: ‹‹ 4

Cantares [4/4] Un sello sobre tu corazón

Cantar de los Cantares. Capítulo 6, Versículo 1ss
por José de Segovia

Escuchar


¿No puedes escucharlo? Prueba el Reproductor #2, Reproductor #3 o el Reproductor #4. También puedes descargar el podcast para oirlo en otro momento o dispositivo

Qué amor hay que sea más fuerte que la muerte:

¿Qué amor hay que sea capaz de resistir el ineludible paso del tiempo? Porque ¿cuántas veces hemos sentido y experimentado algo con todas nuestras fuerzas? Y pasados los años, ¿qué sentimos de ellas? Se acumulan las palabras e incluso las promesas que tantas veces hemos dicho y traicionado con nuestros actos. A la luz de la palabra de Dios vemos la realidad de una palabra diferente, una palabra que se cumple. Una palabra que nos habla de un amor que no es como nuestros amores, un amor que permanece, un amor que es eterno. Y ese amor también en esta mañana llama a nuestra puerta, como el amado del que hemos leído en este poema. Y llama a nuestra puerta precisamente cuando nosotros la hemos cerrado, cuando una y otra vez, habiendo sido hechos para vivir en este vergel, en este huerto y paraíso que el Señor ha creado para nosotros, le hemos cerrado la puerta dejándolo fuera. Eso ha creado esa ruptura, esa quiebra tremenda, ese inmenso abismo que hay entre nosotros y Dios que hace que no podamos alcanzarlo. Y con esa separación, ¿cómo será posible la reconciliación? Hemos sido unidos con la intimidad y la comunión en el Edén, cuando Dios venía durante el frescor de la tarde para tener esa relación personal con aquel primer hombre y aquella primera mujer. Esa ruptura nos ha expulsado también a nosotros del Edén y ya no podemos entrar en ese paraíso perdido.

Selección de apuntes:

  1. Dios había cerrado la puerta a su hijo al abrirla para nosotros en la cruz
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  2. La muerte deja sin palabras al más escéptico
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen
  3. La muerte es un indicador de que las cosas no funcionan bien
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  4. La vida tiene un final feliz y es el amor eterno de Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  5. Todos estamos invitados a gozar del amor exclusivo y personal de Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  6. El Señor es celoso y no quiere compartir nuestro corazón
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen
  7. Adulteramos continuamente haciéndolo todo por nuestro propio interés
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen
  8. Somos llamados a volvernos a aquel que nos ha amado desde el principio
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  9. Seguimos siendo llamados a volver no importa lo lejos que hayamos llegado
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen

¡Compártelo!



Exposición utilizada con permiso de y grabada en O CarballiƱo, el 16 de Abril de 2017. Consulta los titulares de ese día en El País, El Mundo o ABC.

Texto en el que se basa la exposición:

Vuélvete, vuélvete, oh sulamita; Vuélvete, vuélvete, y te miraremos. ¿Qué veréis en la sulamita? Algo como la reunión de dos campamentos. ¡Cuán hermosos son tus pies en las sandalias, Oh hija de príncipe! Los contornos de tus muslos son como joyas, Obra de mano de excelente maestro. Tu ombligo como una taza redonda Que no le falta bebida. Tu vientre como montón de trigo Cercado de lirios. Tus dos pechos, como gemelos de gacela. Tu cuello, como torre de marfil; Tus ojos, como los estanques de Hesbón junto a la puerta de Bat-rabim; Tu nariz, como la torre del Líbano, Que mira hacia Damasco. Tu cabeza encima de ti, como el Carmelo; Y el cabello de tu cabeza, como la púrpura del rey Suspendida en los corredores. ¡Qué hermosa eres, y cuán suave, Oh amor deleitoso! Tu estatura es semejante a la palmera, Y tus pechos a los racimos. Yo dije: Subiré a la palmera, Asiré sus ramas. Deja que tus pechos sean como racimos de vid, Y el olor de tu boca como de manzanas, Y tu paladar como el buen vino, Que se entra a mi amado suavemente, Y hace hablar los labios de los viejos. Yo soy de mi amado, Y conmigo tiene su contentamiento. Ven, oh amado mío, salgamos al campo, Moremos en las aldeas. Levantémonos de mañana a las viñas; Veamos si brotan las vides, si están en cierne, Si han florecido los granados; Allí te daré mis amores. Las mandrágoras han dado olor, Y a nuestras puertas hay toda suerte de dulces frutas, Nuevas y añejas, que para ti, oh amado mío, he guardado. ¡Oh, si tú fueras como un hermano mío Que mamó los pechos de mi madre! Entonces, hallándote fuera, te besaría, Y no me menospreciarían. Yo te llevaría, te metería en casa de mi madre; Tú me enseñarías, Y yo te haría beber vino Adobado del mosto de mis granadas. Su izquierda esté debajo de mi cabeza, Y su derecha me abrace. Os conjuro, oh doncellas de Jerusalén, Que no despertéis ni hagáis velar al amor, Hasta que quiera. ¿Quién es ésta que sube del desierto, Recostada sobre su amado? Debajo de un manzano te desperté; Allí tuvo tu madre dolores, Allí tuvo dolores la que te dio a luz. Ponme como un sello sobre tu corazón, como una marca sobre tu brazo; Porque fuerte es como la muerte el amor; Duros como el Seol los celos; Sus brasas, brasas de fuego, fuerte llama. Las muchas aguas no podrán apagar el amor, Ni lo ahogarán los ríos. Si diese el hombre todos los bienes de su casa por este amor, De cierto lo menospreciarían. Tenemos una pequeña hermana, Que no tiene pechos; ¿Qué haremos a nuestra hermana Cuando de ella se hablare? Si ella es muro, Edificaremos sobre él un palacio de plata; Si fuere puerta, La guarneceremos con tablas de cedro. Yo soy muro, y mis pechos como torres, Desde que fui en sus ojos como la que halla paz. Salomón tuvo una viña en Baal-hamón, La cual entregó a guardas, Cada uno de los cuales debía traer mil monedas de plata por su fruto. Mi viña, que es mía, está delante de mí; Las mil serán tuyas, oh Salomón, Y doscientas para los que guardan su fruto. Oh, tú que habitas en los huertos, Los compañeros escuchan tu voz; Házmela oír. Apresúrate, amado mío, Y sé semejante al corzo, o al cervatillo, Sobre las montañas de los aromas.

Cantar de los Cantares. Capítulo 6, Versículo 1ss

Traducción de Reina-Valera (Revisión de 1960) | Compáralo con otras versiones

Serie: Cantares

‹ Anterior | Índice |


Series de podcasts para descargar:

Series sobre textos específicos

Series sobre libros completos


Suscríbete:

Algunos de nuestros usuarios reconocen escuchar estos PODCAST en familia durante las veladas de la noche, o durante el tiempo que pasan encerrados en el coche, o durante el tiempo que pasan en su habitación a la hora del café,... En cualquier caso reconocen así que apartar un tiempo específico del día o de la semana para reflexionar en la palabra de Dios es una decisión que puede reportar mucho beneficio a sus vidas. Si quieres unirte a ellos rellena este formulario para recibir notificaciones siempre el día antes y un enlace desde el que podrás editar o cancelar tu suscripción siempre que quieras.

Email

Contraseña

Personaliza el tema y la regularidad de tu suscripción

Deseo recibir notificación de actualizaciones de nuevas series: No

Usando este formulario acepto las condiciones


¿Otros canales de suscripción?



Esta selección no habría sido posible sin la valiosa ayuda de Gerson Mariño, Antonio Pedro Campos, Natán de Segovia, Daniela Céspedes, Gabriel Penalva o Luís González entre otros muchos miembros de Grupos Bíblicos Universitarios, Iglesia Evangélica de la Gracia en Barcelona, Iglesia Evangélica Betania en Sevilla y por supuesto Iglesia Cristiana Reformada en Madrid. A todos, ¡gracias!

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA
Calle Cesar González Ruano, 25
28027 Madrid (Spain)
Síguela en Web y YouTube

Serie: Cantares

Cantar de los Cantares [1/4] ¡Oh, si él me besara!

De qué tipo de amor nos habla el Cantar de los Cantares
Imagen | Podcast


Cantar de los Cantares  [2/4] El día del gozo

Por qué tenemos siempre miedo de perder aquello que más amamos
Imagen | Podcast


Cantar de los Cantares  [3/4] Lo llamé y no me respondió

El matrimonio pone en evidencia lo que somos realmente
Imagen | Podcast


Cantar de los Cantares [4/4] Un sello sobre tu corazón

Qué amor hay que sea más fuerte que la muerte
Imagen | Podcast


Serie completa de Cantares | Todas las series