Will Ferguson: ¿Puede un libro darte la felicidad?

Madrid, 3 de mayo de 2005. ¿Qué pasaría si alguien escribiera un libro de autoayuda que fuera realmente útil?, ¿podría su lectura erradicar todos nuestros males, y hacernos felices?. Eso se pregunta el escritor canadiense Will Ferguson en su primera novela, que acaba de presentar en español con su titulo original en inglés, Happiness (Felicidad), publicada por la editorial Emecé de Barcelona.
Escrito por .



Ferguson ha hecho ya otros libros en lengua inglesa, antes de pasar a la narrativa, pero todos ellos están todavía sin traducir. En su país es conocido por una feroz crítica a sus compatriotas, Por qué odio a los canadienses, y un fascinante libro de viajes llamado Hokkaido Highway Blues. Pero esta novela ha causado una honda impresión en todo el mundo, por su sutil y destornillante parodia sobre los llamados libros de autoayuda.

Happiness trata de esas colecciones de fórmulas mágicas de supervivencia, con las que muchos autores se ganan la vida en base a unos cuantos tópicos bastante sabidos, pero que resultan de especial atractivo para un público superficial, que busca soluciones instantáneas para todos sus problemas. Son productos de consumo rápido, que pretenden salvar al mundo por medio de píldoras y recetas holísticas de vida sana. Han formado así toda una industria que comercia con las aflicciones humanas, y sus posibles curaciones, con la máxima principal de ′prometer lo máximo, y exigir lo mínimo′ a sus lectores...

Ferguson inventa a un misterioso autor, Tupak Soirée. Es el típico gurú, supuestamente crecido en las montañas del Tibet, pero por supuesto afincado en los Estados Unidos. Éste envía a la editorial un manuscrito que incluye el clásico collage de los libros de autoayuda. Es una de esas obras que mezcla citas de Spinoza con perogrulladas a mansalva, pero haciendo que estas banalidades aparezcan siempre disfrazadas de proverbio hindú. Cualquier cosa sirve, desde la filosofía budista al capitalismo libertario. Lo mismo hay consejos dietéticos que recetas eróticas al estilo New Age, todo en base al karma y el equilibrio de las fuerzas energéticas del universo. O sea un poco de todo, lo suficiente para ser entrevistado por cualquier programa de máxima audiencia...

Pero ¿qué ocurriría si un día irrumpe en la escena un libro que solucione de verdad nuestros problemas?. Happiness imagina una fórmula magistral, que presenta una embriagadora e hipnótica propuesta, por la que legiones de individuos se hacen adictos de un método que les hace sonreír ′hasta que se les entumece la cara y el corazón′. Por él muchas personas ′hacen el amor′ compulsivamente, y en plena armonía colectiva, logran traer por fin ′el cielo a la tierra′. Pero ¿cuál es el resultado?. Para Ferguson, semejante teoría del caos (ya saben, eso de que el aleteo de una mariposa en China puede producir un vendaval en cualquier parte) no nos puede llevar sino a catástrofes imprevistas. Es evidente que la felicidad no depende de ningún libro de autoayuda.

El problema es que el escéptico observa que el cristianismo ha sido siempre la religión de un libro. ¿Significa eso que la Biblia es también un libro de autoayuda?. Los creyentes creemos que Dios se comunica con el hombre por medio de un libro. Pero esa revelación de Dios nos pone en relación con Él de una forma muy diferente a cualquier libro de autoayuda. Aunque muchos cristianos dan la impresión de que la Biblia da respuestas fáciles a todos nuestros problemas, la verdad es que muchos luchamos con este libro cada día. Lo leemos, pero no nos resulta fácil de entender lo que dice. Y cuando entendemos sus palabras, nos cuesta discernir su mensaje, ¡no digamos ya ponerlo en práctica!. Es difícil, más aún, yo diría que es humanamente imposible...

Es el Espíritu de Dios el que vivifica su Palabra haciendo que su mensaje se encarne en nuestra vida. Ya que el Espíritu Santo que ha inspirado esa Palabra, opera todavía hoy a través de ella, para hacernos comprender la Escritura, y aplicarla a nuestra vida. ¿Responde entonces la Biblia a todos nuestros problemas?. En parte sí, y en parte no. Ya que la Palabra de Dios tiene poder de satisfacer necesidades, pero responde fundamentalmente a las necesidades espirituales que ella misma despierta.

La Biblia no es la solución a nuestros problemas de salud, dinero o sexo, sino que es el remedio de Dios a un mal tan profundo, que solamente Él puede mostrarnos que está en la raíz de todos nuestras dificultades. Por un lado, es como un espejo que revela nuestra incapacidad para vivir como debiéramos vivir. Pero por otro, es como una ventana por la que recibimos la ayuda de Dios por medio de Cristo, que es la Palabra hecha carne. Por Él Dios ha hablado, viniendo a nuestro encuentro, acercándose como un padre que se esfuerza por hacerse entender a sus hijos.

Es evidente que en esta vida vamos a tener siempre preguntas y problemas sobre lo que la Biblia dice, pero en sus páginas hay verdadera ayuda. A diferencia de tantos libros de autoayuda, este Libro no nos enseña cómo ayudarnos a nosotros mismos, sino que nos revela la ayuda de Dios. La Biblia en ese sentido no nos enseña cómo salvarnos, sino que nos muestra en qué consiste la salvación que Dios nos da por medio de Cristo Jesús. Por eso podemos dar gracias a Dios que la Biblia no es ningún libro de autoayuda.
Entrelíneas

LITERATURA Will Ferguson Escrito por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 3101 visitas. Puedes seguirle también en .


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!