Velázquez pintando a la Infanta Margarita con las luces y las sombras de su propia gloria (Salvador Dalí, 1958)
Velázquez pintando a la Infanta Margarita con las luces y las sombras de su propia gloria (Salvador Dalí, 1958) | Máquina del Tiempo (Beta)
: ‹‹ 20 ››

Reyes II [20/31] No como David

Segundo libro de los Reyes. Capítulo 14, Versículo 1-29
por José de Segovia

Escuchar


¿No puedes escucharlo? Prueba el Reproductor #2 o el Reproductor #3. También puedes descargar el podcast para oirlo en otro momento o dispositivo

Dios no valora la prosperidad de la misma forma que lo hacen los hombres:

Hace unos años, con el anterior presidente del gobierno, se puso de moda una frase: ′España va bien′. Esta frase refleja en cierta modo la preocupación que la mayor parte de las naciones tienen por su propio país; lo que quieren es que su nación o su país vaya bien. Pero ¿cuándo va un país bien?, ¿cuándo realmente podemos decir que hay una prosperidad en una nación que significa el bien para su pueblo? Aparentemente es una pregunta que podríamos creer que es fácil de contestarm pero nuestro texto en esta mañana, la palabra de Dios nos muestra que a veces podemos confundirnos. Que realmente el bien de una nación y de la vida de los hombres y mujeres no depende solamente del bienestar material, no depende de una economía boyante, de una seguridad nacional, de un éxito miliar, de una prosperidad económica. Las naciones pasan momentos como estos, hay momentos en los cuales aparentemente todo parece bullir en prosperidad y en el anuncio de lo que parece una época de bienestar, pero la palabra de Dios nos muestra que realmente Dios no valora de la misma forma la vida de los hombres, mujeres y naciones como lo hacemos nosotros.

Selección de apuntes:

  1. Hay una gran diferencia entre lo que Dios pide y aquello a lo que nosotros nos acostumbramos
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  2. Dios pide una devoción y obediencia completas
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  3. Nos acostumbramos con facilidad a la mediocridad
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  4. Olvidamos fácilmente lo poco que somos
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen
  5. Dios nos advierte de que su medida es la que prevalecerá en su juicio
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  6. El reino de Cristo, el Hijo de David, no tendrá fin
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  7. No debemos llegar a confundir la paciencia de Dios con el favor de Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen
  8. Dios es el que permanece y al que debemos dar cuentas
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+

¡Compártelo!



Exposición utilizada con permiso de y grabada en Madrid, el 24 de Junio de 2007. Consulta los titulares de ese día en El País, El Mundo o ABC.

Texto en el que se basa la exposición:

En el año segundo de Joás hijo de Joacaz rey de Israel, comenzó a reinar Amasías hijo de Joás rey de Judá. Cuando comenzó a reinar era de veinticinco años, y veintinueve años reinó en Jerusalén; el nombre de su madre fue Joadán, de Jerusalén. Y él hizo lo recto ante los ojos de Jehová, aunque no como David su padre; hizo conforme a todas las cosas que había hecho Joás su padre. Con todo eso, los lugares altos no fueron quitados, porque el pueblo aún sacrificaba y quemaba incienso en esos lugares altos. Y cuando hubo afirmado en sus manos el reino, mató a los siervos que habían dado muerte al rey su padre. Pero no mató a los hijos de los que le dieron muerte, conforme a lo que está escrito en el libro de la ley de Moisés, donde Jehová mandó diciendo: No matarán a los padres por los hijos, ni a los hijos por los padres, sino que cada uno morirá por su propio pecado. Este mató asimismo a diez mil edomitas en el Valle de la Sal, y tomó a Sela en batalla, y la llamó Jocteel, hasta hoy. Entonces Amasías envió mensajeros a Joás hijo de Joacaz, hijo de Jehú, rey de Israel, diciendo: Ven, para que nos veamos las caras. Y Joás rey de Israel envió a Amasías rey de Judá esta respuesta: El cardo que está en el Líbano envió a decir al cedro que está en el Líbano: Da tu hija por mujer a mi hijo. Y pasaron las fieras que están en el Líbano, y hollaron el cardo. Ciertamente has derrotado a Edom, y tu corazón se ha envanecido; gloríate pues, mas quédate en tu casa. ¿Para qué te metes en un mal, para que caigas tú y Judá contigo? Pero Amasías no escuchó; por lo cual subió Joás rey de Israel, y se vieron las caras él y Amasías rey de Judá, en Bet-semes, que es de Judá. Y Judá cayó delante de Israel, y huyeron, cada uno a su tienda. Además Joás rey de Israel tomó a Amasías rey de Judá, hijo de Joás hijo de Ocozías, en Bet-semes; y vino a Jerusalén, y rompió el muro de Jerusalén desde la puerta de Efraín hasta la puerta de la esquina, cuatrocientos codos. Y tomó todo el oro, y la plata, y todos los utensilios que fueron hallados en la casa de Jehová, y en los tesoros de la casa del rey, y a los hijos tomó en rehenes, y volvió a Samaria. Los demás hechos que ejecutó Joás, y sus hazañas, y cómo peleó contra Amasías rey de Judá, ¿no está escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Israel? Y durmió Joás con sus padres, y fue sepultado en Samaria con los reyes de Israel; y reinó en su lugar Jeroboam su hijo. Y Amasías hijo de Joás, rey de Judá, vivió después de la muerte de Joás hijo de Joacaz, rey de Israel, quince años. Los demás hechos de Amasías, ¿no están escritos en el libro de las crónicas de los reyes de Judá? Conspiraron contra él en Jerusalén, y él huyó a Laquis; pero le persiguieron hasta Laquis, y allá lo mataron. Lo trajeron luego sobre caballos, y lo sepultaron en Jerusalén con sus padres, en la ciudad de David. Entonces todo el pueblo de Judá tomó a Azarías, que era de dieciséis años, y lo hicieron rey en lugar de Amasías su padre. Reedificó él a Elat, y la restituyó a Judá, después que el rey durmió con sus padres. El año quince de Amasías hijo de Joás rey de Judá, comenzó a reinar Jeroboam hijo de Joás sobre Israel en Samaria; y reinó cuarenta y un años. E hizo lo malo ante los ojos de Jehová, y no se apartó de todos los pecados de Jeroboam hijo de Nabat, el que hizo pecar a Israel. El restauró los límites de Israel desde la entrada de Hamat hasta el mar del Arabá, conforme a la palabra de Jehová Dios de Israel, la cual él había hablado por su siervo Jonás hijo de Amitai, profeta que fue de Gat-hefer. Porque Jehová miró la muy amarga aflicción de Israel; que no había siervo ni libre, ni quien diese ayuda a Israel; y Jehová no había determinado raer el nombre de Israel de debajo del cielo; por tanto, los salvó por mano de Jeroboam hijo de Joás. Los demás hechos de Jeroboam, y todo lo que hizo, y su valentía, y todas las guerras que hizo, y cómo restituyó al dominio de Israel a Damasco y Hamat, que habían pertenecido a Judá, ¿no está escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Israel? Y durmió Jeroboam con sus padres, los reyes de Israel, y reinó en su lugar Zacarías su hijo.

