Daniel es llevado frente a Nabucodonosor (Girolamo Romani, 1550)
Daniel es llevado frente a Nabucodonosor (Girolamo Romani, 1550) | Máquina del Tiempo (Beta)
: ‹‹ 2 ››

Daniel [02/14] Un reino inconmovible

Libro de Daniel. Capítulo 2
por José de Segovia

Escuchar


¿No puedes escucharlo? Prueba el Reproductor #2 o el Reproductor #3. También puedes descargar el podcast para oirlo en otro momento o dispositivo

No dependemos de nuestras debilidades, circunstancias o condiciones sino que dependemos del único Dios:

Por muy grande que llegue a ser nadie en este mundo, se dice que incluso los más grandes, tienen las mayores debilidades. Es conocido cómo los hombres más poderosos de la tierra han sido también personas de grandes flaquezas. Con muchas miserias, igual que mucho poder y gloria. De tal forma que la visión que acabamos de leer de Daniel ha quedado en la que expresión que recibió de Nabucodonosor, como un refrán, un proverbio, una frase que está en casi todos los idiomas, que es que "los ídolos tienen pies de barro". Esta expresión que aparece en muchas lenguas quiere hacer referencia a que no hay persona, por muy grande que sea, que no tenga también grandes debilidades. El gran problema de esto es que no es lo que la visión nos enseña de Daniel. En la visión que Nabucodonosor recibe de Dios no es la flaqueza, si os fijáis, del barro mezclado con hierro de sus pies el que provoca su caída. Lo que la visión revela de Dios a Nabucodonosor es que habrá una piedra, una piedra que venga contra esos pies, y los destruya, así como al resto del cuerpo de ese ídolo. Por lo tanto el mensaje que tengo el privilegio de anunciaros en esta mañana es que no son nuestras debilidades las que nos hundirán, ni las circunstancias o condiciones en las que estamos, sino que dependemos del único Dios. Porque esa piedra que él ha levantado desde la eternidad, como una roca que permanece, es a la cual le debemos nuestra vida. Él es el que levanta y el que derrumba. Él es el que da y el que quita. Es por tanto en él, en el único que podemos confiar.

Selección de apuntes:

  1. La historia del hombre es la historia de su soberbia
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen
  2. Todos los imperios creen que son eternos
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen
  3. El hombre sabe en el fondo que no tiene control sobre las cosas
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  4. Dios está en esa conspiración de la semilla de mostaza construyendo un gran reino
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen
  5. La apariencia presente es engañosa
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  6. Es solamente por su misericordia que él se muestra
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  7. Quién conocerá la realidad de su propio corazón
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen
  8. Cada uno de nosotros estamos también para buscar el bienestar de esta ciudad
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  9. El reino de Dios entra en la historia a su debido tiempo
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen

¡Compártelo!



Exposición utilizada con permiso de y grabada en Madrid, el 14 de Octubre de 2012. Consulta los titulares de ese día en El País, El Mundo o ABC.

Texto en el que se basa la exposición:

