Tennessee Williams: La noche de la iguana

Madrid, 6 de junio de 2009. El pastor en crisis que protagoniza la última gran obra de Tennessee Williams, La noche de la iguana, ha vuelto a la escena en Madrid, cuando se cumplen veinticinco años de la muerte del dramaturgo norteamericano, nacido en una rectoría episcopal. El atormentado Williams se enfrentó toda su vida al puritanismo del profundo Sur. Su lucha con la homosexualidad, el alcohol y la droga, no impidió sin embargo que siguiera buscando a Dios, como demuestra esta pieza, llevada al cine en los años sesenta por John Huston. El papel de Richard Burton, lo interpreta ahora Tomás Gayo, que ha producido la obra; Ana Marzoa hace el papel de Deborah Kerr,; y Pilar Velázquez el de Ava Gardner.
Escrito por .



La película comienza antes de los títulos, con un impresionante sermón de Burton en una iglesia episcopal de Virginia. Habla sobre El espíritu de verdad en Proverbios 25:28. El texto compara al hombre que no domina su pasión con una ciudad desmantelada y sin muralla. ′Me pregunto, al examinar nuestros corazones′ - dice el actor galés -, ′¿cuántos de nosotros pueden decir: Yo domino mi pasión? Porque ¡qué débil es el hombre!, ¡con cuánta frecuencia nos descarriamos del camino recto y estrecho! Pero sólo cuando permanecemos en el Señor, somos como una ciudad amurallada. Sólo así nos podemos defender de Satanás y sus tentaciones ¡No podemos gobernarnos solos!, ¡Dios es nuestra única ayuda y salvación!′.

El golpe dramático viene a continuación, cuando al quedarse sin palabras, estalla contra la congregación, bajando del púlpito, intentando defenderse de los rumores que acusan a este ′hombre de Dios, hijo de clérigo y nieto de dos obispos - aunque otra parte de la familia busque saciar sus apetitos humanos′, que él reconoce haber heredado -. El pastor Shannon grita a los fieles que ya no puede seguir prestando culto ′a este viejo airado y enojado, en el que creen, porque han dado la espalda al Dios de amor y compasión, inventándose este criminal senil, que culpa al mundo y todo lo que ha creado, de sus propios errores′. Les acusa entonces de ′cerrar sus corazones a la verdad de Dios′, mientras ellos huyen de la iglesia…

VIDAS VERGONZOSAS

La noche de la iguana es un cuento que Williams convirtió en una obra de teatro, que fue ampliando posteriormente. En un hotel de la costa mexicana - que el relato sitúa en Acapulco -, se encuentra este pastor episcopal con un grupo de mujeres. Todos parecen ocultar una realidad vergonzosa. Una viuda, que resulta ser una despótica profesora de canto en un colegio bautista, parece esconder un lesbianismo latente. Una pintora soltera, cerca de los cuarenta, que enseñaba arte en un colegio episcopal, pero parece haber sublimado su castidad, tras una mística de amor al prójimo, y ahora está en la más completa ruina. La viuda propietaria tiene relaciones sexuales con dos criados indígenas. La provocadora adolescente es voluble y caprichosa. Y el pastor episcopal ha sido suspendido de sus funciones, porque tiene una cierta debilidad por las menores, está ahora alcoholizado y está sujeto a fuertes impulsos suicidas.

La primera parte de la obra presenta el conflicto del pastor con la profesora de canto, que culmina en el momento cuando ella se adentra en la playa, presa de cólera, para buscar a la jovencita que se está bañando con el reverendo. Es entonces cuando se intuyen sus tendencias sáficas - que en la película hacen que el pastor sienta un impulso de piedad por su adversaria -, quien tras un titubeo, se aleja de la escena. En la obra original Shannon sin embargo exclama: ′¿Sabe que Texas está llena de lesbianas?′. El autor de La gata en el tejado de zinc o Dulce pájaro de juventud ha sido acusado con frecuencia de misógino. Antes se solía culpar de ello a su homosexualidad. Aunque en realidad son siempre personajes desagradables, que debido a su fracaso moral, provocan finalmente nuestra compasión...

