Caída del hombre (M.C. Escher, 1920)
Caída del hombre (M.C. Escher, 1920) | Máquina del Tiempo (Beta)
: ‹‹ 30 ››

Reyes II [30/31] Servid al rey de Babilonia

Segundo libro de los Reyes. Capítulo 23-25
por José de Segovia

Escuchar


¿No puedes escucharlo? Prueba el Reproductor #2 o el Reproductor #3. También puedes descargar el podcast para oirlo en otro momento o dispositivo

Cambian los tiempos pero el hombre sigue siendo el mismo:

La Biblia tiene fama de ser un libro aburrido y cuando alguno lee con detalle historias como las que tienen estos libros históricos realmente es difícil culparles, por lo reiterativo que resulta a veces el relato bíblico. Pero lo que os voy a proponer en esta mañana, mi tesis principal, es que lo aburrido no es el libro en sí, la Biblia, sino que los aburridos somos nosotros, los hombres, los que protagonizan muchas de estas historias. Y realmente es la impresión que produce un relato como este. No es que sea realmente gris y particularmente poco atractivo este relato, es que somos nosotros los que tenemos una vida gris, repetitiva y poco atractiva. Y por lo tanto tenemos que darnos cuenta que en la Biblia no sólo se nos habla de quien es Dios, el gran protagonista sin duda de este libro, sino que también, como en un espejo, nos refleja a cada uno de nosotros. Y una de las realidades que más nos cansa ver de nosotros es que el hombre no cambia. Pasan los tiempos, pasan las generaciones, el hombre puede vivir en todo tipo de circunstancias, lugares y épocas pero el hombre fundamentalmente sigue siendo el mismo.

Selección de apuntes:

  1. En la Biblia aprendemos también lo diferente que es Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  2. A estas alturas podemos esperar muy poco del hombre y su aprendizaje
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen
  3. Dios es fiel para cumplir su palabra de misericordia y de juicio
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  4. En ocasiones Dios renuncia a su capacidad para perdonar
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  5. No debemos temer la tristeza que nos lleva al arrepentimiento
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen
  6. Hay mucho que podemos aprender de la estupidez de los personajes bíblicos
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen
  7. Si Dios lucha contra nosotros no hay nada que podamos hacer excepto someternos
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  8. Nuestra única esperanza está en aquel sobre el cual ha caído toda la justicia de Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+

¡Compártelo!



Exposición utilizada con permiso de y grabada en Madrid, el 14 de Noviembre de 2007. Consulta los titulares de ese día en El País, El Mundo o ABC.

Texto en el que se basa la exposición:

De veintitrés años era Joacaz cuando comenzó a reinar, y reinó tres meses en Jerusalén. El nombre de su madre fue Hamutal hija de Jeremías, de Libna. Y él hizo lo malo ante los ojos de Jehová, conforme a todas las cosas que sus padres habían hecho. Y lo puso preso Faraón Necao en Ribla en la provincia de Hamat, para que no reinase en Jerusalén; e impuso sobre la tierra una multa de cien talentos de plata, y uno de oro. Entonces Faraón Necao puso por rey a Eliaquim hijo de Josías, en lugar de Josías su padre, y le cambió el nombre por el de Joacim; y tomó a Joacaz y lo llevó a Egipto, y murió allí. Y Joacim pagó a Faraón la plata y el oro; mas hizo avaluar la tierra para dar el dinero conforme al mandamiento de Faraón, sacando la plata y el oro del pueblo de la tierra, de cada uno según la estimación de su hacienda, para darlo a Faraón Necao. De veinticinco años era Joacim cuando comenzó a reinar, y once años reinó en Jerusalén. El nombre de su madre fue Zebuda hija de Pedaías, de Ruma. E hizo lo malo ante los ojos de Jehová, conforme a todas las cosas que sus padres habían hecho. En su tiempo subió en campaña Nabucodonosor rey de Babilonia. Joacim vino a ser su siervo por tres años, pero luego volvió y se rebeló contra él. Pero Jehová envió contra Joacim tropas de caldeos, tropas de sirios, tropas de moabitas y tropas de amonitas, los cuales envió contra Judá para que la destruyesen, conforme a la palabra de Jehová que había hablado por sus siervos los profetas. Ciertamente vino esto contra Judá por mandato de Jehová, para quitarla de su presencia, por los pecados de Manasés, y por todo lo que él hizo; asimismo por la sangre inocente que derramó, pues llenó a Jerusalén de sangre inocente; Jehová, por tanto, no quiso perdonar. Los demás hechos de Joacim, y todo lo que hizo, ¿no está escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Judá? Y durmió Joacim con sus padres, y reinó en su lugar Joaquín su hijo. Y nunca más el rey de Egipto salió de su tierra; porque el rey de Babilonia le tomó todo lo que era suyo desde el río de Egipto hasta el río Eufrates. De dieciocho años era Joaquín cuando comenzó a reinar, y reinó en Jerusalén tres meses. El nombre de su madre fue Nehusta hija de Elnatán, de Jerusalén. E hizo lo malo ante los ojos de Jehová, conforme a todas las cosas que había hecho su padre. En aquel tiempo subieron contra Jerusalén los siervos de Nabucodonosor rey de Babilonia, y la ciudad fue sitiada. Vino también Nabucodonosor rey de Babilonia contra la ciudad, cuando sus siervos la tenían sitiada. Entonces salió Joaquín rey de Judá al rey de Babilonia, él y su madre, sus siervos, sus príncipes y sus oficiales; y lo prendió el rey de Babilonia en el octavo año de su reinado. Y sacó de allí todos los tesoros de la casa de Jehová, y los tesoros de la casa real, y rompió en pedazos todos los utensilios de oro que había hecho Salomón rey de Israel en la casa de Jehová, como Jehová había dicho. Y llevó en cautiverio a toda Jerusalén, a todos los príncipes, y a todos los hombres valientes, hasta diez mil cautivos, y a todos los artesanos y herreros; no quedó nadie, excepto los pobres del pueblo de la tierra. Asimismo llevó cautivos a Babilonia a Joaquín, a la madre del rey, a las mujeres del rey, a sus oficiales y a los poderosos de la tierra; cautivos los llevó de Jerusalén a Babilonia. A todos los hombres de guerra, que fueron siete mil, y a los artesanos y herreros, que fueron mil, y a todos los valientes para hacer la guerra, llevó cautivos el rey de Babilonia. Y el rey de Babilonia puso por rey en lugar de Joaquín a Matanías su tío, y le cambió el nombre por el de Sedequías. De veintiún años era Sedequías cuando comenzó a reinar, y reinó en Jerusalén once años. El nombre de su madre fue Hamutal hija de Jeremías, de Libna. E hizo lo malo ante los ojos de Jehová, conforme a todo lo que había hecho Joacim. Vino, pues, la ira de Jehová contra Jerusalén y Judá, hasta que los echó de su presencia. Y Sedequías se rebeló contra el rey de Babilonia. Aconteció a los nueve años de su reinado, en el mes décimo, a los diez días del mes, que Nabucodonosor rey de Babilonia vino con todo su ejército contra Jerusalén, y la sitió, y levantó torres contra ella alrededor. Y estuvo la ciudad sitiada hasta el año undécimo del rey Sedequías. A los nueve días del cuarto mes prevaleció el hambre en la ciudad, hasta que no hubo pan para el pueblo de la tierra. Abierta ya una brecha en el muro de la ciudad, huyeron de noche todos los hombres de guerra por el camino de la puerta que estaba entre los dos muros, junto a los huertos del rey, estando los caldeos alrededor de la ciudad; y el rey se fue por el camino del Arabá. Y el ejército de los caldeos siguió al rey, y lo apresó en las llanuras de Jericó, habiendo sido dispersado todo su ejército. Preso, pues, el rey, le trajeron al rey de Babilonia en Ribla, y pronunciaron contra él sentencia. Degollaron a los hijos de Sedequías en presencia suya, y a Sedequías le sacaron los ojos, y atado con cadenas lo llevaron a Babilonia. En el mes quinto, a los siete días del mes, siendo el año diecinueve de Nabucodonosor rey de Babilonia, vino a Jerusalén Nabuzaradán, capitán de la guardia, siervo del rey de Babilonia. Y quemó la casa de Jehová, y la casa del rey, y todas las casas de Jerusalén; y todas las casas de los príncipes quemó a fuego. Y todo el ejército de los caldeos que estaba con el capitán de la guardia, derribó los muros alrededor de Jerusalén. Y a los del pueblo que habían quedado en la ciudad, a los que se habían pasado al rey de Babilonia, y a los que habían quedado de la gente común, los llevó cautivos Nabuzaradán, capitán de la guardia. Mas de los pobres de la tierra dejó Nabuzaradán, capitán de la guardia, para que labrasen las viñas y la tierra. Y quebraron los caldeos las columnas de bronce que estaban en la casa de Jehová, y las basas, y el mar de bronce que estaba en la casa de Jehová, y llevaron el bronce a Babilonia. Llevaron también los calderos, las paletas, las despabiladeras, los cucharones, y todos los utensilios de bronce con que ministraban; incensarios, cuencos, los que de oro, en oro, y los que de plata, en plata; todo lo llevó el capitán de la guardia. Las dos columnas, un mar, y las basas que Salomón había hecho para la casa de Jehová; no fue posible pesar todo esto. La altura de una columna era de dieciocho codos, y tenía encima un capitel de bronce; la altura del capitel era de tres codos, y sobre el capitel había una red y granadas alrededor, todo de bronce; e igual labor había en la otra columna con su red. Tomó entonces el capitán de la guardia al primer sacerdote Seraías, al segundo sacerdote Sofonías, y tres guardas de la vajilla; y de la ciudad tomó un oficial que tenía a su cargo los hombres de guerra, y cinco varones de los consejeros del rey, que estaban en la ciudad, el principal escriba del ejército, que llevaba el registro de la gente del país, y sesenta varones del pueblo de la tierra, que estaban en la ciudad. Estos tomó Nabuzaradán, capitán de la guardia, y los llevó a Ribla al rey de Babilonia. Y el rey de Babilonia los hirió y mató en Ribla, en tierra de Hamat. Así fue llevado cautivo Judá de sobre su tierra. Y al pueblo que Nabucodonosor rey de Babilonia dejó en tierra de Judá, puso por gobernador a Gedalías hijo de Ahicam, hijo de Safán. Y oyendo todos los príncipes del ejército, ellos y su gente, que el rey de Babilonia había puesto por gobernador a Gedalías, vinieron a él en Mizpa; Ismael hijo de Netanías, Johanán hijo de Carea, Seraías hijo de Tanhumet netofatita, y Jaazanías hijo de un maacateo, ellos con los suyos. Entonces Gedalías les hizo juramento a ellos y a los suyos, y les dijo: No temáis de ser siervos de los caldeos; habitad en la tierra, y servid al rey de Babilonia, y os irá bien. Mas en el mes séptimo vino Ismael hijo de Netanías, hijo de Elisama, de la estirpe real, y con él diez varones, e hirieron a Gedalías, y murió; y también a los de Judá y a los caldeos que estaban con él en Mizpa. Y levantándose todo el pueblo, desde el menor hasta el mayor, con los capitanes del ejército, se fueron a Egipto, por temor de los caldeos.