En el segundo año del reinado de Nabucodonosor, tuvo Nabucodonosor sueños, y se perturbó su espíritu, y se le fue el sueño. Hizo llamar el rey a magos, astrólogos, encantadores y caldeos, para que le explicasen sus sueños. Vinieron, pues, y se presentaron delante del rey. Y el rey les dijo: He tenido un sueño, y mi espíritu se ha turbado por saber el sueño. Entonces hablaron los caldeos al rey en lengua aramea: Rey, para siempre vive; di el sueño a tus siervos, y te mostraremos la interpretación. Respondió el rey y dijo a los caldeos: El asunto lo olvidé; si no me mostráis el sueño y su interpretación, seréis hechos pedazos, y vuestras casas serán convertidas en muladares. Y si me mostrareis el sueño y su interpretación, recibiréis de mí dones y favores y gran honra. Decidme, pues, el sueño y su interpretación. Respondieron por segunda vez, y dijeron: Diga el rey el sueño a sus siervos, y le mostraremos la interpretación. El rey respondió y dijo: Yo conozco ciertamente que vosotros ponéis dilaciones, porque veis que el asunto se me ha ido. Si no me mostráis el sueño, una sola sentencia hay para vosotros. Ciertamente preparáis respuesta mentirosa y perversa que decir delante de mí, entre tanto que pasa el tiempo. Decidme, pues, el sueño, para que yo sepa que me podéis dar su interpretación. Los caldeos respondieron delante del rey, y dijeron: No hay hombre sobre la tierra que pueda declarar el asunto del rey; además de esto, ningún rey, príncipe ni señor preguntó cosa semejante a ningún mago ni astrólogo ni caldeo. Porque el asunto que el rey demanda es difícil, y no hay quien lo pueda declarar al rey, salvo los dioses cuya morada no es con la carne. Por esto el rey con ira y con gran enojo mandó que matasen a todos los sabios de Babilonia. Y se publicó el edicto de que los sabios fueran llevados a la muerte; y buscaron a Daniel y a sus compañeros para matarlos. Entonces Daniel habló sabia y prudentemente a Arioc, capitán de la guardia del rey, que había salido para matar a los sabios de Babilonia. Habló y dijo a Arioc capitán del rey: ¿Cuál es la causa de que este edicto se publique de parte del rey tan apresuradamente? Entonces Arioc hizo saber a Daniel lo que había. Y Daniel entró y pidió al rey que le diese tiempo, y que él mostraría la interpretación al rey. Luego se fue Daniel a su casa e hizo saber lo que había a Ananías, Misael y Azarías, sus compañeros, para que pidiesen misericordias del Dios del cielo sobre este misterio, a fin de que Daniel y sus compañeros no pereciesen con los otros sabios de Babilonia. Entonces el secreto fue revelado a Daniel en visión de noche, por lo cual bendijo Daniel al Dios del cielo. Y Daniel habló y dijo: Sea bendito el nombre de Dios de siglos en siglos, porque suyos son el poder y la sabiduría. El muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos. El revela lo profundo y lo escondido; conoce lo que está en tinieblas, y con él mora la luz. A ti, oh Dios de mis padres, te doy gracias y te alabo, porque me has dado sabiduría y fuerza, y ahora me has revelado lo que te pedimos; pues nos has dado a conocer el asunto del rey. Después de esto fue Daniel a Arioc, al cual el rey había puesto para matar a los sabios de Babilonia, y le dijo así: No mates a los sabios de Babilonia; llévame a la presencia del rey, y yo le mostraré la interpretación. Entonces Arioc llevó prontamente a Daniel ante el rey, y le dijo así: He hallado un varón de los deportados de Judá, el cual dará al rey la interpretación. Respondió el rey y dijo a Daniel, al cual llamaban Beltsasar: ¿Podrás tú hacerme conocer el sueño que vi, y su interpretación? Daniel respondió delante del rey, diciendo: El misterio que el rey demanda, ni sabios, ni astrólogos, ni magos ni adivinos lo pueden revelar al rey. Pero hay un Dios en los cielos, el cual revela los misterios, y él ha hecho saber al rey Nabucodonosor lo que ha de acontecer en los postreros días. He aquí tu sueño, y las visiones que has tenido en tu cama: Estando tú, oh rey, en tu cama, te vinieron pensamientos por saber lo que había de ser en lo por venir; y el que revela los misterios te mostró lo que ha de ser. Y a mí me ha sido revelado este misterio, no porque en mí haya más sabiduría que en todos los vivientes, sino para que se dé a conocer al rey la interpretación, y para que entiendas los pensamientos de tu corazón. Tú, oh rey, veías, y he aquí una gran imagen. Esta imagen, que era muy grande, y cuya gloria era muy sublime, estaba en pie delante de ti, y su aspecto era terrible. La cabeza de esta imagen era de oro fino; su pecho y sus brazos, de plata; su vientre y sus muslos, de bronce; sus piernas, de hierro; sus pies, en parte de hierro y en parte de barro cocido. Estabas mirando, hasta que una piedra fue cortada, no con mano, e hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó. Entonces fueron desmenuzados también el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro, y fueron como tamo de las eras del verano, y se los llevó el viento sin que de ellos quedara rastro alguno. Mas la piedra que hirió a la imagen fue hecha un gran monte que llenó toda la tierra. Este es el sueño; también la interpretación de él diremos en presencia del rey. Tú, oh rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza y majestad. Y dondequiera que habitan hijos de hombres, bestias del campo y aves del cielo, él los ha entregado en tu mano, y te ha dado el dominio sobre todo; tú eres aquella cabeza de oro. Y después de ti se levantará otro reino inferior al tuyo; y luego un tercer reino de bronce, el cual dominará sobre toda la tierra. Y el cuarto reino será fuerte como hierro; y como el hierro desmenuza y rompe todas las cosas, desmenuzará y quebrantará todo. Y lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, será un reino dividido; mas habrá en él algo de la fuerza del hierro, así como viste hierro mezclado con barro cocido. Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil. Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro. Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre, de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro. El gran Dios ha mostrado al rey lo que ha de acontecer en lo por venir; y el sueño es verdadero, y fiel su interpretación. Entonces el rey Nabucodonosor se postró sobre su rostro y se humilló ante Daniel, y mandó que le ofreciesen presentes e incienso. El rey habló a Daniel, y dijo: Ciertamente el Dios vuestro es Dios de dioses, y Señor de los reyes, y el que revela los misterios, pues pudiste revelar este misterio. Entonces el rey engrandeció a Daniel, y le dio muchos honores y grandes dones, y le hizo gobernador de toda la provincia de Babilonia, y jefe supremo de todos los sabios de Babilonia. Y Daniel solicitó del rey, y obtuvo que pusiera sobre los negocios de la provincia de Babilonia a Sadrac, Mesac y Abed-nego; y Daniel estaba en la corte del rey.

