Mujer con niño muerto (Kathe Kollwitz, 1903)
Mujer con niño muerto (Kathe Kollwitz, 1903) | Máquina del Tiempo (Beta)
: ‹‹ 6 ››

Reyes II [06/31] Que no te burlases de mí

Segundo libro de los Reyes. Capítulo 4, Versículo 8-37
por José de Segovia

Escuchar


¿No puedes escucharlo? Prueba el Reproductor #2, Reproductor #3 o el Reproductor #4. También puedes descargar el podcast para oirlo en otro momento o dispositivo

¿Por qué Dios da algo para quitarlo después?:

La vida, no nos engañemos, está llena de momentos mezclados: hay alegrías, pero también hay amarguras. Hay momentos en los que estamos contentos, pero también muchas tristezas. Y la realidad en esta vida es que no podemos contar con lo uno sin lo otro. Las dos cosas forman parte de esa vida. Y nuestro texto por lo tanto tiene también el sabor agridulce que tiene la vida misma. Los dones de Dios, aquello que Dios nos da, parecen ir acompañados inevitablemente muchas veces de tristezas, de amarguras. Y uno no entiende finalmente qué sentido tiene ese don de la vida cuando lo que encontramos es muchas veces tristezas. ¿Por qué Dios nos levanta para muchas veces dejarnos caer aparéntemente con más fuerza contra el suelo? ¿Por qué vivimos esa realidad tan sumamente mezclada? ¿Por qué Dios nos levanta para muchas veces parece que nos dejarnos caer con más fuerza contra el suelo? El misterio de Dios está sin duda de forma suprema mostrado en esta historia. En el suceso realmente asombroso de Eliseo con esa mujer sunamita.

Selección de apuntes:

  1. Dios se complace en dar vida cuando no la hay
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  2. El engañador procura que dudemos de la bondad de Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  3. A veces la vida que Dios nos da parece cortarse abruptamente
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  4. Hay un lado oscuro de Dios del que no tenemos conocimiento
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  5. La fe es la confianza en Dios a pesar de todo
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  6. La fe no es tener respuesta o explicación a todas las cosas
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  7. Nadie puede hacer milagros según su voluntad
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  8. No hay nada más triste que poner nuestra confianza en los siervos de Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  9. La resurrección de Cristo es la demostración del triunfo sobre la muerte
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  10. La vida plena aguarda al regreso del Señor Jesús
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen

¡Compártelo!



Exposición utilizada con permiso de y grabada en Madrid, el 7 de Febrero de 2007. Consulta los titulares de ese día en El País, El Mundo o ABC.

Texto en el que se basa la exposición:

Aconteció también que un día pasaba Eliseo por Sunem; y había allí una mujer importante, que le invitaba insistentemente a que comiese; y cuando él pasaba por allí, venía a la casa de ella a comer. Y ella dijo a su marido: He aquí ahora, yo entiendo que éste que siempre pasa por nuestra casa, es varón santo de Dios. Yo te ruego que hagamos un pequeño aposento de paredes, y pongamos allí cama, mesa, silla y candelero, para que cuando él viniere a nosotros, se quede en él. Y aconteció que un día vino él por allí, y se quedó en aquel aposento, y allí durmió. Entonces dijo a Giezi su criado: Llama a esta sunamita. Y cuando la llamó, vino ella delante de él. Dijo él entonces a Giezi: Dile: He aquí tú has estado solícita por nosotros con todo este esmero; ¿qué quieres que haga por ti? ¿Necesitas que hable por ti al rey, o al general del ejército? Y ella respondió: Yo habito en medio de mi pueblo. Y él dijo: ¿Qué, pues, haremos por ella? Y Giezi respondió: He aquí que ella no tiene hijo, y su marido es viejo. Dijo entonces: Llámala. Y él la llamó, y ella se paró a la puerta. Y él le dijo: El año que viene, por este tiempo, abrazarás un hijo. Y ella dijo: No, señor mío, varón de Dios, no hagas burla de tu sierva. Mas la mujer concibió, y dio a luz un hijo el año siguiente, en el tiempo que Eliseo le había dicho. Y el niño creció. Pero aconteció un día, que vino a su padre, que estaba con los segadores; y dijo a su padre: !!Ay, mi cabeza, mi cabeza! Y el padre dijo a un criado: Llévalo a su madre. Y habiéndole él tomado y traído a su madre, estuvo sentado en sus rodillas hasta el mediodía, y murió. Ella entonces subió, y lo puso sobre la cama del varón de Dios, y cerrando la puerta, se salió. Llamando luego a su marido, le dijo: Te ruego que envíes conmigo a alguno de los criados y una de las asnas, para que yo vaya corriendo al varón de Dios, y regrese. El dijo: ¿Para qué vas a verle hoy? No es nueva luna, ni día de reposo.[a] Y ella respondió: Paz. Después hizo enalbardar el asna, y dijo al criado: Guía y anda; y no me hagas detener en el camino, sino cuando yo te lo dijere. Partió, pues, y vino al varón de Dios, al monte Carmelo. Y cuando el varón de Dios la vio de lejos, dijo a su criado Giezi: He aquí la sunamita. Te ruego que vayas ahora corriendo a recibirla, y le digas: ¿Te va bien a ti? ¿Le va bien a tu marido, y a tu hijo? Y ella dijo: Bien. Luego que llegó a donde estaba el varón de Dios en el monte, se asió de sus pies. Y se acercó Giezi para quitarla; pero el varón de Dios le dijo: Déjala, porque su alma está en amargura, y Jehová me ha encubierto el motivo, y no me lo ha revelado. Y ella dijo: ¿Pedí yo hijo a mi señor? ¿No dije yo que no te burlases de mí? Entonces dijo él a Giezi: Ciñe tus lomos, y toma mi báculo en tu mano, y ve; si alguno te encontrare, no lo saludes, y si alguno te saludare, no le respondas; y pondrás mi báculo sobre el rostro del niño. Y dijo la madre del niño: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré. El entonces se levantó y la siguió. Y Giezi había ido delante de ellos, y había puesto el báculo sobre el rostro del niño; pero no tenía voz ni sentido, y así se había vuelto para encontrar a Eliseo, y se lo declaró, diciendo: El niño no despierta. Y venido Eliseo a la casa, he aquí que el niño estaba muerto tendido sobre su cama. Entrando él entonces, cerró la puerta tras ambos, y oró a Jehová. Después subió y se tendió sobre el niño, poniendo su boca sobre la boca de él, y sus ojos sobre sus ojos, y sus manos sobre las manos suyas; así se tendió sobre él, y el cuerpo del niño entró en calor. Volviéndose luego, se paseó por la casa a una y otra parte, y después subió, y se tendió sobre él nuevamente, y el niño estornudó siete veces, y abrió sus ojos. Entonces llamó él a Giezi, y le dijo: Llama a esta sunamita. Y él la llamó. Y entrando ella, él le dijo: Toma tu hijo. Y así que ella entró, se echó a sus pies, y se inclinó a tierra; y después tomó a su hijo, y salió.

