Madres e Hijas: El maltrato, el desamparo o el abandono

Barcelona, 15 de febrero de 2011. "Madres e Hijas", "Precious", "Fish Tank" o "Nadie Sabe" son películas relativamente recientes, especialmente hermosas y terribles a partes iguales, donde se muestra la universalidad de una realidad que no es precisamente consoladora. Como cadáveres, que la sociedad no puede mantener ocultos bajo el agua, siguen saliendo a flote en los video-clubs películas donde la visión de la familia es fráncamente espantosa.
Escrito por .



PRECIOUS

Precious: Based on the Novel "Push" by Sapphire es el nombre completo de una entrega del cine independiente americano que ha logrado ya 56 nominaciones y 73 premios incluidos el Oscar al mejor guión y el Oscar a la mejor interpretación. Precious, que significa literalmente "preciosa", es el nombre de una niña de dieciséis años obesa, seropositiva y analfabeta que es continuamente maltratada verbal y físicamente por su propia madre.

La niña está superdotada para la vida a pesar de que los márgenes para su desarrollo se le hacen más y más estrechos con cada paso que da. La madre, drogadicta, observa compulsivamente la televisión y estafa a su propia hermana mientras le echa en cara a la niña que haya tenido de su marido más hijos que ella misma. Cuando sus padres la golpean o la violan, la mente de Precious se traslada a mundos imaginarios donde ella es apreciada y valorada.

Precious es un canto a la superación, siempre que seamos muy generosos con la vida. Por desgracia no podría decirse que sea un caso digno de atención, por ser sorprendente o excepcional. La misma actriz que interpreta el papel de la niña, Gabourey Sibide, ha explicado ante los medios de comunicación a su paso por el festival de cine de San Sebastián que en todo lo que le -rodea en la vida, hay algo de Precious-.

FISH TANK

Fish Tank ha sido justamente denominada como la película que Ken Loach no ha sido capaz de hacer todavía. La directora, Andrea Arnold, encontró personalmente a la protagonista de Fish Tank en una fiera pelea que mantenía con su novio en una estación de trenes. Katie Jarvis no es actriz pero la soberbia interpretación de si misma que ha hecho en la película, le ha permitido conquistar los festivales de cine europeo.

La hostilidad, con la que se enfrenta al mundo la protagonista de quince años, no mejora su situación. Tampoco la relación que mantiene con la madre. En realidad su madre, con cruel e infantil negligencia, busca constantemente cualquier excusa para apartarla de su frívola forma de vida. Cuando todo parece indicar que no podría ser peor, entra en escena el nuevo amante de la madre, que con sutil paciencia y astucia, hace de la vulnerable adolescente una presa fácil, un pez en una pecera.

El desamparo frente al mundo quita el aliento del espectador de esta realista, magistral y austera obra. En un mundo dominado por la mentira, el egoísmo y la astucia, la desesperanza se levanta como un infranqueable muro frente a los más débiles. Y esto ocurre, como se demuestra en este largometraje, aunque los más débiles estén también dotados de la más fiera rabia.

MADRES E HIJAS

En la película dirigida por Rodrigo García titulada Madres e Hijas (Mother and Child), se produce un elocuente cruce en las vidas de tres mujeres. A pesar de las enormes diferencias que se observan al principio entre unas y otras, a medida que avanza la película, se van definiendo importantes denominadores comunes como la impotencia de las madres para relacionarse mejor con sus hijas. El silencio, el peso de la culpa y el autoengaño definen sus actos siempre bienintencionados pero incapaces de evitar lo peor.

De las cuatro películas comentadas en este artículo ésta es probablemente la que mejor expresa la interdependencia entre el drama de las madres y el drama de las hijas. Por esa razón también es la que parece más compasiva con las progenitoras. Las hijas suceden a las madres en un ciclo interminable donde parece inevitable cometer los mismos errores una y otra vez.

NADIE SABE

La aclamada película titulada Dare mo shiranai (Nadie Sabe) de Hirokazu Koreeda describe con delicadeza la cotidianidad de cuatro hermanos de diferentes padres que son abandonados también por su propia madre en el piso de Tokio que compartía con ellos. La madre les deja un poco de dinero, explicándoles con dulzura que ella tiene que dejarles durante un tiempo para acompañar a su nuevo novio en Osaka.

′Eres muy egoísta, mamá′ -le dice Akira, el hijo mayor de 12 años, poco antes de despedirse de ella-. ′Tu padre si que es egoísta′ -contesta ella- ′desapareciendo de esa forma…′.

