Sufrimiento: El dilema de la fe

Muchas veces este Libro de Job resulta incómodo. En primer lugar por la extensión, es un libro que no solamente ocupa mucho espacio, sino que tiene esta estructura que muchas veces se da en la literatura hebrea de ciertas reiteraciones, repeticiones. Y es además un libro que, aunque se comienza como hemos visto hoy con bastante entusiasmo, uno no tarda en perder su ánimo al ver no solamente que se repiten muchas cosas sino que además el lenguaje es poético. Es un libro que forma parte de toda esta gran colección que tenemos en el Antiguo Testamento de libros escritos en poesía. Y la poesía sabemos claro que tiene su propio lenguaje. Se expresa de una manera diferente a la Historia o a las afirmaciones doctrinales que tiene también la Biblia. Luego además gran parte de este libro que podemos dividir muy sencillamente en tres partes: la introducción, la conclusión y entremedio lo que hay es una serie de discursos de los amigos de Job. Y estos discursos que veremos mañana se caracterizan también por aseveraciones bastante extrañas sobre Dios y sobre el sufrimiento de Job. Por lo tanto también, tomado aisladamente, un texto o un versículo del Libro de Job puede sostener o afirmar cualquier cosa. Realmente hay muchas partes en este libro que si bien son palabra de Dios como toda la Escritura hay en él también como acabamos de ver palabra de Satanás. El diablo mismo habla en este libro. Por lo tanto cuando decimos que es palabra de Dios, no nos estamos refiriendo a un versículo aislado, estamos hablando del contexto de todo el Libro de Job. Sino podemos llegar a ideas bastante extrañas a partir de su lectura como le ha ocurrido ya a algunos.

SUBSCRIPCIÓN




Todas las series de podcasts disponibles para escuchar y descargar