Saúl reprendido por Samuel (John Singleton Copley, 1728)
Saúl reprendido por Samuel (John Singleton Copley, 1728) | Máquina del Tiempo (Beta)
: ‹‹ 4 ››

Dios mira el corazón [4/6] No hay tiempo para esperar

I Samuel. Capítulo 13
por José de Segovia

Escuchar


¿No puedes escucharlo? Prueba el Reproductor #2, Reproductor #3 o el Reproductor #4. También puedes descargar el podcast para oirlo en otro momento o dispositivo

Pocas cosas hay tan difíciles como esperar:

Pocas cosas hay tan difíciles como esperar. Cuando estamos esperando a alguien parece que el tiempo cuenta de otra forma, corre de otra manera, de alguna manera parece como si los minutos se multiplicaran y todo pareciera mucho más largo de lo que es. Sin lugar a dudas que nosotros como criaturas del tiempo tenemos dificultad para esperar pero mucho más para ser obedientes. Y este es el gran tema de nuestro texto en esta tarde. El gran problema de Saúl y el gran dilema también ante el cual nos enfrentamos.

Selección de apuntes:

  1. Podemos cometer el error de buscar la seguridad en nosotros mismos
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  2. Es difícil de imaginar que lo que falta en nuestras iglesias sea más actividades
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  3. Dios espera nuestra obediencia a su palabra, no nuestra auto justificación
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  4. Creemos equivocadamente que si nos aferramos a nuestra vida no podremos perderla
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  5. La mayor tragedia que nos puede ocurrir es que la palabra que nos ha perseguido tanto tiempo, finalmente nos abandone
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+

¡Compártelo!



Exposición utilizada con permiso de y grabada en Madrid, el 13 de Octubre de 2006. Consulta los titulares de ese día en El País, El Mundo o ABC.

Texto en el que se basa la exposición:

Había ya reinado Saúl un año, y cuando llevaba reinando dos años sobre Israel, escogió a tres mil hombres de Israel; estaban con Saúl dos mil en Micmas y en el monte Bet-el, y mil estaban con Jonatán en Gabaa de Benjamín, y envió al resto del pueblo cada uno a sus tiendas. Jonatán atacó a la guarnición de los filisteos que había en el collado, y lo supieron los filisteos. Entonces Saúl hizo tocar trompeta por todo el país, diciendo: «¡Que oigan los hebreos!» Cuando todo Israel supo que se decía: «Saúl ha atacado a la guarnición de los filisteos», y también que Israel se había hecho odioso a los filisteos, se reunió el pueblo tras Saúl en Gilgal. Se concentraron entonces los filisteos para pelear contra Israel: treinta mil carros, seis mil hombres de a caballo, y pueblo numeroso como la arena que está a la orilla del mar. Luego subieron y acamparon en Micmas, al oriente de Bet-avén. Cuando los hombres de Israel vieron que estaban en peligro (porque el pueblo estaba en grave aprieto), se escondieron en cuevas, en fosos, en peñascos, en rocas y en cisternas. Algunos de los hebreos pasaron el Jordán hacia la tierra de Gad y de Galaad; pero Saúl permanecía aún en Gilgal, y todo el pueblo iba tras él temblando. Esperó siete días, conforme al plazo que Samuel había fijado, pero Samuel no llegaba a Gilgal y el pueblo se desbandaba. Entonces dijo Saúl: —Traedme el holocausto y las ofrendas de paz. Y ofreció el holocausto. Cuando él acababa de ofrecer el holocausto, vio a Samuel que venía; y Saúl salió a su encuentro para saludarlo. Samuel dijo: —¿Qué has hecho? Saúl respondió: —Porque vi que el pueblo se desbandaba y que tú no venías dentro del plazo señalado, mientras los filisteos estaban ya concentrados en Micmas, me dije: ′Ahora descenderán los filisteos contra mí a Gilgal y yo no he implorado el favor de Jehová.′ Así que me vi forzado a ofrecer el holocausto. Entonces Samuel dijo a Saúl: —Locamente has actuado; si hubieras guardado el mandamiento que Jehová, tu Dios, te había ordenado, Jehová habría confirmado tu reino sobre Israel para siempre. Pero ahora tu reino no será duradero. Jehová se ha buscado un hombre conforme a su corazón, al cual ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado lo que Jehová te mandó. Samuel se levantó y subió de Gilgal a Gabaa de Benjamín. Saúl contó la gente que se hallaba con él, y eran como seiscientos hombres. Saúl, su hijo Jonatán, y el pueblo que con ellos se hallaba, se quedaron en Gabaa de Benjamín, mientras los filisteos acampaban en Micmas. Entonces salió una avanzada del campamento de los filisteos en tres escuadrones; un escuadrón marchaba por el camino de Ofra hacia la tierra de Sual, otro escuadrón marchaba hacia Bet-horón, y el tercer escuadrón marchaba hacia la región que mira al valle de Zeboim, hacia el desierto. En toda la tierra de Israel no se hallaba herrero, porque los filisteos habían dicho: «Para que los hebreos no hagan espada o lanza.» Por lo cual todos los de Israel tenían que acudir a los filisteos para afilar cada uno la reja de su arado, su azadón, su hacha o su hoz. El precio era un pim por las rejas de arado y por los azadones, y la tercera parte de un siclo por afilar las hachas y por componer las aguijadas. Así aconteció que en el día de la batalla ninguno de los del pueblo que estaban con Saúl y Jonatán tenía en sus manos una espada o una lanza, excepto Saúl y Jonatán, su hijo, que sí las tenían. Mientras tanto, un destacamento de los filisteos avanzó hasta el paso de Micmas.

