Daniel entre los leones (Gustave Dore, 1883)
Daniel entre los leones (Gustave Dore, 1883) | Máquina del Tiempo (Beta)
: ‹‹ 6 ››

Daniel [06/14] El pozo de los leones y el camino de la cruz (incompleto)

Libro de Daniel. Capítulo 6
por José de Segovia

Escuchar


¿No puedes escucharlo? Prueba el Reproductor #2, Reproductor #3 o el Reproductor #4. También puedes descargar el podcast para oirlo en otro momento o dispositivo

El reino de Dios no será destruido jamás:

Se suele decir que hay personas que tienen una mente conspiratoria. Seguramente algunos conocéis este tipo de ficción y de relatos que existen hoy en día, muy populares. Gente que piensa que detrás de lo que vemos en el mundo, en la vida, hay siempre como unos hilos ocultos, que están escondidos y que realmente hacen que haya mucho encubierto que no conocemos, que está persiguiéndonos, en contra nuestra. Produce una mente paranoica. La gente que sufre de esta paranoide, realmente no es que se imagine cosas, es que ve las cosas que nosotros vemos, pero les da un sentido diferente. Ve en la mirada de las personas un sentido de amenaza. Cuando ve algo en torno suyo, le parece que están haciendo alguna acción e iniciativa, intentando acorralarle o acosarle. La persona que sufre de esa mente paranoica, interpreta todo lo que está a su alrededor como una fuente de peligro, como una ocasión para su propio mal. Si tuviésemos que describir cuál es el cuadro que de Daniel se hace en esta historia, sin duda la más famosa de todas de las del libro y de toda la Biblia sería lo contrario a esta mente paranoica, lo contrario a la mente conspiratoria. Cuantas veces nos hemos quedado admirados de la paz, de la tranquilidad con la que Daniel se enfrenta aquí a lo que es el desasosiego de todos los que le rodean. Empezando por sus enemigos, los conspiradores en torno suyo, incluso sus amigos, como el rey, que simpatizan con él, no encuentran descanso en torno a este famoso episodio del foso de los leones. Pero Daniel parece estar sumido en una paz sobrenatural, algo que realmente nos sobrecoge todavía hoy. Si estuviésemos en un concurso de la Biblia, e hicieran preguntas, sin lugar a dudas que vendría alguna sobre esta historia que aquí tenemos. Muchos de hecho si le preguntas qué sabe de Daniel, te dirían inevitablemente que lo del foso de los leones. Es sin lugar a dudas el episodio más conocido que sabemos de este personaje. Pero realmente en la historia que aquí encontramos vemos un gran conflicto, que va a lo largo de toda la Biblia, el conflicto entre dos reinos, dos imperios, dos poderes. El poder de Dios, el reino, con el cual concluye nuestro texto, que finalmente permanecerá, que no será jamás destruido, que es indestructible. Y los reinos y poderes de este mundo. Esta es la historia de todo este libro: cómo se produce el choque, el conflicto, entre estos poderes y reinos.

Selección de apuntes:

  1. El poder de los hombres se fundamenta en la sospecha
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen
  2. Dios es restaurador
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen
  3. Podemos dirigirnos a Dios con confianza apelando a sus promesas
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen
  4. Jesús no fue librado por ángeles en el foso de la muerte como Daniel
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  5. La obediencia que nos salva es la de Jesús
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  6. El destino atroz de una muerte segura nos espera fuera de Cristo
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  7. El dominio sobre todos sus enemigos aguarda al que confía en Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen

¡Compártelo!



Exposición utilizada con permiso de y grabada en Madrid, el 18 de Noviembre de 2012. Consulta los titulares de ese día en El País, El Mundo o ABC.

