Up in the Air: Un viaje a la inversa

Barcelona, 8 de junio de 2011. Durante el tiempo que pasaron juntos sobrevolando los Estados Unidos, un desconocido le contó al escritor Walter Kirn, que pasaba tanto tiempo fuera de casa trabajando que finalmente había preferido dejar de pagar el alquiler, había amontonado sus cosas en un guardamuebles y había convertido a la tripulación del avión en un equivalente de su propia familia. Esto último, lo podía incluso garantizar recordando los nombres de los tres hijos de la azafata que les atendía.
Escrito por .



Arriba en el cielo

Walter Kirn no pudo quitarse de la cabeza el recuerdo de aquel hombre y durante el invierno, encerrado por la nieve en su rancho de Montana, escribió su libro titulado ′Up in the Air′. El libro, editado en 2001, tuvo algunas buenas críticas pero una desafortunada coincidencia interrumpió drásticamente sus posibilidades de éxito: un detalle de la ilustración de la portada -un ejecutivo en llamas cayendo en picado- hería la sensibilidad de muchos norteamericanos a partir del señalado 11 de septiembre.

El escritor, que había dejado ya la fe mormona de sus padres, no podía dejar de ver sin embargo el lado milagroso del acontecimiento que devolvería la vida a su historia: la película. "George Clooney salvó mi novela" -declaraba emocionado a la prensa. "La novela -aseguraba cruelmente sin embargo el director Jason Reitman- trata sobre un hombre que despide trabajadores, colecciona millas y cree firmemente en las bondades de vivir solo. El resto de la trama es obra mía". Estuviese en lo cierto o no, la película obtuvo 6 nominaciones al Oscar, 6 nominaciones al Globo de Oro y no en vano su director es considerado ya como la esperanza del cine norteamericano.

Ryan Bingham

Los constantes viajes cruzando los cielos de Ryan Bingham, el protagonista de la historia interpretado por Geaorge Clooney, presentan un escenario ideal para sus aspiraciones a estar por encima de la mediocridad del resto de los seres humanos en la tierra. "¿Sus vidas cuánto pesan?" -pregunta en una de las conferencias a la que está habituado a dar-. "Imaginen que llevan una mochila. Quiero que noten las correas sobre los hombros. ¿Las notan? Ahora quiero que la llenen con todas las cosas que tienen valor en su vida. Empiecen por lo que hay en los estantes, los cajones, las tonterías que coleccionan. Noten cómo se acumula el peso. Ahora cosas más grandes, ropa, pequeños electrodomésticos, lámparas, toallas, la tele. La mochila ya pesa, ahora cosas más grandes, el sofá, la cama, alguna mesa, métanlo todo dentro, el coche -añádanlo-, la casa, un estudio, un apartamento de dos o tres dormitorios,... Quiero que introduzcan todo eso dentro de la mochila. Intenten caminar. Cuesta ¿no? Pues esto es lo que hacemos con nuestra vida diaria. Nos vamos sobrecargando hasta que no podemos ni movernos. Y no se equivoquen, moverse es vivir".

Sus intachables atributos, su visible seguridad en sí mismo y su negación a comprometerse con alguien le hacen creer estar a salvo. Vive en hoteles y coches alquilados, lugares impolutos, asépticos, rodeados de gente desconocida. Cree que su seguridad se fundamenta en que no involucra sus sentimientos pero llega el momento en el que pierde el control. Y es que no importa lo lejos que huyas de las personas, al final, como le ocurre al protagonista, acabas encontrando a otra persona como tú.

Es sorprendente ver cómo la película avanza a medio camino entre el drama, la comedia, el romance y la conciencia social sin perder el equilibrio. Al igual que una especie de superdotado ángel de la muerte recorre los Estados Unidos despidiendo personas de la forma más amable y diplomática posible. "Suelo intentar ver el lado bueno de la gente que es etiquetada como mala" -declaraba Jason. Es lo que hizo con éxito en "Gracias por Fumar" -una película protagonizada por el jefe de prensa de una gran compañía de tabaco, en medio de una sociedad notablemente en desacuerdo.

"Puedo asegurarles que sus relaciones son la carga más pesada de sus vidas. ¿No sienten un peso clavándose en sus hombros?", continúa diciendo el protagonista. "Todas esas discusiones, negociaciones, secretos y compromisos. No necesitan cargar con eso. ¿Por qué no dejan la mochila? Hay animales que viven cargando con otros en simbiosis toda su vida. Amantes sin suerte, cisnes monógamos,... no somos esos animales. Si nos movemos despacio, morimos rápido. Nosotros no somos cisnes, sino tiburones"

Muchos críticos han creído estar ante una obra de clara crítica social pero el director no deja lugar a dudas: "No creo que la película trate realmente sobre la economía, y no creo que los espectadores salgan del cine pensando que trate de eso, creo que más bien salen preguntándose cómo se sienten en sus vidas, dónde se encuentra su propósito en sus vidas, a quién quieren en ellas…"

Abajo en la tierra

La historia de ′Up in the Air′ no deja de recordarme la historia otro notable anti-héroe superdotado: Sansón. Las virtudes de este personaje de la antigüedad perpetuado en la Biblia le hacían poder desafiar con éxito, él solo, la mayor parte de los retos que para el resto de sus contemporáneos eran imposibles. Aparentemente nada podía vencerle sino él mismo, cediendo ante su propia debilidad y confiándose a otra persona.

La Biblia enseña que no es posible vivir al margen de nuestra debilidad. Por eso es que se hace necesario que Cristo haga el camino a la inversa al protagonista de "Up in the Air". En la Biblia Dios se hace humano, deja las alturas y sus comodidades, para vivir, comer y dormir entre un grupo de personas a las que llamaba sus amigos. A diferencia de lo que le habría ocurrido a cualquiera de nosotros, él, padeciendo como humano, ganó para sí a todas aquellas personas a las que amaba.

Poco antes de morir, Jesús oraba a su Padre diciendo en referencia a ellos: "No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Santifícalos en tu verdad: tu palabra es verdad. Como tú me enviaste al mundo, también los he enviado al mundo. Y por ellos yo me santifico á mí mismo, para que también ellos sean santificados en verdad. Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos. Para que todos sean una cosa; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean en nosotros una cosa: para que el mundo crea que tú me enviaste. Y yo, la gloria que me diste les he dado; para que sean una cosa, como también nosotros somos una cosa. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean consumadamente una cosa; que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado, como también á mí me has amado. Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, ellos estén también conmigo"

Entrelíneas

CINE Up in the Air Escrito por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 3447 visitas. Puedes seguirle también en .


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!