Quo Vadis: La épica bíblica

Madrid, 4 de junio de 2009. Se publica en DVD una de esas películas que siempre se suele ver en Semana Santa, Quo Vadis. La edición que ha hecho la Warner es de auténtico lujo. Se trata no sólo de una copia restaurada y remasterizada, sino que incluye un documental sobre la génesis de la épica bíblica, comentarios de un historiador, la obertura original del estreno, un noticiario de la época y reproducciones de un programa de mano, seis pósters, diez fotos del rodaje y hasta dieciséis fotogramas de la película. ¿Qué tiene de especial Quo Vadis, para producir semejante culto?
Escrito por .



Aunque es originalmente una apología novelada del cristianismo del Nobel polaco Henryk Sienkiewicz - que ha sido adaptada con frecuencia al cine -, esta versión de Mervyn LeRoy del año 51 es para mucho el origen de ′la épica bíblica′. A pesar de los escenarios de cartón piedra, según el experto en Historia antigua García Gual, la psicología de los personajes es bastante actual. Llevan ropas antiguas, pero sienten y reaccionan como nosotros…

De hecho el personaje de Nerón, interpretado por Peter Ustinov, padece las dos enfermedades del adulto occidental contemporáneo, según Bruckner: infantilismo (quiere conservar los privilegios de la infancia, sin renunciar a nada, manteniendo una diversión permanente) y victimismo (se cree una víctima, incluso un mártir, aunque no sufra más que la simple desdicha de existir). Es un inmaduro perpetuo y un autoproclamado mártir. Su ′psicólogo′, caído en desgracia, no es ni más ni menos que Petronio, el autor de El Satiricón, recreado por Fellini, que se convirtió en ′arbitro de la elegancia′, según Tácito.

¿PELÍCULA HISTÓRICA?

En Quo Vadis casi nada es realmente histórico. Se basa en una leyenda, la huida de Pedro de Roma, que según Ambrosio se encontraría con Cristo en la Vía Apia llevando la cruz, según el Contra Auxentium. Cuando el apóstol le pregunta a dónde va (Quo vadis), el Salvador le contesta ′a Roma, a ser de nuevo crucificado′. Es por lo tanto una indirecta a Pedro, que intenta escapar de la persecución de Nerón, a causa de la falsa acusación de que los cristianos habían incendiado Roma. Aunque esto último si es histórico, según el registro romano de Tácito y Suetonio.

La Historia en Hollywood, sabemos que no se caracteriza por su excesivo rigor. Cuando se preparaba la película, alguien preguntó por qué tardaba tanto la Metro en empezar Quo Vadis, le contestaron que ′porque no sabían a quién darle el papel de Quo′. Cuando el productor y director recibieron la propuesta de contratar a Ustinov, creyeron que era demasiado joven para interpretar a Nerón, ya que tenía 28 años. El culto actor británico les contestó: ′Si vuelven a aplazar la película otro año tendré la edad justa, ya que Nerón murió a los treinta y uno′…

¿ÉPICA BIBLICA?

El problema es aún mayor cuando a esto se le llama ′épica bíblica′. Épica, no será porque haya muchas peleas con espadas, pero bíblica todavía menos. Porque ¿qué tiene que ver la Biblia con esta historia? La acción comienza cuando Vinicio (Robert Taylor) entra vencedor en Roma y se enamora de la cristiana Ligia (Deborah Kerr). En su casa aparece nada menos que el apóstol Pablo (Abraham Sofaer). Se presenta como ′rabí′, pero según el padre adoptivo de Ligia ′es maestro′, porque ′enseña filosofía′. Y efectivamente Pablo parece un filósofo de la antigua Grecia…

A Vinicio no le cada nada bien Pablo o el cristianismo. ′Yo no sé nada de filosofía′, dice el romano. Después se refiere a Pablo como ′ese filósofo con cara de mendigo′, ′ese obtuso y barbudo amigo tuyo′, ′una especie de filósofo necio′. Aunque esstá claro que lo que a Vinicio le molesta es la influencia que tiene en Ligia, que ′no nació para pensar, sino sentir′. No sé sabe si es por eso que cuando la viene a ver en el jardín de su casa, está dibujando un pez en el suelo, mucho antes de que sirviera de pegatina para los coches. El griego Quilón (John Ruddock) le explica a Vinicio el acróstico cristiano que se forma con la palabra pez en griego (ICHTUS), para referirse a Jesucristo como el Hijo de Dios y el Salvador.

Es Quilón quien le conduce también a las catacumbas, donde se reúnen los cristianos. El término catacumbas no se usa de hecho hasta la Edad Media. No es seguro que fueran entonces lugares de refugio, ya que su ubicación era conocida por todos los habitantes de Roma. De hecho no fue hasta el siglo VI, cuando el cristianismo es ya la religión oficial, que se construyen la mayoría de las galerías para ser enterrados junto a los mártires famosos, que sí tenían allí su tumba. Pedro (Finlay Currie) es presentado allí como el fundador de una iglesia que existía mucho antes de que él o Pablo llegaran a Roma, ya que había una comunidad judeocristiana desde mediados del siglo I.

