La España de la Transición: Exposición

Madrid, 23 de noviembre de 2008. Una exposición recuerda ahora los años de la transición española a la democracia. El día que fui a verla en el antiguo Centro Cultural de la Villa de Madrid de la plaza de Colón, que ahora llaman Fernando Fernán Gómez, arriba había una manifestación de policías. Era una extraña sensación recordar a los grises dando porrazos en las fotos que había abajo, después de verlos protestar arriba, rodeados de sus compañeros de las fuerzas de orden público… No hay duda que han cambiado mucho las cosas desde los días que veía correr a los manifestantes desde la ventana de mi casa, al lado de Plaza España, perseguidos por policías que desde las motos arrastraban a las chicas por la melena o les golpeaban con saña en un portal. Quien iba a una manifestación entonces, sabía a lo que se arriesgaba…
Escrito por .

Cada vez se habla más en este país de la Transición. Es un periodo extraño, que resulta todavía oscuro, incluso para aquellos que lo vivimos. En un sentido, no es difícil recordar la Transición, para los que tenemos cierta edad. Yo he hecho la prueba estos días de intentar saber lo que hacía cada en uno de aquellos momentos que ha pasado a la Historia. Tal vez no nos acordamos de cuándo fueron todas aquellas elecciones o referéndums, pero ¿quién no sabe dónde estaba cuándo murió Franco, o hubo el intento de golpe de estado el 23 de febrero de 1981? Muchos desde luego no lo saben, porque no habían nacido todavía. ¿Cuántos niños hoy saben quién era Franco? La televisión, la prensa y los libros, intenta sin embargo recordárnoslo cada día…

¿CON FRANCO VIVIAMOS MEJOR?

La muestra se inicia con un logrado montaje, por el que uno parece estar sentado a oscuras en la tribuna de un Consejo extraordinario del Movimiento Nacional de 1971. En esta sesión algunas de las principales figuras del final del franquismo opinan sobre la situación española en una grabación que han reconstruido con otras voces, marcando con un circulo en una enorme foto, la cara y el nombre de la persona que está hablando. Así oímos a Blas Piñar, el principal dirigente de la extrema derecha durante la Transición, acerca del peligro de la deformación espiritual que está produciendo la Universidad, la subversión de los clérigos y el carácter indisoluble del matrimonio por derecho divino.

Algunos de los comentarios tienen que ver con la realidad católica en aquel momento. La Iglesia Católica estaba cambiando con el cardenal Tarancón en el sentido aperturista iniciado en el Vaticano II. Hombres como Blas Piñar estaba indignados con aquellos cambios. Por eso dice: ′Prefiero una religión con sacerdotes, a unos sacerdotes sin religión′. En aquel tiempo había pintadas en las calles de extrema derecha, que decía: ′Tarancón al paredón′. Una situación muy diferente a la que se vive hoy en la Iglesia Católica, donde lo que predominan son movimientos conservadores y los teólogos que se consideran progresistas, son personas de edad cada vez más avanzada…

Otros comentarios siguen siendo sin embargo de gran actualidad. Uno de los consejeros franquistas habla de la unidad de nuestro país, diciendo: ′España es irrevocable, aún en contra de la voluntad de los españoles′... La frase que comienza la exposición, traducida toda ella al inglés, es la famosa declaración de Franco del año 69, esperando ′que todo quede atado y bien atado′. Las siguientes imágenes de huelgas en los años 76 y 77, nos muestran todo lo contrario. Nos vemos así rodeados por cuatro pantallas de imágenes y sonidos, como si estuviéramos en medio de una manifestación, que es fuertemente reprimida por una policía muy diferente, a la que está allí arriba…

