The Secret of Kells: El secreto de Kells

Madrid, 6 de octubre de 2010. Desde hace ya varias semanas, las dos películas más valoradas por la crítica de toda la cartelera son dos filmes de animación. Una es la última producción de Pixar -unida ya definitivamente a Disney- Toy Story 3, que parece dirigida especialmente al mercado 3D, pero la otra es una co-producción europea de estilo tradicional, que ha sido nominada al Oscar y se ha difundido sólo en circuitos en versión original: The Secret of Kells. Trata la asombrosa historia de la preservación del texto de los cuatro Evangelios en el Libro de Kells, por monjes irlandeses del siglo IX, frente a los ataques vikingos.
Escrito por .



En esta época tan confusa, en que el cine de animación quiere parecerse al real y el de imagen real al de imaginación, resulta sorprendente encontrar una película como esta, que tiene tan clara su naturaleza. Ganadora del premio del público en Annecy y distinguida como la mejor película de animación del cine europeo, esta ópera prima del irlandés Tomm Moore compite ahora por los Oscar.

Aunque tiene la estructura de un relato infantil, narra la creación de un libro. Lo que no se aclara en ningún momento es que es una copia de los Evangelios. Esta obra, iluminada por monjes del siglo IX, se ha convertido en uno de los tesoros nacionales de Irlanda. La cinta imita la deslumbrante concepción visual de estas ilustraciones medievales. Luce con todo su esplendor la artificiosa belleza del trazo, la textura y el color.

Moore consigue además envolver el relato con una sugestiva atmósfera donde late el conflicto entre cristianismo y paganismo. Los elementos fantásticos, como el bosque encantado, vienen de los mitos y leyendas irlandesas, pero la historia es un poderoso testimonio del impresionante legado del cristianismo celta, que extendió el Evangelio por todo el mundo.

EL LEGADO DEL CRISTIANISMO CELTA

Brendan es un joven huérfano de doce años, que vive en la remota abadía fortificada de Kells, bajo el cuidado de su tío, el abad. La comunidad construye una muralla para proteger el torreón -donde se guarda el texto de los Evangelios- de los asaltos vikingos. Este tipo de construcciones se pueden ver todavía en las ruinas que hay esparcidas a lo largo de la costa de Irlanda. El maestro iluminador viene del monasterio más conocido -que había en la isla de Iona (Escocia) - y que tiene que ver con el famoso monje misionero del siglo VIII llamado Columba.

La hoja informativa que se distribuye en los cines en versión original se hace como siempre un lío con el tema religioso. Así cuando se cuenta la historia del Libro de Kells, se atribuye su conservación a la iglesia católica -confundiendo los obispos anglicanos de Irlanda con la jerarquía romana-. Se pretende así que la obra fue guardada de la destrucción de la Reforma y el protestantismo, cuando se reconoce que fue el arzobispo Ussher -notorio antipapista anglicano- el que lo entregó al Trinity College de Dublín -que ha sido siempre el principal reducto protestante del sur-. Para colmo, su actual conservador es un anciano de la pequeña Iglesia Evangélica Presbiteriana de Irlanda, que acompaña al libro a cada uno de los lugares donde se expone...

Es obvio que el cristianismo celta no es romano, ni protestante, sino que pertenece a la Historia universal de la Iglesia, que no es propiedad de ninguna confesión en particular. Así la figura de Patricio es reivindicada por católicos y protestantes. Ya que sus creencias tienen muy poco de romanas, como demuestran los textos que nos han llegado hasta la actualidad. Este muchacho es llevado como esclavo de un señor de guerra irlandés. Trabaja como pastor en Antrim, cuando recibe el cristianismo y se va a la comunidad que había en la isla de Lérins -afuera de lo que hoy es Cannes-. Misionero incansable, extiende el Evangelio por Irlanda, que ha hecho de él ahora su santo patrón.

EL LIBRO QUE VUELVE LA OSCURIDAD EN LUZ

Un monje irlandés anónimo del siglo VIII o IX aprovecha un momento de ocio para redactar una oda, al margen del Nuevo Testamento latino que está copiando, a un gato blanco, gran cazador de ratones. Su nombre es Pángur Ban, como el animal que trae el maestro iluminador Aidan de Iona, convirtiéndose en compañero del pequeño Brendan. ′Volviendo la oscuridad en luz′, dice la última línea de este poema. Eso es lo que hace el libro, que ahora se conoce como de Kells, Iona o Columba.

Esta edición fantásticamente decorada de los cuatro Evangelios no es sólo una obra maestra de la iluminación medieval, sino un símbolo de la influencia misionera de los monjes irlandeses, que vio cambiada por este libro, la oscuridad de los bárbaros por la luz del Evangelio, que llevó a la conversión de muchos en estos violentos pueblos. La importancia de esos libros llevó al historiador Thomas Cahill a hablar De cómo los irlandeses salvaron la civilización.

El poder que se enfrenta al paganismo se representa en un monograma -que aparece en la película sin explicar- con las letras Chi-Rho en una de las páginas, como referencia al nombre de Cristo. El cristianismo choca así con el animismo de un mundo de creencias en espíritus encantadores como el hada Aisling o divinidades oscuras como el sanguinario Crom Cruach. Los poderes mágicos se confunden con la fe, al estilo de algunas de las leyendas que se cuentan de aquellos monjes -como los animales salvajes que ayudaron a Patricio-. La impresión que deja es que se trata de un libro mágico…

LA VISIÓN DE DIOS

Aunque la visión que da The Secret of Kells del cristianismo celta es algo confusa, la película reconoce implícitamente el carácter demoniaco del paganismo. Aisling -cuyo nombre significa sueño- vive en temor de Crom, que se describe como la serpiente que se muerde la cola en un motivo del Libro de Kells, que representa la naturaleza autodestructiva del mal. El paganismo se ve como impotente ante el poder de estas fuerzas oscuras que sólo el cristianismo puede vencer.

Un antiguo himno irlandés ha sido introducido ahora de nuevo en la música de algunas reuniones evangélicas. Es, como tantos cánticos, una oración dirigida a Dios. Habla de Él como el torreón que puede protegernos en la hora de la lucha. Quien ha visto un ataque como el que se muestra en The Secret of Kells, entenderá inmediatamente el sentido de estas palabras:

Oh Dios, de mi alma sé tú mi visión,
nada te aparte de mi corazón.
Noche y día pienso yo en ti,
Y tu presencia es luz para mí.
Sabiduría, sé tú de mi ser,
quiero a tu lado mi senda correr;
como tu hijo tenme, Señor,
siempre morando en un mismo amor.
Sé mi escudo, mi espada en la lid
mi única gloria, mi dicha sin fin;
del alma amparo, mi torreón:
a las alturas condúceme, oh Dios.
Riquezas vanas no anhelo. Señor,
ni el vano halago de la adulación;
tú eres mi herencia, tú mi porción,
Rey de los cielos, tesoro mejor.

El mensaje del Evangelio es que la Luz ha vencido a la oscuridad del poder de las tinieblas por medio de Jesucristo, el Hijo de la Luz. Es de Él de quien habla ese Libro, y por Él que con su Espíritu ilumina la oscuridad de nuestra mente y corazón (1 Corintios 2). ′Porque Dios mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo′ (2 Co. 4:6). Semejante Luz disipa todas las tinieblas…

CINE The Secret of Kells Escrito por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 5723 visitas. Puedes seguirle también en .


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!