: ‹‹ 18 ››

Efesios [18/32] Airaos, pero no pequéis

Epístola a los Efesios. Capítulo 4, Versículo 26-27
por José de Segovia

Escuchar


¿No puedes escucharlo? Prueba el Reproductor #2, Reproductor #3 o el Reproductor #4. También puedes descargar el podcast para oirlo en otro momento o dispositivo

Acercarnos a la figura de Jesús honestamente debería resultarnos fascinante y sobrecogedor:

Hace un par de años salió a las librerías una edición de la Biblia muy peculiar. El diario El País la comentaba así, con este título: ′La Biblia del Siglo XXI′, ′La Biblia Laica′. Esta Biblia ′laica′ tenía la particularidad de que cada libro, que se publicaba por separado -porque como sabemos la Biblia es una colección de libros-, cada libro tenía un prólogo, una introducción. Y cada uno estaba hecho por una persona que no era conocida por su fe, por su creencia en ese libro, en la Biblia. Y dentro de esa serie que salió publicó el diario El País la introducción a uno de los libros de la Biblia, el llamado Evangelio según Marcos, que es el segundo libro que aparece en el Nuevo Testamento. Y para hacer la introducción de este libro se lo pidieron a un joven músico de rock, a un chico de Australia que había sido conocido desde finales de los años ochenta, en una época en la cual los jóvenes se pintaban el pelo -algunos recordaréis del año 77 y en los primeros ochenta-, de todos los colores y hacían un tipo de música muy agresiva que llevaba el nombre de ′punk′. En Australia, este chico, hizo un grupo muy agresivo que se llamaba ′La Fiesta de Cumpleaños′ (The Birthday Party) y luego, en los años ochenta fue conocido como una persona con muchos problemas con la droga, estuvo mucho tiempo viajando por Europa, y hacía música con un grupo que se llamaba ′Las Malas Semillas′ (The Bad Seeds)… y canciones terribles, muy tenebrosas, muy oscuras. Y en este prólogo, este músico que se llama Nick Cave, es conocido todavía por sus baladas oscuras y vive en Londres, escribió sobre su relación con este Evangelio y es interesante lo que dice. Dice así al principio de la introducción: ′Por la época en la que adquirí mi primera Biblia, que era una versión de King James, mi interés principal se centraba en el Viejo Testamento y en ese Dios maniaco y vengativo. Un Dios que no tenía empacho en aplicar en su desconsolada humanidad unos castigos cuyo profundísimo rencor me dejaba boquiabierto de incredulidad. Cada vez más interesado en la literatura de la violencia y a la vez oscuramente fascinado por el sentido de la divinidad presente en todas las cosas, con veintipocos años, el Viejo Testamento apelaba a una faceta de mi personalidad empeñada en escupir a un mundo que me asqueaba. Yo creía en Dios pero también creía que Dios era maligno y que si el Viejo Testamento era testimonio de algo era sin duda de esa premisa: el mal acechaba bajo la existencia que se presentía en ese libro. Uno podía oler su aliento enloquecido, ver el humo amarillento que emanaba de sus muchas páginas, escuchar los gritos de desesperación. Para mi se trataba de un libro terrible y maravilloso. Unas Sagradas Escrituras en definitiva. Sin embargo uno termina por crecer y uno modera sus puntos de vista. El brote de la compasión comienza a germinar con las grietas que ofrece la amarga tierra negruzca. A medida que uno aprende a perdonarse y a perdonar al mundo deja de encontrar consuelo en el espectáculo de Dios fuera de sí, empeñado en atormentar a una humanidad desdichada. Algo más tarde trabé amistad con un párroco de la Iglesia Anglicana que me recomendó dejar a un lado el Viejo Testamento a favor de la lectura de Marcos. Por aquel entonces yo no había leído el Nuevo Testamento por la simple razón de que el Nuevo Testamento trataba sobre Jesucristo, y el Cristo que yo recordaba de mis días de coro en la iglesia no era sino un individuo sandio, pelmazo y blandengue, para el que la iglesia se empeñaba en ganar prosélitos. Cuando yo todavía no era adolescente fui miembro del coro de la Catedral Anglicana, en Australia, y recuerdo que con esa edad todo me parecía un montaje, un montaje de lo más endeble. La Iglesia Anglicana era un culto descafeinado presidido por ese Señor Jesucristo. ‘¿Y por qué Marcos?’ - le pregunté al párroco. Y me contestó: ‘¡Porque es breve!’. Y la verdad es que por aquel entonces estaba dispuesto a probarlo todo. Así que seguí el consejo del párroco′. Y como estaba dispuesto a probarlo todo leyó el Evangelio de Marcos. Y estas son sus conclusiones, dice así: ′El Cristo que emerge de las páginas del Evangelio según San Marcos, repensado por los caprichosos acontecimientos que configuran su existencia exhibía una urgencia y una intensidad que me resultaron irresistibles. Cristo me habló a través de esa soledad, del peso de su muerte, de su furia dirigida a un mundo a través de sus sufrimientos. El Cristo que la iglesia nos ofrece, ese redentor plácido y sin sangre. Ese hombre que sonríe benigno a la infancia de exquisita compostura, aun en el momento del suplicio, constituye en realidad la negación absoluta del Cristo de los Evangelios, de ese dolor poderoso y creativo, de esa furia ardiente que tan vivamente refleja Marcos′

