Remake: El fracaso de una generación

Madrid, 25 de octubre de 2008. La generación, cuyo discurso idealista pretendió cambiar España en los años setenta, no esta todavía muy acostumbrada al ajuste de cuentas generacional que les van a hacer sus hijos. El director de cine catalán, Roger Gual, vivió en una comuna con su madre, de los cinco a los ocho años. ¿Cómo recuerdan aquellos días de flores los hijos de aquellos hippies? Desde luego no con nostalgia, sino con una ira que hace arremeter a Gual contra la filosofía barata de unos padres, que en nombre de la libertad intentó cambiar el mundo, pero no logró ganar ni a sus propios hijos. Su dura película Remake, pone en un espejo las miserias de una generación que presumiendo de progresismo, ha dejado una juventud amargada con su inmadurez y egoísmo, que se siente ahora huérfana espiritualmente.
Escrito por .



Nadie sabe cómo puede acabar una reunión de viejos amigos. Cuando dos parejas separadas, van un fin de semana con sus hijos a la casa de campo de un amigo, ′entre hippy, rústica y new age′, donde vivieron en comuna algunos años, todo degenera agriamente en una sarta de reproches. La convivencia entre los que se habían ido distanciando, provoca ahora, que aquellas verdades que se habían mantenido ocultas con el tiempo y el silencio, se desvelen en una serie interminable de acusaciones.

Remake no es una película fácil de ver, ya que a nadie le gusta asumir sus contradicciones, pero es una obra valiente y necesaria, que no se guarda nada, sino que dispara contra todo y contra todos. Hace añicos el relato heroico de unos padres, pero retrata también una juventud inútil e irresponsable, que presenta sin complacencia como carente de todo interés e inteligencia, incapaz ya de salvar los restos del naufragio...

OBRA CORAL

Remake es una co-producción hispano-argentina. Su irónico nombre nos habla de una vuelta atrás, a un tiempo ya imposible de repetir. Gual había dirigido ya con Julio Wallowits otra brillante obra coral, su premiada opera prima Smoking Room, pero en esta primera película en solitario, cambia el escenario de aquella claustrofóbica oficina a una idílica masía en el paisaje agreste del parque natural del Montseny. Allí vive Max (Mario Paolucci), un antiguo hippy, que parece no haber renunciado a sus ideales ácratas, aunque como siempre en esta vida, las apariencias engañan…

De aquella juventud ilusionada no queda nada. Ni siquiera el amor, porque todos están divorciados y deprimidos. Como ya sucedía en Smoking Room, la película cuenta con un sólido reparto, en el que da la impresión que los actores se conocen muy bien. Destaca eso sí, la interpretación de Juan Diego, perfecto por su gesto y aspecto, en su papel de este depresivo personaje, por el que fue premiado en el pasado Festival de Cine Español de Málaga. Junto a él, actores como Eusebio Poncela o Silvia Munt. Entre los jóvenes, Gustavo Salmerón, Marta Etura y Alex Brendemühl. Todos ellos se enzarzan en una terrible batalla verbal, llenos de frustraciones, renuncias y desengaños.

CRÓNICA DE UN DESENCANTO

La situación sería de comedia, si los papeles se hubieran invertido: los jóvenes fueran sensatos y los progenitores inmaduros. Las bromas y diálogos de los jóvenes nos muestran sin embargo la falta de hondura de una generación, incapaz ya incluso de rebelarse ante sus padres. Así Marta Etura es una chica comprometida, pero incapaz de pensar con independencia. ′Repite los titulares de los telediarios′, dice Gual. Ya que se habla mucho en esta película, cosas aparentemente banales, pero en el fondo cargadas de verdades ocultas. Los personajes de hecho no se identifican con facilidad. Por lo que uno se siente un poco en tierra de nadie, frente a lo que se está contando.

′Todos tenemos algo de filosofía barata′, dice Gual, ya que ′todos usamos opiniones de segunda mano′. Todos creemos tener razón, pero en realidad no son más que nuestras razones. La gente es retratada aquí a partir de sus flaquezas. ¿No es todo demasiado pesimista? ¿No logró al fin y al cabo aquella generación muchas libertades? Sí, pero ciertas libertades, nos muestra la película, tienen costes impensables. Ya que producen daños colaterales, por los que quien los sufrió, puede tardar toda una vida en recuperarse. Si es que alguna vez se recupera…

Cada generación se enfrenta a un nuevo desafío. Puede cambiarlo todo, pero generalmente acaba traicionando sus ideales. Es el desencanto de toda generación que descubre que la utopía nace condenada a chocar con la realidad. Es cierto que no podemos cambiar el mundo, pero puede cambiar todo un mundo dentro de ti. Ese el nuevo nacimiento del que habla Jesús en el Evangelio según Juan, capítulo 3. Algo que sólo el Espíritu de Dios puede producir… Así que nos engañemos, no se puede esperar nada del hombre, pero la buena noticia es que podemos esperarlo todo de Dios...
Entrelíneas

CINE Remake Escrito por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 2531 visitas y 1 comentarios. Puedes seguirle también en .


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



Comentario de josu

"Es la ley del péndulo; esta generación ha sido engañada con un mundo rosa en el cual las cosas se consiguen sin esfuerzo, la literaura ideal es la de El barco de vapor y a la cual se le ha dicho que todo el monte es orégano. Lo que viene es una ola de tendencia reaccionaria."

 Añadir al comentario de josu 

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

DESEO RECIBIR NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS AL MISMO ARTÍCULO: 
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.



¡Gracias!



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!