: ‹‹ 7 ››

Reyes I [07/34] La casa del bosque

Primer libro de los Reyes. Capítulo 7
por José de Segovia

Escuchar


¿No puedes escucharlo? Prueba el Reproductor #2 o el Reproductor #3. También puedes descargar el podcast para oirlo en otro momento o dispositivo

¿Cuál es el significado detrás de la decoración de esta nueva casa?:

No sé cuántos de vosotros habéis tenido la experiencia de haber tenido que mudaros de casa: para algunos significa una nueva oportunidad, para otros una pesadilla. A los que les gusta mudarse de casa una de las cosas que les atrae al mudarse de casa es decorar su interior. De alguna forma se convierte en un territorio virgen, un lugar a conquistar. Y en cierto sentido uno puede empezar de nuevo. Escoger todo tipo de colores, materiales y formas con las que uno quiere decorar el interior de su casa. Y esto vemos que al que le gusta le provoca inevitablemente entusiasmo. Y es una nueva posibilidad, por pequeña que sea la casa, incluso aunque uno no tenga más que una habitación, ya te da una oportunidad nueva. Para otros me temo sin embargo que es mucho más difícil encontrar ese entusiasmo. Nos cuesta tener palpitaciones acerca del color de la pared y realmente no tenemos la misma ilusión por ello. Pero creo que para todos, tanto para unos como para otros, todavía nos cuesta más cobrar entusiasmo cuando se trata de la descripción que uno hace del interior de una casa como esta, hecha ya hace casi tres mil años. Y de la cual también nos cuesta hacernos una idea clara realmente de lo que eso significa. A pesar de lo extenso de esta descripción que tiene el Primer libro de Reyes, capítulo 7, del interior de esta casa, os sorprendería saber que ni siquiera aun los que se atreven a intentar reconstruirla, son capaces de hacer más o menos un plano exacto. Los detalles todavía nos faltan a pesar de todas las medidas -que también son confusas y de diferente traducción. Podéis ver en traducciones diferentes a la que he leído posibilidades de lo que podría ser en metros, en nuestra medida, todas estas. Pero a parte de las extensiones, de las medidas, no queda claro muchas veces el emplazamiento y el sentido. Por eso hoy no vamos a hablar tanto de los detalles realmente -de hecho no vamos a hablar nada de los detalles, y mucho de su significado, que es de lo que realmente quiero hablar en esta mañana. El significado del interior de esta casa.

Selección de apuntes:

  1. Es mucho más importante el gobierno de Dios que el gobierno de los hombres
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  2. Dios está más interesado en que se le adore que en cualquier tipo de gobierno
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  3. Aquel edificio sería destruido para hacer evidente que Jesucristo es el único camino a Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  4. No podemos juzgar quién es creyente y quién no es creyente
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  5. El creyente busca reconocer a Dios con toda su vida
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  6. La verdadera adoración no es una demostración de improvisación
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  7. La verdadera adoración busca la aprobación de Dios cuidando todos los detalles
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+ o como imagen
  8. Nadie es suficientemente digno para adorar a Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  9. Cristo pagó con su propia sangre para que pudiésemos adorar a Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  10. No hay esfuerzo demasiado pequeño con el que no podamos darle culto a Dios
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+

¡Compártelo!



Exposición utilizada con permiso de y grabada en Madrid, el 29 de Enero de 2006. Consulta los titulares de ese día en El País, El Mundo o ABC.

Texto en el que se basa la exposición:

Después edificó Salomón su propia casa en trece años, y la terminó toda. Asimismo edificó la casa del bosque del Líbano, la cual tenía cien codos de longitud, cincuenta codos de anchura y treinta codos de altura, sobre cuatro hileras de columnas de cedro, con vigas de cedro sobre las columnas. Y estaba cubierta de tablas de cedro arriba sobre las vigas, que se apoyaban en cuarenta y cinco columnas; cada hilera tenía quince columnas. Y había tres hileras de ventanas, una ventana contra la otra en tres hileras. Todas las puertas y los postes eran cuadrados; y unas ventanas estaban frente a las otras en tres hileras. También hizo un pórtico de columnas, que tenía cincuenta codos de largo y treinta codos de ancho; y este pórtico estaba delante de las primeras, con sus columnas y maderos correspondientes. Hizo asimismo el pórtico del trono en que había de juzgar, el pórtico del juicio, y lo cubrió de cedro del suelo al techo. Y la casa en que él moraba, en otro atrio dentro del pórtico, era de obra semejante a ésta. Edificó también Salomón para la hija de Faraón, que había tomado por mujer, una casa de hechura semejante a la del pórtico. Todas aquellas obras fueron de piedras costosas, cortadas y ajustadas con sierras según las medidas, así por dentro como por fuera, desde el cimiento hasta los remates, y asimismo por fuera hasta el gran atrio. El cimiento era de piedras costosas, piedras grandes, piedras de diez codos y piedras de ocho codos. De allí hacia arriba eran también piedras costosas, labradas conforme a sus medidas, y madera de cedro. Y en el gran atrio alrededor había tres hileras de piedras labradas, y una hilera de vigas de cedro; y así también el atrio interior de la casa de Jehová, y el atrio de la casa. Y envió el rey Salomón, e hizo venir de Tiro a Hiram, hijo de una viuda de la tribu de Neftalí. Su padre, que trabajaba en bronce, era de Tiro; e Hiram era lleno de sabiduría, inteligencia y ciencia en toda obra de bronce. Este, pues, vino al rey Salomón, e hizo toda su obra. Y vació dos columnas de bronce; la altura de cada una era de dieciocho codos, y rodeaba a una y otra un hilo de doce codos. Hizo también dos capiteles de fundición de bronce, para que fuesen puestos sobre las cabezas de las columnas; la altura de un capitel era de cinco codos, y la del otro capitel también de cinco codos. Había trenzas a manera de red, y unos cordones a manera de cadenas, para los capiteles que se habían de poner sobre las cabezas de las columnas; siete para cada capitel. Hizo también dos hileras de granadas alrededor de la red, para cubrir los capiteles que estaban en las cabezas de las columnas con las granadas; y de la misma forma hizo en el otro capitel. Los capiteles que estaban sobre las columnas en el pórtico, tenían forma de lirios, y eran de cuatro codos. Tenían también los capiteles de las dos columnas, doscientas granadas en dos hileras alrededor en cada capitel, encima de su globo, el cual estaba rodeado por la red. Estas columnas erigió en el pórtico del templo; y cuando hubo alzado la columna del lado derecho, le puso por nombre Jaquín, y alzando la columna del lado izquierdo, llamó su nombre Boaz. Y puso en las cabezas de las columnas tallado en forma de lirios, y así se acabó la obra de las columnas. Hizo fundir asimismo un mar de diez codos de un lado al otro, perfectamente redondo; su altura era de cinco codos, y lo ceñía alrededor un cordón de treinta codos. Y rodeaban aquel mar por debajo de su borde alrededor unas bolas como calabazas, diez en cada codo, que ceñían el mar alrededor en dos filas, las cuales habían sido fundidas cuando el mar fue fundido. Y descansaba sobre doce bueyes; tres miraban al norte, tres miraban al occidente, tres miraban al sur, y tres miraban al oriente; sobre estos se apoyaba el mar, y las ancas de ellos estaban hacia la parte de