Selección de apuntes:

  1. Los creyentes nos equivocamos al ocultar la ira de Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  2. La ira tiene en la Biblia un doble sentido que se hace especialmente evidente en este versículo
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  3. La Biblia es realista y constata que hay una realidad alrededor de la ira
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  4. Hay una indignación correcta frente a nuestro propio mal
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  5. Cuando Jesús se mostraba agresivo estaba mostrando su indignación contra el mal
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  6. Sabemos las consecuencias de la ira y estamos llamados a controlarla
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  7. Un resentimiento guardado en el tiempo tiene unas consecuencias inimaginables
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  8. El perdón no implica necesariamente olvidar pero sí querer olvidar
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  9. Nuestro rencor puede ser utilizado por el Diablo para sus propios planes
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  10. Jesús no mostró su ira hasta el final y nos dejó así un ejemplo a seguir
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+

¡Compártelo!



Exposición utilizada con permiso de y grabada en Madrid, el 9 de Mayo de 2004. Consulta los titulares de ese día en El País, El Mundo o ABC.

Texto en el que se basa la exposición:

Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo.

Epístola a los Efesios. Capítulo 4, Versículo 26-27

Traducción de Reina-Valera (Revisión de 1960) | Compáralo con otras versiones

Serie: Efesios

‹ Anterior | Índice | Siguiente ›


Series de podcasts para descargar:

Series sobre textos específicos

Series sobre libros completos


Suscríbete:

Algunos de nuestros usuarios reconocen escuchar estos PODCAST en familia durante las veladas de la noche, o durante el tiempo que pasan encerrados en el coche, o durante el tiempo que pasan en su habitación a la hora del café,... En cualquier caso reconocen así que apartar un tiempo específico del día o de la semana para reflexionar en la palabra de Dios es una decisión que puede reportar mucho beneficio a sus vidas. Si quieres unirte a ellos rellena este formulario para recibir notificaciones siempre el día antes y un enlace desde el que podrás editar o cancelar tu suscripción siempre que quieras.

Email

Contraseña

Personaliza el tema y la regularidad de tu suscripción

Deseo recibir notificación de actualizaciones de nuevas series: No

Usando este formulario acepto las condiciones


¿Otros canales de suscripción?



