Estudio de tres campesinos y una cabeza (Vincent van Gogh, 1885)
Estudio de tres campesinos y una cabeza (Vincent van Gogh, 1885) | Máquina del Tiempo (Beta)
: ‹‹ 4 ››

Reyes II [04/31] Tres reyes para entregarlos

Segundo libro de los Reyes. Capítulo 3, Versículo 1-27
por José de Segovia

Escuchar


¿No puedes escucharlo? Prueba el Reproductor #2, Reproductor #3 o el Reproductor #4. También puedes descargar el podcast para oirlo en otro momento o dispositivo

El Señor demanda una entrega total a su voluntad:

Seguramente algunos habéis tenido la experiencia - algunos la tenemos con demasiado frecuencia- bastante estúpida, de tener que ir a hacer algo y olvidarte de aquello que precisamente tenías que hacer. Algunos somos más despistados que otros pero realmente muchas veces el despiste nos lleva hasta ese punto, hasta el punto de que aquello que más necesitamos en ese momento es lo que olvidamos. Y en esta historia que tenemos aquí de estos tres reyes, que no eran magos pero sí reyes, desde luego estos tres reyes se olvidaron lo más importante que tenían que saber. Y también lo que es más importante para cada uno de nosotros en esta mañana y en esta vida, que es la palabra de Dios. El texto que tenemos delante de nosotros nos habla de la importancia, de la necesidad que tenemos de esa palabra de Dios. Y en primer lugar vemos aquí en nuestro texto cómo esa palabra de Dios nos declara, en primer lugar, faltos. No basta simplemente con cumplir algo de esa voluntad de Dios. El Señor requiere, vemos en los primeros versículos, en los versículos 1 al 3, él demanda en su palabra un cumplimiento total, una entrega total a su voluntad.

Selección de apuntes:

  1. Nadie da la talla ante los ojos de Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen
  2. Preferimos compararnos unos con otros para destacar nuestra supuesta bondad
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  3. Es un grave error acordarse de Dios solamente cuando hay problemas
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  4. No podemos olvidarnos de Dios como nos olvidamos del airbag
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  5. Es una equivocación pensar que Dios nos ayudará a toda costa cuando le necesitemos
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  6. Dios no se limita sólo a lo que le pedimos
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  7. La abundante generosidad de Dios no es equivalente a nuestro comportamiento
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  8. Dios no se puede comparar con nada a lo que podamos servir en esta vida
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  9. Vivimos para personas y cosas que no pueden ayudarnos en los momentos de verdadera necesidad
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  10. Sólo la sangre de Cristo Jesús que puede salvarnos
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+

¡Compártelo!



Exposición utilizada con permiso de y grabada en Madrid, el 28 de Enero de 2007. Consulta los titulares de ese día en El País, El Mundo o ABC.

Texto en el que se basa la exposición:

Joram hijo de Acab comenzó a reinar en Samaria sobre Israel el año dieciocho de Josafat rey de Judá; y reinó doce años. E hizo lo malo ante los ojos de Jehová, aunque no como su padre y su madre; porque quitó las estatuas de Baal que su padre había hecho. Pero se entregó a los pecados de Jeroboam hijo de Nabat, que hizo pecar a Israel, y no se apartó de ellos. Entonces Mesa rey de Moab era propietario de ganados, y pagaba al rey de Israel cien mil corderos y cien mil carneros con sus vellones. Pero muerto Acab, el rey de Moab se rebeló contra el rey de Israel. Salió entonces de Samaria el rey Joram, y pasó revista a todo Israel. Y fue y envió a decir a Josafat rey de Judá: El rey de Moab se ha rebelado contra mí: ¿irás tú conmigo a la guerra contra Moab? Y él respondió: Iré, porque yo soy como tú; mi pueblo como tu pueblo, y mis caballos como los tuyos. Y dijo: ¿Por qué camino iremos? Y él respondió: Por el camino del desierto de Edom. Salieron, pues, el rey de Israel, el rey de Judá, y el rey de Edom; y como anduvieron rodeando por el desierto siete días de camino, les faltó agua para el ejército, y para las bestias que los seguían. Entonces el rey de Israel dijo: ¡Ah! que ha llamado Jehová a estos tres reyes para entregarlos en manos de los moabitas. Mas Josafat dijo: ¿No hay aquí profeta de Jehová, para que consultemos a Jehová por medio de él? Y uno de los siervos del rey de Israel respondió y dijo: Aquí está Eliseo hijo de Safat, que servía a Elías. Y Josafat dijo: Este tendrá palabra de Jehová. Y descendieron a él el rey de Israel, y Josafat, y el rey de Edom. Entonces Eliseo dijo al rey de Israel: ¿Qué tengo yo contigo? Ve a los profetas de tu padre, y a los profetas de tu madre. Y el rey de Israel le respondió: No; porque Jehová ha reunido a estos tres reyes para entregarlos en manos de los moabitas. Y Eliseo dijo: Vive Jehová de los ejércitos, en cuya presencia estoy, que si no tuviese respeto al rostro de Josafat rey de Judá, no te mirara a ti, ni te viera. Mas ahora traedme un tañedor. Y mientras el tañedor tocaba, la mano de Jehová vino sobre Eliseo, quien dijo: Así ha dicho Jehová: Haced en este valle muchos estanques. Porque Jehová ha dicho así: No veréis viento, ni veréis lluvia; pero este valle será lleno de agua, y beberéis vosotros, y vuestras bestias y vuestros ganados. Y esto es cosa ligera en los ojos de Jehová; entregará también a los moabitas en vuestras manos. Y destruiréis toda ciudad fortificada y toda villa hermosa, y talaréis todo buen árbol, cegaréis todas las fuentes de aguas, y destruiréis con piedras toda tierra fértil. Aconteció, pues, que por la mañana, cuando se ofrece el sacrificio, he aquí vinieron aguas por el camino de Edom, y la tierra se llenó de aguas. Cuanto todos los de Moab oyeron que los reyes subían a pelear contra ellos, se juntaron desde los que apenas podían ceñir armadura en adelante, y se pusieron en la frontera. Cuando se levantaron por la mañana, y brilló el sol sobre las aguas, vieron los de Moab desde lejos las aguas rojas como sangre; y dijeron: ¡Esto es sangre de espada! Los reyes se han vuelto uno contra otro, y cada uno ha dado muerte a su compañero. Ahora, pues, ¡Moab, al botín! Pero cuando llegaron al campamento de Israel, se levantaron los israelitas y atacaron a los de Moab, los cuales huyeron de delante de ellos; pero los persiguieron matando a los de Moab. Y asolaron las ciudades, y en todas las tierras fértiles echó cada uno su piedra, y las llenaron; cegaron también todas las fuentes de las aguas, y derribaron todos los buenos árboles; hasta que en Kir-hareset solamente dejaron piedras, porque los honderos la rodearon y la destruyeron. Y cuando el rey de Moab vio que era vencido en la batalla, tomó consigo setecientos hombres que manejaban espada, para atacar al rey de Edom; mas no pudieron. Entonces arrebató a su primogénito que había de reinar en su lugar, y lo sacrificó en holocausto sobre el muro. Y hubo grande enojo contra Israel; y se apartaron de él, y se volvieron a su tierra.

