: ‹‹ 5 ››

Imposible II [5/6] Si fuere Dios conmigo

Génesis. Capítulo 27, Versículo 46ss
por José de Segovia

Escuchar


¿No puedes escucharlo? Prueba el Reproductor #2, Reproductor #3 o el Reproductor #4. También puedes descargar el podcast para oirlo en otro momento o dispositivo

Dios no tiene simpatía por aquellos religiosos que intentan agradarle superficialmente:

Decía un famoso político que fue también presidente de los Estados Unidos, que puedes engañar ciertamente a algunos todo el tiempo, puedes incluso engañar a toda la gente durante algún tiempo, pero no puedes engañar a toda la gente durante todo el tiempo. Llega un momento en el que se pone en evidencia la realidad de quién eres. Y aquí vemos como estos dos hijos de Isaac nos revelan también la realidad de lo que son para el Dios que se revela en esta su palabra. Porque la Biblia no es solamente el reflejo de la realidad de quién es Dios, también revela cómo somos nosotros. Y vemos aquí también a Esaú, que había tomado para sí a aquellas mujeres que estaban más allá de la voluntad de Dios, claramente expresada a su padre Isaac. Recordaréis el largo viaje que hizo Isaac para encontrar a su mujer Rebeca, un viaje que tantas veces había escuchado Esaú. Lejos del ejemplo de su padre él tomó de las mujeres de los heteos. Jacob, por otro lado, al prepararse para hacer un viaje como el de su padre hace un mal mayor como vemos aquí. Lo hace queriendo arreglar las cosas, como tantas veces ocurre con aquellos que quieren agradar superficialmente a Dios. Esta es una y otra vez la experiencia de los que quieren reformar su vida, convirtiendo su fe en una religión que se basa una moralidad externa. Intentan arreglar las cosas y ¿qué ocurre? Lo dejan peor de lo que estaba.

Selección de apuntes:

  1. La verdadera seguridad no está en nuestros propios esfuerzos
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  2. El hombre no tiene futuro lejos de Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  3. La búsqueda de identidad parece no tener fin
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  4. Dios irrumpe en nuestras vidas
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  5. Dios toma la iniciativa e insiste con singular persistencia
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  6. La religión es el esfuerzo inútil de llegar a Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  7. Siempre estamos probando tretas al margen de la voluntad de Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  8. La gracia tuvo el altisimo precio de la sangre de Cristo
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  9. Hay promesas que pueden afectar a nuestras familias
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  10. Preferimos la superstición religiosa a la relación con Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  11. Dios se revela de forma continuada a lo largo de toda la vida
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  12. Cristo es para nosotros la escalera hasta Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+

¡Compártelo!



Exposición utilizada con permiso de y grabada en Madrid, el 10 de Septiembre de 2017. Consulta los titulares de ese día en El País, El Mundo o ABC.

Texto en el que se basa la exposición:

"Y cuando Esaú era de cuarenta años, tomó por mujer a Judit hija de Beeri heteo, y a Basemat hija de Elón heteo; y fueron amargura de espíritu para Isaac y para Rebeca." (Génesis 26:34-35) (...) Y dijo Rebeca a Isaac: Fastidio tengo de mi vida, a causa de las hijas de Het. Si Jacob toma mujer de las hijas de Het, como éstas, de las hijas de esta tierra, ¿para qué quiero la vida? Entonces Isaac llamó a Jacob, y lo bendijo, y le mandó diciendo: No tomes mujer de las hijas de Canaán. Levántate, ve a Padan-aram, a casa de Betuel, padre de tu madre, y toma allí mujer de las hijas de Labán, hermano de tu madre. Y el Dios omnipotente te bendiga, y te haga fructificar y te multiplique, hasta llegar a ser multitud de pueblos; y te dé la bendición de Abraham, y a tu descendencia contigo, para que heredes la tierra en que moras, que Dios dio a Abraham. Así envió Isaac a Jacob, el cual fue a Padan-aram, a Labán hijo de Betuel arameo, hermano de Rebeca madre de Jacob y de Esaú. Y vio Esaú cómo Isaac había bendecido a Jacob, y le había enviado a Padan-aram, para tomar para sí mujer de allí; y que cuando le bendijo, le había mandado diciendo: No tomarás mujer de las hijas de Canaán; y que Jacob había obedecido a su padre y a su madre, y se había ido a Padan-aram. Vio asimismo Esaú que las hijas de Canaán parecían mal a Isaac su padre; y se fue Esaú a Ismael, y tomó para sí por mujer a Mahalat, hija de Ismael hijo de Abraham, hermana de Nebaiot, además de sus otras mujeres. Dios se aparece a Jacob en Bet-el Salió, pues, Jacob de Beerseba, y fue a Harán. Y llegó a un cierto lugar, y durmió allí, porque ya el sol se había puesto; y tomó de las piedras de aquel paraje y puso a su cabecera, y se acostó en aquel lugar. Y soñó: y he aquí una escalera que estaba apoyada en tierra, y su extremo tocaba en el cielo; y he aquí ángeles de Dios que subían y descendían por ella. Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia. Será tu descendencia como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente. He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho. Y despertó Jacob de su sueño, y dijo: Ciertamente Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía. Y tuvo miedo, y dijo: ¡Cuán terrible es este lugar! No es otra cosa que casa de Dios, y puerta del cielo. Y se levantó Jacob de mañana, y tomó la piedra que había puesto de cabecera, y la alzó por señal, y derramó aceite encima de ella. Y llamó el nombre de aquel lugar Bet-el, aunque Luz era el nombre de la ciudad primero. E hizo Jacob voto, diciendo: Si fuere Dios conmigo, y me guardare en este viaje en que voy, y me diere pan para comer y vestido para vestir, y si volviere en paz a casa de mi padre, Jehová será mi Dios. Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti.

Génesis. Capítulo 27, Versículo 46ss

Traducción de Reina-Valera (Revisión de 1960) | Compáralo con otras versiones

Serie: Imposible II

‹ Anterior | Índice | Siguiente ›


Series de podcasts para descargar:

Series sobre textos específicos

Series sobre libros completos


Suscríbete:

Algunos de nuestros usuarios reconocen escuchar estos PODCAST en familia durante las veladas de la noche, o durante el tiempo que pasan encerrados en el coche, o durante el tiempo que pasan en su habitación a la hora del café,... En cualquier caso reconocen así que apartar un tiempo específico del día o de la semana para reflexionar en la palabra de Dios es una decisión que puede reportar mucho beneficio a sus vidas. Si quieres unirte a ellos rellena este formulario para recibir notificaciones siempre el día antes y un enlace desde el que podrás editar o cancelar tu suscripción siempre que quieras.

Email

Contraseña

Personaliza el tema y la regularidad de tu suscripción

Deseo recibir notificación de actualizaciones de nuevas series: No

Usando este formulario acepto las condiciones


¿Otros canales de suscripción?



Esta selección no habría sido posible sin la valiosa ayuda de Gerson Mariño, Antonio Pedro Campos, Natán de Segovia, Daniela Céspedes, Gabriel Penalva o Luís González entre otros muchos miembros de Grupos Bíblicos Universitarios, Iglesia Evangélica de la Gracia en Barcelona, Iglesia Evangélica Betania en Sevilla y por supuesto Iglesia Cristiana Reformada en Madrid. A todos, ¡gracias!

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA
Calle Cesar González Ruano, 25
28027 Madrid (Spain)
Síguela en Web y YouTube

Serie: Imposible II

Génesis [1/6] Isaac hijo de Abraham

La sucesión de padres a hijos resulta francamente repetitiva
Imagen | Podcast


Génesis [2/6] Porque tuvo miedo

El cristianismo no es precisamente donde podemos encontrar más fácilmente la verdadera bondad
Imagen | Podcast


Génesis [3/6] Pozo de aguas vivas

Dios promete estar allí donde se encuentren aquellos que le conocen
Imagen | Podcast


Génesis [4/6] Muy amarga exclamación

Preferimos culpar a cualquier otro antes que reconocer nuestra propia responsabilidad
Imagen | Podcast


Génesis [5/6] Si fuere Dios conmigo

Dios no tiene simpatía por aquellos religiosos que intentan agradarle superficialmente
Imagen | Podcast


Génesis [6/6] De hermoso parecer

Pasamos la vida esperando que el verdadero amor solucione todos nuestros problemas
Imagen | Podcast


Serie completa de Imposible II | Todas las series