HISTORIA DE LA REPRESIÓN

El siguiente espacio de la exposición nos lleva al mundo de la comisaría. Se muestran allí por primera vez cuatrocientos clichés fotográficos de detenidos, que permanecen lógicamente anónimos, pero que están acompañados de fichas policiales sin nombre, con delitos verdaderamente sorprendentes. A mediados de los años setenta, vemos los antecedentes policiales de personas culpables de adulterios, blasfemias, actos homosexuales o ′tenencia bibliográfica de matiz comunista′. Otros realizan misteriosos ′juegos prohibidos′, ′reciben parejas′, son culpables de ′faltas a la moral′, han dado ′gritos subversivos′ o proferido ′injurias contra el jefe del estado′… Amplía documentación de organismos como Amnistía Internacional muestra la realidad de las torturas policiales en 1979. Fotos ocultas por una tela, para los grupos de niños que visiten la exposición, muestran la cámara de los horrores de tal brutalidad contra personas que no son culpables más que de repartir ′propaganda ilegal′, homosexualidad o ′tenencia de obras comunistas′. Más de cincuenta mil personas fueron procesadas por estas cosas ante el Tribunal de Orden Público, o directamente bajo la jurisdicción militar. Cuando uno ve lo que entonces se consideraba delito, se da cuenta que había leyes contra todo. Las personas que añoren una sociedad donde la inmoralidad se persiga, tenían desde luego en el franquismo su particular paraíso…

EL MITO DE LA TRANSICIÓN

Es cierto que son muchos los enigmas políticos que todavía quedan por resolver de la Transición. Algunos hablan ya de ella incluso como un mito, puesto que hoy en día sabemos que sus principales artífices estaban fuertemente comprometidos con la dictadura. Todavía me acuerdo la sorpresa que tuve al empezar estudiar Periodismo a principios de los años ochenta, cuando descubrí que los principales responsables de los medios que entonces se consideraban progresistas o de izquierdas, tenían un claro pasado franquista. ¿Quién podía imaginar que uno de los principales accionistas de El País era Manuel Fraga? De igual modo que el principal crítico que tenía entonces el socialismo, desde la izquierda, era un periodista que podíamos leer en las hemerotecas sus elogios a José Antonio como fundador de la Falange...

Se hablaba mucho entonces del ′cambio de chaqueta′, por el que alguien que hubiera llevado en la época de Franco la camisa azul de la Falange, podía ser luego de centro democrático y acabar en un partido de izquierdas. Como muchos hoy fueron del Partido Comunista en aquel entonces, para hacerse luego socialistas, y acabar formando parte del Partido Popular… Está claro que no hay ningún mérito en mantener una misma postura por coherencia, cuando uno cree que estaba equivocado. El problema es que muchas de esas personas cambiaron según el gobierno que había en cada momento. Creo que era Pío Cabanillas, a quien le preguntaron en aquel entonces quién había ganado las elecciones, y contestó: ′Todavía no sabemos quiénes hemos ganado′….

UNA ESPAÑA DIFERENTE

Más allá de quienes fueran realmente los artífices del cambio, no hay duda que con las famosas palabras de Alfonso Guerra, ′a España no la va a conocer, ni la madre que la parió′… la transformación social que muestra la exposición, desde la educación, la familia, el arte y la cultura, hacen que se gesten todo tipo de núcleos de convivencia, como caldo de cultivo de una nueva España. Las ideología se mezclan y los partidos se refundan sobre nuevas bases, que no tienen ya nada que ver con el país que había antes de la guerra civil. Incluso aquellos que no criamos en familias que no querían saber nada de política, somos influenciados por una época donde todo cambia…

Se pasa del mono al estéreo; del blanco y negro al color; de la Sección Femenina al destape; del caldo de gallina al ′porro′; del nacional catolicismo al divorcio; de los Coros y Danzas al punk. Y todo de golpe… Yo estaba todavía en el colegio a finales de los setenta, mientras las calles se llenaban de propaganda política y los quioscos de prensa empezaban a exhibir portadas de revistas con desnudos. Todo en España, parecía que iba con diez años de retraso. Lo que en otros países ocurría en los años sesenta, aquí llega en los setenta. Hasta que en los ochenta, todo parece que es actualidad...

Es esta una época convulsa, en que todo cambia. Cuando llegué a la Universidad a principios de los años ochenta, la juventud vivía la Movida de Madrid. La política pasa a un segundo plano, y lo importante ahora es la música y la moda. La pregunta entonces era si estabas en un grupo de música, o te dedicabas al diseño… Todos parecían ser creativos entonces. Teníamos más artistas por metro cuadrado que en una Academia de Bellas Artes. Aunque el sexo y la droga seguían siendo para la juventud, el principal tema de interés desde los años setenta. ¿Y la religión?