Texto en el que se basa la exposición:

Pareció bien a Darío constituir sobre el reino ciento veinte sátrapas, que gobernasen en todo el reino. Y sobre ellos tres gobernadores, de los cuales Daniel era uno, a quienes estos sátrapas diesen cuenta, para que el rey no fuese perjudicado. Pero Daniel mismo era superior a estos sátrapas y gobernadores, porque había en él un espíritu superior; y el rey pensó en ponerlo sobre todo el reino. Entonces los gobernadores y sátrapas buscaban ocasión para acusar a Daniel en lo relacionado al reino; mas no podían hallar ocasión alguna o falta, porque él era fiel, y ningún vicio ni falta fue hallado en él. Entonces dijeron aquellos hombres: No hallaremos contra este Daniel ocasión alguna para acusarle, si no la hallamos contra él en relación con la ley de su Dios. Entonces estos gobernadores y sátrapas se juntaron delante del rey, y le dijeron así: ¡Rey Darío, para siempre vive! Todos los gobernadores del reino, magistrados, sátrapas, príncipes y capitanes han acordado por consejo que promulgues un edicto real y lo confirmes, que cualquiera que en el espacio de treinta días demande petición de cualquier dios u hombre fuera de ti, oh rey, sea echado en el foso de los leones. Ahora, oh rey, confirma el edicto y fírmalo, para que no pueda ser revocado, conforme a la ley de Media y de Persia, la cual no puede ser abrogada. Firmó, pues, el rey Darío el edicto y la prohibición. Cuando Daniel supo que el edicto había sido firmado, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes. Entonces se juntaron aquellos hombres, y hallaron a Daniel orando y rogando en presencia de su Dios. Fueron luego ante el rey y le hablaron del edicto real: ¿No has confirmado edicto que cualquiera que en el espacio de treinta días pida a cualquier dios u hombre fuera de ti, oh rey, sea echado en el foso de los leones? Respondió el rey diciendo: Verdad es, conforme a la ley de Media y de Persia, la cual no puede ser abrogada. Entonces respondieron y dijeron delante del rey: Daniel, que es de los hijos de los cautivos de Judá, no te respeta a ti, oh rey, ni acata el edicto que confirmaste, sino que tres veces al día hace su petición. Cuando el rey oyó el asunto, le pesó en gran manera, y resolvió librar a Daniel; y hasta la puesta del sol trabajó para librarle. Pero aquellos hombres rodearon al rey y le dijeron: Sepas, oh rey, que es ley de Media y de Persia que ningún edicto u ordenanza que el rey confirme puede ser abrogado. Entonces el rey mandó, y trajeron a Daniel, y le echaron en el foso de los leones. Y el rey dijo a Daniel: El Dios tuyo, a quien tú continuamente sirves, él te libre. Y fue traída una piedra y puesta sobre la puerta del foso, la cual selló el rey con su anillo y con el anillo de sus príncipes, para que el acuerdo acerca de Daniel no se alterase. Luego el rey se fue a su palacio, y se acostó ayuno; ni instrumentos de música fueron traídos delante de él, y se le fue el sueño. El rey, pues, se levantó muy de mañana, y fue apresuradamente al foso de los leones. Y acercándose al foso llamó a voces a Daniel con voz triste, y le dijo: Daniel, siervo del Dios viviente, el Dios tuyo, a quien tú continuamente sirves, ¿te ha podido librar de los leones? Entonces Daniel respondió al rey: Oh rey, vive para siempre. Mi Dios envió su ángel, el cual cerró la boca de los leones, para que no me hiciesen daño, porque ante él fui hallado inocente; y aun delante de ti, oh rey, yo no he hecho nada malo. Entonces se alegró el rey en gran manera a causa de él, y mandó sacar a Daniel del foso; y fue Daniel sacado del foso, y ninguna lesión se halló en él, porque había confiado en su Dios. Y dio orden el rey, y fueron traídos aquellos hombres que habían acusado a Daniel, y fueron echados en el foso de los leones ellos, sus hijos y sus mujeres; y aún no habían llegado al fondo del foso, cuando los leones se apoderaron de ellos y quebraron todos sus huesos. Entonces el rey Darío escribió a todos los pueblos, naciones y lenguas que habitan en toda la tierra: Paz os sea multiplicada. De parte mía es puesta esta ordenanza: Que en todo el dominio de mi reino todos teman y tiemblen ante la presencia del Dios de Daniel; porque él es el Dios viviente y permanece por todos los siglos, y su reino no será jamás destruido, y su dominio perdurará hasta el fin. El salva y libra, y hace señales y maravillas en el cielo y en la tierra; él ha librado a Daniel del poder de los leones. Y este Daniel prosperó durante el reinado de Darío y durante el reinado de Ciro el persa.

