles a la zarza: Anda tú, reina sobre nosotros. Y la zarza respondió a los árboles: Si en verdad me elegís por rey sobre vosotros, venid, abrigaos bajo de mi sombra; y si no, salga fuego de la zarza y devore a los cedros del Líbano. Ahora, pues, si con verdad y con integridad habéis procedido en hacer rey a Abimelec, y si habéis actuado bien con Jerobaal y con su casa, y si le habéis pagado conforme a la obra de sus manos (porque mi padre peleó por vosotros, y expuso su vida al peligro para libraros de mano de Madián, y vosotros os habéis levantado hoy contra la casa de mi padre, y habéis matado a sus hijos, setenta varones sobre una misma piedra; y habéis puesto por rey sobre los de Siquem a Abimelec hijo de su criada, por cuanto es vuestro hermano); si con verdad y con integridad habéis procedido hoy con Jerobaal y con su casa, que gocéis de Abimelec, y él goce de vosotros. Y si no, fuego salga de Abimelec, que consuma a los de Siquem y a la casa de Milo, y fuego salga de los de Siquem y de la casa de Milo, que consuma a Abimelec. Y escapó Jotam y huyó, y se fue a Beer, y allí se estuvo por miedo de Abimelec su hermano. Después que Abimelec hubo dominado sobre Israel tres años, envió Dios un mal espíritu entre Abimelec y los hombres de Siquem, y los de Siquem se levantaron contra Abimelec; para que la violencia hecha a los setenta hijos de Jerobaal, y la sangre de ellos, recayera sobre Abimelec su hermano que los mató, y sobre los hombres de Siquem que fortalecieron las manos de él para matar a sus hermanos. Y los de Siquem pusieron en las cumbres de los montes asechadores que robaban a todos los que pasaban junto a ellos por el camino; de lo cual fue dado aviso a Abimelec. Y Gaal hijo de Ebed vino con sus hermanos y se pasaron a Siquem, y los de Siquem pusieron en él su confianza. Y saliendo al campo, vendimiaron sus viñedos, y pisaron la uva e hicieron fiesta; y entrando en el templo de sus dioses, comieron y bebieron, y maldijeron a Abimelec. Y Gaal hijo de Ebed dijo: ¿Quién es Abimelec, y qué es Siquem, para que nosotros le sirvamos? ¿No es hijo de Jerobaal, y no es Zebul ayudante suyo? Servid a los varones de Hamor padre de Siquem; pero ¿por qué le hemos de servir a él? Ojalá estuviera este pueblo bajo mi mano, pues yo arrojaría luego a Abimelec, y diría a Abimelec: Aumenta tus ejércitos, y sal. Cuando Zebul gobernador de la ciudad oyó las palabras de Gaal hijo de Ebed, se encendió en ira, y envió secretamente mensajeros a Abimelec, diciendo: He aquí que Gaal hijo de Ebed y sus hermanos han venido a Siquem, y he aquí que están sublevando la ciudad contra ti. Levántate, pues, ahora de noche, tú y el pueblo que está contigo, y pon emboscadas en el campo. Y por la mañana al salir el sol madruga y cae sobre la ciudad; y cuando él y el pueblo que está con él salgan contra ti, tú harás con él según se presente la ocasión. Levantándose, pues, de noche Abimelec y todo el pueblo que con él estaba, pusieron emboscada contra Siquem con cuatro compañías. Y Gaal hijo de Ebed salió, y se puso a la entrada de la puerta de la ciudad; y Abimelec y todo el pueblo que con él estaba, se levantaron de la emboscada. Y viendo Gaal al pueblo, dijo a Zebul: He allí gente que desciende de las cumbres de los montes. Y Zebul le respondió: Tú ves la sombra de los montes como si fueran hombres. Volvió Gaal a hablar, y dijo: He allí gente que desciende de