El Dios Pródigo: Una historia mal conocida como el hijo pródigo

En esta vida hay como dos formas en las cuales todo individuo, toda persona como nosotros, quiere de alguna manera encontrar su realización y su sentido en la vida. Unos lo buscan por la conformidad a lo que la gente espera de ellos. ¿Cuántos hijos hay que quieren seguir la carrera de su padre? Poder establecer una familia y continuar de alguna forma la tradición, lo que ha sido verdaderamente la historia y lo que se espera convencionalmente de ellos. Otros sin embargo sabemos que se caracterizan por todo lo contrario, por la ruptura, por la búsqueda de su propia exploración e investigación de un sentido para su vida, de lo que realmente a ellos les atrae y les conviene. Lo descubrirán por sí mismos. Y estas dos formas definen totalmente vidas muy distintas; nuestra manera de entender el mundo, de comprender el bien y el mal. Y todos nosotros, por naturaleza, somos propensos a una de estas dos cosas. Bien a buscar la vida en conformidad a lo que se espera de nosotros o a romper con las barreras y con lo que han sido las expectativas que había entorno nuestro. Es más, yo diría que algunos de nosotros incluso, pasamos momentos de nuestra vida en que respondemos a alguna de estas dos actitudes.

SUBSCRIPCIÓN




Todas las series de podcasts disponibles para escuchar y descargar