Sandor Marai: El matrimonio según Márai

Madrid, 14 de junio de 2010. Se representa ahora en Barcelona la adaptación teatral que ha hecho Eduardo Mendoza de la novela del escritor húngaro Sándor Marai (1900-1989), La mujer justa. Este amargo cuadro del matrimonio, dirigido por Fernando Bernúes e interpretado por Rosa Novell, Cristina Plazas y Alex Casanova, nos muestra la mirada decepcionada de Márai al amor humano. Estas escenas de profunda soledad nacen de las páginas desgarradas de un autor, que vivió un largo exilio en California. Allí se mantuvo fiel a su lengua, aislado y atormentado, hasta suicidarse en San Diego, poco antes de la caída del muro de Berlín.
Escrito por .



Tras su muerte, la obra de Márai ha despertado un enorme interés en toda Europa. Las ediciones de sus libros se multiplican también en España desde 1999, tras el éxito de El último encuentro, La herencia de Eszter, Divorcio en Buda y El amante de Bolzano. La mujer justa se compone de tres monólogos, publicados originalmente de forma independiente -los dos primeros en Hungría (traducidos al español en 1951) y el tercero siendo añadido luego a la edición alemana en 1949, que escribió Márai durante su exilio italiano-.

La esposa (Marika) de un hombre impenetrable y enigmático, encuentra en su cartera una cinta violeta, que le desvelará un amor secreto. El marido (Peter) evoca sus sentimientos por estas dos mujeres, cuando las ha perdido ya para siempre. Y la amante (Judit) revela una verdad tan compleja y cambiante como los relatos precedentes. Esta formidable narración, ambientada en Budapest en los años cuarenta, es contada a tres veces con las interpolaciones de un amigo del escritor (Lazar), que plasma las fluctuaciones del corazón, los sentimientos contradictorios y pasiones reprimidas sobre historias que todos conocemos: lo que debió decirse y no se dijo; lo que se hizo cuando ya era tarde; y los amores que mutaron en odios y traiciones.

Estas tres voces, con sus puntos de vista y sensibilidades diferentes, concuerdan en su desesperanza, en un relato terrible, lleno de mentiras y crueldades, que se desarrolla a partir de tres conversaciones triviales en un café húngaro y una pensión romana. La conclusión no puede ser más evidente: ′No creo que la familia dé la felicidad′ -dice Márai-, ′nada puede hacernos felices′. Para los tres personajes que conforman esta novela, no queda más que ′la soledad, en la que tarde o temprano se precipita cada ser humano′.

AMARGA SOLEDAD

′A las personas les cuesta mucho hacerse a la idea de que no hay esperanza, de que están solas′. Ya que hay ′muy pocos que soportan la idea de que no hay remedio para la soledad de la existencia′. Por eso ′la mayoría alimenta esperanzas, se agarra a lo que puede, busca refugio en las relaciones humanas, pero a sus intentos de fuga de la cárcel de la soledad no les pone verdadera pasión ni entrega, y entonces se refugia en mil ocupaciones falsas′. Esta es la conclusión vital a la que llega este hombre, una noche en que confiesa a su amigo cómo dejó a su esposa, por la mujer que deseaba años atrás, para después de casarse con ella, perderla también para siempre.

′Las voces, las luces, las alegrías y las sorpresas, las esperanzas y los miedos que encierra nuestra niñez, eso es lo que realmente amamos, lo que buscamos durante toda la vida′. Esa nostalgia de una infancia perdida hace que no encontremos finalmente nuestro lugar en este mundo. ¿Cuál era su problema con la primera mujer? ′Rencor, vanidad. Es lo que suele haber en el fondo de todas las miserias y las desgracias humanas. Y soberbia′. Al principio, el personaje ′intentaba achacarlo a la avaricia, el egoísmo o la lujuria, después a los obstáculos sociales, a la ordenación del mundo′, hasta comprender que ′para los hombres no hay salvación′.

Ya que ′la mayoría de la gente no puede dar ni recibir amor, porque es cobarde y orgullosa, porque tiene miedo al fracaso′. Puesto que ′le da vergüenza entregarse a otra persona y más aún rendirse a ella porque teme que descubra su secreto… el triste secreto de cada ser humano: que necesita mucha ternura, que no puede vivir sin amor′. Y lo terrible es que al final de su vida dice: ′Ni siquiera ahora, que ya me he convertido en un lobo solitario, tengo el valor de reconocer que la culpa ha sido sólo mía′.

REALISMO CRUDO

La mujer justa no es una hermosa novela, sino una confesión amarga, que desnuda la calamidad de la vida burguesa que el autor conoció, tras el derrumbe del imperio austrohúngaro en la Europa de entreguerras. Su obra sin embargo es mucho más que un cuadro social, ya que desvela la condición moral del individuo. En su desintegración vemos los secretos y miserias de esta mujer infeliz en su correcto matrimonio, la falsedad de este juicioso y educado marido, junto a los anhelos de una criada de escapar de su pobreza, para poder escalar socialmente. Sus monólogos nos descubren su continuo fracaso familiar, su imposible carácter y las vanas aspiraciones de felicidad, que persiguen a lo largo de toda su vida.