en medio de la tierra, y una tropa viene por el camino de la encina de los adivinos. Y Zebul le respondió: ¿Dónde está ahora tu boca con que decías: ¿Quién es Abimelec para que le sirvamos? ¿No es este el pueblo que tenías en poco? Sal pues, ahora, y pelea con él. Y Gaal salió delante de los de Siquem, y peleó contra Abimelec. Mas lo persiguió Abimelec, y Gaal huyó delante de él; y cayeron heridos muchos hasta la entrada de la puerta. Y Abimelec se quedó en Aruma; y Zebul echó fuera a Gaal y a sus hermanos, para que no morasen en Siquem. Aconteció el siguiente día, que el pueblo salió al campo; y fue dado aviso a Abimelec, el cual, tomando gente, la repartió en tres compañías, y puso emboscadas en el campo; y cuando miró, he aquí el pueblo que salía de la ciudad; y se levantó contra ellos y los atacó. Porque Abimelec y la compañía que estaba con él acometieron con ímpetu, y se detuvieron a la entrada de la puerta de la ciudad, y las otras dos compañías acometieron a todos los que estaban en el campo, y los mataron. Y Abimelec peleó contra la ciudad todo aquel día, y tomó la ciudad, y mató al pueblo que en ella estaba; y asoló la ciudad, y la sembró de sal. Cuando oyeron esto todos los que estaban en la torre de Siquem, se metieron en la fortaleza del templo del dios Berit. Y fue dado aviso a Abimelec, de que estaban reunidos todos los hombres de la torre de Siquem. Entonces subió Abimelec al monte de Salmón, él y toda la gente que con él estaba; y tomó Abimelec un hacha en su mano, y cortó una rama de los árboles, y levantándola se la puso sobre sus hombros, diciendo al pueblo que estaba con él: Lo que me habéis visto hacer, apresuraos a hacerlo como yo. Y todo el pueblo cortó también cada uno su rama, y siguieron a Abimelec, y las pusieron junto a la fortaleza, y prendieron fuego con ellas a la fortaleza, de modo que todos los de la torre de Siquem murieron, como unos mil hombres y mujeres. Después Abimelec se fue a Tebes, y puso sitio a Tebes, y la tomó. En medio de aquella ciudad había una torre fortificada, a la cual se retiraron todos los hombres y las mujeres, y todos los señores de la ciudad; y cerrando tras sí las puertas, se subieron al techo de la torre. Y vino Abimelec a la torre, y combatiéndola, llegó hasta la puerta de la torre para prenderle fuego. Mas una mujer dejó caer un pedazo de una rueda de molino sobre la cabeza de Abimelec, y le rompió el cráneo. Entonces llamó apresuradamente a su escudero, y le dijo: Saca tu espada y mátame, para que no se diga de mí: Una mujer lo mató. Y su escudero le atravesó, y murió. Y cuando los israelitas vieron muerto a Abimelec, se fueron cada uno a su casa. Así pagó Dios a Abimelec el mal que hizo contra su padre, matando a sus setenta hermanos. Y todo el mal de los hombres de Siquem lo hizo Dios volver sobre sus cabezas, y vino sobre ellos la maldición de Jotam hijo de Jerobaal. Después de Abimelec, se levantó para librar a Israel Tola hijo de Fúa, hijo de Dodo, varón de Isacar, el cual habitaba en Samir en el monte de Efraín. Y juzgó a Israel veintitrés años; y murió, y fue sepultado en Samir. Tras él se levantó Jair galaadita, el cual juzgó a Israel veintidós años. Este tuvo treinta hijos, que cabalgaban sobre treinta asnos; y tenían treinta ciudades, que se llaman las ciudades de Jair hasta hoy, las cuales están en la tierra de Galaad. Y murió Jair, y fue sepultado en Camón.