Esta selección no habría sido posible sin la valiosa ayuda de Gerson Mariño, Antonio Pedro Campos, Natán de Segovia, Daniela Céspedes, Gabriel Penalva o Luís González entre otros muchos miembros de Grupos Bíblicos Universitarios, Iglesia Evangélica de la Gracia en Barcelona, Iglesia Evangélica Betania en Sevilla y por supuesto Iglesia Cristiana Reformada en Madrid. A todos, ¡gracias!

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA
Calle Cesar González Ruano, 25
28027 Madrid (Spain)
Síguela en Web y YouTube

Serie: Efesios

Epístola a los Efesios [02/32] Nos escogió en él

De forma natural creemos que todo depende de nosotros pero la Biblia nos habla en primer lugar de Dios mismo
Imagen | Podcast


Epístola a los Efesios [03/32] Redención

El hombre se cree libre pero es esclavo de muchas responsabilidades y también de lo que la Biblia llama pecado
Imagen | Podcast


Epístola a los Efesios [04/32] Dándonos a conocer el misterio

La tumba de Jesús continúa vacía a pesar de la incredulidad que despierta su resurrección
Imagen | Podcast


Epístola a los Efesios [05/32] Conforme al propósito

La infidelidad es un problema común a todos los hombres
Imagen | Podcast


Epístola a los Efesios [06/32] Vuestra salvación

La salvación no es simplemente una experiencia
Imagen | Podcast


Epístola a los Efesios [07/32] Alumbrando los ojos

¿Qué es lo que debemos pedir al Señor?
Imagen | Podcast


Epístola a los Efesios [08/32] Estando nosotros muertos

¿Es el mensaje de Dios optimista o pesimista?
Imagen | Podcast


Epístola a los Efesios [09/32] Derribando la pared intermedia de separación

La humanidad necesita buena voluntad para alcanzar la armonía pero la Biblia nos anuncia que somos incapaces de producirla
Imagen | Podcast


Epístola a los Efesios [10/32] La principal piedra del ángulo

Tenemos que discernir la diferencia que hay entre nuestros pensamientos y los pensamientos de Dios a la luz de su palabra
Imagen | Podcast


Epístola a los Efesios [11/32] Copartícipes de la promesa

A lo largo de los siglos el hombre ha pretendido vivir la fe cristiana independientemente de la iglesia
Imagen | Podcast


Epístola a los Efesios [12/32] A Él sea la gloria

La oración es la relación más íntima y profunda que el hombre puede tener con Dios
Imagen | Podcast


Epístola a los Efesios [13/32] La unidad del Espíritu

Qué tipo de unidad es la que se ha de vivir en cada comunidad de creyentes
Imagen | Podcast


Epístola a los Efesios [14/32] La edificación del cuerpo de Cristo

En contraste al continuo levantar y caer de las diferentes propuestas humanas de un nuevo mundo la obra de Cristo continúa en pie
Imagen | Podcast


Epístola a los Efesios [15/32] En la vanidad de su mente

El agradecimiento que los seres humanos podemos mostrar a Dios, por naturaleza, dura tan poco como nuestras propias emociones
Imagen | Podcast


Epístola a los Efesios [16/32] Viciado conforme a los deseos engañosos

La historia Dr. Jekyll y Mr. Hyde propone que no es tan difícil que en una misma persona confluyan los opuestos
Imagen | Podcast


Epístola a los Efesios [17/32] Desechando la mentira

La mentira no es algo exclusivo del Diablo
Imagen | Podcast


Epístola a los Efesios [18/32] Airaos, pero no pequéis

Acercarnos a la figura de Jesús honestamente debería resultarnos fascinante y sobrecogedor
Imagen | Podcast


Epístola a los Efesios [19/32] Haciendo con sus manos lo que es bueno

Por el egoismo nos convertimos en esclavos de los bienes que han sido dados para nuestro servicio
Imagen | Podcast


Epístola a los Efesios [20/32] Gracia a los oyentes

La palabra es una capacidad singular que el hombre tiene
Imagen | Podcast


Serie completa de Efesios | Todas las series