Dios y los dioses: Sustitutos al gobierno de Dios

Todos en esta vida buscamos de alguna manera que nuestros sueños se cumplan. Realmente no menoscabamos sacrificios y no perdemos la esperanza de conseguir aquello que deseamos. Por eso el mensaje de la Biblia, de que si realmente nuestros sueños se cumplieran, y lo que nuestro corazón desea un día lo consiguiéramos, ese sería nuestro mayor desastre,... no acabamos del todo de asimilarlo. ¿Cómo puede ser que aquello que más anhelamos, que deseamos, que buscamos con todo nuestro corazón, pueda ser realmente nuestra ruina? Pero esta es la paradoja que la escritura nos muestra. El hombre buscando los deseos de su corazón, sin embargo lo que encuentra es su destrucción. ¿Por qué? Porque tiene su corazón puesto en el lugar equivocado. La advertencia por lo tanto de la escritura, una y otra vez es: ′Hijitos, guardaos de los ídolos′

SUBSCRIPCIÓN




Todas las series de podcasts disponibles para escuchar y descargar