Libro de los Jueces. Capítulo 9, Versículo 1ss

Traducción de Reina-Valera (Revisión de 1960) | Compáralo con otras versiones

Serie: Jueces

‹ Anterior | Índice | Siguiente ›


Series de podcasts para descargar:

Series sobre textos específicos

Series sobre libros completos


Suscríbete:

Algunos de nuestros usuarios reconocen escuchar estos PODCAST en familia durante las veladas de la noche, o durante el tiempo que pasan encerrados en el coche, o durante el tiempo que pasan en su habitación a la hora del café,... En cualquier caso reconocen así que apartar un tiempo específico del día o de la semana para reflexionar en la palabra de Dios es una decisión que puede reportar mucho beneficio a sus vidas. Si quieres unirte a ellos rellena este formulario para recibir notificaciones siempre el día antes y un enlace desde el que podrás editar o cancelar tu suscripción siempre que quieras.

Email

Contraseña

Personaliza el tema y la regularidad de tu suscripción

Deseo recibir notificación de actualizaciones de nuevas series: No

Usando este formulario acepto las condiciones


¿Otros canales de suscripción?



Esta selección no habría sido posible sin la valiosa ayuda de Gerson Mariño, Antonio Pedro Campos, Natán de Segovia, Daniela Céspedes, Gabriel Penalva o Luís González entre otros muchos miembros de Grupos Bíblicos Universitarios, Iglesia Evangélica de la Gracia en Barcelona, Iglesia Evangélica Betania en Sevilla y por supuesto Iglesia Cristiana Reformada en Madrid. A todos, ¡gracias!

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA
Calle Cesar González Ruano, 25
28027 Madrid (Spain)
Síguela en Web y YouTube

Serie: Jueces

Libro de los Jueces [01/19] El pueblo alzó su voz y lloró

Los jueces descritos en este libro tenían una función próxima a la de los libertadores
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [02/19] Y sirvieron a sus dioses

Hay alguien fuera de nosotros que puede hacer nuevas todas las cosas
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [03/19] Jehová levantó un libertador

Nos engañamos si pensamos que las noticias no pueden sorprendernos una vez más
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [05/19] Yo estaré contigo

No podemos tener la misma misión que tenía Gedeón, pero su Dios es también el nuestro
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [06/19] Quien tema y se estremezca

Mucho de lo que el mundo sufre está relacionado con la propia maldad de los hombres
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [07/19] Cada uno contra su compañero

La vida no es solamente aquello que podamos hacer nosotros con nuestro esfuerzo
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [08/19] El bien que él había hecho

La última parte de la historia de Gedeón está llena de grandes contradicciones
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [09/19] Que no se diga de mí

El autor del Libro de los Jueces intenta explicar aquí cual era la situación de Israel en ese momento
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [10/19] Angustiado

El ser humano tiene interminables excusas para casi todo
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [11/19] Todo lo que desposeyó Jehová

Israel se enfrenta en esta batalla a 18 años de derrotas continuas
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [12/19] Ofreceré en holocausto

Los hombres se llenan la boca de bonitas palabras pero no siempre aciertan al elegirlas
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [13/19] Admirable

Sansón representa la decadencia del pueblo de Israel
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [14/19] Mi enigma

La historia de Sansón está llena de contradicciones y enigmas
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [15/19] El Espíritu de Jehová

En Sansón vemos muy pocos rasgos de lo que esperaríamos de un juez
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [16/19] Acuérdate ahora de mí

Sansón sigue sus propios caprichos utilizando para su propio beneficio la fuerza sobrenatural que recibe de Dios
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [17/19] La imagen de talla

Al llegar al final del Libro de los Jueces llegamos también a lo más bajo que puede llegar el pueblo de Dios
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [18/19] Hombres perversos

El problema de Israel no era tanto que no tuviesen rey como que ya no reconociesen el gobierno de Dios
Imagen | Podcast


Libro de los Jueces [19/19] Una brecha entre las tribus

Las soluciones que el mundo ofrece contra el mal son muy superficiales
Imagen | Podcast


Serie completa de Jueces | Todas las series