La novia durmiente (Arthur Boyd, 1957)
La novia durmiente (Arthur Boyd, 1957) | Máquina del Tiempo (Beta)
: ‹‹ 3 ››

Cantares [3/4] Lo llamé y no me respondió

Cantar de los Cantares. Capítulo 5, Versículo 3ss
por José de Segovia

Escuchar


¿No puedes escucharlo? Prueba el Reproductor #2, Reproductor #3 o el Reproductor #4. También puedes descargar el podcast para oirlo en otro momento o dispositivo

El matrimonio pone en evidencia lo que somos realmente:

Los cuentos de amor sabemos todos que antes siempre acababan con que los personajes fueron felices y comieron perdices. Sabemos que serían muy diferentes si siguiesen el relato, si no terminaran el relato justo cuando comienzan los problemas. No sabemos lo que ocurrirá a la mañana siguiente, pero sin duda que el príncipe encantador no será tan encantador como le parecía a Cenicienta al principio. Probablemente resultará bastante molesto y difícil de aguantar. Y lo mismo podríamos decir de Blancanieves o de la Bella Durmiente - que seguramente estará demasiado dormida para lo que espera su amado. Si viéramos lo que hay detrás de todos estos personajes y de su gran historia de amor, lo que veríamos son sus grandes faltas y necesidades. Sin duda que la Bestia necesitaría determinados consejos prematrimoniales y no serían suficientes para tratar ese monstruo que tiene en su interior. Un monstruo que todos tenemos que enfrentar de hecho cuando nos conocemos el uno al otro en una relación. Lo descubrimos en esa revelación o apocalipsis, podríamos llamarlo, que es el matrimonio. El matrimonio es una realidad tan difícil porque pone en evidencia lo que somos. Ante los demás podemos aparentar u ocultar de alguna manera, cuidamos las palabras, las apariencias, pero si hay alguien que nos conoce, es sin duda la persona más cercana a nosotros y aquella con la que convivimos.

Selección de apuntes:

  1. El matrimonio es también una fuente de sufrimiento
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  2. Las inquietudes y frustraciones nos asaltan especialmente por la noche
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  3. El Cantar de los Cantares resalta los anhelos más que las certezas
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  4. Buscamos a Dios porque hemos sido llamados antes por él
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen
  5. Dios obra en nosotros a través de su palabra
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  6. Dios quiere ganar nuestro corazón pero no queremos escucharle por naturaleza
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  7. Dios despierta afectos en nosotros que no conocíamos antes
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen
  8. La brutalidad de este mundo alcanza también a aquellos que buscan a Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  9. Sólo valoramos a aquello que ya hemos perdido
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen
  10. El matrimonio es una aventura porque todos cambiamos
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen
  11. Nuestra vida no transcurre por una vía ascendente
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  12. La tumba vacía de Cristo es para nosotros la puerta abierta a una nueva vida
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  13. Ser propiedad de Cristo es lo que nos hace verdaderamente cristianos
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  14. Nada puede separarnos de Cristo
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen

¡Compártelo!



Exposición utilizada con permiso de y grabada en O CarballiƱo, el 15 de Abril de 2017. Consulta los titulares de ese día en El País, El Mundo o ABC.

Texto en el que se basa la exposición:

Yo dormía, pero mi corazón velaba. Es la voz de mi amado que llama: Abreme, hermana mía, amiga mía, paloma mía, perfecta mía, Porque mi cabeza está llena de rocío, Mis cabellos de las gotas de la noche. Me he desnudado de mi ropa; ¿cómo me he de vestir? He lavado mis pies; ¿cómo los he de ensuciar? Mi amado metió su mano por la ventanilla, Y mi corazón se conmovió dentro de mí. Yo me levanté para abrir a mi amado, Y mis manos gotearon mirra, Y mis dedos mirra, que corría Sobre la manecilla del cerrojo. Abrí yo a mi amado; Pero mi amado se había ido, había ya pasado; Y tras su hablar salió mi alma. Lo busqué, y no lo hallé; Lo llamé, y no me respondió. Me hallaron los guardas que rondan la ciudad; Me golpearon, me hirieron; Me quitaron mi manto de encima los guardas de los muros. Yo os conjuro, oh doncellas de Jerusalén, si halláis a mi amado, Que le hagáis saber que estoy enferma de amor. ¿Qué es tu amado más que otro amado, Oh la más hermosa de todas las mujeres? ¿Qué es tu amado más que otro amado, Que así nos conjuras? Mi amado es blanco y rubio, Señalado entre diez mil. Su cabeza como oro finísimo; Sus cabellos crespos, negros como el cuervo. Sus ojos, como palomas junto a los arroyos de las aguas, Que se lavan con leche, y a la perfección colocados. Sus mejillas, como una era de especias aromáticas, como fragantes flores; Sus labios, como lirios que destilan mirra fragante. Sus manos, como anillos de oro engastados de jacintos; Su cuerpo, como claro marfil cubierto de zafiros. Sus piernas, como columnas de mármol fundadas sobre basas de oro fino; Su aspecto como el Líbano, escogido como los cedros. Su paladar, dulcísimo, y todo él codiciable. Tal es mi amado, tal es mi amigo, Oh doncellas de Jerusalén. ¿A dónde se ha ido tu amado, oh la más hermosa de todas las mujeres? ¿A dónde se apartó tu amado, Y lo buscaremos contigo? Mi amado descendió a su huerto, a las eras de las especias, Para apacentar en los huertos, y para recoger los lirios. Yo soy de mi amado, y mi amado es mío; El apacienta entre los lirios. Hermosa eres tú, oh amiga mía, como Tirsa; De desear, como Jerusalén; Imponente como ejércitos en orden. Aparta tus ojos de delante de mí, Porque ellos me vencieron. Tu cabello es como manada de cabras Que se recuestan en las laderas de Galaad. Tus dientes, como manadas de ovejas que suben del lavadero, Todas con crías gemelas, Y estéril no hay entre ellas. Como cachos de granada son tus mejillas Detrás de tu velo. Sesenta son las reinas, y ochenta las concubinas, Y las doncellas sin número; Mas una es la paloma mía, la perfecta mía; Es la única de su madre, La escogida de la que la dio a luz. La vieron las doncellas, y la llamaron bienaventurada; Las reinas y las concubinas, y la alabaron. ¿Quién es ésta que se muestra como el alba, Hermosa como la luna, Esclarecida como el sol, Imponente como ejércitos en orden? Al huerto de los nogales descendí A ver los frutos del valle, Y para ver si brotaban las vides, Si florecían los granados. Antes que lo supiera, mi alma me puso Entre los carros de Aminadab.

Cantar de los Cantares. Capítulo 5, Versículo 3ss

Traducción de Reina-Valera (Revisión de 1960) | Compáralo con otras versiones

Serie: Cantares

‹ Anterior | Índice | Siguiente ›


Series de podcasts para descargar:

Series sobre textos específicos

Series sobre libros completos


Suscríbete:

Algunos de nuestros usuarios reconocen escuchar estos PODCAST en familia durante las veladas de la noche, o durante el tiempo que pasan encerrados en el coche, o durante el tiempo que pasan en su habitación a la hora del café,... En cualquier caso reconocen así que apartar un tiempo específico del día o de la semana para reflexionar en la palabra de Dios es una decisión que puede reportar mucho beneficio a sus vidas. Si quieres unirte a ellos rellena este formulario para recibir notificaciones siempre el día antes y un enlace desde el que podrás editar o cancelar tu suscripción siempre que quieras.

Email

Contraseña

Personaliza el tema y la regularidad de tu suscripción

Deseo recibir notificación de actualizaciones de nuevas series: No

Usando este formulario acepto las condiciones


¿Otros canales de suscripción?



Esta selección no habría sido posible sin la valiosa ayuda de Gerson Mariño, Antonio Pedro Campos, Natán de Segovia, Daniela Céspedes, Gabriel Penalva o Luís González entre otros muchos miembros de Grupos Bíblicos Universitarios, Iglesia Evangélica de la Gracia en Barcelona, Iglesia Evangélica Betania en Sevilla y por supuesto Iglesia Cristiana Reformada en Madrid. A todos, ¡gracias!

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA
Calle Cesar González Ruano, 25
28027 Madrid (Spain)
Síguela en Web y YouTube

Serie: Cantares

Cantar de los Cantares [1/4] ¡Oh, si él me besara!

De qué tipo de amor nos habla el Cantar de los Cantares
Imagen | Podcast


Cantar de los Cantares  [2/4] El día del gozo

Por qué tenemos siempre miedo de perder aquello que más amamos
Imagen | Podcast


Cantar de los Cantares  [3/4] Lo llamé y no me respondió

El matrimonio pone en evidencia lo que somos realmente
Imagen | Podcast


Cantar de los Cantares [4/4] Un sello sobre tu corazón

Qué amor hay que sea más fuerte que la muerte
Imagen | Podcast


Serie completa de Cantares | Todas las series