¿LOCURA PELIGROSA?

Lo que si es interesante la película, es para ver la visión que el paganismo romano tenía de los cristianos. Ligia es cristiana, Vinicio no. Y eso es un problema, sobre todo para Ligia. Porque a Vinicio, como a casi todos los paganos, las creencias cristianas no le interesan en absoluto: ′Cristo es un dios de esclavos, extranjeros y proscritos′. Aunque está dispuesto a hacer un hueco en el panteón romano para colocar a Jesús entre los muchos dioses del mercado. ¡Recordemos que en Roma había más dioses que ciudadanos! Los romanos eran tan tolerantes con las religiones de los demás pueblos, que estaban dispuestos a admitir otros dioses en su panteón.

Ese es el conflicto que enfrenta a los romanos con el cristianismo. Ya que Ligia, como aquellos primeros cristianos, pensaba que Cristo no podía convivir con Marte o Isis. Como decía Conan Doyle, los cristianos al abandonar los vicios del politeísmo, habían perdido también lo que todavía se considera su mayor virtud: la tolerancia. Es por eso que para los romanos el cristianismo es una ′necedad dañina′. Cuando la malvada Popea sugiere a Nerón en Quo Vadis que culpe a los cristianos del incendio de Roma, utiliza una expresión que usan los paganos contra los cristianos, cuando les llaman ′enemigos de la especie humana′.

Los romanos desprecian el cristianismo como una ′locura peligrosa′. Como dice Petronio en Quo Vadis, Jesús era ′un carpintero rebelde que murió′. Sus palabras recuerdan a Celso, el filósofo platónico del siglo II en su Discurso verdadero contra los cristianos. Se burla de Jesús y su origen sobrenatural, cuando e dice: ′Comenzaste por fabricar una filiación fabulosa, pretendiendo que debías tu nacimiento a una virgen′. Para él, Jesús no es el Hijo de Dios, sino ′hijo de una pobre campesina, culpada de adulterio con un soldado llamado Pantero′. No es autor de milagros, sino que ′aprendiste algunos de esos poderes mágicos de los que se ufanan los egipcios′. El problema es que para los cristianos de Quo Vadis, como para muchos religiosos, Cristo es más el Crucificado que el Resucitado.

LA CRUZ VERDADERA

Para el cristianismo, la cruz es mucho más que un símbolo. Es el lugar de ejecución en que Cristo sufrió el castigo que nosotros merecíamos. Este patíbulo cruel se asocia con una muerte vergonzosa, propia de un criminal. Los primeros cristianos dibujaban por eso pavos reales, palomas, palmeras victoriosas o peces, en vez de cruces. El crucifijo de hecho no aparece de hecho hasta el siglo VI. Ya que para el verdadero cristiano, la cruz está vacía. Puesto que Cristo resucitó.

La primera imagen de la crucifixión que se conoce es de hecho una caricatura, que muestra a un hombre crucificado con cabeza de asno, mientras otro hombre a la izquierda le adora. La inscripción del siglo II, se descubrió en el Monte Palatino de Roma, en la pared de una casa que podría ser una escuela. Dice: ′Alexamenos adora a Dios′. El cristianismo se basa en una cruz, que indica la obra única e irrepetible de Jesús, al morir con un propósito, salvar al hombre de su maldad. Él sufrió el juicio que nosotros merecíamos, para por su sangre obtener ′eterna redención′ (Hebreos 9:12).

Esta cruz es por lo tanto irrepetible. La muerte de todos aquellos mártires es sin embargo exaltada en historias como Quo Vadis, como si el cristianismo consistiera en repetir su sacrificio. Es cierto que Jesús nos llama a ′tomar su cruz′ (Mateo 10:38), pero eso es porque ′el siervo no es más que su señor′ (v. 24). La persecución no abría el camino a la gloria, como si fuera nuestro sacrificio lo que nos salvara.

Esa es la diferencia entre el verdadero cristianismo y el misticismo religioso de personajes como los de Quo Vadis. La salvación se basa en la entrega de Dios, no en la nuestra. Es por eso que su Cruz está ahora vacía.
Entrelíneas

CINE Quo Vadis Escrito por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 7219 visitas y 1 comentarios. Puedes seguirle también en .


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



Comentario de Ligia

"Interesante interpretación de la película y su relación con el cristianismo. Curiosamente encontré esta página al buscar el significado de mi nombre de pila: Ligia. He visto la película unas 15 veces, mi madre también lleva el nombre Ligia, mi abuela lo eligió para ella al leer la novela. "

 Añadir al comentario de Ligia 

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

DESEO RECIBIR NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS AL MISMO ARTÍCULO: 
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.



¡Gracias!



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!