El banquete del hijo pródigo (Vasily Polenov, 1874)
El banquete del hijo pródigo (Vasily Polenov, 1874) | Máquina del Tiempo (Beta)
: ‹‹ 2

El Dios Pródigo [2/2] Comamos y hagamos fiesta

Evangelio de Lucas. Capítulo 15, Versículo 11-32
por José de Segovia

Escuchar


¿No puedes escucharlo? Prueba el Reproductor #2, Reproductor #3 o el Reproductor #4. También puedes descargar el podcast para oirlo en otro momento o dispositivo

El anhelo por encontrar finalmente nuestra casa es lo que hace que el ser humano nunca encuentre satisfacción en este mundo:

Seguramente habéis tenido la experiencia en la vida de volver a un sitio que os trae recuerdos especiales. Todos tenemos algún lugar que conectamos con un momento especial de nuestra vida. Pero ¿no ha sido también una experiencia decepcionante volver a este lugar, intentar reconocer de alguna manera lo que hemos vivido y experimentado, y percibirlo sin embargo como un lugar extraño? No es el mismo sitio que recordábamos, algo ha cambiado; incluso aunque se parezca a como era entonces, hay algo que falta. Hay algo que nos elude y que nos indica que sin duda el tiempo ha pasado, y que lo que asociamos y conectamos con ese lugar, ya no lo podemos volver a repetir. La experiencia es única y vemos que realmente no se puede volver a tener; el mismo lugar, la misma experiencia que tuvimos en el pasado. El ser humano como tal, una y otra vez, vive con una profunda nostalgia. El profundo anhelo y deseo de que en algún lugar, en algún sitio, ha debido conocer la felicidad, y que este camino, este viaje de nuestra vida, es de alguna manera el regreso a ella. El rencuentro a donde estaría verdaderamente nuestro hogar. Esa ansia, ese deseo y ese anhelo por encontrar finalmente nuestra casa es lo que hace que el ser humano nunca encuentre en este mundo, tal y como ahora lo conocemos, verdaderamente, una sensación profunda y permanente de satisfacción, de complacencia, de seguridad.

Selección de apuntes:

  1. El Dios pródigo asume, en la persona de su hijo Jesucristo, el exilio que nosotros hemos sufrido
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  2. Lo opuesto a la sensación de hogar es el abandono que sufrió Cristo en la cruz
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  3. Dios es una buena noticia cuando entendemos que él sabe lo que significa estar lejos de casa
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  4. No somos ciudadanos de este reino, sino de otro que ha empezado con la venida del Señor Jesucristo
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  5. Nuestros cuerpos también son realmente redimidos por la obra del Señor Jesucristo
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  6. Hay mucho que celebrar y experimentar con nuestro cuerpo
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  7. La salvación de Dios nos hace reconocernos como realmente somos individualmente
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  8. El Espíritu Santo dice nuestro espíritu: ya no estás solo y exiliado, sino que perteneces a la familia del Rey de Gloria
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  9. Dejemos de vivir como si nosotros fuésemos el principio y el fin de todo
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  10. Aquellos que han sido perdonados forman una comunidad que busca la reconciliación como familia
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  11. Como en el despertar de una terrible pesadilla, en Él está todo lo que hará desaparecer toda sombra y oscuridad de nuestras vidas
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+
  12. El sacrificio de su Hijo nos hace entender de hasta qué punto podemos estar seguros de su cuidado
    Compártelo en Facebook, Twitter, Google+

¡Compártelo!



Exposición utilizada con permiso de y grabada en Barcelona, el 18 de Abril de 2010. Consulta los titulares de ese día en El País, El Mundo o ABC.

Texto en el que se basa la exposición:

También dijo: Un hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle. Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba. Y volviendo en sí, dijo: !!Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros. Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta; porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse. Y su hijo mayor estaba en el campo; y cuando vino, y llegó cerca de la casa, oyó la música y las danzas; y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello. Él le dijo: Tu hermano ha venido; y tu padre ha hecho matar el becerro gordo, por haberle recibido bueno y sano. Entonces se enojó, y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrase. Mas él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos. Pero cuando vino este tu hijo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo. Él entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas. Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.

Evangelio de Lucas. Capítulo 15, Versículo 11-32

Traducción de Reina-Valera (Revisión de 1960) | Compáralo con otras versiones

Serie: El Dios Pródigo

‹ Anterior | Índice |


Series de podcasts para descargar:

Series sobre textos específicos

Series sobre libros completos


Suscríbete:

Algunos de nuestros usuarios reconocen escuchar estos PODCAST en familia durante las veladas de la noche, o durante el tiempo que pasan encerrados en el coche, o durante el tiempo que pasan en su habitación a la hora del café,... En cualquier caso reconocen así que apartar un tiempo específico del día o de la semana para reflexionar en la palabra de Dios es una decisión que puede reportar mucho beneficio a sus vidas. Si quieres unirte a ellos rellena este formulario para recibir notificaciones siempre el día antes y un enlace desde el que podrás editar o cancelar tu suscripción siempre que quieras.

Email

Contraseña

Personaliza el tema y la regularidad de tu suscripción

Deseo recibir notificación de actualizaciones de nuevas series: No

Usando este formulario acepto las condiciones


¿Otros canales de suscripción?



Esta selección no habría sido posible sin la valiosa ayuda de Gerson Mariño, Antonio Pedro Campos, Natán de Segovia, Daniela Céspedes, Gabriel Penalva o Luís González entre otros muchos miembros de Grupos Bíblicos Universitarios, Iglesia Evangélica de la Gracia en Barcelona, Iglesia Evangélica Betania en Sevilla y por supuesto Iglesia Cristiana Reformada en Madrid. A todos, ¡gracias!

IGLESIA CRISTIANA REFORMADA
Calle Cesar González Ruano, 25
28027 Madrid (Spain)
Síguela en Web y YouTube

Serie: El Dios Pródigo

Evangelio de Lucas [1/2] Todas mis cosas son tuyas

Es muy mal llamada esta historia ′el Hijo Pródigo′. Porque comienza diciendo que un hombre ′tenía dos hijos′; no uno, ¡sino dos!
Imagen | Podcast


Evangelio de Lucas [2/2] Comamos y hagamos fiesta

El anhelo por encontrar finalmente nuestra casa es lo que hace que el ser humano nunca encuentre satisfacción en este mundo
Imagen | Podcast


Serie completa de El Dios Pródigo | Todas las series