Segundo libro de los Reyes. Capítulo 3, Versículo 1-27

Traducción de Reina-Valera (Revisión de 1960) | Compáralo con otras versiones

Serie: Reyes II

‹ Anterior | Índice | Siguiente ›


Series de podcasts para descargar:

Series sobre textos específicos

Series sobre libros completos


Suscríbete:

Algunos de nuestros usuarios reconocen escuchar estos PODCAST en familia durante las veladas de la noche, o durante el tiempo que pasan encerrados en el coche, o durante el tiempo que pasan en su habitación a la hora del café,... En cualquier caso reconocen así que apartar un tiempo específico del día o de la semana para reflexionar en la palabra de Dios es una decisión que puede reportar mucho beneficio a sus vidas. Si quieres unirte a ellos rellena este formulario para recibir notificaciones siempre el día antes y un enlace desde el que podrás editar o cancelar tu suscripción siempre que quieras.

Email

Contraseña

Personaliza el tema y la regularidad de tu suscripción

Deseo recibir notificación de actualizaciones de nuevas series: No

Usando este formulario acepto las condiciones


¿Otros canales de suscripción?



Esta selección no habría sido posible sin la valiosa ayuda de Gerson Mariño, Antonio Pedro Campos, Natán de Segovia, Daniela Céspedes, Gabriel Penalva o Luís González entre otros muchos miembros de Grupos Bíblicos Universitarios, Iglesia Evangélica de la Gracia en Barcelona, Iglesia Evangélica Betania en Sevilla y por supuesto Iglesia Cristiana Reformada en Madrid. A todos, ¡gracias!

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA
Calle Cesar González Ruano, 25
28027 Madrid (Spain)
Síguela en Web y YouTube

Serie: Reyes II

Segundo libro de los Reyes [02/31] Jehová te quitará hoy a tu señor

A menudo nos parece imposible concebir la vida sin alguien en particular
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [04/31] Tres reyes para entregarlos

El Señor demanda una entrega total a su voluntad
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [05/31] Ha venido el acreedor

Abandonando la ley de Dios traemos miseria para nosotros y para los demás
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [06/31] Que no te burlases de mí

¿Por qué Dios da algo para quitarlo después?
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [07/31] La olla del potaje

La vida está llena de sorpresas y desconciertos
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [08/31] Comerán, y sobrará

Llegamos a conocer la verdad de las cosas cuando conocemos nuestros límites
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [09/31] ¿Soy yo Dios?

Nuestra necesidad es mucho mayor de lo que nos imaginamos
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [10/31] El hacha en el agua

Hay quien se toma bastante libertad al interpretar la Biblia
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [11/31] Carros de fuego

La vida es mucho más de lo que vemos con nuestros propios ojos
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [12/31] Sitió a Samaria

En una situación de desesperación fácilmente sale de nosotros nuestra peor parte
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [13/31] Cuando habían pasado los siete años

Aunque no sepamos muchas veces por qué, las cosas no se producen por casualidad sino por causalidad
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [14/31] Una hija de Acab

El matrimonio es una de las decisiones que más puede marcar nuestras vidas
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [15/31] ¿Esta es Jezabel?

Muchos acontecimientos no dejan de sorprendernos a pesar de haber sido largamente anunciados
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [16/31] Ponedlas en dos montones

La historia da testimonio de muchos exterminios pero hay algo en particular que podemos aprender de este
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [17/31] Su hijo era muerto

Hay un poder mayor que el de la oscuridad
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [18/31] Todo el tiempo

En la rutina no vemos el asombro de la vida
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [19/31] El trono de Israel

El asombro y la admiración que se esconde detrás de la normalidad
Imagen | Podcast


Segundo libro de los Reyes [20/31] No como David

Dios no valora la prosperidad de la misma forma que lo hacen los hombres
Imagen | Podcast


Serie completa de Reyes II | Todas las series