Maurice Sendak: Donde viven los monstruos

Madrid, 4 de agosto de 2014. A medida que pasan los años, uno tiende a idealizar la infancia. Sobre todo, cuando empezamos a sentir nostalgia por la inocencia perdida. El niño tiene sin embargo un lado oscuro, que pocos escritores han logrado reflejar como Maurice Sendak, en su inquietante libro ′Donde viven los monstruos′ -que ahora reedita Kalandraka y adaptó al cine, Spike Jonze-. Es un viaje por el lado salvaje de la vida.
Escrito por .



Una cita de Sendak abre la última novela de Neil Gaiman, ′El océano al final del camino′. En ella nos dice: ′Recuerdo mi infancia con mucha claridad… Sabía cosas terribles. Pero sabía que no podía permitir que los adultos supieran que lo sabía. Los habría asustado.′

Este retrato de la infancia como territorio salvaje y del niño como un monstruo nada inocente, hace de Sendak un autor singular. Sin duda, el más extraordinario de álbumes infantiles que hubo en el siglo XX. ′Donde viven los monstruos′ apareció pocas semanas antes que el presidente Kennedy fuera asesinado en Dallas, el año 1963. Era un libro extraño, con un formato horizontal y siniestras ilustraciones, que mostraba la compleja y atormentada personalidad de un escritor, hijo de inmigrantes judíos de Polonia, nacido en Brooklyn (Nueva York) en 1928.

Sendak se ha convertido hoy en un autor de culto. Ha escrito e ilustrado más de un centenar de libros -que está recuperando este año, Kalandraka-, pero ésta sigue siendo su historia más conocida. Se ha adaptado varias veces al cine como cortometraje de animación, y se ha hecho incluso una ópera de ella. El escritor vivía solo en Connecticut, cuando murió con 83 años, en el 2012. Tuvo un compañero homosexual durante cuarenta años, un psicólogo llamado Eugene Glyn, pero fue alguien muy solitario desde su adolescencia.

UNA HISTORIA LLENA DE RABIA

El protagonista de Donde viven los monstruos comete tantas tropelías en casa, mientras juega vestido de lobo, que su madre le llama monstruo. Lleno de rabia, parece tan descontrolado en su torbellino de maldad y destrucción infantil, que amenaza a su madre con comérsela. No es extraño que acabe en la habitación castigado sin cenar…

Enfadado con su madre, en el libro Max no escapa de casa, sino que en su habitación se crea un mundo fantástico, que en la película se encuentra tras navegar y llegar a una isla. Convertido su dormitorio en un bosque, ante él, aparece el océano y un barco que lleva su nombre. En su soledad, el niño habita en la imaginación de un universo paralelo, que nace de una ira apenas controlada.

El estado iracundo de Max potencia que en su mente construya un lugar diferente, donde poder hacer lo que quiera, sin que nadie le diga nada. Max da así rienda suelta a sus actos, intentando ganarse el aprecio de unos monstruos, que encuentra navegando a través del día y de la noche. Aunque ellos le muestran sus dientes, ojos y garras terribles, Max los amansa tanto, que le hace finalmente, rey. Resulta ser más monstruoso que todos ellos…

MUNDOS IMAGINARIOS

Aunque el libro está todavía censurado por muchas bibliotecas, ha vendido ya más de veinte millones de copias en treinta y dos idiomas, desde su publicación hace medio siglo. Se hizo especialmente popular en Estados Unidos, cuando Barack Obama lo leyó en voz alta, al llegar a la Casa Blanca. Antes de morir, le preguntaban al escritor qué sucedió después con Max. Solía contestar que no se había casado. Aún vivía con su madre y apenas salía, excepto para ver a su terapeuta.

A finales de los noventa Spike Jonze se hizo famoso con Michael Gondry por una serie de historias neo-surrealistas, que revelaban su pasado de creadores de videoclips musicales. Sus anteriores películas, ′Cómo ser John Malkevich′ (1999) y ′Adaptation: El ladrón de orquídeas′ (2002), no son productos para todos los públicos. Tienen un sentido del humor que resulta algo marciano para la mayoría de la gente.

En Donde viven los monstruos, se dan como en sus anteriores películas, dos niveles de representación de la realidad, que nacen del deseo expreso de sus personajes de querer ser siempre otro. El personaje de Max (interpretado maravillosamente por el niño Max Records) tiene ahora padres divorciados. Su madre (la hechizante Catherine Keener) tiene ahora un compañero (el actor independiente Mark Ruffalo) y él una hermana (con amigos que se burlan de él).

En la película, Max también disfrazado de lobo, se comporta como un salvaje, imponiendo sus deseos y caprichos a los demás. Una noche discute con su madre, abandona la casa, y tras correr por el bosque, se sube a una embarcación para emprender un viaje donde viven los monstruos (literalmente el título es ′Donde están las cosas salvajes′) y poder actuar sin reproche alguno.

¿TODO DEMASIADO OSCURO?

Liberado de presiones familiares y sociales, se coloca en una posición de poder. El niño se convierte así en monstruo, con la tiranía que deriva del capricho y el despotismo salvaje de alguien sin control. La complejidad del comportamiento de Max y su relación con los monstruos, crean así situaciones de cierta violencia.