Estos personajes desesperados, están como la iguana, atados al final de una cuerda, que como ′una criatura salvajemente agitada, no atractiva, pero una criatura de Dios′, debe ser librada por gracia. La liberación de la iguana atormentada, se muestra entonces como ′un sucedáneo de gracia′. El mensaje parece ser que - dado que ′nadie es perfecto′ -, hace falta una actitud más indulgente e imparcial, para no despreciar a nadie. ¿Es en ese sentido La noche de la iguana una crítica a la intolerancia de un puritanismo estricto y riguroso?

EDUCACIÓN ANGLICANA

Williams se educa en la tradición anglicana, que representa en Estados Unidos la Iglesia Episcopal. Su abuelo era Walter Dakin (1857-1955), rector de la iglesia de San Pablo en Columbus (Mississippi), cuyo matrimonio describe el dramaturgo como ′las dos personas más maravillosas de su vida′. El escritor dice que ′creció en la atmósfera de puritanismo del Sur′, porque ′nació en la rectoría episcopal y creció a la sombra de la iglesia episcopal′, pero reconoce que su abuelo era ′más de la iglesia alta que el papa′. Y este sector de la iglesia anglicana - aunque es evidentemente conservador -, no se caracteriza precisamente por su puritanismo - que estaría más relacionada con la iglesia baja, que ha tenido siempre un carácter más evangélico -.

A Williams le encantaba acompañar a su abuelo en sus visitas pastorales. Era un hombre culto y sofisticado, al que le gustaba viajar. Estuvo a menudo con él en Key West, y estuvieron juntos incluso en Europa. Al pastor le gustaba Shakespeare, los cocktails de Manhattan y los pañuelos de seda. En ese sentido era un claro representante de la alta iglesia anglicana. Un hombre de mundo, pero de poco Evangelio. Es él quien inspira el personaje de Nonno en La noche de la iguana, el abuelo poeta de la pintora, que curiosamente no corresponde al papel del pastor episcopal.

EN BUSCA DE DIOS

Thomas Adler concluye su estudio sobre la búsqueda de Dios en las obras de Tennessee Williams, convencido que para él, ′el infierno es nuestro yo′ - que como en la obra de Sartre, vemos reflejado en los demás A puerta cerrada y Sin salida -, pero ′Dios es el Otro′. Así que ′negar al Otro′ sería ′negar a Dios′. Adler convierte así a Williams en un artista que demuestra la paradoja de un cristianismo existencialista.

Es cierto que en todas sus obras, Williams muestra a personas intentando llegar a otras. En La noche de la iguana, la pintora Hanna se encuentra con el pastor Shannon en la baranda, como un espacio simbólico de encuentro, fuera de los cubículos de sus habitaciones. Es así como los momentos verdaderamente satisfactorios de la vida son aquellos que realmente hacemos contacto con otras personas - no tanto en el sentido físico, como de esa forma profunda en que uno se encuentra con otro ser humano -. Son los recuerdos que permanecen. La cuestión es si ¿podemos conocer así a Dios?

Williams dice que su obra está llena de símbolos cristianos. En las conversaciones publicadas por Albert Devlin para la Universidad de Mississippi, él dice que su literatura ′es profundamente cristiana, pero en el sentido de Cristo, a imagen de Cristo, su pureza, su belleza y sus enseñanzas′. De esa manera Cristo sería como ese amable abuelo; pero también como su nieta, cuando se compadece; o el predicador caído, que da su cruz de oro de 22 kilates, para ayudar a la pintora arruinada; e incluso como la hostelera Maxine, que da refugio y sustento a todos estos personajes.

¿UN ABUELO COMPRENSIVO?

