Norman Stone: Norman Stone se acerca a los tele-evangelistas norteamericanos

Madrid, 9 de agosto de 2011. En 1988 se estrenó en la segunda cadena de la BBC británica la película del director evangélico Norman Stone. El autor de Martín Lutero, hereje y Tierras de sombras se acerca al complejo fenómeno de la Iglesia Electrónica y los tele-evangelistas norteamericanos en La visión (The Vision), que protagoniza el famoso actor Dirk Bogarde.
Escrito por .



El escándalo de los Bakker - en el que se mezclan malversaciones económicas, drogas e infidelidad matrimonial en el creador de la primera ′Disneylandia religiosa′ y predicador del programa televisivo ′Alaba al Señor′ (conocido por sus siglas PTL, que muchos convirtieron en ′pasa el bote′ o ′paga a la señora′, en los típicos juegos de palabras de la prensa sensacionalista americana) - salió a la luz en todos los medios de comunicación el año 1987.

ESTO ES AMÉRICA

El tema no fue a menos. Pat Robertson, hombre de negocios convertido en evangelista y fundador de la CBN (la cadena de televisión cristiana por cable) -hijo de senador y educado en Yale- se presentó a las elecciones norteamericanas como candidato republicano. Su programa ′El Club 700′ superó en audiencia a ′Dinastía′ o ′Falcon Crest′ en aquellas zonas de Estados Unidos conocidas como el Bible Belt. Considerado -con Jerry Falwell- líder indiscutible de la ′Mayoría Moral′, dedicó su campaña al anticomunismo y al ′rearme moral′, que fue contestado por acusaciones tan variopintas como que su primer hijo fue concebido antes de su matrimonio, según las investigaciones de la prensa ′amarillista′. Tres millones de firmas y otros tantos dólares le apoyan.

Oral Roberts le daba un tono supuestamente carismático a estos programas, con sus curaciones milagrosas, poniendo la mano en la pantalla. Su ocurrencia más sonada fue la visión de Dios que le aseguraba que si no recibía en un plazo de tiempo una buena cantidad de dólares, sería arrebatado por el Señor a su presencia. Mientras, Robert Schuller proclamaba el ′Evangelio de Éxito′ desde su catedral de cristal y Jimmy Swaggart atacaba el rock hecho por cristianos, cuando no estaba felicitando al general Pinochet en Chile.

Según el índice Gallup, todavía el 42% de los norteamericanos iba a la iglesia. La cadena de televisión ′evangélica′ por cable contaba con trece millones de espectadores, cuatro mil empleados y un millar de estudiantes en su propia Universidad. La ′Disneylandia cristiana′ de los Bakker fue visitada el año 86 por seis millones de americanos.

OTRA FORMA DE HACER TELEVISIÓN

No hay duda que el productor y director evangélico de la BBC Norman Stone representa otra visión cristiana de la televisión y de la propia fe. A sus 37 años, había obtenido el premio Grammy por su película sobre C. S. Lewis, Tierras de sombras (emitida en TVE en 1987, en el programa ′El ojo de cristal′). Hijo y nieto de pastores bautistas reformados, ha estado activo en la iglesia desde su adolescencia. Estudió arte en Leicester, donde formó un grupo de estudio bíblico en la Universidad. Mientras está en el Royal College of Art de Londres entra en contacto con el grupo de artistas cristianos inglés (ACG).

Norman Stone es autor de numerosos programas documentales sobre temas como la propia ′Mayoría Moral′ norteamericana, las sectas en California, la rehabilitación de la droga, la persecución de los bahaí iraníes, el cantante Cliff Richards, el poeta cristiano galés Jack Clemo, el arzobispo anglicano de Canterbury, el actor y músico Kris Kristofferson, o una serie sobre la Biblia para niños. Uno de sus trabajos más conocidos es sobre la Reforma -Martín Lutero, hereje, premiado en 1984 y emitido también en TVE-.

Stone -que ha trabajado con productores tan prestigiosos como David Puttnam, de Carros de fuego-, se propone con esta película -La visión- acercarse al oscuro mundo de la manipulación religiosa en la televisión, desde una perspectiva claramente crítica. Para ello cuenta como productor con David Thompson, de la BBC de Gales, y ese extraordinario actor que es Dirk Bogarde, como protagonista.

MARRINER Y ARMAGEDÓN

El ′Canal del pueblo′ quiere alcanzar, desde Norteamérica, con su influencia a Europa. Su directora es Grace Gardner (la actriz Lee Remick), que tiene una visión de que el mundo va a acabar con el Armagedón bíblico -para ella, una guerra nuclear contra el comunismo-. Para comunicar esta visión contrata a James Marriner (Dirk Bogarde) como presentador, por su apariencia responsable y feliz matrimonio de treinta años con Helen (Eileen Atkins), pero sin ninguna fe personal.

Su mujer, sin embargo, es una auténtica cristiana en el sentido bíblico. La directora del canal, Grace, le pide su participación en el programa, junto a su marido. Pero ella se niega, cuestionando la honestidad de contratar como presentador a Marriner sin ser creyente. Grace le contesta: ′La televisión son imágenes. Lo que importa es el efecto que tienen. Si Marriner en televisión convence a un espectador de la verdad, ¡qué importa si él, personalmente, tiene dudas!′.

Lo que está en juego es la verdad. Y se descubre, como en el caso Bakker, las relaciones de Marriner con su secretaria. Grace se opone a su publicidad, pero él, arrepentido, se lo confiesa a Helen, dimitiendo del programa, siendo entonces la propia Grace quien acuse a Marriner ante los medios de comunicación como alguien que ′había caído en pecado′, inventando una historia falsa.

ESPERANZA Y DECEPCIÓN

Si hay una escena memorable en La visión; esa es la conversación entre la mujer de Marriner, Helen, y un periodista sensacionalista:

- ¿Es verdad eso?
- ¿Quiere usted decir que puede ver la diferencia entre la verdad y la mentira?
- Sí.
- No sabía. Yo pensé que sólo quería una historia.
- Pero nos gustaría que fuera verdad también.
- Entonces, ¿qué es lo que están haciendo en sus periódicos?


La amante de Marriner, Meg, se suicida. Y Helen abandona a su marido, que acaba haciendo una confesión pública ante las cámaras. Pero, contrariamente a lo que se imaginaba, el canal resulta favorecido por la manipulación que su confesión recibe. Helen le está esperando a la puerta del estudio, en un final de esperanza para Marriner con su mujer y su hija Jo (Helena Bonham Carter).

El mensaje de advertencia de Stone es evidente. Todavía no es tarde para revisar nuestra actual utilización, como cristianos, de las artes y los medios de comunicación como simples instrumentos de propaganda, al alcance de cualquier visionario. Lo que está en juego, es la propia verdad.

Este artículo fue publicado originalmente en el nº 1 de la revista Kalos en 1988. Ha sido transcrito por Anna de Kraker, con permiso del autor, que ha revisado y actualizado su contenido.
Entrelíneas

TELEVISIÓN Norman Stone Escrito por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 3737 visitas. Puedes seguirle también en .


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!