Segundo libro de los Reyes. Capítulo 4, Versículo 8-37

Traducción de Reina-Valera (Revisión de 1960) | Compáralo con otras versiones

Serie: Reyes II

‹ Anterior | Índice | Siguiente ›


Series de podcasts para descargar:

Series sobre textos específicos

Series sobre libros completos


Suscríbete:

Algunos de nuestros usuarios reconocen escuchar estos PODCAST en familia durante las veladas de la noche, o durante el tiempo que pasan encerrados en el coche, o durante el tiempo que pasan en su habitación a la hora del café,... En cualquier caso reconocen así que apartar un tiempo específico del día o de la semana para reflexionar en la palabra de Dios es una decisión que puede reportar mucho beneficio a sus vidas. Si quieres unirte a ellos rellena este formulario para recibir notificaciones siempre el día antes y un enlace desde el que podrás editar o cancelar tu suscripción siempre que quieras.

Email

Contraseña

Personaliza el tema y la regularidad de tu suscripción

Deseo recibir notificación de actualizaciones de nuevas series: No

Usando este formulario acepto las condiciones


¿Otros canales de suscripción?



Esta selección no habría sido posible sin la valiosa ayuda de Gerson Mariño, Antonio Pedro Campos, Natán de Segovia, Daniela Céspedes, Gabriel Penalva o Luís González entre otros muchos miembros de Grupos Bíblicos Universitarios, Iglesia Evangélica de la Gracia en Barcelona, Iglesia Evangélica Betania en Sevilla y por supuesto Iglesia Cristiana Reformada en Madrid. A todos, ¡gracias!

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA
Calle Cesar González Ruano, 25
28027 Madrid (Spain)
Síguela en Web y YouTube

Serie: Reyes II

Segundo libro de los Reyes [02/31] Jehová te quitará hoy a tu señor

A menudo nos parece imposible concebir la vida sin alguien en particular
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [04/31] Tres reyes para entregarlos

El Señor demanda una entrega total a su voluntad
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [05/31] Ha venido el acreedor

Abandonando la ley de Dios traemos miseria para nosotros y para los demás
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [06/31] Que no te burlases de mí

¿Por qué Dios da algo para quitarlo después?
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [07/31] La olla del potaje

La vida está llena de sorpresas y desconciertos
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [08/31] Comerán, y sobrará

Llegamos a conocer la verdad de las cosas cuando conocemos nuestros límites
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [09/31] ¿Soy yo Dios?

Nuestra necesidad es mucho mayor de lo que nos imaginamos
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [10/31] El hacha en el agua

Hay quien se toma bastante libertad al interpretar la Biblia
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [11/31] Carros de fuego

La vida es mucho más de lo que vemos con nuestros propios ojos
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [12/31] Sitió a Samaria

En una situación de desesperación fácilmente sale de nosotros nuestra peor parte
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [13/31] Cuando habían pasado los siete años

Aunque no sepamos muchas veces por qué, las cosas no se producen por casualidad sino por causalidad
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [14/31] Una hija de Acab

El matrimonio es una de las decisiones que más puede marcar nuestras vidas
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [15/31] ¿Esta es Jezabel?

Muchos acontecimientos no dejan de sorprendernos a pesar de haber sido largamente anunciados
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [16/31] Ponedlas en dos montones

La historia da testimonio de muchos exterminios pero hay algo en particular que podemos aprender de este
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [17/31] Su hijo era muerto

Hay un poder mayor que el de la oscuridad
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [18/31] Todo el tiempo

En la rutina no vemos el asombro de la vida
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [19/31] El trono de Israel

El asombro y la admiración que se esconde detrás de la normalidad
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [20/31] No como David

Dios no valora la prosperidad de la misma forma que lo hacen los hombres
Imagen | Podcast


Serie completa de Reyes II | Todas las series