CRISIS ESPIRITUAL

Para aquellos nos criamos en un medio protestante, la Transición abre nuevas perspectivas de libertad religiosa, que hasta ahora no habíamos podido soñar. Misioneros se desplazan de todo el mundo, para aprovechar este momento histórico y abrir nuevas iglesias por toda España. El desencanto sin embargo no se hace esperar. La Iglesia Católica ya no tiene el poder que tenía antes, pero la gente no quiere saber nada de religión. No se habla tanto del diablo, la parapsicología o los platillos volantes, como en los años setenta, pero el ocultismo y el orientalismo parecen ser la única forma de espiritualidad que ha sobrevivido a la Transición. Lo que nadie quiere saber nada es de ningún tipo cristianismo, aunque no sea católico...

Las iglesias evangélicas empiezan a dividirse cada vez más a partir de los años setenta. Y hay un espíritu critica que cuestiona la dirección de las iglesias, donde no se habla más que de la necesidad de cambios… Cuando entré en los Grupos Bíblicos Universitarios a principios de los años ochenta, no quedaba más que un par de estudiantes en Madrid que todavía estuvieran comprometidos con una iglesia evangélica. Los que todavía iban al culto, parecían tener un píe dentro y otro fuera. Todo era descontento y críticas. Muchos, hacía años ya que no querían saber nada del mundo evangélico, donde se habían criado o llegado por supuesta conversión…

EL VERDADERO CAMBIO

Los cambios, provocan en muchos además una reacción conservadora, que se opone a todo lo que sea diferente, a lo que ha habido hasta ahora... La verdad es que era fácil criticar unas iglesias, donde no había habido apenas cambios desde la época franquista. El discurso anticatólico y lenguaje piadoso, dominaba un ambiente alejado del mundo... Lo que muchas iglesias no habían perdido sin embargo era la verdad del Evangelio. Es cierto que algunas perdieron la claridad por un creciente relativismo, pero creían que la conversión seguía siendo la principal necesidad de las personas. Pueden cambiar muchas cosas, pero quiénes necesitamos cambiar realmente somos nosotros…

Los cambios siempre no desorientan. Cuando las ideas de la gente cambian, ya no sabemos lo que pensamos nosotros… Uno puede haber tenido una educación con valores muy claros, pero como dice Fernando Savater, los valores siempre están en crisis… Es por eso importante volver una y otra vez a los fundamentos de lo que creemos. Ya que hay una verdad inalterable, que no cambia: la realidad de quiénes somos, a los ojos de Aquel que nos ha creado y nos ve cómo realmente somos. Él nos revela el engaño de nuestro corazón es engañoso (Jeremías 17:9), que no es puro, si no sucio. Lo malo por lo tanto, no es lo que viene de fuera, si no de dentro (Mateo 1:18).

Nuestra principal necesidad, no son por lo tanto nuevas leyes que nos lleven de nuevo al orden y la moralidad. En el franquismo teníamos todas las que podíamos imaginar, y España no fue más cristiana por ello... ¡Todo lo contrario! Nuestros mayores lucharon por una libertad, que no viene de las circunstancias sociales de una nación, si no de la obra del Espíritu de Dios.

No hay duda que es importante proteger la vida del inocente y los valores familiares, pero lo que necesitamos sobre todas las cosas es un nuevo corazón, como solamente Dios nos puede dar. Y eso lo hace por la obra de su Espíritu y su Palabra, que es lo que España sigue necesitando todavía hoy.

ENLACES DE INTERÉS:



Entrelíneas

ARTE La España de la Transición Escrito por el () . Hasta el día de hoy esta página ha tenido 8093 visitas. Puedes seguirle también en .


PALABRAS CLAVE:

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DE GOOGLE:

Escucha y descarga cientos de PODCASTS


DÉJANOS TU OPINIÓN



ESCRIBE AQUÍ TU COMENTARIO (ÚNICO CAMPO OBLIGATORIO)

TU NOMBRE

EMAIL (NO SE MOSTRARÁ)

ENVIADME NOTIFICACIÓN DE OTROS COMENTARIOS:
NO

Por razones de seguridad, por favor, escribe las letras y los números de la imagen anterior en el siguiente recuadro.

¡Gracias!