adentro. El grueso del mar era de un palmo menor, y el borde era labrado como el borde de un cáliz o de flor de lis; y cabían en él dos mil batos. Hizo también diez basas de bronce, siendo la longitud de cada basa de cuatro codos, y la anchura de cuatro codos, y de tres codos la altura. La obra de las basas era esta: tenían unos tableros, los cuales estaban entre molduras; y sobre aquellos tableros que estaban entre las molduras, había figuras de leones, de bueyes y de querubines; y sobre las molduras de la basa, así encima como debajo de los leones y de los bueyes, había unas añadiduras de bajo relieve. Cada basa tenía cuatro ruedas de bronce, con ejes de bronce, y en sus cuatro esquinas había repisas de fundición que sobresalían de los festones, para venir a quedar debajo de la fuente. Y la boca de la fuente entraba un codo en el remate que salía para arriba de la basa; y la boca era redonda, de la misma hechura del remate, y éste de codo y medio. Había también sobre la boca entalladuras con sus tableros, los cuales eran cuadrados, no redondos. Las cuatro ruedas estaban debajo de los tableros, y los ejes de las ruedas nacían en la misma basa. La altura de cada rueda era de un codo y medio. Y la forma de las ruedas era como la de las ruedas de un carro; sus ejes, sus rayos, sus cubos y sus cinchos, todo era de fundición. Asimismo las cuatro repisas de las cuatro esquinas de cada basa; y las repisas eran parte de la misma basa. Y en lo alto de la basa había una pieza redonda de medio codo de altura, y encima de la basa sus molduras y tableros, los cuales salían de ella misma. E hizo en las tablas de las molduras, y en los tableros, entalladuras de querubines, de leones y de palmeras, con proporción en el espacio de cada una, y alrededor otros adornos. De esta forma hizo diez basas, fundidas de una misma manera, de una misma medida y de una misma entalladura. Hizo también diez fuentes de bronce; cada fuente contenía cuarenta batos, y cada una era de cuatro codos; y colocó una fuente sobre cada una de las diez basas. Y puso cinco basas a la mano derecha de la casa, y las otras cinco a la mano izquierda; y colocó el mar al lado derecho de la casa, al oriente, hacia el sur. Asimismo hizo Hiram fuentes, y tenazas, y cuencos. Así terminó toda la obra que hizo a Salomón para la casa de Jehová: dos columnas, y los capiteles redondos que estaban en lo alto de las dos columnas; y dos redes que cubrían los dos capiteles redondos que estaban sobre la cabeza de las columnas; cuatrocientas granadas para las dos redes, dos hileras de granadas en cada red, para cubrir los dos capiteles redondos que estaban sobre las cabezas de las columnas; las diez basas, y las diez fuentes sobre las basas; un mar, con doce bueyes debajo del mar; y calderos, paletas, cuencos, y todos los utensilios que Hiram hizo al rey Salomón, para la casa de Jehová, de bronce bruñido. Todo lo hizo fundir el rey en la llanura del Jordán, en tierra arcillosa, entre Sucot y Saretán. Y no inquirió Salomón el peso del bronce de todos los utensilios, por la gran cantidad de ellos. Entonces hizo Salomón todos los enseres que pertenecían a la casa de Jehová: un altar de oro, y una mesa también de oro, sobre la cual estaban los panes de la proposición; cinco candeleros de oro purísimo a la mano derecha, y otros cinco a la izquierda, frente al lugar santísimo; con las flores, las lámparas y tenazas de oro. Asimismo los cántaros, despabiladeras, tazas, cucharillas e incensarios, de oro purísimo; también de oro los quiciales de las puertas de la casa de adentro, del lugar santísimo, y los de las puertas del templo. Así se terminó toda la obra que dispuso hacer el rey Salomón para la casa de Jehová. Y metió Salomón lo que David su padre había dedicado, plata, oro y utensilios; y depositó todo en las tesorerías de la casa de Jehová.