La película tiene por eso pasajes de gran tensión, casi terror, nada habituales en una obra que parece dirigida al público infantil. La falta de una espectacularidad artificial en el planteamiento visual -las figuras son muñecos o actores disfrazados, no imágenes virtuales-, crea paradójicamente una cercanía, que puede ser demasiado impresionable para ciertas retinas. La crítica americana la ha calificado por eso de demasiado ′oscura, quizá no del todo para niños′.

La pregunta es si esta es una historia realmente oscura, o las críticas no son más que un reflejo de una sociedad que sobreprotege a los más pequeños. Vivimos en una cultura que no acaba de entender al niño. Pasamos de una dictadura educativa a una relajación en las costumbres y hábitos, que hace que ahora se estén buscando de nuevo los límites...

En principio, no hay ningún motivo para no enfrentar al niño con temas como la muerte, la humillación, la violencia o la tristeza. Aunque hay contenidos para los que los niños no tienen capacidad de entendimiento. La lectura en ese sentido tiene que ser siempre crítica, acompañada de un adulto, pero el niño ha de poder enfrentarse a emociones como la ira, la rabia, la venganza y la frustración, que están ahí y nadie puede negar.

FABULA PARA ADULTOS

El adulto que ve esta película, se turba al descubrir mucho de sí mismo en este niño, que se cree el centro del universo. Cuando sentimos que se nos ha negado el amor o la atención que merecemos, ¿no nos decimos también a nosotros mismos, que estaríamos mejor sin esos familiares o amigos? Cuando vemos los fallos y faltas de todo lo que nos rodea, ¿no miramos también nosotros a los que tienen responsabilidad con desprecio, como si nosotros lo pudiéramos hacer mejor? Y cuando nos vemos a veces abrumados por toda la miseria que hay en este mundo, ¿no quisiéramos nosotros también escapar o destruir lo que no nos gusta?

Así como Max tiene que verse a sí mismo reflejado en los monstruos, también debemos nosotros hacerlo, seamos niños o adultos. Cuando vemos un mundo llenos de defectos, en el que no es fácil conseguir la felicidad, y las cosas son más complicadas que intentar satisfacer a una u otra persona, o corregir un error, nos sentimos inmensamente frustrados. Descubrimos así nuestra inseguridad e inmadurez, la vulnerabilidad y debilidad en que vivimos.

EL ABRAZO DEL PADRE

Como la sabiduría del Predicador de Eclesiastés expresó hace miles de años, no importa lo lejos que viajemos buscando la felicidad, o cuánto nos esforzamos para traer sentido y esperanza a un mundo que carece de ella, nuestros mayores esfuerzos nos dejan la impresión de una existencia absurda y fútil. Da igual lo que consigamos para nuestros jefes, padres, líderes o gobernantes, siempre nos quedamos con la impresión de que esto no lo podemos arreglar, y finalmente tenemos que morir...

El fracaso de Max en traer felicidad y armonía al mundo sobre el que reina, nos sirve para darnos cuenta que no somos reyes ni salvadores, o el centro del universo. Es así como podemos ver más allá de la desesperanza y la falta de sentido del mundo que nos rodea, a Aquel que puede vencerlo, el verdadero Rey, nuestro Padre celestial.

Si la conclusión de Eclesiastés puede parecer el remedio - ′el fin de todo discurso oído es este: Teme a Dios y guarda sus mandamientos; porque este es el todo del hombre′ (12:13) -, podemos ver también con Max que este no es el final de la historia. Debemos rendirnos de nuestra rebelión, pero también regresar a los brazos de un Padre, cuyo amor y poder es mayor que ningún rey. Sólo Él nos podrá dar paz y armonía.

Entrelíneas

LITERATURA Maurice Sendak Escrito por el () y actualizado por última vez el 2014-08-4. Hasta el día de hoy esta página ha tenido 5583 visitas y 2 comentarios. Puedes seguirle también en .


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



Comentario de mary

"me gusto mucho la pelicula, creo que todos podemos reflejarnos en cualquiera de los personajes en cualquier escena planteada, desde la madre, pasando por la hermana, los amigos, el pequeño y cada uno de los monstruos. Y claro que encierra muchas reflexiones, no se, se me ocurre rescatar la concepción de la infancia, por que un niño es un individuo capaz de sentir desde ira hasta amor, tal como nosotros, solo que esta en ese camino dificil por el cual crecera y aprendera de estas emociones, pero precisamente la forma en que logra hacerlo es a través de vivirlas, y deben vivirlas, por que si lo hacen ahora poco a poco iran conociendose a si mismos, por que el camino para enfrentarnos a nosotros mismos a lo largo de la vida no es facil sobre todo cuando estamos en ese comienzo. En fin también podría platicar de otros aspectos que se abordan tan profundos en esta pelicula, o cuento, pero si claro que me encanto."

 Añadir al comentario de mary 

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

DESEO RECIBIR NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS AL MISMO ARTÍCULO: 
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.



¡Gracias!



Comentario de Noa

"Gracias por artículo, es fant¡stico. Este libro lo leí hace muchísimo y me han dado ganas de recuperarlo. Al menos en mi caso, la mejor parte de cuando era pequeña era cuando conseguía escapar del filtro y me enteraba de cómo eran realmente las ′cosas de mayores′. Y a veces los adultos infantilizan a los niños, olvid¡ndose de lo capaces que eran ellos entonces de ver el mundo real (y el imaginario) tal como era."

 Añadir al comentario de Noa 

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

DESEO RECIBIR NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS AL MISMO ARTÍCULO: 
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.



¡Gracias!



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!