Segundo libro de los Reyes. Capítulo 14, Versículo 1-29

Traducción de Reina-Valera (Revisión de 1960) | Compáralo con otras versiones

Serie: Reyes II

‹ Anterior | Índice | Siguiente ›


Series de podcasts para descargar:

Series sobre textos específicos

Series sobre libros completos


Suscríbete:

Algunos de nuestros usuarios reconocen escuchar estos PODCAST en familia durante las veladas de la noche, o durante el tiempo que pasan encerrados en el coche, o durante el tiempo que pasan en su habitación a la hora del café,... En cualquier caso reconocen así que apartar un tiempo específico del día o de la semana para reflexionar en la palabra de Dios es una decisión que puede reportar mucho beneficio a sus vidas. Si quieres unirte a ellos rellena este formulario para recibir notificaciones siempre el día antes y un enlace desde el que podrás editar o cancelar tu suscripción siempre que quieras.

Email

Contraseña

Personaliza el tema y la regularidad de tu suscripción

Deseo recibir notificación de actualizaciones de nuevas series: No

Usando este formulario acepto las condiciones


¿Otros canales de suscripción?



Esta selección no habría sido posible sin la valiosa ayuda de Antonio Pedro Campos, Natán de Segovia, Daniela Céspedes, Gabriel Penalva o Luís González entre otros muchos miembros de Grupos Bíblicos Universitarios, Iglesia Evangélica de la Gracia en Barcelona, Iglesia Evangélica Betania en Sevilla y por supuesto Iglesia Cristiana Reformada en Madrid. A todos, ¡gracias!

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA
Calle Cesar González Ruano, 25
28027 Madrid (Spain)
Síguela en Web y YouTube

Serie: Reyes II

Segundo libro de los Reyes [02/31] Jehová te quitará hoy a tu señor

A menudo nos parece imposible concebir la vida sin alguien en particular
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [04/31] Tres reyes para entregarlos

El Señor demanda una entrega total a su voluntad
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [05/31] Ha venido el acreedor

Abandonando la ley de Dios traemos miseria para nosotros y para los demás
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [06/31] Que no te burlases de mí

¿Por qué Dios da algo para quitarlo después?
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [07/31] La olla del potaje

La vida está llena de sorpresas y desconciertos
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [08/31] Comerán, y sobrará

Llegamos a conocer la verdad de las cosas cuando conocemos nuestros límites
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [09/31] ¿Soy yo Dios?

Nuestra necesidad es mucho mayor de lo que nos imaginamos
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [10/31] El hacha en el agua

Hay quien se toma bastante libertad al interpretar la Biblia
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [11/31] Carros de fuego

La vida es mucho más de lo que vemos con nuestros propios ojos
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [12/31] Sitió a Samaria

En una situación de desesperación fácilmente sale de nosotros nuestra peor parte
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [13/31] Cuando habían pasado los siete años

Aunque no sepamos muchas veces por qué, las cosas no se producen por casualidad sino por causalidad
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [14/31] Una hija de Acab

El matrimonio es una de las decisiones que más puede marcar nuestras vidas
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [15/31] ¿Esta es Jezabel?

Muchos acontecimientos no dejan de sorprendernos a pesar de haber sido largamente anunciados
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [16/31] Ponedlas en dos montones

La historia da testimonio de muchos exterminios pero hay algo en particular que podemos aprender de este
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [17/31] Su hijo era muerto

Hay un poder mayor que el de la oscuridad
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [18/31] Todo el tiempo

En la rutina no vemos el asombro de la vida
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [19/31] El trono de Israel

El asombro y la admiración que se esconde detrás de la normalidad
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [20/31] No como David

Dios no valora la prosperidad de la misma forma que lo hacen los hombres
Imagen | Podcast


Serie completa de Reyes II | Todas las series