Primer libro de los Reyes. Capítulo 7

Traducción de Reina-Valera (Revisión de 1960) | Compáralo con otras versiones

Serie: Reyes I

‹ Anterior | Índice | Siguiente ›


Series de podcasts para descargar:

Series sobre textos específicos

Series sobre libros completos


Suscríbete:

Algunos de nuestros usuarios reconocen escuchar estos PODCAST en familia durante las veladas de la noche, o durante el tiempo que pasan encerrados en el coche, o durante el tiempo que pasan en su habitación a la hora del café,... En cualquier caso reconocen así que apartar un tiempo específico del día o de la semana para reflexionar en la palabra de Dios es una decisión que puede reportar mucho beneficio a sus vidas. Si quieres unirte a ellos rellena este formulario para recibir notificaciones siempre el día antes y un enlace desde el que podrás editar o cancelar tu suscripción siempre que quieras.

Email

Contraseña

Personaliza el tema y la regularidad de tu suscripción

Deseo recibir notificación de actualizaciones de nuevas series: No

Usando este formulario acepto las condiciones


¿Otros canales de suscripción?



Esta selección no habría sido posible sin la valiosa ayuda de Antonio Pedro Campos, Natán de Segovia, Daniela Céspedes, Gabriel Penalva o Luís González entre otros muchos miembros de Grupos Bíblicos Universitarios, Iglesia Evangélica de la Gracia en Barcelona, Iglesia Evangélica Betania en Sevilla y por supuesto Iglesia Cristiana Reformada en Madrid. A todos, ¡gracias!

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA
Calle Cesar González Ruano, 25
28027 Madrid (Spain)
Síguela en Web y YouTube

Serie: Reyes I

Primer libro de los Reyes [01/34] David era viejo

Adonías no es el primero en ser el más guapo, alto, fuerte y que sin embargo lleva a Israel al mayor desastre
Imagen | Podcast


Primer libro de los Reyes [02/34] La sangre de guerra

Cómo se establece la seguridad en el reino de Dios
Imagen | Podcast


Primer libro de los Reyes [03/34] Sabio y entendido

La necesidad de sabiduría debería ser también la más importante para nosotros
Imagen | Podcast


Primer libro de los Reyes [04/34] Vivían seguros

¿Es posible un mundo mejor? Y si lo es ¿cómo podría venir a nosotros?
Imagen | Podcast


Primer libro de los Reyes [05/34] Ahora Jehová mi Dios

El Señor cumple sus promesas y nos lleva a actuar
Imagen | Podcast


Primer libro de los Reyes [06/34] La casa de Jehová

Dios ha escogido hablarnos por medio de este plan de construcción
Imagen | Podcast


Primer libro de los Reyes [07/34] La casa del bosque

¿Cuál es el significado detrás de la decoración de esta nueva casa?
Imagen | Podcast


Primer libro de los Reyes [08/34] La fiesta solemne

Hay días que marcan nuestra vida de un forma especial
Imagen | Podcast


Primer libro de los Reyes [09/34] Guardas el pacto

Difícilmente podemos confiar en nuestra propia palabra pero la palabra de Dios es eterna
Imagen | Podcast


Primer libro de los Reyes [11/34] Conforme a todo lo que él había dicho

En esta vida de incertidumbres se levanta un único refugio para los hombres
Imagen | Podcast


Primer libro de los Reyes [12/34] Si obstinadamente os apartareis

La bendición no trae sobre nosotros un efecto adormecedor
Imagen | Podcast


Primer libro de los Reyes [13/34] Tu Dios sea bendito

Este recorrido por el palacio de Salomón tiene también un significado para nosotros
Imagen | Podcast


Primer libro de los Reyes [14/34] Lo malo ante los ojos de Jehová

La prosperidad de Salomón hace casi incomprensible cual fue el mal de Salomón
Imagen | Podcast


Primer libro de los Reyes [15/34] Tu padre agravó nuestro yugo

La Biblia puede llegar a ser un fiel reflejo de la estupidez humana
Imagen | Podcast


Primer libro de los Reyes [16/34] Inventado de su propio corazón

Hay personas especialmente hábiles para establecer una nueva forma de entender las cosas por si mismos
Imagen | Podcast


Primer libro de los Reyes [17/34] Palabra de Jehová

La historia está llena de interrogantes que podemos dejar que sigan siendo incomprensibles
Imagen | Podcast


Primer libro de los Reyes [18/34] Yo te levanté de en medio del pueblo

Incomprensiblemente hay muchas razones por las que uno puede querer conocer su futuro
Imagen | Podcast


Primer libro de los Reyes [19/34] En su lugar

Muchos pasamos de historia a historia tratando de evitar la decepción y buscando constantemente algo que nunca encontramos
Imagen | Podcast


Primer libro de los Reyes [20/34] Ante los ojos de Jehová

A pesar de la incomprensión de los hombres no hay nada que a Dios le sea ajeno
Imagen | Podcast


Serie completa de Reyes I | Todas las series