Cantares: La mejor canción de amor que podamos leer

De este libro ha habido claramente dos interpretaciones enfrentadas hasta el día de hoy. Por un lado la de los que lo leen como lo que es literalmente, un cántico de amor o incluso un poema erótico en último término. Al fin y al cabo están esas expresiones propias en una relación entre un hombre y una mujer descritos con todo detalle en lenguaje poético. La única manera para ellos de entenderlo en el contexto de la Biblia es interpretarlo claro como un manual para el noviazgo y el matrimonio, por lo que han intentado más o menos forzadamente explicar con él las diferentes fases que hay en una relación personal, de qué manera podría haber aquí lecciones para la vida de aquellos quieren tener una vida en honestidad y sabiduría. Creo que a todos nos han venido a la cabeza los problemas que plantea esta interpretación. Son evidentes. En primer lugar no está muy claro cuáles son los elementos de esta relación, cómo se produce y menos aún lo claras que quedan esas enseñanzas. Por otro lado la tradición cristiana lo que ha tratado es de interpretar el texto alegóricamente, entendiendo que de lo que hablaba era de ese amor supremo que Dios nos revela en Cristo Jesús. Pero muchos nos hemos sentido también incómodos por la forma forzada en la que se utilizaban las imágenes, se retorcía el sentido para darle así el aspecto místico que tiene el cantar en la expresión de los creyentes. Y uno se pregunta ¿hasta qué punto uno tiene derecho a manipular realmente el texto? Por eso lo que yo propongo en estos estudios es que tratemos de considerarlo más allá de estas dos interpretaciones o escuelas habituales. El sentido que os propongo es uno que tiene sin embargo una larga tradición en nuestro país desde Fray Luís de León. Entender este poema como un cántico del deseo, un cántico del anhelo, podríamos llamarlo como hizo el canadiense Leonard Cohen ′El libro de los anhelos′. Todo él nos habla de cómo todos suspiramos por una intimidad mayor, que no es la que conocemos en esta vida y que sin lugar a dudas, como vamos a descubrir, es la que nos da a conocer Jesús - reflejando también, de una forma real y evidente, el anhelo humano, la experiencia que tenemos de insatisfacción, de frustración, de deseo de conocer un amor mayor que el que conocemos.

SUBSCRIPCIÓN




Todas las series de podcasts disponibles para escuchar y descargar