Sex Pistols: La muerte de un burlador

Barcelona, 11 de abril de 2010. Malcolm McLaren, el famoso manager del grupo Sex Pistols, ha muerto esta semana dando por concluida su propia carrera como supuesto estafador en la cultura popular. Malcolm había crecido en un suburbio de Londres, con la ayuda de una familia notablemente disfuncional. Según su propio relato su abuela de origen judío-sefardí Rose Corre le enseñaba a no respetar la autoridad y a ser "malo".
Escrito por .



Después de abandonar unos estudios que continuó en seis diferentes escuelas de arte entre 1963 y 1971, cuando tenía sólo dieciocho años, dejó embarazada a su profesora Vivienne Westwood. Aparentemente más motivado por su afición a la moda que por el interés en corregir las injusticias sociales, del que tanto presumiría, abre con ella una tienda de ropa que se acabaría llamando SEX -a pesar de que según su testimonio el sexo brillaba por su ausencia en la relación- y colabora en el montaje de uno de los grupos de rock más transgresores e importantes de la historia: Sex Pistols.

A pesar de que en 1975 el germen ya estaba latente en las calles de Londres o Nueva York, Sex Pistols se convierte después de unos pocos conciertos en el más reconocido representante de un nuevo movimiento contestatario con nombre propio: "punk". Vestidos con símbolos nazis, tocando una música con la menor delicadeza posible, esgrimiendo insultos a la reina y presentándose como anticristos y anarquistas eran la respuesta ideal a una cultura cansada no sólo de la complaciente pasividad de los adultos sino también de las falsas promesas del movimiento hippie.

En sólo siete meses tres importantes contratos son rotos por las multinacionales EMI, A&M y Virgin debido a la magnitud de los escándalos en los que los músicos se iban viendo envueltos y a la correspondiente presión de la opinión pública.

Después de que EMI rompiese su contrato por unos insultos en televisión, Malcolm McLaren y Sex Pistols firman un contrato con A&M junto al Palacio de Buckingham que se ven obligados a romper tan sólo 6 días después. Para celebrar el siguiente contrato con Virgin en mayo de 1977 McLaren organizó un concierto sobre un barco en el Támesis, a las afueras del Palacio de Westminster, desde donde Sex Pistols se recrearon cantando una de sus canciones más aclamadas: "God save the Queen".

Durante su primera gira en USA, exactamente el 14 de enero de 1978 en San Francisco, las turbulentas relaciones de los miembros detonaron la separación definitiva. Habían pasado menos de dos años desde la edición de su primer sencillo ‘Anarchy in the U.K.’.

John Ritchie, alias Sid Vicious, que había comenzado a inyectarse anfetaminas con su madre a los diecisiete años, muere por sobredosis un año después de la separación del grupo. A pesar de que su escaso talento musical no tenía precedentes y de que sus propios compañeros le quitaban el volumen en las actuaciones este accidente permitió que su sobrenombre pasase automáticamente a convertirse en una leyenda del mundo del rock.

Pasados estos primeros años ciertos aspectos de la cultura punk han llegado a ser un atractivo turístico más de la ciudad de Londres. A pesar de que Malcolm McLaren reclamaba siempre todo el talento de Sex Pistols para sí mismo, como si la participación de los otros miembros no hubiese tenido más importancia de la que podría haber tenido cualquier adorno del escenario, sus posteriores trabajos artísticos no han dejado prácticamente ninguna huella de interés.

Con sesenta y cuatro años, tras pasar varios meses combatiendo una extraña forma de cáncer en una clínica alternativa de Suiza murió en Nueva York junto a su hijo Joe Corre -al que dirigió sus últimas palabras: "Liberad a Leonard Peltier"

Es difícil de entender las amables palabras con las que el hijo ha despedido al padre teniendo en cuenta todo lo que ha contado incansablemente a la prensa sobre las circunstancias de su nacimiento. No creo que podría decirse de Malcolm McLaren que ha sido una persona especialmente querida. John Lydon -alias Johnny Rotten-, por ejemplo, le dió a conocer como la persona más mala del mundo cuando McLaren no dejaba de ridiculizarle a él y al resto de sus compañeros del grupo.

El periodista de Telegraph que le entrevistaba tres años antes de su muerte no podía dejar de ver patetismo en sus infladas y cacareadas glorias pasadas como estafador. Según su relato, al preguntarle si había sido un fracasado, se creó el primer silencio después de las tres largas horas durante las cuales había estado hablando sin parar: "Un magnífico fracasado... Así que seguramente no necesito hacer nada más en la vida. Quizá ya es suficiente, ¿qué crees?"

La imagen de un fracasado es muy dramática y puede ayudar a llenar miles de salas de teatro pero la realidad es que las derrotas y las victorias se suceden unas a otras en la vida de todas las personas de forma similar hasta el mismo día de sus muertes. La muerte, el fracaso y el éxito igualan a todas las personas... incluso a aquellas que hacen esfuerzos sobrehumanos para evitarlo. Hasta el más sufrido activista de la más justificada causa sabe en el fondo que incluso si la justicia dejase de ocultarse para llenar las calles y hasta Leonard Peltier fuese liberado de sus dos cadenas perpetuas por asesinato ¿no serían en definitiva todos igualados al final por la muerte?.

Jesús no sólo era un motivo de escándalo para sus contemporáneos sino que los apóstoles consideraban el escándalo como una necesidad en la predicación de su mensaje. A pesar de que los seres humanos son capaces de todo con tal de no tener que pensar en esta realidad, Jesús dijo: "¿De qué sirve ganar el mundo entero si se pierde la vida? ¿O qué se puede dar a cambio de la vida?". "Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.". Fuera de esta realidad ciertamente no hay futuro.

Uno de los discípulos de Jesús, que también había visto cómo a menudo parece prevalecer la marginalidad, la disfunción, la injusticia, el fracaso y la muerte, hablaba de su maestro como de "aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría. Al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén" (Ju 1:24).

MÚSICA Sex Pistols Escrito por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 4667 visitas. Puedes seguirle también en .


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!