Samuel hiere a Agag (Lovis Corinth, 1923)
Samuel hiere a Agag (Lovis Corinth, 1923) | Máquina del Tiempo (Beta)
: ‹‹ 6

Dios mira el corazón [6/6] Rechazado por Dios

I Samuel. Capítulo 15
por José de Segovia

Escuchar


¿No puedes escucharlo? Prueba el Reproductor #2 o el Reproductor #3. También puedes descargar el podcast para oirlo en otro momento o dispositivo

Nos escandalizamos porque no entendemos la seriedad del problema:

Seamos sinceros. Cuando llegamos a capítulos como éste de la Biblia, la mayor parte nos sentimos un poco avergonzados. En cierta forma es como si preferiríamos arrancar esta página y buscar otra vez leer Juan 3, 16; que sonaría más edificante. Una y otra vez la tentación que tenemos al acercarnos a partes como ésta de la palabra de Dios es sin lugar a dudas la misma tentación a la que se enfrenta Saúl en su vida. Lo que tenemos aquí en juego no es ni más ni menos que la voz de Dios, su palabra, frente a realmente, nuestra actitud respecto a ella. Y muchas veces ciertamente parece que el problema para nosotros de este texto no es la obediencia incompleta de Saúl, sino realmente el mandato que Dios le da a Saúl de destruir a todo este pueblo amalecita. De tal forma que en nuestra mente se ha convertido realmente el problema: Dios, su propósito y voluntad, más que realmente Saúl y lo que él hizo. Hasta ese punto no estamos tan lejos del problema de Saúl y por lo tanto conviene que en esta noche pensemos seriamente sobre cual es también nuestra actitud respecto de la palabra de Dios. Porque si nos escandaliza realmente lo que Dios manda hacer a Saúl, tal vez es porque no entendemos la seriedad del problema.

Selección de apuntes:

  1. ¿Existe ese Dios cuya paciencia nunca se acaba?
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  2. El consuelo de la venganza de Dios es una terrible paradoja
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  3. El Dios vivo es un Dios justo
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  4. En nuestro orgullo llegamos a pensar que podemos corregir a Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  5. Dios no se muestra impasible ante la perdición de los hombres
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  6. La devoción puede estar diametralmente opuesta al propósito de Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  7. El juicio de Dios depende de nuestra actitud frente a la palabra de Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  8. El arrepentimiento es un gran milagro que no se puede reducir a una fórmula de palabras
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  9. Que su palabra nos persiga hasta el día de hoy es señal de que todavía hay esperanza
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+

¡Compártelo!



Exposición utilizada con permiso de y grabada en Madrid, el 14 de Octubre de 2006. Consulta los titulares de ese día en El País, El Mundo o ABC.

Texto en el que se basa la exposición:

Un día Samuel dijo a Saúl: -Jehová me envió a que te ungiera rey sobre su pueblo Israel; ahora, pues, escucha las palabras de Jehová. Así ha dicho Jehová de los ejércitos: ′Yo castigaré lo que Amalec hizo a Israel, cortándole el camino cuando subía de Egipto. Ve, pues, hiere a Amalec, destruye todo lo que tiene y no te apiades de él; mata hombres, mujeres y niños, aun los de pecho, y vacas, ovejas, camellos y asnos.′ Saúl convocó, pues, al pueblo y les pasó revista en Telaim: doscientos mil de a pie y diez mil hombres de Judá. Vino Saúl a la ciudad de Amalec y se emboscó en el valle. Entonces dijo Saúl a los ceneos: "Idos, apartaos y salid de entre los de Amalec, para que no os destruya juntamente con ellos; porque vosotros mostrasteis misericordia a todos los hijos de Israel cuando subían de Egipto." Se apartaron los ceneos de entre los hijos de Amalec. Y Saúl derrotó a los amalecitas desde Havila hasta llegar a Shur, que está al oriente de Egipto. Capturó vivo a Agag, rey de Amalec, y a todo el pueblo lo mató a filo de espada. Pero Saúl y el pueblo perdonaron a Agag, y a lo mejor de las ovejas y del ganado mayor, de los animales engordados, de los carneros y de todo lo bueno, y no lo quisieron destruir; pero destruyeron todo lo que era vil y despreciable. Vino luego esta palabra de Jehová a Samuel: "Me pesa haber hecho rey a Saúl, porque se ha apartado de mí y no ha cumplido mis palabras." Se apesadumbró Samuel y clamó a Jehová toda aquella noche. Madrugó Samuel para ir al encuentro de Saúl por la mañana; y avisaron a Samuel: "Saúl llega a Carmel y se ha erigido un monumento; después se dio vuelta y siguió adelante para bajar a Gilgal." Vino, pues, Samuel a Saúl, y Saúl le dijo: -Bendito seas tú de Jehová; yo he cumplido la palabra de Jehová. -¿Pues qué balido de ovejas y bramido de vacas es éste que yo oigo con mis oídos? -preguntó entonces Samuel. -De Amalec las han traído; porque el pueblo perdonó lo mejor de las ovejas y de las vacas, para sacrificarlas a Jehová tu Dios, pero lo demás lo destruimos -respondió Saúl. Entonces dijo Samuel a Saúl: -Déjame que te anuncie lo que Jehová me ha dicho esta noche. -Habla -le respondió él. Y dijo Samuel: -Aunque a tus propios ojos eras pequeño, ¿no has sido hecho jefe de las tribus de Israel, y Jehová te ha ungido rey sobre Israel? Jehová te envió en misión y te ha dicho: ′Ve, destruye a los pecadores de Amalec y hazles guerra hasta que los acabes.′ ¿Por qué, pues, no has oído la voz de Jehová? ¿Por qué te has lanzado sobre el botín y has hecho lo malo ante los ojos de Jehová? Saúl respondió a Samuel: -Al contrario, ¡he obedecido la voz de Jehová! Fui a la misión que Jehová me envió, traje a Agag, rey de Amalec, y he destruido a los amalecitas. Pero el pueblo tomó del botín ovejas y vacas, lo mejor del anatema, para ofrecer sacrificios a Jehová, tu Dios, en Gilgal. Entonces Samuel dijo: -¿Acaso se complace Jehová tanto en los holocaustos y sacrificios como en la obediencia a las palabras de Jehová? Mejor es obedecer que sacrificar; prestar atención mejor es que la grasa de los carneros. Como pecado de adivinación es la rebelión, como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto rechazaste la palabra de Jehová, también él te ha rechazado para que no seas rey. Saúl dijo a Samuel: -He pecado, pues he desobedecido el mandamiento de Jehová y tus palabras, porque temí al pueblo y consentí a la voz de ellos. Perdona, pues, ahora mi pecado. Vuelve conmigo para que adore a Jehová. -No volveré contigo, porque rechazaste la palabra de Jehová y Jehová te ha rechazado para que no seas rey sobre Israel -respondió Samuel a Saúl. Samuel se volvió para irse, pero él se asió de la punta de su manto, y éste se desgarró. Entonces Samuel le dijo: -Jehová ha desgarrado hoy de ti el reino de Israel y lo ha dado a un prójimo tuyo mejor que tú. Además, el que es la Gloria de Israel no mentirá ni se arrepentirá, porque no es hombre para que se arrepienta. -Yo he pecado; pero te ruego que me honres delante de los ancianos de mi pueblo y delante de Israel, y que vuelvas conmigo para que adore a Jehová, tu Dios -dijo Saúl. Volvió Samuel en compañía de Saúl, y adoró Saúl a Jehová. Después dijo Samuel: "Traedme a Agag, rey de Amalec." Agag vino hacia él alegremente. Y decía: "Ciertamente ya pasó la amargura de la muerte." Samuel dijo: "Como tu espada dejó a las mujeres sin hijos, así tu madre quedará privada de su hijo entre las mujeres." Entonces Samuel cortó en pedazos a Agag delante de Jehová en Gilgal. Se fue luego Samuel a Ramá, y Saúl subió a su casa en Gabaa de Saúl. Nunca más vio Samuel a Saúl en toda su vida. Y lloraba Samuel por Saúl, porque Jehová se había arrepentido de haberlo hecho rey de Israel.

I Samuel. Capítulo 15

Traducción de Reina-Valera (Revisión de 1960) | Compáralo con otras versiones

Serie: Dios mira el corazón

‹ Anterior | Índice |


Series de podcasts para descargar:

Series sobre textos específicos

Series sobre libros completos


Suscríbete:

Algunos de nuestros usuarios reconocen escuchar estos PODCAST en familia durante las veladas de la noche, o durante el tiempo que pasan encerrados en el coche, o durante el tiempo que pasan en su habitación a la hora del café,... En cualquier caso reconocen así que apartar un tiempo específico del día o de la semana para reflexionar en la palabra de Dios es una decisión que puede reportar mucho beneficio a sus vidas. Si quieres unirte a ellos rellena este formulario para recibir notificaciones siempre el día antes y un enlace desde el que podrás editar o cancelar tu suscripción siempre que quieras.

Email

Contraseña

Personaliza el tema y la regularidad de tu suscripción

Deseo recibir notificación de actualizaciones de nuevas series: No

Usando este formulario acepto las condiciones


¿Otros canales de suscripción?



Esta selección no habría sido posible sin la valiosa ayuda de Antonio Pedro Campos, Natán de Segovia, Daniela Céspedes, Gabriel Penalva o Luís González entre otros muchos miembros de Grupos Bíblicos Universitarios, Iglesia Evangélica de la Gracia en Barcelona, Iglesia Evangélica Betania en Sevilla y por supuesto Iglesia Cristiana Reformada en Madrid. A todos, ¡gracias!

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA
Calle Cesar González Ruano, 25
28027 Madrid (Spain)
Síguela en Web y YouTube

Serie: Dios mira el corazón

I Samuel [1/6] La atracción de la tiranía

¿Qué pasaría si Dios nos diese lo que le pedimos?
Imagen | Podcast


I Samuel [2/6] El hombre que iba a ser rey

La vida está llena de misterios pero el misterio más grande es la vida misma
Imagen | Podcast


I Samuel [3/6] Los tiempos están cambiando

Saúl es en este pasaje un instrumento de salvación de Dios
Imagen | Podcast


I Samuel [4/6] No hay tiempo para esperar

Pocas cosas hay tan difíciles como esperar
Imagen | Podcast


I Samuel [5/6] Por muchos o por pocos

Dios no mira nuestro éxito sino nuestro corazón
Imagen | Podcast


I Samuel [6/6] Rechazado por Dios

Nos escandalizamos porque no entendemos la seriedad del problema
Imagen | Podcast


Serie completa de Dios mira el corazón | Todas las series