Libro de Daniel. Capítulo 6

Traducción de Reina-Valera (Revisión de 1960) | Compáralo con otras versiones

Serie: Daniel

‹ Anterior | Índice | Siguiente ›


Series de podcasts para descargar:

Series sobre textos específicos

Series sobre libros completos


Suscríbete:

Algunos de nuestros usuarios reconocen escuchar estos PODCAST en familia durante las veladas de la noche, o durante el tiempo que pasan encerrados en el coche, o durante el tiempo que pasan en su habitación a la hora del café,... En cualquier caso reconocen así que apartar un tiempo específico del día o de la semana para reflexionar en la palabra de Dios es una decisión que puede reportar mucho beneficio a sus vidas. Si quieres unirte a ellos rellena este formulario para recibir notificaciones siempre el día antes y un enlace desde el que podrás editar o cancelar tu suscripción siempre que quieras.

Email

Contraseña

Personaliza el tema y la regularidad de tu suscripción

Deseo recibir notificación de actualizaciones de nuevas series: No

Usando este formulario acepto las condiciones


¿Otros canales de suscripción?



Esta selección no habría sido posible sin la valiosa ayuda de Gerson Mariño, Antonio Pedro Campos, Natán de Segovia, Daniela Céspedes, Gabriel Penalva o Luís González entre otros muchos miembros de Grupos Bíblicos Universitarios, Iglesia Evangélica de la Gracia en Barcelona, Iglesia Evangélica Betania en Sevilla y por supuesto Iglesia Cristiana Reformada en Madrid. A todos, ¡gracias!

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA
Calle Cesar González Ruano, 25
28027 Madrid (Spain)
Síguela en Web y YouTube

Serie: Daniel

Libro de Daniel [01/14] Por los ríos de Babilonia

La palabra profética nos invita a mirar la vida y la realidad con otros ojos
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [02/14] Un reino inconmovible

No dependemos de nuestras debilidades, circunstancias o condiciones sino que dependemos del único Dios
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [03/14] En el fuego

Desde el principio de este libro de lo que se nos habla es de que en esta vida y en este mundo hay una lucha
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [04/14] Presentes e incienso

Tardamos muy poco en darnos cuenta de lo enormemente frágiles que somos
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [05/14] Momentos Reveladores

No aprendemos de la historia a pesar de nuestras mejores intenciones
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [07/14] Apocalipsis ahora: El triunfo del hijo del hombre

¿Cómo interpretar, entender y leer estas imágenes proféticas?
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [08/14] Viviendo en valle de sombra de muerte

Nuestra vida nos parece un enigma pero Dios no está lejos
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [09/14] Espantado a causa de la visión, y no la entendía

Debemos esperar el reino de Dios, mirar hacia adelante y sobre todo actuar en el presente
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [10/14] El secreto de la oración

Se ha escrito mucho sobre el poder de la oración pero lejos muchas veces de la simplicidad de la Biblia
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [11/14] Esperanza en la oscuridad

Nuestra impaciencia no parece encajar con el tiempo de Dios, el creador, el soberano
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [12/14] Guerra espiritual

Nuestra vida está marcada por la lucha y no podemos cerrar los ojos ante esa realidad
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [13/14] Qué nos enseña la historia

Las mismas miserias se encuentran a lo largo de los siglos pero lo que aquí encontramos es la historia según Dios
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [14/14] De aqui a la eternidad

La única esperanza que tenemos cada uno de nosotros es ser hechos de nuevo
Imagen | Podcast


Serie completa de Daniel | Todas las series