Libro de Daniel. Capítulo 2

Traducción de Reina-Valera (Revisión de 1960) | Compáralo con otras versiones

Serie: Daniel

‹ Anterior | Índice | Siguiente ›


Series de podcasts para descargar:

Series sobre textos específicos

Series sobre libros completos


Suscríbete:

Algunos de nuestros usuarios reconocen escuchar estos PODCAST en familia durante las veladas de la noche, o durante el tiempo que pasan encerrados en el coche, o durante el tiempo que pasan en su habitación a la hora del café,... En cualquier caso reconocen así que apartar un tiempo específico del día o de la semana para reflexionar en la palabra de Dios es una decisión que puede reportar mucho beneficio a sus vidas. Si quieres unirte a ellos rellena este formulario para recibir notificaciones siempre el día antes y un enlace desde el que podrás editar o cancelar tu suscripción siempre que quieras.

Email

Contraseña

Personaliza el tema y la regularidad de tu suscripción

Deseo recibir notificación de actualizaciones de nuevas series: No

Usando este formulario acepto las condiciones


¿Otros canales de suscripción?



Esta selección no habría sido posible sin la valiosa ayuda de Antonio Pedro Campos, Natán de Segovia, Daniela Céspedes, Gabriel Penalva o Luís González entre otros muchos miembros de Grupos Bíblicos Universitarios, Iglesia Evangélica de la Gracia en Barcelona, Iglesia Evangélica Betania en Sevilla y por supuesto Iglesia Cristiana Reformada en Madrid. A todos, ¡gracias!

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA
Calle Cesar González Ruano, 25
28027 Madrid (Spain)
Síguela en Web y YouTube

Serie: Daniel

Libro de Daniel [01/14] Por los ríos de Babilonia

La palabra profética nos invita a mirar la vida y la realidad con otros ojos
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [02/14] Un reino inconmovible

No dependemos de nuestras debilidades, circunstancias o condiciones sino que dependemos del único Dios
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [03/14] En el fuego

Desde el principio de este libro de lo que se nos habla es de que en esta vida y en este mundo hay una lucha
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [04/14] Presentes e incienso

Tardamos muy poco en darnos cuenta de lo enormemente frágiles que somos
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [05/14] Momentos Reveladores

No aprendemos de la historia a pesar de nuestras mejores intenciones
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [07/14] Apocalipsis ahora: El triunfo del hijo del hombre

La existencia misma está en estas imágenes proféticas pero ¿cómo interpretarlas y entenderlas?
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [08/14] Viviendo en valle de sombra de muerte

Nuestra vida nos parece un enigma pero Dios no está lejos y su gobierno alcanza nuestras circunstacias
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [09/14] Espantado a causa de la visión, y no la entendía

Debemos esperar el reino de Dios, mirar hacia adelante y sobre todo actuar en el presente
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [10/14] El secreto de la oración

Se ha escrito mucho sobre el poder de la oración pero lejos muchas veces de la simplicidad de la Biblia
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [11/14] Esperanza en la oscuridad

Nuestra impaciencia no parece encajar con el tiempo de Dios, el creador, el soberano
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [12/14] Guerra espiritual

Nuestra vida está marcada por la lucha y no podemos cerrar los ojos ante esa realidad
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [13/14] Qué nos enseña la historia

Las mismas miserias se encuentran a lo largo de los siglos pero lo que aquí encontramos es la historia según Dios
Imagen | Podcast


Libro de Daniel [14/14] De aqui a la eternidad

La única esperanza que tenemos cada uno de nosotros es ser hechos de nuevo, recreados
Imagen | Podcast


Serie completa de Daniel | Todas las series