Segundo libro de los Reyes. Capítulo 23-25

Traducción de Reina-Valera (Revisión de 1960) | Compáralo con otras versiones

Serie: Reyes II

‹ Anterior | Índice | Siguiente ›


Series de podcasts para descargar:

Series sobre textos específicos

Series sobre libros completos


Suscríbete:

Algunos de nuestros usuarios reconocen escuchar estos PODCAST en familia durante las veladas de la noche, o durante el tiempo que pasan encerrados en el coche, o durante el tiempo que pasan en su habitación a la hora del café,... En cualquier caso reconocen así que apartar un tiempo específico del día o de la semana para reflexionar en la palabra de Dios es una decisión que puede reportar mucho beneficio a sus vidas. Si quieres unirte a ellos rellena este formulario para recibir notificaciones siempre el día antes y un enlace desde el que podrás editar o cancelar tu suscripción siempre que quieras.

Email

Contraseña

Personaliza el tema y la regularidad de tu suscripción

Deseo recibir notificación de actualizaciones de nuevas series: No

Usando este formulario acepto las condiciones


¿Otros canales de suscripción?



Esta selección no habría sido posible sin la valiosa ayuda de Antonio Pedro Campos, Natán de Segovia, Daniela Céspedes, Gabriel Penalva o Luís González entre otros muchos miembros de Grupos Bíblicos Universitarios, Iglesia Evangélica de la Gracia en Barcelona, Iglesia Evangélica Betania en Sevilla y por supuesto Iglesia Cristiana Reformada en Madrid. A todos, ¡gracias!

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA
Calle Cesar González Ruano, 25
28027 Madrid (Spain)
Síguela en Web y YouTube

Serie: Reyes II

Segundo libro de los Reyes [02/31] Jehová te quitará hoy a tu señor

A menudo nos parece imposible concebir la vida sin alguien en particular
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [04/31] Tres reyes para entregarlos

El Señor demanda una entrega total a su voluntad
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [05/31] Ha venido el acreedor

Abandonando la ley de Dios traemos miseria para nosotros y para los demás
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [06/31] Que no te burlases de mí

¿Por qué Dios da algo para quitarlo después?
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [07/31] La olla del potaje

La vida está llena de sorpresas y desconciertos
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [08/31] Comerán, y sobrará

Llegamos a conocer la verdad de las cosas cuando conocemos nuestros límites
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [09/31] ¿Soy yo Dios?

Nuestra necesidad es mucho mayor de lo que nos imaginamos
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [10/31] El hacha en el agua

Hay quien se toma bastante libertad al interpretar la Biblia
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [11/31] Carros de fuego

La vida es mucho más de lo que vemos con nuestros propios ojos
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [12/31] Sitió a Samaria

En una situación de desesperación fácilmente sale de nosotros nuestra peor parte
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [13/31] Cuando habían pasado los siete años

Aunque no sepamos muchas veces por qué, las cosas no se producen por casualidad sino por causalidad
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [14/31] Una hija de Acab

El matrimonio es una de las decisiones que más puede marcar nuestras vidas
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [15/31] ¿Esta es Jezabel?

Muchos acontecimientos no dejan de sorprendernos a pesar de haber sido largamente anunciados
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [16/31] Ponedlas en dos montones

La historia da testimonio de muchos exterminios pero hay algo en particular que podemos aprender de este
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [17/31] Su hijo era muerto

Hay un poder mayor que el de la oscuridad
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [18/31] Todo el tiempo

En la rutina no vemos el asombro de la vida
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [19/31] El trono de Israel

El asombro y la admiración que se esconde detrás de la normalidad
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [20/31] No como David

Dios no valora la prosperidad de la misma forma que lo hacen los hombres
Imagen | Podcast


Serie completa de Reyes II | Todas las series