A partir de ese momento los niños, liderados por Akira, se ven obligados a tomar completo control de sus vidas. Para poder mantenerse juntos en un lugar familiar para ellos, ocultan su situación a los vecinos, pero pronto descubrirán que hay cosas que, definitivamente, no son capaces de hacer por si mismos.

La película está basada en un caso real denominado como ‘El caso de los cuatro niños abandonados de Sugamo’. Es desolador que -a pesar de las repercusión mediática, todavía se desconozcan los nombres reales de los niños, que no habían sido registrados civilmente y que son identificados en el caso con las letras A, B, C, D y E-. El niño C, que no aparece en la película, murió poco después de su nacimiento y su cadáver, estaba envuelto con algo de desodorante en una bolsa de plástico dentro del armario.

Un nuevo caso saltó a la prensa a finales de junio de 2010, cuando Shimamura dejó encerrados a sus dos hijos en su apartamento en una zona superpoblada de Osaka, Japón. Cuando pasados varios días sus cadáveres fueron encontrados y le pidieron explicaciones, ella se defendía alegando que no encontraba tiempo para si misma y que estaba cansada de dar de comer y bañar a sus hijos ella sola.

En realidad es difícil de calcular cuántos miles de niños son abandonados o vendidos cada año en el mundo porque es algo continuamente encubierto. Como los propios niños protagonistas de estas películas ocultan sus particulares dramas, muchos, pretenden ocultar lo que ha ocurrido en sus familias. Ocultamos nuestras desgracias, deseamos que desaparezcan y que su ausencia nos haga más normales, ignorando que es precisamente la desgracia la que nos normaliza y une.

QUE ESTÉN CONMIGO DONDE YO ESTÉ

El maltrato, el desamparo o el abandono no son problemas específicos de nuestra sociedad o tiempo particulares. Las escrituras más antiguas que se conservan, en tablillas de arcilla, nos informan de que en el origen de la civilización los padres tenían legalmente todo el derecho de vender a sus hijos si lo necesitaban. La historia demuestra una y otra vez que no puede haber justicia en una institución formada de seres humanos.

La descripción de las familias que se puede encontrar en los relatos de la Biblia, tampoco son la antesala del paraíso precisamente. Sorprendentemente para muchos que creen conocer el contenido de la Biblia -sin conocerla realmente-, la solución que se propone en la Biblia para este grave problema no son ni enseñanzas morales, ni terapias familiares, ni manuales de autoayuda, sino algo mucho más radical: la sustitución de la familia.

Lejos de la imagen que ha querido dar de él la Iglesia Católica, Jesucristo, delante de su propia madre y hermanos, declaraba que su familia real no eran ellos sino aquellos que ‘oyen sus palabras’.

Esta nueva familia que forma, es una familia triparental, disfuncional a los ojos de los que la miran desde fuera, pero con un fundador y protector insólito y maravilloso. Una familia donde sólo hay lugar para el que sea pecador; donde no importa cuan grave sea su pecado, ni su desgracia o fortuna, siempre que sea pecador; y a la que promete preparar un lugar.

Todos somos llamados. Ningún llamamiento podría aplicarse a tan gran variedad de personas que el que hace Jesucristo a los pecadores para que formen parte de su familia, porque ningún ser humano está libre de pecado.

En la Biblia vemos cómo Jesucristo es capaz de recorrer el más largo, doloroso y vergonzoso camino, para poder recuperar a los pequeños que se han perdido, darles un nuevo nombre y enjugar ‘toda lágrima de los ojos de ellos’.

Jesús demuestra de una forma especial el cariño por esta nueva familia, cuando poco antes de aceptar ser entregado a la muerte, oraba diciendo: "Padre, quiero que los que me has dado estén conmigo donde yo estoy… No ruego sólo por éstos. Ruego también por los que han de creer en mí por el mensaje de ellos, para que todos sean uno, Padre, así como tú estás en mí y yo en ti, permite que ellos también estén en nosotros…′. El texto completo, precioso y consolador para todos los que creen en él, está en el Evangelio de Juan, Capítulo 17.

CINE Madres e Hijas Escrito por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 6915 visitas y 1 comentarios. Puedes seguirle también en .


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



Comentario de estefany

"porque los padres son tan violentos cn los hijos y los masacran a golpes cunado ello no se acercan a ellos no entiendoxq esa exprecion a sia la mama also hijos los golpean y los arechasan porqu siempre no falto respeto amor asi los padres y los hijos se sienten solo y desprotejidos nunka pense q mis padres me trataran asi y me masacraran a golpes durante 15 años me djaron marcada d x vida"

 Añadir al comentario de estefany 

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

DESEO RECIBIR NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS AL MISMO ARTÍCULO: 
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.



¡Gracias!



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!