No estamos por lo tanto ante un melodrama artificial y endeble, sino ante una obra de un realismo crudo, inspirado por un cierto sentido de compasión ante la soledad humana. La tragedia de la muerte del hijo que tiene el protagonista con su primera esposa, demuestra a la mujer que ′no es cierto que el sufrimiento nos purifique y nos haga mejores, más sabios y comprensivos′, si no que ′nos vuelve lúcidos, fríos e indiferentes′. Esa desgracia rompe finalmente el matrimonio, que se sentía unido por la existencia de ese niño, y el hombre inicia la absurda búsqueda de ′la mujer justa′.

Ella nos enseña finalmente que ′la mujer justa no existe, simplemente hay personas, pero ninguna tiene todo lo que esperamos y deseamos′. No hay ′ninguna que reúne todos los requisitos, no existe esa figura única, particular, maravillosa e insustituible que nos hará felices′. Su amor encubre ′un egoísmo desenfrenado′. No sabe si la muerte de su hijo es un castigo de Dios, ya que dice que ′la criatura por la que lloraré toda mi vida no era más que un instrumento, una excusa para obligar a mi marido a amarme′. Va a la iglesia y reza, le pide ayuda a Dios, pero cree que ′Dios sabe que sólo nosotros podemos ayudarnos′.

PROFUNDA DECEPCIÓN

No hay duda que el tiro con el que acaba la vida de Márai, refleja la profunda desesperanza que encontramos ya en esta novela. La deslumbrante tensión narrativa que empuja su reflexiva prosa, nos sorprende con un desenlace por el que lo que parecía misterioso, se revela vulgar. Los afables sentimientos, la mística del honor, la dignidad y la pasión que nos hacen sentir vivos, exhalan finalmente un aire tóxico que muestra la irreparable falsedad con la que uno construye la epopeya de su decepción.

Libros como éste, nos muestran que sin fe no hay esperanza en este mundo. Nos podemos hacer la ilusión de que podemos vivir sin el Creador, buscando nuestra propia felicidad, pero un día tenemos que reconocer que no nos quedan más que un puñado de recuerdos infantiles, sueños absurdos y anhelos frustrados. Nuestra profunda soledad viene de la realidad de que nos hemos separado de Dios. Esta ruptura impide que podamos encontrar armonía en nuestras relaciones con los demás, y nos deja en un tremendo egoísmo, que nos condena a una terrible soledad.

AMOR REDENTOR

La única forma de volver a encontrar nuestro propósito en la vida, pasa por volver a Aquel que nos ha hecho para Él. Para ello debemos dejar de intentar buscar amores redentores. Ya que sólo hay Alguien que nos puede salvar, Cristo Jesús (1 Timoteo 2:5). Es Él quien tiene que mediar entre Dios y los hombres, pero también en toda relación humana. Ya que ese Triángulo produce un nuevo afecto, que nos hace libres de la esclavitud de buscar encontrar en el otro nuestra satisfacción.

Si te casas con alguien, esperando que sea tu dios, es inevitable que tarde o temprano te decepcione. No es que tengamos que amar menos al otro, sino que debemos buscar más el amor que realmente nos satisface. ′Volveos a mí, dice el Señor, porque Yo soy vuestro Esposo′ (Jeremías 3:14). Casados o no, como el sol, este Esposo deja su morada, para correr a nuestro encuentro (Salmo 19:5). Y con brazos extendidos en forma de cruz, nos abraza con un amor eterno, que nunca nos fallará.

La alegría está en ese amor inmerecido, que no podemos conseguir por nosotros mismos. ′Como el gozo del esposo con la esposa, así se gozará contigo el Dios tuyo′ (Isaías 62:4). En Él está la satisfacción, pero también nuestra identidad y realización. Si ′nuestra vida está escondida con Cristo en Dios, cuando Cristo, nuestra vida, se manifieste, entonces nosotros también seremos manifestados con Él en gloria′ (Colosenses 3:3-4). Si hemos encontrado en Cristo nuestra vida, no la sigamos buscando en los demás. Lo mejor está todavía por venir…
Entrelíneas

TEATRO Sandor Marai Escrito por el () y actualizado por última vez el 2010-06-14. Hasta el día de hoy esta página ha tenido 6842 visitas y 2 comentarios. Puedes seguirle también en .


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



Comentario de eunice

"es muy bueno !! seguire buscando mas cosas asi y me ayudo demasiad para la tarea qe tuve qe hacer ! muchas gracias x todo de estos parrafos que escribio este hombre ! muchas gracias x todo de verdad !! a atentamente eunice !! <3"

 Añadir al comentario de eunice 

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

DESEO RECIBIR NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS AL MISMO ARTÍCULO: 
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.



¡Gracias!



Comentario de Carolina Mason

"Me sorprendió su análisis del libro, la novela me ha cautivado tnto que buscaba comentarios de la misma y de la restante obra de Marai para seguir conociendo de su talento. Su conclusión me satisface ya que a través suyo Dios habla a la gente, siendo la Palabra penetrante como arma de doble filo, jams vuelve vacía y da vida al alma. Un gusto leerlo. Atentamente. Carol"

 Añadir al comentario de Carolina Mason 

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

DESEO RECIBIR NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS AL MISMO ARTÍCULO: 
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.



¡Gracias!



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!