I Samuel. Capítulo 13

Traducción de Reina-Valera (Revisión de 1960) | Compáralo con otras versiones

Serie: Dios mira el corazón

‹ Anterior | Índice | Siguiente ›


Series de podcasts para descargar:

Series sobre textos específicos

Series sobre libros completos


Suscríbete:

Algunos de nuestros usuarios reconocen escuchar estos PODCAST en familia durante las veladas de la noche, o durante el tiempo que pasan encerrados en el coche, o durante el tiempo que pasan en su habitación a la hora del café,... En cualquier caso reconocen así que apartar un tiempo específico del día o de la semana para reflexionar en la palabra de Dios es una decisión que puede reportar mucho beneficio a sus vidas. Si quieres unirte a ellos rellena este formulario para recibir notificaciones siempre el día antes y un enlace desde el que podrás editar o cancelar tu suscripción siempre que quieras.

Email

Contraseña

Personaliza el tema y la regularidad de tu suscripción

Deseo recibir notificación de actualizaciones de nuevas series: No

Usando este formulario acepto las condiciones


¿Otros canales de suscripción?



Esta selección no habría sido posible sin la valiosa ayuda de Gerson Mariño, Antonio Pedro Campos, Natán de Segovia, Daniela Céspedes, Gabriel Penalva o Luís González entre otros muchos miembros de Grupos Bíblicos Universitarios, Iglesia Evangélica de la Gracia en Barcelona, Iglesia Evangélica Betania en Sevilla y por supuesto Iglesia Cristiana Reformada en Madrid. A todos, ¡gracias!

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA
Calle Cesar González Ruano, 25
28027 Madrid (Spain)
Síguela en Web y YouTube

Serie: Dios mira el corazón

I Samuel [1/6] La atracción de la tiranía

¿Qué pasaría si Dios nos diese lo que le pedimos?
Imagen | Podcast


I Samuel [2/6] El hombre que iba a ser rey

La vida está llena de misterios pero el misterio más grande es la vida misma
Imagen | Podcast


I Samuel [3/6] Los tiempos están cambiando

Saúl es en este pasaje un instrumento de salvación de Dios
Imagen | Podcast


I Samuel [4/6] No hay tiempo para esperar

Pocas cosas hay tan difíciles como esperar
Imagen | Podcast


I Samuel [5/6] Por muchos o por pocos

Dios no mira nuestro éxito sino nuestro corazón
Imagen | Podcast


I Samuel [6/6] Rechazado por Dios

Nos escandalizamos porque no entendemos la seriedad del problema
Imagen | Podcast


Serie completa de Dios mira el corazón | Todas las series