La teología actual nos insiste en mostrar la divinidad en la bondad del hombre. Dios es como una especie de Papa Noel, un abuelo bonachón que contempla con indulgencia las travesuras de sus hijos. No hay duda que muchos preferirían, que si finalmente hay un Dios, fuera como este anciano tolerante, que todo lo soporta, pero que finalmente es incapaz de hacer daño a una mosca. La cuestión es si es ése es el Dios verdadero. Desde luego, no es así como lo revela la Biblia...

La noche de la iguana se acerca más a esa verdad oculta, cuando el pastor se enfrenta a sus delirios en un ataque de pánico, que revela el testimonio que quiere acallar en su conciencia. La pintora que primero le reprueba, intenta luego consolarle, mientras exclama: ′¿A quién no le gustaría expiar sus propios pecados y los del mundo, tumbado en una hamaca, en lugar de en una cruz?′. Puesto que finalmente es la Cruz, la que nos releva al Dios verdadero…

Si Dios entregó a la muerte a su propio Hijo es imposible enfrentarse a la Cruz sin experimentar vergüenza. No hay lugar aquí para la apatía, el egoísmo y la complacencia. La Cruz nos revela la gravedad de nuestro pecado. Lo vemos tal y como es. Ya que no hay otra manera cómo el justo Dios pudiera perdonar justamente nuestra injusticia. Si Cristo mismo tuvo que sufrir tan cruel castigo, ¿cómo podemos decir que lo que hacemos no tiene consecuencias?

LA VERDADERA LIBERACIÓN

Nadie es justo, nadie entiende nada, ni quiere buscar a Dios - escribe el apóstol Pablo a los Romanos (3:11). Todos se han alejado de Él, todos se han vuelto malos, porque nadie, absolutamente nadie, quiere hacer los bueno (v. 12). La verdadera liberación - simbolizada en soltar la iguana -, pasa por enfrentar la realidad de nuestra culpa delante de Dios. No todo sentimiento de culpa es patológico. Todo lo contrario, aquellos que se consideran inocentes y sin falta, sufren de un mal aún mayor...

Mientras negamos la realidad del pecado, nos apartamos de la auténtica liberación. La santidad de Dios está en la base de la revelación cristiana. Y su ira no es más que su reacción santa ante la maldad. Decir que el Dios de ira pertenece al Antiguo Testamento y el de amor al Nuevo, es rechazar al Dios que nos revela Jesús por medio de la Cruz. Es porque el mal ya no provoca nuestra ira, que no podemos creer que el pecado provoque la ira de Dios. Dios quiere perdonarnos y reconciliarnos con Él, pero tiene que ser de una manera conforme a su carácter de justicia y amor.

No se puede - como dice Hanna - ′expiar el pecado desde una hamaca′. Si Dios entrega a su Hijo a tan terrible tormento, es porque grande ha sido nuestra afrenta. Si la esencia del pecado es el hombre tomando el lugar de Dios, la esencia de la salvación es Dios tomando el lugar del hombre. Él decide soportar nuestro castigo, echar sobre su espalda nuestra vergüenza, haciendo caer su ira sobre sí mismo. Nos revela así el corazón de Dios, que nos ama, no porque Cristo murió por nosotros; si no que Cristo murió por nosotros, porque Dios nos ama (1 Juan 4:10). Ese es el Amor que nos libera, al triunfar la Luz en la Cruz sobre el poder de las tinieblas, trayendo un nuevo amanecer a esta noche sofocante, donde la iguana sufre, humillada y presa.

TEATRO Tennessee Williams Escrito por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 11853 visitas y 1 comentarios. Puedes seguirle también en .


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



Comentario de alexis

"pesimos argumentos pesimos argumentos pesimos argumentos pesimos argumentos pesimos argumentos pesimos argumentos"

 Añadir al comentario de alexis 

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

DESEO RECIBIR NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS AL MISMO ARTÍCULO: 
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.



¡Gracias!



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!