Efesios: Una invitación a dejar de pensar en nosotros

Por muchos esfuerzos que el hombre haga por intentar controlar el mal en la humanidad encontramos que se siente impotente: no se puede poner un policía detrás de cada persona, no se puede controlar la última esquina de esta ciudad, no tenemos ni el poder ni la capacidad para poder, no solamente restringir o limitar tanto como quisiéramos el mal, sino mucho menos aun dominarlo. Y ante ese misterio, ante esa impotencia, ante esa fragilidad, Dios sin embargo nos invita a mirar más allá de nuestra mente e imaginación, hacia él mismo. Porque el problema, una y otra vez, viene precisamente de dónde concentramos nuestra mira, en quién pensamos primero. La realidad es que pensamos en nosotros mismos. Y ciertamente la preocupación y el temor de la mayor parte de las personas, está en su propio futuro, en su propia vida. Todos y cada uno de nosotros venimos a este mundo con una preocupación natural. La preocupación por nosotros mismos. Y la Biblia en este sentido es un libro que choca totalmente con nuestra mente y pensamiento porque nos invita a pensar en alguien diferente a nosotros mismos, a pensar en Dios, a poner nuestra mira olvidándonos a nosotros mismos por un momento y mirar a aquel que nos revela y habla por medio de este libro.

SUBSCRIPCIÓN




Todas las series de podcasts disponibles para escuchar y descargar